¡Llegamos a 27.899.728 visitas gracias a ustedes! ☆

Diferencia entre revisiones de «Manuel Rodríguez»

De WikicharliE
(Entre todas las versiones existentes del asesinato de Manuel Rodríguez, dejo a ustedes la escrita por Diego Barros Arana.)
(Controversia acerca de sus restos)
 
(No se muestran 12 ediciones intermedias realizadas por un usuario)
Línea 56: Línea 56:
 
'''Relata el mismo Teniente Antonio Navarro cuidador de Rodríguez:'''
 
'''Relata el mismo Teniente Antonio Navarro cuidador de Rodríguez:'''
  
''“Dada la orden de marchar, al Batallón de Cazadores a Quillota, a las 22:00 horas, me llamó a su casa el comandante Alvarado, donde también estaba Monteagudo. Cerrada la puerta me dijeron que en mi carácter de hombre de honor y de confianza me encargaban la seguridad de Rodríguez, haciéndome responsable de ello con el cargo y la vida, pero dándome a entender que corría dinero para obtener su libertad”.''
+
''“Dada la orden de marchar, al Batallón de Cazadores a Quillota, a las 22:00 horas, el comandante Coronel Rudecindo Alvarado me llamó a su casa, donde también estaba auditor de guerra Bernardo de Monteagudo. Cerrada la puerta me dijeron que en mi carácter de hombre de honor y de confianza me encargaban la seguridad de Rodríguez, haciéndome responsable de ello con el cargo y la vida, pero dándome a entender que corría dinero para obtener su libertad”.''
  
 
[[23 de mayo en Chile|23 de mayo de 1818]]: El batallón de Cazadores de los Andes partió de Santiago, esta mañana en dirección a Quillota.
 
[[23 de mayo en Chile|23 de mayo de 1818]]: El batallón de Cazadores de los Andes partió de Santiago, esta mañana en dirección a Quillota.
Línea 80: Línea 80:
  
 
La opinión pública, vio un asesinato premeditado y tenebroso, preparado por el gobierno de [[Bernardo O'Higgins]], para sacar del camino a un patriota prestigioso, que llego a ser un adversario muy peligroso. Las sospechas del vil asesinato se acrecentaron cuando el Teniente Navarro, uno de los principales acusados, fue enviado al Alto Peru a seguir su servicio.
 
La opinión pública, vio un asesinato premeditado y tenebroso, preparado por el gobierno de [[Bernardo O'Higgins]], para sacar del camino a un patriota prestigioso, que llego a ser un adversario muy peligroso. Las sospechas del vil asesinato se acrecentaron cuando el Teniente Navarro, uno de los principales acusados, fue enviado al Alto Peru a seguir su servicio.
 +
[[Archivo:Coronel Rudecindo Alvarado.jpg|300px|centro|Rudecindo Alvarado, autor material del asesinato con alevosía de Manuel Rodríguez Erdoíza, guerrillero patriota, antagónico del gobierno de Bernardo O´Higgins. NUNCA FUE CASTIGADO. ]]
  
 +
<center>'''Rudecindo Alvarado''' (1792-†1872). Asesino y autor material, del cobarde asesinato con alevosía de Manuel Rodríguez Erdoíza, guerrillero patriota, antagónico del gobierno de Bernardo O´Higgins. Nunca fue castigado.</center>.
 
Con el paso de los años, este homicidio cobarde y premeditado se fue olvidando en el pueblo, pero no en O´Higgins y sus contrarios, pues este episodio pasó a ser una mancha que jamás se superó en su historia, pese a las victorias de la independencia de Chile.
 
Con el paso de los años, este homicidio cobarde y premeditado se fue olvidando en el pueblo, pero no en O´Higgins y sus contrarios, pues este episodio pasó a ser una mancha que jamás se superó en su historia, pese a las victorias de la independencia de Chile.
  
Línea 91: Línea 93:
 
Rudecindo Alvarado y un pequeño destacamento con el prisionero se dirigieron a Til-til.
 
Rudecindo Alvarado y un pequeño destacamento con el prisionero se dirigieron a Til-til.
  
Estando el destacamento a aproximadamente 4 km al sur del pueblo de Tiltil, específicamente frente a la Hacienda "El Sauce", en el sector escampado "Cancha del Gato", cerca de un bosque de maitenes a orillas del río Lampa (hoy estero Lampa), según indica el parte oficial consignado por Bernardo Monteagudo fue asesinado de un tiro por la espalda por el teniente Antonio Navarro al distraer su atención con un comentario de un ave que pasaba por el sector. Se adujo como causa de muerte, que el guerrillero tomó una daga atacando a Navarro e intentó escapar. Esta versión fue oficializada por el gobierno de Bernardo O´Higgins.
+
Estando el destacamento a aproximadamente 4 km al sur del pueblo de Tiltil, específicamente frente a la Hacienda "El Sauce", en el sector escampado "Cancha del Gato", cerca de un bosque de maitenes a orillas del río Lampa (hoy estero Lampa), según indica el parte oficial consignado por Bernardo Monteagudo fue asesinado de un tiro por la espalda por el Coronel Rudecindo Alvarado (y no el teniente Antonio Navarro) al distraer su atención con un comentario de un ave que pasaba por el sector. Se adujo como causa de muerte, que el guerrillero tomó una daga atacando a Navarro e intentó escapar. Esta versión fue oficializada por el gobierno de Bernardo O´Higgins.
  
