¡Llegamos a 27.300.000 visitas gracias a ustedes! ☆

Diferencia entre revisiones de «La Guerra de las Piedras en Santiago»

De WikicharliE
m
 
(No se muestran 6 ediciones intermedias realizadas por 2 usuarios)
Línea 9: Línea 9:
 
|COLOR_TEXTO=#b40404
 
|COLOR_TEXTO=#b40404
 
|TITULO= 1811-1813}}
 
|TITULO= 1811-1813}}
Quien de nosotros no jugo a tirarse "peñascazos". Las piedras en manos de niños, fueron parte de todas las infancias del hombre. Recuerdo jugar con mis amigos de la cuadra, a tirarle piedras al tarro y también después de las lluvias, a que saltara lo más alto posible el agua del charco de barro, en mi natal [[Talca]]. Pero el recuerdo más vivido de haber estado en una "Guerra de piedras", fue cuando demolieron un viejo colegio en la 4 poniente con 2 norte de Talca (Colegio San Ignacio) en 1972 ó 1973. Como el colegio era antiguo y de adobe, se formaron unas tremendos cerros de tierra y piedras, a los que los chicos del vecindario seminario, le sacamos excelente partido. Recuerdo una tarde que con mi hermano y otros amigos comenzamos a subir esos empinados cerros de tierra, cuando a lo lejos, vimos aparecer a los "cabros" de la vuelta, de las casas "callampas", como les decíamos. Les teníamos respeto, pues siempre buscaban ''camorra'' de una u otra forma con nosotros, especialmente el Miguel, el más choro del grupo. De inmediato comenzaron a arrojarnos piedras, por lo que comenzamos a contestarles. Nos escondíamos y corríamos por los cerros para no recibir alguna pedrada. Las piedras volaban en ambos sentidos. En un momento me subí al cerro más alto y los pude ver a media cuadra. Jamás pensé que alguno de ellos sería capaz de alcanzarme a esa distancia, pero estaba equivocado. Un tal Juanito "el guatón y transpirado del grupo", tomo una piedra y la lanzo contra mi, con una puntería increíble. Vi venir directo la piedra a través del aire, aterrizando en mi cabeza, lo que provoco gritos y risas de jubilo del bando contrario. Me caí sobre la tierra pero afortunadamente solo me golpeo levemente debido a la distancia, pero...habíamos perdido la batalla. Tiempo después en un partido callejero de ''baby futbol'' contra los mismos chicos, me trense en una gran pelea con el matón del barrio "el Miguel", pero esta vez mis combos lo dejaron bastante a mal traer, lo que me convirtió en héroe y jamás volvió a molestarme. Sobre el "Guatón Juanito" que parecía un  cavernícola de 18 a pesar de tener 10 o 12 años, sufrió un accidente en los mismos cerros de tierra, mencionados, cuando jugando se acerco a una de las pesadas murallas de adobe que aún quedaba en pie y esta se le vino encima, quedando atrapado. Los obreros lograron sacarlo pero muy a mal traer, estaba todo reventado. Afortunadamente sobrevivió, claro "más cocido que botón de oro", pues como estaba reventado por todos lados los médicos del [[Historia del Hospital de Talca|Hospital de Talca]], lo cocieron de pies a cabeza, lo que le dejo unas cicatrices horribles y una cojera en una de sus piernas. Ya nunca más le dijimos "Guatón Juanito" desde ese día le decíamos "el Frankenstein", inclusive sus cercanos, por la cantidad de cicatrices y zurcidos en el cuerpo.
+
'''Autor: ''' M. A. Ducci
 +
=== Prologo del autor ===
 +
Quién de nosotros no jugó a tirarse "peñascazos". Las piedras, en manos de niños, fueron parte de la infancia del hombre. Recuerdo jugar con mis amigos de la cuadra, a tirarle piedras al tarro, y después de la lluvia, arrojarle piedras al charco, para ver quien hacia saltar más barro en el peladero que había frente a mi casa, en mi natal [[Talca]]. Pero el recuerdo de haber estado en una "Guerra de piedras", fue cuando demolieron un viejo colegio en la 4 poniente con 2 norte de Talca (Colegio San Ignacio) en 1972 ó 1973. Como el colegio era antiguo y de adobe, se formaron unos tremendos cerros de tierra y piedras, a los que los chicos del vecindario seminario, le sacamos excelente partido.  
 +
 