 
Rodríguez recibió un balazo de pistola o arcabuz (arma más probable) a quemarropa en la espalda, bayonetazos en el abdomen y cuello y luego uno o varios golpes de culata en el cráneo para rematarlo, su cuerpo fue despojado dejándolo semidesnudo y abandonado sin ser enterrado con el evidente objetivo de que los animales carroñeros hicieran la parte final de la tarea.
 
Rodríguez recibió un balazo de pistola o arcabuz (arma más probable) a quemarropa en la espalda, bayonetazos en el abdomen y cuello y luego uno o varios golpes de culata en el cráneo para rematarlo, su cuerpo fue despojado dejándolo semidesnudo y abandonado sin ser enterrado con el evidente objetivo de que los animales carroñeros hicieran la parte final de la tarea.
===Hubo un testigo===
+
===Hubo un testigo que señala que fue el coronel Rudecindo Alvarado el asesino y no el teniente Navarro===
El campesino Hilario Cortés que cumplía labores agrícolas en el sector quien se escondió y presenció el asesinato.​ Cortés y su patrón Tomás del Valle tomaron 5 días más tarde los restos y los enterraron en una capilla en Til-Til en secreto. Navarro diría mucho más tarde que el autor material fue el coronel Rudecindo Alvarado, jefe de la comitiva militar y que la autoría de Navarro solo fue de conveniencia para el oficialismo.
+
El campesino Hilario Cortés que cumplía labores agrícolas en el sector quien se escondió y presenció el asesinato.​ Cortés y su patrón Tomás del Valle tomaron 5 días más tarde los restos y los enterraron en una capilla en Til-Til en secreto. Navarro diría mucho más tarde que el autor material fue el '''coronel Rudecindo Alvarado''', jefe de la comitiva militar y que la autoría de Navarro solo fue de conveniencia para el oficialismo.
  
 
El teniente Navarro confesaría, en 1825, que el abogado Bernardo de Monteagudo le dio la orden de asesinar a Rodríguez. Monteagudo fue expulsado a Perú, donde sería asesinado el mismo año en que Navarro confesó.  
 
El teniente Navarro confesaría, en 1825, que el abogado Bernardo de Monteagudo le dio la orden de asesinar a Rodríguez. Monteagudo fue expulsado a Perú, donde sería asesinado el mismo año en que Navarro confesó.  
 
[[Archivo:Tumba Manuel Rodriguez.jpg|350px|centro|Tumba Manuel Rodríguez]]
 
[[Archivo:Tumba Manuel Rodriguez.jpg|350px|centro|Tumba Manuel Rodríguez]]
 +
 +
== Asesinos e involucrados ==
 +
*Bernardo O'Higgins: Tenia conocimiento y no se opuso
 +
*Logia Lautarina: Involucrados
 +
*Bernardo de Moteagudo: Autor intelectual y dio la orden de asesinar a Rodríguez.
 +
*Coronel Rudecindo Alvarado: Autor material
 +
*Teniente Antonio Navarro. Autor material
 +
*Cabo Pedro Agüero: Autor material
 +
*Cabo Damian Balmaseda: Autor Material
 +
*Soldados Parra: Autor Material
 +
*Soldado Gómez: Autor Material
 +
 +
==Relato de Don José Antonio Maure, Teniente argentino, en la muerte de Manuel Rodríguez ==
 +
Documento, dictado en su lecho de muerte por Don José Antonio Maure, Teniente argentino, sobre los hechos de la muerte de Manuel Rodríguez, fue encontrado en una petaca de un viejo chileno de apellido Pastene y enviado por su encargo y por coincidir con su relato de Zig-Zag N° 2568 del 12/VI/954. A. Carrasco. Mendoza, Olascoaga 1655.-
 +
 +
=== 1 ===
 +
Detalles sobre la muerte del Coronel Don Manuel Rodriguez, espresados, poco antes de su muerte, por el comandante Don Jose Antonio Maure: Despues de la batalla de Maipú, el batallon Casadores de los Andes, al que yo pertenecía, en clase de teniente, acuartelado en San Pablo, se presenta allí el Teniente Zuloaga natural de Mendoza, conduciendo preso al coronel Don Manuel Rodriguez, custodiado por el Mismo Zuloaga.
 +
 +
El jefe del citado batallon era el coronel Rudecindo Alvarado natural de Tucuman i Sargento mayor Dn José Cirilo Sequeira, natural de Buenos Aires.
 +
 +
Transcurridos algunos dias, el teniente Zuloaga marchó a Quillota, llevandose al coronel Rodríguez con un piquete de dose soldados y dos cabos llamados estos Pedro Aguero y Damian Balmaseda, ambos naturales de la Provincia de San Juan.
 +
 +
En la tarde del dia de la partida de Zuloaga, marchó con la misma direccion el batallon Casadores, con el objeto, segun se decía entre los oficiales, de reparar las bajas sufridas en Maipú.
 +
 +
Yo me adelanté con dos asistentes a preparar en Polpaico el rancho p' la tropa í al atravezar la Hacienda de Lirai serrada la noche, divisé un fuego en el campo i habiendome dirigido alli, encontré al Coronel Rodriguez y Zuloaga con el piquete que le servia.
 +
 +
El Coronel me pregunto en q punto iva a esperar al batallón, i q me encargaba un asado al uso Argentino pa' almozar al siguente dia.
 +
===2===
 +
Preparando en Polpaico el rancho p' la tropa, llego el batallon i el piquete q custodiaba al coronel como a las 10 de la mañana viniendo Sequeira al mando del cuerpo, por haberse quedado en Santiago el coronel Alvarado.
 +
 +
Luego el coronel Rodriguez se bajo del caballo, le llevé el asado que me encargó i muy grato me convido con una copa de jeresoso vino.
 +
 +
Mientras el batallon comia, me llamo el mayor Sequeira a un citio reservado i dijo ¿quieres aceptar una comicion de honor? Encargandose del coronel i del piquete q le custodia p a que en el serro de esa montaña le haga ultimar, a pretesto de su fuga: porque asi conviene a los intereses de la patria. Le conteste no aceptaba la comicion, tanto pr el aprecio que me merecia el coronel, como por no ser digno de un soldado de honor. Le dije: si v. me manda fusilarlo en virtud de sentencia, lo haría llorando, pero no jamás bajo la sombra del crimen q. seria la omisión de proceso.
 +
 +
Me pregunto si Zuloaga aceptaria el cargo, le conteste q. me parecia imposible pr el conocimiento q tenia de su caracter. Me recomendo reserva sobre la comicion.
 +
 +
(Habiendo marchado el batallon en la tarde con rumbo a Quillota, el mayor Sequeira me encargo de reserva sobre la comicion q no acepte.)
 +
===3===
 +
Despues de esta comicion que no acepte, se dirigio a conferenciar en reserva con el teniente Antonio Navarro, español q. se encargo del preso con su respectiva custodia, quedando Zuloaga incorporado al batallon.
 +
 +
Al entrar la noche Navarro se puso en marcha al interior del Cajon denominado Tiltil i el batallon marcho con direccion a Quillota, donde acampamos, sin ver al coronel, estando alli Navarro con el piquete.
 +
 +
La siguente noche fue invitada la oficialidad a un banquete con q. lo festejaban los vecinos de Quillota, i encontrandome yo a cargo del Cuerpo llame a los cabos Pedro Agüero y Damian Balmaseda p. q. informaran del paradero del coronel Rodriguez i me dijeron lo siguente:
 +
 +
saliendo desde (……………..) todos a la orilla y el teniente Navarro dijo al Coronel: (……..) vamos a la altura donde se divisa aquella luz i le contesto afirmativamente. Antes de montar los caballos nos dijo Navarro en reserva que llevasemos los rifles bien preparados.
 +
 +
Separados alguna distancia del fuego, dijo Navarro al coronel, mira que ave tan rara, el coronel miro i recibio el balaso q lo voto al suelo, diciendo a Navarro no me mates, toma este anillo i con el seras feliz; pero Navarro nos ordeno dispararle 2 tiros i votarlo a una zanja ordenandonos esparciéramos: que yendo en fuga el coronel lo habiamos ultimado para capturarlo. Tal y tan criminal fue el plan consevido (xxxxxx) para ultimar al benemérito Coronel Rodriguez<ref> Revista Zig-Zag N° 2568 de 12 de junio de 1954.</ref>.
 +
==Controversias del autor material del asesinato ==
 +
El Fundo donde fue mantenido Manuel Rodríguez en Tiltil y donde se le ofreció su última cena pertenecía a don José Serey Osbando, español, que fue nacido en Cataluña, teniendo 22 varones y 2 damas de descendencia, su hijo Pedro Serey Soliz relata que fue testigo del "fusilamiento" junto a sus hermanos a su hijo Pedro Serey Espinoza:
 +
 +
"También mi padre dice que estuvo presente de la muerte de Don Manuel Rodríguez, que fue fusilado en el fundo de Tiltil, en tiempos que mi abuelo vivía ahí, * donde lo fusilaron, al día siguiente lo desenterraron, y lo cambiaron a otro sitio y le pusieron en un nicho fuera del peligro donde estaba enterrado a la orilla del río, a por muchos años preguntaban dónde estaría enterrado Rodríguez, un tío sabía, dio noticias en Santiago y fueron personas a desenterrarlo, a donde el con mi abuelo y otros tíos varios el que se llamaba José Serey Solís, cuenta mi padre."<ref>Carta de 1949 de Pedro Serey Espinoza (nacido en 1850 en Valparaíso) a sobrino nieto Ramon Serey Rojas de Illapel</ref>​
 +
 +
Recientemente, se descubrió un documento inédito, escrito de puño y letra por el teniente José Antonio Maure, miembro del pelotón que custodiaba a Rodríguez. En dicho escrito, donado por la familia al museo Colchagua de Santa Cruz, el teniente Maure relata con gran minuciosidad las horas previas a la muerte, las circunstancias del crimen, detalles desconocidos y los hechos materiales del crimen y, además, se inculpa personalmente de haber dado los tiros de gracia al patriota, siguiendo órdenes de su superior Navarro. Claramente se trata de un documento de gran valor histórico, que servirá para aclarar las circunstancias del crimen, no así sus autores intelectuales, ya que en el lugar del documento donde parece nombrarlos, este se encuentra con una mancha de tinta ex profeso.
 +
 +
Otra versión y que corresponde al parte militar entregado en Quillota indica que el autor de los disparos fue el coronel Rudecindo Alvarado, comandante del destacamento y batallón Cazadores de los Andes, quien además era miembro de un grupo extremo de la Logia Lautarina. Alvarado apartó a Navarro y junto con el sargento Sequeira, los soldados Parra, Gómez y Agüero armados a la bayoneta tomaron a Rodríguez y lo condujeron a la "cancha del Gato" donde Alvarado disparó al prisionero y los acompañantes lo remataron con particular salvajismo.<ref>Parvex, Guillermo. ¿Quién asesino a Manuel Rodríguez?. Penguin Random House Editorial. pp. 116-117. ISBN 978-956-9977-79-4.</ref>
 +
=== Controversia acerca de sus restos ===
 +
A fines de 1894 y comienzos de 1895, sus restos fueron trasladados desde la capilla de Tiltil al [[Cementerio General|Cementerio General en Santiago]].
 +
 +
En 2008, los descendientes de Rodríguez solicitaron a la justicia la exhumación del cuerpo supuestamente depositado en el Cementerio General de Santiago de Chile en 1895 y que había sido trasladado desde Til-Til, la iniciativa fue llevada por su tátara-tátara nieto: Juan Esteban Rodríguez quien manifestó que no existe la total certeza de que se trate de los restos del Prócer.<ref>[https://s.wikicharlie.cl/1lj emol]​</ref> ​
 +
 +
La tumba en el Cementerio General fue violada en 1985 cuando se descubrió que sus sellos habían sido removidos. Claudio Paredes, médico del equipo de tanatólogos del Instituto Médico Legal, examinaron los restos depositados y determinaron que el individuo allí sepultado tenía más de 50 años al comprobarse que las suturas craneales estaban completamente fusionadas.[16]​ Parvex indica que estos restos podrían ser de Manuel Tomas Valle quien sepultó a Rodríguez en el presbiterio de Tiltil, y luego al fallecer a los 51 años fue inhumado en ese mismo lugar.
 +
 +
La Policía de Investigaciones (PDI) y su equipo descubrieron los restos de Francisca de Paula Segura y Ruiz en Pumanque y al lado de ella otro cadáver que no pudo ser exhumado, que bien podría pertenecer a Manuel Rodríguez, esto no está confirmado.
 