 +
Recuerdo una tarde que con mi hermano y otros amigos, comenzamos a subir los empinados cerros de tierra, cuando de repente a lo lejos, vimos aparecer a los "cabros" de la vuelta...los de las casas "callampas", como les decíamos. Les teníamos respeto, pues siempre buscaban ''camorra'' de una u otra forma con nosotros, especialmente el Miguel, el más choro del grupo. De inmediato comenzaron a arrojarnos piedras, por lo que comenzamos a contestarles.  
 +
 
 +
Nos escondíamos y corríamos por los cerros para no recibir alguna pedrada. Las piedras volaban en ambos sentidos. En un momento me subí al cerro más alto y los pude ver a media cuadra. Jamás pensé que alguno de ellos sería capaz de alcanzarme a esa distancia, pero estaba equivocado. Un tal Juanito "el guatón y transpirado del grupo", tomó una piedra y la lanzó contra , con una puntería increíble. Vi venir directo la piedra a través del aire, aterrizando en mi cabeza, lo que provocó gritos y risas de júbilo del bando contrario. Me caí sobre la tierra, pero afortunadamente sólo me golpeó levemente debido a la distancia, pero...habíamos perdido la batalla.  
 +
 
 +
Tiempo después, en un partido callejero de ''baby futbol'' contra los mismos chicos, me trensé en una gran pelea con el matón del barrio "el Miguel", pero esta vez mis combos lo dejaron bastante a mal traer, le rompí una oreja, que sangraba mucho y se fue llorando. Hasta ahí llego el "choro del barrio", lo que me convirtió en héroe y jamás volvió a molestarme.  
 +
 
 +
Sobre el "Guatón Juanito", que parecía un  cavernícola de 18 a pesar de tener 10 ó 12 años, sufrió un accidente en los mismos cerros de tierra mencionados, cuando jugando se acercó a una de las pesadas murallas de adobe que aún quedaba en pie, pero ésta desafortunadamente se le vino encima, quedando atrapado bajo la tierra. Los obreros lograron sacarlo pero muy a mal traer, estaba todo reventado. Afortunadamente sobrevivió, claro "más cocido que botón de oro", pues como estaba reventado por todos lados, los médicos del [[Historia del Hospital de Talca|Hospital de Talca]], lo cocieron de pies a cabeza, lo que le dejó unas cicatrices horribles y una cojera en una de sus piernas. Ya nunca más le dijimos "Guatón Juanito" desde ese día le decíamos "''el frankistein''" (Frankenstein), inclusive sus cercanos, por la cantidad de cicatrices y zurcidos en el cuerpo.
 +
 
 
{{WikicharliE}}[[Category:Departamento Historia de Chile]][[Category:guerras y batallas]]
 
{{WikicharliE}}[[Category:Departamento Historia de Chile]][[Category:guerras y batallas]]
 
__TOC__
 
__TOC__
A fines de 1813, Don [[José Joaquín Echeverría y Larraín]]por medio de un bando<ref>[http://wikicharlie.cl/s/PN memoriachilenas/Colección de historiadores i de documentos relativos a la independencia de Chile. Santiago : Impr. Cervantes, 1900-1966. 43 v./Págs. 375-376 y 377]</ref>, del gobierno, intentó  poner fin a los “frecuentes combates y peleas de [[Piedra|piedras]]” que se hacían “visibles, notorios, y perjudiciales”.  Se producían con cualquier pretexto: rivalidades de barrio o a veces en disputa de una moneda después del bautismo, que los muchachos exigían a los padrinos, acometiendo “a  pedradas” a los asistentes y sus carruajes.  
+
== Historia de Chile ==
 +
=== Santiago en 1813 ===
 +
A fines de 1813, Don [[José Joaquín Echeverría y Larraín]]por medio de un bando<ref>[http://wikicharlie.cl/s/PN memoriachilenas/Colección de historiadores y de documentos relativos a la independencia de Chile. Santiago : Impr. Cervantes, 1900-1966. 43 v./Págs. 375-376 y 377]</ref>, del gobierno, intentó  poner fin a los “frecuentes combates y peleas de [[Piedra|piedras]]” que se hacían “visibles, notorios, y perjudiciales” en Santiago.  Se producían con cualquier pretexto: rivalidades de barrio o a veces en disputa de una moneda después del bautismo, que los muchachos exigían a los padrinos, acometiendo “a  pedradas” a los asistentes y sus carruajes.  
  