{{Cajón
 
{{Cajón
 
|COLOR_FONDO=#0b0b61
 
|COLOR_FONDO=#0b0b61
Línea 108: Línea 173:
 
*[[La Moneda]]
 
*[[La Moneda]]
 
*[[Bernardo O'Higgins]]
 
*[[Bernardo O'Higgins]]
 +
<references/>
 +
*Talavera, Manuel Antonio (1937). Revoluciones de Chile: discurso histórico, diario Imparcial, de los sucesos memorables acaecidos en Santiago de Chile, desde el 25 de mayo de 1810 hasta el 20 de noviembre de 1811. Editorial Santiago de Chile, Talleres Gráficos "Cóndor".
 
{{VisitaArtículos
 
{{VisitaArtículos
 
|COLOR_FONDO=#0b0b61
 
|COLOR_FONDO=#0b0b61
 
|COLOR_TEXTO=#fff}}
 
|COLOR_TEXTO=#fff}}
 
{{Separador}}
 
{{Separador}}

Última revisión de 01:11 1 dic 2019

Manuel Rodríguez
Bienvenido a Personajes Destacados de nuestra Historia de WikicharliE

Héroe Chileno


El primer retrato ‘oficial’ de Rodríguez vistiendo este uniforme es obra del grabador francés Narcisse Desmadryl y corresponde al publicado en la obra Galería Nacional de Hombres Célebres de Chile de 1854.

Bandera Chilena mini.png Manuel Javier Rodríguez Erdoíza (☆ Santiago, 27 de febrero de 1785 -† Tiltil, 26 de mayo de 1818), era hijo del español Carlos Rodríguez de Herrera y de María Loreto de Erdoiza. Desde pequeño mostró aptitudes intelectuales y una personalidad vivaz.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

[editar] 1804

Recibió su doctorado en Leyes en la Universidad de San Felipe y fue admitido como abogado por la Real Audiencia.

[editar] 1811

Por ser un ferviente patriota, fue nombrado procurador del Cabildo de Santiago, pero a los pocos días fue designado secretario de Estado en la cartera de Guerra.

[editar] 1813

Después de demostrar su inocencia ante la acusación de conspirar contra José Miguel Carrera, de quien había sido su amigo primero y su secretario particular, fue nombrado como secretario de Gobierno y Hacienda.

[editar] 1814

La derrota de Rancagua, que significó el fin de la primera etapa de la emancipación de Chile de España, lo obligó a huir a Mendoza.

Fue en esa ciudad donde se ganó la simpatía del general argentino José de San Martín, uno de los principales caudillos del proceso revolucionario de América del Sur. San Martín le encomendó que le informara sobre el movimiento de las tropas realistas en nuestro país y que hiciera creer que las fuerzas patriotas cruzarían por el sur de la cordillera. Así, la milicia realista, cuya mayoría de soldados estaba concentrada en la zona central, se dividiría perdiendo su fortaleza.

Todos estos objetivos Rodríguez los cumplió con creces, a través de aventuras plenas de valentía y astucia, que dieron origen a su leyenda.

La popularidad que adquirió Rodríguez, más sus tendencias carrerinas, fueron mal vistas por el nuevo gobierno dirigido por Bernardo O'Higgins. Según algunos autores, para alejarlo de Chile se le ofreció una misión diplomática en Estados Unidos, que él rechazó.

[editar] 1817

Dos veces estuvo en prisión, una de ellas acusado de conspirar a favor de José Miguel Carrera (contrario a O'Higgins), hasta que San Martín lo nombró auditor de guerra del Ejército.

[editar] 1818

[editar] Detención de Manuel Rodríguez

Una vez recuperado el control de la situación, gracias a la batalla de Maipú el 5 de abril de 1818, se disolvió el escuadrón "Husares de la Muerte", creado por Manuel Rodríguez

17 de abril de 1818: Este día se detuvo a Manuel Rodríguez y se le encerró en el cuartel San Pablo por su protesta pública contra el fusilamiento de los hermanos Carrera (Juan José y Luis), acusando a O'Higgins y San Martín de ser sus autores intelectuales. Este cuartel estaba custodiado por el Batallón Cazadores de los Andes.

Rodríguez detenido, no cesaba de hablar a sus compañeros de prisión y a los amigos que lo visitaban, de la necesidad de vengar a los Carreras. El Gobierno tenía la idea de embarcar a Rodríguez en el primer buque que partiera para los Estados Unidos o para Europa.

Como el antiguo guerrillero de Colchagua, había demostrado en otras ocasiones, tenía una gran habilidad para escaparse de las prisiones, debido a esto, se le mantenía sometido a la más estricta vigilancia.

Su custodia había sido confiada especialmente a un oficial llamado don Antonio Navarro, de origen español, agregado al cuerpo del Batallón de Cazadores de los andes, con el grado de Teniente 1°.

Según los principios militares de San Martín, no era conveniente mantener acuartelados y reunidos varios cuerpos del ejército en los centros de la población, y prefería colocarlos en campamentos fuera del poblado o distribuirlos en diversas villas o aldeas para evitar la deserción, los desórdenes y los vicios, que disminuían el número y la moralidad de la tropa.

Durante la ausencia de San Martín, se seguían en el ejército las mismas prácticas que el habla implantado.

15 de mayo de 1818: Obedeciendo esa regla, se resolvió que el Batallón de Cazadores de los Andes fuera apostado en Quillota, para ello se acordó que Rodríguez fuera conducido a ese pueblo, para adelantar allí, (se decía), el proceso que había comenzado a instituirse.

Pero la suerte de este caudillo estaba decidida de manera tenebrosa. Parece que este “molesto” asunto había sido tratado en los conciliábulos secretos de la Logia Lautarina y que ellos habían sostenido “que la existencia de Rodríguez, era incompatible con el mantenimiento del orden público, de tal manera que mientras viviese, promovería disturbios y complicaciones, por si o por medio de sus seguidores".

El auditor de guerra don Bernardo de Monteagudo (☆ Tucumán, 20 de agosto de 1789 -† Lima, 28 de enero de 1825), señalado ante la opinión publica, como autor principal del fusilamiento de los Carreras, por lo tanto profundamente odiado por los amigos de es tos, era el más interesado en el sacrificio de Rodríguez y se hizo cargo de dirigir su ejecución.

Relata el mismo Teniente Antonio Navarro cuidador de Rodríguez:

“Dada la orden de marchar, al Batallón de Cazadores a Quillota, a las 22:00 horas, el comandante Coronel Rudecindo Alvarado me llamó a su casa, donde también estaba auditor de guerra Bernardo de Monteagudo. Cerrada la puerta me dijeron que en mi carácter de hombre de honor y de confianza me encargaban la seguridad de Rodríguez, haciéndome responsable de ello con el cargo y la vida, pero dándome a entender que corría dinero para obtener su libertad”.

23 de mayo de 1818: El batallón de Cazadores de los Andes partió de Santiago, esta mañana en dirección a Quillota.

Acampo por la tarde en las cercanías de parroquia de Lampa. La noche paso sin novedad. El teniente Antonio Navarro dio la orden, que el piquete que custodiaba a Rodríguez, se adelantase 4 a 6 cuadras delante de la tropa y hay alojase. Esta medida era para mantener a Rodríguez incomunicado, una orden totalmente ineficaz, pues Rodríguez tuvo el aviso que sería asesinado.

Esta “rara” medida, hace suponer que el comandante Alvarado, alejaba a Rodríguez del lugar verse involucrado en tan vil asesinato.