 
<center>''“No hay un solo individuo que no se resienta de  estos excesos, y clamen porque cesen tales abusos”''</center>.  
 
<center>''“No hay un solo individuo que no se resienta de  estos excesos, y clamen porque cesen tales abusos”''</center>.  
Línea 18: Línea 31:
 
El gobierno consideró que todo esto se producía por efecto de la edad y por la educación, de la que eran responsables tanto los  maestros como los padres. Por medio del citado bando quedó encargado a los prefectos e inspectores extremar el celo en esos desórdenes<ref>Colección de historiadores y documentos relativos a la Independencia de Chile, Tomo XXIV (El Semanario Republicano y  otros impresos publicados en 1813), Imprenta Universitaria, Santiago, 1913, Págs. 375-377</ref>
 
El gobierno consideró que todo esto se producía por efecto de la edad y por la educación, de la que eran responsables tanto los  maestros como los padres. Por medio del citado bando quedó encargado a los prefectos e inspectores extremar el celo en esos desórdenes<ref>Colección de historiadores y documentos relativos a la Independencia de Chile, Tomo XXIV (El Semanario Republicano y  otros impresos publicados en 1813), Imprenta Universitaria, Santiago, 1913, Págs. 375-377</ref>
  
Al parecer, el clima de guerra que se produjo a consecuencia de las luchas por la in-dependencia fue un terreno fértil para que los niños reprodujeran el ambiente de beligerancia generalizado. Expresión de esto fueron las “guerras de piedras”.  
+
Al parecer, el clima de guerra que se produjo a consecuencia de las luchas por la independencia fue un terreno fértil para que los niños reprodujeran el ambiente de beligerancia generalizado. Expresión de esto fueron las “guerras de piedras”.  
 
=== José Zapiola ===
 
=== José Zapiola ===
 
El compositor Chileno [[José Zapiola Cortés|José Zapiola]] dejó testimonio directo de estas Guerras de Piedras para el caso de [[Santiago]], ya que como vecino del centro de la ciudad, participó activamente en “todas esas campañas” hasta 1818, conservando desde niño la cicatriz de una  herida recibida por entonces. En estas batallas callejeras los niños eran los protagonistas: “''en su mayor parte  apenas tenían 12 años de edad”''<ref> Zapiola, Recuerdos de treinta años , pp. 142-143.</ref>.
 
El compositor Chileno [[José Zapiola Cortés|José Zapiola]] dejó testimonio directo de estas Guerras de Piedras para el caso de [[Santiago]], ya que como vecino del centro de la ciudad, participó activamente en “todas esas campañas” hasta 1818, conservando desde niño la cicatriz de una  herida recibida por entonces. En estas batallas callejeras los niños eran los protagonistas: “''en su mayor parte  apenas tenían 12 años de edad”''<ref> Zapiola, Recuerdos de treinta años , pp. 142-143.</ref>.
 
=== Calle San Antonio (entre Monjitas y Santo Domingo) y las riberas del Río Mapocho===
 
=== Calle San Antonio (entre Monjitas y Santo Domingo) y las riberas del Río Mapocho===
 
[[Archivo:La Chimba - Plan de la Ville de Santiago 1712.JPG|marco|centro|Santiago y La Chimba.]]
 
[[Archivo:La Chimba - Plan de la Ville de Santiago 1712.JPG|marco|centro|Santiago y La Chimba.]]
Había varios lugares donde se concentraban  los  enfrentamientos. En pleno centro, un lugar preferido era la calle San Antonio, entre Monjitas y Santo Domingo, donde había  poco tránsito y escasas ventanas: ''“aquellos combates infundían tal temor a los transeúntes  de ambas calles, de Santo Domingo y Monjitas, que para pasar a la cuadra siguiente tenían que esperar el momento en que hubiera menos piedras en el aire, y aún en ese caso, lo hacían a todo correr, sin que esta precaución los librara siempre de una pedrada”''<ref>Zapiola,  Recuerdos de treinta años , pp. 142-143</ref>.
+
Había varios lugares donde se concentraban  los  enfrentamientos. En pleno centro, un lugar preferido era la calle San Antonio, entre Monjitas y Santo Domingo, donde había  poco tránsito y escasas ventanas: ''“aquellos combates infundían tal temor a los transeúntes  de ambas calles de Santo Domingo y Monjitas, que para pasar a la cuadra siguiente tenían que esperar el momento en que hubiera menos piedras en el aire, y aún en ese caso, lo hacían a todo correr, sin que esta precaución los librara siempre de una pedrada”''<ref>Zapiola,  Recuerdos de treinta años , pp. 142-143</ref>.
  
 
== Combate entre chimberos y santiaguinos ==
 
== Combate entre chimberos y santiaguinos ==
 
[[Archivo:Infancia chilena de Einar Altschwager 1930.jpg|centro]]
 
[[Archivo:Infancia chilena de Einar Altschwager 1930.jpg|centro]]
Pero el gran campo de batalla se ubicó en las riberas del río Mapocho, entre [[La Chimba|Chimberos]] y [[Santiago|Santiaguinos]]. La línea divisoria era el propio río, en parte más angosta, el que era cruzado  en uno y otro sentido. allí “''acudían combatientes de todos los barrios, prefiriendo el espacio comprendido desde donde ahora está el Puente de La Purísima hasta dos o tres cuadras  más abajo del de Calicanto, es decir, una extensión de [[kilómetro]] y medio de oriente a poniente”.''<ref>Zapiola,  Recuerdos de treinta años, p. 141.</ref>
+
Pero el gran campo de batalla se ubicó en las riberas del río Mapocho, entre [[La Chimba|Chimberos]] y [[Santiago|Santiaguinos]]. La línea divisoria era el propio río, en la parte más angosta, el que era cruzado  en uno y otro sentido. allí “''acudían combatientes de todos los barrios, prefiriendo el espacio comprendido desde donde ahora está el Puente de La Purísima hasta dos o tres cuadras  más abajo del de Calicanto, es decir, una extensión de [[kilómetro]] y medio de oriente a poniente”.''<ref>Zapiola,  Recuerdos de treinta años, p. 141.</ref>
  
 
Las guerras se producían con regularidad, generalmente los días festivos en la tarde. En el caso de las  batallas de piedras en las riberas del Mapocho, muchos acudían a observar el combate  desde una cierta distancia. Era usual que los santiaguinos salieran vencedores, por su mayor número. Cuando traspasaban el río, el grupo vencedor iniciaba la persecución. Los santiaguinos no corrían gran peligro, porque sus edificios no se prestaban para saqueo y había muchos curiosos que lo podían impedir. Algo distinto ocurría  cuando los santiaguinos cruzaban el río.
 
Las guerras se producían con regularidad, generalmente los días festivos en la tarde. En el caso de las  batallas de piedras en las riberas del Mapocho, muchos acudían a observar el combate  desde una cierta distancia. Era usual que los santiaguinos salieran vencedores, por su mayor número. Cuando traspasaban el río, el grupo vencedor iniciaba la persecución. Los santiaguinos no corrían gran peligro, porque sus edificios no se prestaban para saqueo y había muchos curiosos que lo podían impedir. Algo distinto ocurría  cuando los santiaguinos cruzaban el río.
 +
 +
'''Un texto de esos años relata lo siguiente :'''
  
 
''[...] llegando casi siempre hasta los ranchos situados en el río, y encontrándolos abandonados, saqueaban como vencedores esos ranchos, escapando sólo aquellos cuyos dueños eran mujeres indefensas. Estos saqueos no eran precisamente por robar, pues ya se sabe lo que en un rancho puede tentar la codicia, sino por imitar la guerra en todos sus pormenores, y, más que todo, por el instinto de hacer daño, inherente a los niños”''
 
''[...] llegando casi siempre hasta los ranchos situados en el río, y encontrándolos abandonados, saqueaban como vencedores esos ranchos, escapando sólo aquellos cuyos dueños eran mujeres indefensas. Estos saqueos no eran precisamente por robar, pues ya se sabe lo que en un rancho puede tentar la codicia, sino por imitar la guerra en todos sus pormenores, y, más que todo, por el instinto de hacer daño, inherente a los niños”''
Línea 35: Línea 50:
 
Respecto de la época en que se produjo esta “guerra de piedras”, el cálculo de Zapiola  indica que ésta habría empezado –''“o por lo menos tomó ese grado de encarnizamiento”'', en 1813, justo cuando principiaba la guerra de independencia. Y desapareció, en  gran  parte, “de las calles del centro de la ciudad el año de 1817”. En el río continuó “''aún hasta  muchos años después''”<ref> Zapiola,  Recuerdos de treinta años , p. 143.</ref>.
 