24 de mayo de 1818: Este día el Batallón acampo en la hacienda Polpaico y el piquete que custodiaba a Rodríguez, se situó a siete u ocho cuadras, al poniente de la aldea de Til-Til.

[editar] Entre todas las versiones existentes del asesinato de Manuel Rodríguez, dejo a ustedes la escrita por Diego Barros Arana.

Relato del teniente Antonio Navarro

26 de mayo de 1818: En la noche Rodríguez fue levantado de su manta por los soldados, y sacado a caminar por los alrededores del rancho. La noche estaba oscura, momento en que uno de los cobardes soldados, le dio un balazo (de fusil o pistola) por la espalda, en el tórax, un poco más abajo del nacimiento del brazo derecho. Rodríguez cayó al suelo, donde fue rematado con bayonetas en la cabeza y garganta.

En cumplimiento de las ordenes que el teniente Antonio Navarro había recibido, aviso a Santiago al jefe del cuerpo, que Rodríguez “había intentado fugarse, por lo que terminó muerto”.

Enseguida, agrega el teniente Antonio Navarro, que el coronel Rudecindo Alvarado, puso avanzadas para dar a entender que era efectiva la fuga del reo, pero viendo la cara de los soldados que componían la partida, se dio cuenta que sabían que Rodríguez había sido asesinado.

La noticia de la muerte de Rodríguez causó en Santiago una profunda y dolorosa impresión. Al principio, nadie quería darle crédito de que fuese real.

Uno de los amigos de la víctima don Bernardo Luco, que había sido capitán del escuadrón de Husares de la Muerte, se trasladó a Til-Til, donde descubrió el lugar en que había sido enterrado Rodríguez, constatando las heridas y la muerte de este.

La opinión pública, vio un asesinato premeditado y tenebroso, preparado por el gobierno de Bernardo O'Higgins, para sacar del camino a un patriota prestigioso, que llego a ser un adversario muy peligroso. Las sospechas del vil asesinato se acrecentaron cuando el Teniente Navarro, uno de los principales acusados, fue enviado al Alto Peru a seguir su servicio.

Rudecindo Alvarado, autor material del asesinato con alevosía de Manuel Rodríguez Erdoíza, guerrillero patriota, antagónico del gobierno de Bernardo O´Higgins. NUNCA FUE CASTIGADO.
Rudecindo Alvarado (1792-†1872). Asesino y autor material, del cobarde asesinato con alevosía de Manuel Rodríguez Erdoíza, guerrillero patriota, antagónico del gobierno de Bernardo O´Higgins. Nunca fue castigado.
.

Con el paso de los años, este homicidio cobarde y premeditado se fue olvidando en el pueblo, pero no en O´Higgins y sus contrarios, pues este episodio pasó a ser una mancha que jamás se superó en su historia, pese a las victorias de la independencia de Chile.

[editar] † Su muerte en 1818

Asesinato de Manuel Rodriguez 1818.

26 de mayo de 1818: El guerrillero Manuel Rodríguez, acusado de "alborotador incorregible" y encarcelado en el cuartel de calle San Pablo, fue trasladado a la prisión militar de Quillota, el prisionero fue custodiado por el batallón Cazadores de los Andes, al mando del coronel argentino Rudecindo Alvarado.

La ruta que siguieron fue saliendo por Chicureo, pasaron una noche en la casona de Polpaico, en ese lugar tomó el mando el coronel Alvarado y el batallón fue separado del destacamento que custodiaba a Rodríguez. El destacamento lo componían los soldados de apellido Parra y Gómez, el teniente Maure y el cabo Agüero.

Rudecindo Alvarado y un pequeño destacamento con el prisionero se dirigieron a Til-til.

Estando el destacamento a aproximadamente 4 km al sur del pueblo de Tiltil, específicamente frente a la Hacienda "El Sauce", en el sector escampado "Cancha del Gato", cerca de un bosque de maitenes a orillas del río Lampa (hoy estero Lampa), según indica el parte oficial consignado por Bernardo Monteagudo fue asesinado de un tiro por la espalda por el Coronel Rudecindo Alvarado (y no el teniente Antonio Navarro) al distraer su atención con un comentario de un ave que pasaba por el sector. Se adujo como causa de muerte, que el guerrillero tomó una daga atacando a Navarro e intentó escapar. Esta versión fue oficializada por el gobierno de Bernardo O´Higgins.

Rodríguez recibió un balazo de pistola o arcabuz (arma más probable) a quemarropa en la espalda, bayonetazos en el abdomen y cuello y luego uno o varios golpes de culata en el cráneo para rematarlo, su cuerpo fue despojado dejándolo semidesnudo y abandonado sin ser enterrado con el evidente objetivo de que los animales carroñeros hicieran la parte final de la tarea.

[editar] Hubo un testigo que señala que fue el coronel Rudecindo Alvarado el asesino y no el teniente Navarro

El campesino Hilario Cortés que cumplía labores agrícolas en el sector quien se escondió y presenció el asesinato.​ Cortés y su patrón Tomás del Valle tomaron 5 días más tarde los restos y los enterraron en una capilla en Til-Til en secreto. Navarro diría mucho más tarde que el autor material fue el coronel Rudecindo Alvarado, jefe de la comitiva militar y que la autoría de Navarro solo fue de conveniencia para el oficialismo.