Respecto de la época en que se produjo esta “guerra de piedras”, el cálculo de Zapiola  indica que ésta habría empezado –''“o por lo menos tomó ese grado de encarnizamiento”'', en 1813, justo cuando principiaba la guerra de independencia. Y desapareció, en  gran  parte, “de las calles del centro de la ciudad el año de 1817”. En el río continuó “''aún hasta  muchos años después''”<ref> Zapiola,  Recuerdos de treinta años , p. 143.</ref>.
 
[[Archivo:Jugando al Trompo de Agustin Undurraga.png|centro]]
 
[[Archivo:Jugando al Trompo de Agustin Undurraga.png|centro]]
</div>
+
 
 
{{Pizarra}}
 
{{Pizarra}}
*Domingo Faustino Sarmiento, nacido en 1811, describió en si libro "Recuerdos de Provincia" las que él conoció en su natal San Juan, antes de cumplir 11 años. Junto a un grupo de amigos (barrilito y piojito, ambos mulatos; Velita, el Guacho riberos, capotito y chuña, el único mayor, con alguna  limitación mental) participó con piedras y palos en estas violentas batallas callejeras. Tras  varias exitosas campañas, su bando logró deshacer al “ejército” rival y paseó a los “prisioneros” por las calles de la ciudad. pronto los derrotados se reorganizaron y se transformaron en quinientos “''diablejos con veinte banderas, i picas i sables de palo''”. Domingo y su grupo de amigos debieron hacer esfuerzos para resistir la revancha.<ref>Véase el capítulo “Mi educación”, en Domingo Faustino Sarmiento,  Recuerdos de provincia, impr. de Julio belin y  cía., Santiago, 1850, con sucesivas reediciones</ref>
+
*Domingo Faustino Sarmiento, nacido en 1811, describió en su libro "Recuerdos de Provincia" las que él conoció en su natal San Juan, antes de cumplir 11 años. Junto a un grupo de amigos (barrilito y piojito, ambos mulatos; Velita, el Guacho riberos, capotito y chuña, el único mayor, con alguna  limitación mental) participó con piedras y palos en estas violentas batallas callejeras. Tras  varias exitosas campañas, su bando logró deshacer al “ejército” rival y paseó a los “prisioneros” por las calles de la ciudad. pronto los derrotados se reorganizaron y se transformaron en quinientos “''diablejos con veinte banderas, i picas i sables de palo''”. Domingo y su grupo de amigos debieron hacer esfuerzos para resistir la revancha.<ref>Véase el capítulo “Mi educación”, en Domingo Faustino Sarmiento,  Recuerdos de provincia, impr. de Julio belin y  cía., Santiago, 1850, con sucesivas reediciones</ref>
</div>
+
 
 
{{Cajón
 
{{Cajón
 
|COLOR_FONDO=#948F8F
 
|COLOR_FONDO=#948F8F
Línea 46: Línea 61:
 
*[https://www.aacademica.org/jorge.rojas.flores/9.pdf Historia de la infancia en el Chile Republicano, 1810-2010/ Rojas Flores, Jorge/Pág. 84/pdf]
 
*[https://www.aacademica.org/jorge.rojas.flores/9.pdf Historia de la infancia en el Chile Republicano, 1810-2010/ Rojas Flores, Jorge/Pág. 84/pdf]
 
*[[José Zapiola Cortés|José Zapiola]]
 
*[[José Zapiola Cortés|José Zapiola]]
</div>
+
 
 
{{VisitaArtículos
 
{{VisitaArtículos
 
|COLOR_FONDO=#948F8F
 
|COLOR_FONDO=#948F8F

Última revisión de 01:34 14 sep 2019

Banner Historia de Chile en WikicharliE.png
La Guerra de las Piedras en Santiago
Bienvenido a Departamento Historia de Chile de WikicharliE

1811-1813

Autor: M. A. Ducci

[editar] Prologo del autor

Quién de nosotros no jugó a tirarse "peñascazos". Las piedras, en manos de niños, fueron parte de la infancia del hombre. Recuerdo jugar con mis amigos de la cuadra, a tirarle piedras al tarro, y después de la lluvia, arrojarle piedras al charco, para ver quien hacia saltar más barro en el peladero que había frente a mi casa, en mi natal Talca. Pero el recuerdo de haber estado en una "Guerra de piedras", fue cuando demolieron un viejo colegio en la 4 poniente con 2 norte de Talca (Colegio San Ignacio) en 1972 ó 1973. Como el colegio era antiguo y de adobe, se formaron unos tremendos cerros de tierra y piedras, a los que los chicos del vecindario seminario, le sacamos excelente partido.

Recuerdo una tarde que con mi hermano y otros amigos, comenzamos a subir los empinados cerros de tierra, cuando de repente a lo lejos, vimos aparecer a los "cabros" de la vuelta...los de las casas "callampas", como les decíamos. Les teníamos respeto, pues siempre buscaban camorra de una u otra forma con nosotros, especialmente el Miguel, el más choro del grupo. De inmediato comenzaron a arrojarnos piedras, por lo que comenzamos a contestarles.

Nos escondíamos y corríamos por los cerros para no recibir alguna pedrada. Las piedras volaban en ambos sentidos. En un momento me subí al cerro más alto y los pude ver a media cuadra. Jamás pensé que alguno de ellos sería capaz de alcanzarme a esa distancia, pero estaba equivocado. Un tal Juanito "el guatón y transpirado del grupo", tomó una piedra y la lanzó contra mí, con una puntería increíble. Vi venir directo la piedra a través del aire, aterrizando en mi cabeza, lo que provocó gritos y risas de júbilo del bando contrario. Me caí sobre la tierra, pero afortunadamente sólo me golpeó levemente debido a la distancia, pero...habíamos perdido la batalla.

Tiempo después, en un partido callejero de baby futbol contra los mismos chicos, me trensé en una gran pelea con el matón del barrio "el Miguel", pero esta vez mis combos lo dejaron bastante a mal traer, le rompí una oreja, que sangraba mucho y se fue llorando. Hasta ahí llego el "choro del barrio", lo que me convirtió en héroe y jamás volvió a molestarme.

Sobre el "Guatón Juanito", que parecía un cavernícola de 18 a pesar de tener 10 ó 12 años, sufrió un accidente en los mismos cerros de tierra mencionados, cuando jugando se acercó a una de las pesadas murallas de adobe que aún quedaba en pie, pero ésta desafortunadamente se le vino encima, quedando atrapado bajo la tierra. Los obreros lograron sacarlo pero muy a mal traer, estaba todo reventado. Afortunadamente sobrevivió, claro "más cocido que botón de oro", pues como estaba reventado por todos lados, los médicos del Hospital de Talca, lo cocieron de pies a cabeza, lo que le dejó unas cicatrices horribles y una cojera en una de sus piernas. Ya nunca más le dijimos "Guatón Juanito" desde ese día le decíamos "el frankistein" (Frankenstein), inclusive sus cercanos, por la cantidad de cicatrices y zurcidos en el cuerpo.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

[editar] Historia de Chile

[editar] Santiago en 1813

A fines de 1813, Don José Joaquín Echeverría y Larraínpor medio de un bando[1], del gobierno, intentó poner fin a los “frecuentes combates y peleas de piedras” que se hacían “visibles, notorios, y perjudiciales” en Santiago. Se producían con cualquier pretexto: rivalidades de barrio o a veces en disputa de una moneda después del bautismo, que los muchachos exigían a los padrinos, acometiendo “a pedradas” a los asistentes y sus carruajes.

“No hay un solo individuo que no se resienta de estos excesos, y clamen porque cesen tales abusos”
.
Guerra de piedras.png

El gobierno consideró que todo esto se producía por efecto de la edad y por la educación, de la que eran responsables tanto los maestros como los padres. Por medio del citado bando quedó encargado a los prefectos e inspectores extremar el celo en esos desórdenes[2]

Al parecer, el clima de guerra que se produjo a consecuencia de las luchas por la independencia fue un terreno fértil para que los niños reprodujeran el ambiente de beligerancia generalizado. Expresión de esto fueron las “guerras de piedras”.

[editar] José Zapiola

El compositor Chileno José Zapiola dejó testimonio directo de estas Guerras de Piedras para el caso de Santiago, ya que como vecino del centro de la ciudad, participó activamente en “todas esas campañas” hasta 1818, conservando desde niño la cicatriz de una herida recibida por entonces. En estas batallas callejeras los niños eran los protagonistas: “en su mayor parte apenas tenían 12 años de edad”[3].

[editar] Calle San Antonio (entre Monjitas y Santo Domingo) y las riberas del Río Mapocho

Santiago y La Chimba.

Había varios lugares donde se concentraban los enfrentamientos. En pleno centro, un lugar preferido era la calle San Antonio, entre Monjitas y Santo Domingo, donde había poco tránsito y escasas ventanas: “aquellos combates infundían tal temor a los transeúntes de ambas calles de Santo Domingo y Monjitas, que para pasar a la cuadra siguiente tenían que esperar el momento en que hubiera menos piedras en el aire, y aún en ese caso, lo hacían a todo correr, sin que esta precaución los librara siempre de una pedrada”[4].

[editar] Combate entre chimberos y santiaguinos

Infancia chilena de Einar Altschwager 1930.jpg

Pero el gran campo de batalla se ubicó en las riberas del río Mapocho, entre Chimberos y Santiaguinos. La línea divisoria era el propio río, en la parte más angosta, el que era cruzado en uno y otro sentido. allí “acudían combatientes de todos los barrios, prefiriendo el espacio comprendido desde donde ahora está el Puente de La Purísima hasta dos o tres cuadras más abajo del de Calicanto, es decir, una extensión de kilómetro y medio de oriente a poniente”.[5]

Las guerras se producían con regularidad, generalmente los días festivos en la tarde. En el caso de las batallas de piedras en las riberas del Mapocho, muchos acudían a observar el combate desde una cierta distancia. Era usual que los santiaguinos salieran vencedores, por su mayor número. Cuando traspasaban el río, el grupo vencedor iniciaba la persecución. Los santiaguinos no corrían gran peligro, porque sus edificios no se prestaban para saqueo y había muchos curiosos que lo podían impedir. Algo distinto ocurría cuando los santiaguinos cruzaban el río.

Un texto de esos años relata lo siguiente :

[...] llegando casi siempre hasta los ranchos situados en el río, y encontrándolos abandonados, saqueaban como vencedores esos ranchos, escapando sólo aquellos cuyos dueños eran mujeres indefensas. Estos saqueos no eran precisamente por robar, pues ya se sabe lo que en un rancho puede tentar la codicia, sino por imitar la guerra en todos sus pormenores, y, más que todo, por el instinto de hacer daño, inherente a los niños”

[editar] Época

Respecto de la época en que se produjo esta “guerra de piedras”, el cálculo de Zapiola indica que ésta habría empezado –“o por lo menos tomó ese grado de encarnizamiento”, en 1813, justo cuando principiaba la guerra de independencia. Y desapareció, en gran parte, “de las calles del centro de la ciudad el año de 1817”. En el río continuó “aún hasta muchos años después[6].

Jugando al Trompo de Agustin Undurraga.png

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • Domingo Faustino Sarmiento, nacido en 1811, describió en su libro "Recuerdos de Provincia" las que él conoció en su natal San Juan, antes de cumplir 11 años. Junto a un grupo de amigos (barrilito y piojito, ambos mulatos; Velita, el Guacho riberos, capotito y chuña, el único mayor, con alguna limitación mental) participó con piedras y palos en estas violentas batallas callejeras. Tras varias exitosas campañas, su bando logró deshacer al “ejército” rival y paseó a los “prisioneros” por las calles de la ciudad. pronto los derrotados se reorganizaron y se transformaron en quinientos “diablejos con veinte banderas, i picas i sables de palo”. Domingo y su grupo de amigos debieron hacer esfuerzos para resistir la revancha.[7]

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. memoriachilenas/Colección de historiadores y de documentos relativos a la independencia de Chile. Santiago : Impr. Cervantes, 1900-1966. 43 v./Págs. 375-376 y 377
  2. Colección de historiadores y documentos relativos a la Independencia de Chile, Tomo XXIV (El Semanario Republicano y otros impresos publicados en 1813), Imprenta Universitaria, Santiago, 1913, Págs. 375-377
  3. Zapiola, Recuerdos de treinta años , pp. 142-143.
  4. Zapiola, Recuerdos de treinta años , pp. 142-143
  5. Zapiola, Recuerdos de treinta años, p. 141.
  6. Zapiola, Recuerdos de treinta años , p. 143.
  7. Véase el capítulo “Mi educación”, en Domingo Faustino Sarmiento, Recuerdos de provincia, impr. de Julio belin y cía., Santiago, 1850, con sucesivas reediciones

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/