El teniente Navarro confesaría, en 1825, que el abogado Bernardo de Monteagudo le dio la orden de asesinar a Rodríguez. Monteagudo fue expulsado a Perú, donde sería asesinado el mismo año en que Navarro confesó.

Tumba Manuel Rodríguez

[editar] Asesinos e involucrados

  • Bernardo O'Higgins: Tenia conocimiento y no se opuso
  • Logia Lautarina: Involucrados
  • Bernardo de Moteagudo: Autor intelectual y dio la orden de asesinar a Rodríguez.
  • Coronel Rudecindo Alvarado: Autor material
  • Teniente Antonio Navarro. Autor material
  • Cabo Pedro Agüero: Autor material
  • Cabo Damian Balmaseda: Autor Material
  • Soldados Parra: Autor Material
  • Soldado Gómez: Autor Material

[editar] Relato de Don José Antonio Maure, Teniente argentino, en la muerte de Manuel Rodríguez

Documento, dictado en su lecho de muerte por Don José Antonio Maure, Teniente argentino, sobre los hechos de la muerte de Manuel Rodríguez, fue encontrado en una petaca de un viejo chileno de apellido Pastene y enviado por su encargo y por coincidir con su relato de Zig-Zag N° 2568 del 12/VI/954. A. Carrasco. Mendoza, Olascoaga 1655.-

[editar] 1

Detalles sobre la muerte del Coronel Don Manuel Rodriguez, espresados, poco antes de su muerte, por el comandante Don Jose Antonio Maure: Despues de la batalla de Maipú, el batallon Casadores de los Andes, al que yo pertenecía, en clase de teniente, acuartelado en San Pablo, se presenta allí el Teniente Zuloaga natural de Mendoza, conduciendo preso al coronel Don Manuel Rodriguez, custodiado por el Mismo Zuloaga.

El jefe del citado batallon era el coronel Rudecindo Alvarado natural de Tucuman i Sargento mayor Dn José Cirilo Sequeira, natural de Buenos Aires.

Transcurridos algunos dias, el teniente Zuloaga marchó a Quillota, llevandose al coronel Rodríguez con un piquete de dose soldados y dos cabos llamados estos Pedro Aguero y Damian Balmaseda, ambos naturales de la Provincia de San Juan.

En la tarde del dia de la partida de Zuloaga, marchó con la misma direccion el batallon Casadores, con el objeto, segun se decía entre los oficiales, de reparar las bajas sufridas en Maipú.

Yo me adelanté con dos asistentes a preparar en Polpaico el rancho p' la tropa í al atravezar la Hacienda de Lirai serrada la noche, divisé un fuego en el campo i habiendome dirigido alli, encontré al Coronel Rodriguez y Zuloaga con el piquete que le servia.

El Coronel me pregunto en q punto iva a esperar al batallón, i q me encargaba un asado al uso Argentino pa' almozar al siguente dia.

[editar] 2

Preparando en Polpaico el rancho p' la tropa, llego el batallon i el piquete q custodiaba al coronel como a las 10 de la mañana viniendo Sequeira al mando del cuerpo, por haberse quedado en Santiago el coronel Alvarado.

Luego el coronel Rodriguez se bajo del caballo, le llevé el asado que me encargó i muy grato me convido con una copa de jeresoso vino.

Mientras el batallon comia, me llamo el mayor Sequeira a un citio reservado i dijo ¿quieres aceptar una comicion de honor? Encargandose del coronel i del piquete q le custodia p a que en el serro de esa montaña le haga ultimar, a pretesto de su fuga: porque asi conviene a los intereses de la patria. Le conteste no aceptaba la comicion, tanto pr el aprecio que me merecia el coronel, como por no ser digno de un soldado de honor. Le dije: si v. me manda fusilarlo en virtud de sentencia, lo haría llorando, pero no jamás bajo la sombra del crimen q. seria la omisión de proceso.

Me pregunto si Zuloaga aceptaria el cargo, le conteste q. me parecia imposible pr el conocimiento q tenia de su caracter. Me recomendo reserva sobre la comicion.

(Habiendo marchado el batallon en la tarde con rumbo a Quillota, el mayor Sequeira me encargo de reserva sobre la comicion q no acepte.)

[editar] 3

Despues de esta comicion que no acepte, se dirigio a conferenciar en reserva con el teniente Antonio Navarro, español q. se encargo del preso con su respectiva custodia, quedando Zuloaga incorporado al batallon.

Al entrar la noche Navarro se puso en marcha al interior del Cajon denominado Tiltil i el batallon marcho con direccion a Quillota, donde acampamos, sin ver al coronel, estando alli Navarro con el piquete.

La siguente noche fue invitada la oficialidad a un banquete con q. lo festejaban los vecinos de Quillota, i encontrandome yo a cargo del Cuerpo llame a los cabos Pedro Agüero y Damian Balmaseda p. q. informaran del paradero del coronel Rodriguez i me dijeron lo siguente:

saliendo desde (……………..) todos a la orilla y el teniente Navarro dijo al Coronel: (……..) vamos a la altura donde se divisa aquella luz i le contesto afirmativamente. Antes de montar los caballos nos dijo Navarro en reserva que llevasemos los rifles bien preparados.

Separados alguna distancia del fuego, dijo Navarro al coronel, mira que ave tan rara, el coronel miro i recibio el balaso q lo voto al suelo, diciendo a Navarro no me mates, toma este anillo i con el seras feliz; pero Navarro nos ordeno dispararle 2 tiros i votarlo a una zanja ordenandonos esparciéramos: que yendo en fuga el coronel lo habiamos ultimado para capturarlo. Tal y tan criminal fue el plan consevido (xxxxxx) para ultimar al benemérito Coronel Rodriguez[1].

[editar] Controversias del autor material del asesinato

El Fundo donde fue mantenido Manuel Rodríguez en Tiltil y donde se le ofreció su última cena pertenecía a don José Serey Osbando, español, que fue nacido en Cataluña, teniendo 22 varones y 2 damas de descendencia, su hijo Pedro Serey Soliz relata que fue testigo del "fusilamiento" junto a sus hermanos a su hijo Pedro Serey Espinoza:

"También mi padre dice que estuvo presente de la muerte de Don Manuel Rodríguez, que fue fusilado en el fundo de Tiltil, en tiempos que mi abuelo vivía ahí, * donde lo fusilaron, al día siguiente lo desenterraron, y lo cambiaron a otro sitio y le pusieron en un nicho fuera del peligro donde estaba enterrado a la orilla del río, a por muchos años preguntaban dónde estaría enterrado Rodríguez, un tío sabía, dio noticias en Santiago y fueron personas a desenterrarlo, a donde el con mi abuelo y otros tíos varios el que se llamaba José Serey Solís, cuenta mi padre."[2]

Recientemente, se descubrió un documento inédito, escrito de puño y letra por el teniente José Antonio Maure, miembro del pelotón que custodiaba a Rodríguez. En dicho escrito, donado por la familia al museo Colchagua de Santa Cruz, el teniente Maure relata con gran minuciosidad las horas previas a la muerte, las circunstancias del crimen, detalles desconocidos y los hechos materiales del crimen y, además, se inculpa personalmente de haber dado los tiros de gracia al patriota, siguiendo órdenes de su superior Navarro. Claramente se trata de un documento de gran valor histórico, que servirá para aclarar las circunstancias del crimen, no así sus autores intelectuales, ya que en el lugar del documento donde parece nombrarlos, este se encuentra con una mancha de tinta ex profeso.

Otra versión y que corresponde al parte militar entregado en Quillota indica que el autor de los disparos fue el coronel Rudecindo Alvarado, comandante del destacamento y batallón Cazadores de los Andes, quien además era miembro de un grupo extremo de la Logia Lautarina. Alvarado apartó a Navarro y junto con el sargento Sequeira, los soldados Parra, Gómez y Agüero armados a la bayoneta tomaron a Rodríguez y lo condujeron a la "cancha del Gato" donde Alvarado disparó al prisionero y los acompañantes lo remataron con particular salvajismo.[3]

[editar] Controversia acerca de sus restos

A fines de 1894 y comienzos de 1895, sus restos fueron trasladados desde la capilla de Tiltil al Cementerio General en Santiago.

En 2008, los descendientes de Rodríguez solicitaron a la justicia la exhumación del cuerpo supuestamente depositado en el Cementerio General de Santiago de Chile en 1895 y que había sido trasladado desde Til-Til, la iniciativa fue llevada por su tátara-tátara nieto: Juan Esteban Rodríguez quien manifestó que no existe la total certeza de que se trate de los restos del Prócer.[4]

La tumba en el Cementerio General fue violada en 1985 cuando se descubrió que sus sellos habían sido removidos. Claudio Paredes, médico del equipo de tanatólogos del Instituto Médico Legal, examinaron los restos depositados y determinaron que el individuo allí sepultado tenía más de 50 años al comprobarse que las suturas craneales estaban completamente fusionadas.[16]​ Parvex indica que estos restos podrían ser de Manuel Tomas Valle quien sepultó a Rodríguez en el presbiterio de Tiltil, y luego al fallecer a los 51 años fue inhumado en ese mismo lugar.

La Policía de Investigaciones (PDI) y su equipo descubrieron los restos de Francisca de Paula Segura y Ruiz en Pumanque y al lado de ella otro cadáver que no pudo ser exhumado, que bien podría pertenecer a Manuel Rodríguez, esto no está confirmado.

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. Revista Zig-Zag N° 2568 de 12 de junio de 1954.
  2. Carta de 1949 de Pedro Serey Espinoza (nacido en 1850 en Valparaíso) a sobrino nieto Ramon Serey Rojas de Illapel
  3. Parvex, Guillermo. ¿Quién asesino a Manuel Rodríguez?. Penguin Random House Editorial. pp. 116-117. ISBN 978-956-9977-79-4.
  4. emol
  • Talavera, Manuel Antonio (1937). Revoluciones de Chile: discurso histórico, diario Imparcial, de los sucesos memorables acaecidos en Santiago de Chile, desde el 25 de mayo de 1810 hasta el 20 de noviembre de 1811. Editorial Santiago de Chile, Talleres Gráficos "Cóndor".

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas