¡Llegamos a 26.900.000 visitas gracias a ustedes! ☆

Atrapasueños

De WikicharliE
Atrapasueños
Bienvenido a Historia Universal de WikicharliE

Presentación

Atrapa suenos.png

Un atrapasueños o cazador de sueños es un adminículo hecho a mano, cuya base es un aro fabricado tradicionalmente con madera de sauce, con una red floja en su interior y decorado con diversos objetos (comúnmente plumas). Según la creencia popular, su función consiste en filtrar los sueños de las personas, dejando pasar sólo los sueños y visiones positivas; los sueños que no recuerdas son los que bajan lentamente por las plumas. Las pesadillas se quedan atrapadas en la cuenta (piedra) y a la mañana siguiente se queman con la luz del día para que no se cumplan.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Historia

Los atrapasueños se originaron en la nación nativa norteamericana de Ojibwa. Durante el movimiento Pan-Indio en la década de los 60 y 70 fueron adoptados por los nativos norteamericanos de diferentes pueblos. Incluso, llegaron a ser vistos como un símbolo de identificación de la cultura nativa, sin embargo, otros nativos norteamericanos los consideran como algo chabacano y muy comercial, al ser hechos y comercializados por extraños sin mayor consciencia sobre su funcionamiento.

Tradicionalmente, los Ojibwa construían los atrapasueños atando hebras alrededor de una argolla circular o con forma de lágrima, resultando una red similar a una telaraña.

El atrapasueños, colgado sobre la cabecera de la cama, es usado a menudo como un hechizo para proteger a los niños de las pesadillas y de las visiones malignas. Los Ojibwa creían que un atrapasueños filtraba los sueños de las personas, de manera que los "buenos sueños" pasaban por el centro hacia la persona que duerme mientras que los "malos sueños" eran capturados por la malla y se desvanecían con el primer rayo de luz del amanecer.

El también llamado "cazador de sueños" se hizo muy popular fuera del pueblo Ojibwa y de las tribus panindígenas. En la actualidad, son fabricados, exhibidos y vendidos por algunos individuos y grupos artesanos de todo el mundo, muy pocos de los cuales siguen el proceso de energización tradicional de este adminículo. Los atrapasueños o “cazadores de sueños” tienen su origen en un pueblo nativo americano que, a lo largo de la década de los 60, empezó a popularizar estos objetos confeccionados a mano para venderlos a los turistas en sus reservas. Bonitos tributos artesanales que formaban parte de su cultura y su tradición.

Los ojibwa son originarios de América del Norte, y es común encontrar asentamientos en la zona de Ontario, Wisconsin y Minnesota. Para elaborarlos, utilizaban fibras de ortiga anudadas a una especie de argolla circular o en forma de lágrima, donde confeccionaban una especie de red a modo de tela de araña. Utilizaban también madera de sauce y, por lo general, los atrapasueños tenían un diámetro no muy grande, de unos 10 centímetros.

Hombres Ojibwe siglo XIX

Los comercializaban bajo la idea de que, gracias ellos, las personas podían evitar las pesadillas y alejar las malas energías y los espíritus malvados. Como curiosidad te diremos que fueron muchas las tribus nativas que criticaron a los ojibwa por vender aquellos objetos. Decían que, al hacerlo, se perdía el auténtico valor místico y espiritual de los atrapasueños, puesto que los turistas los adquirían únicamente por motivos estéticos.

A pesar de las críticas, a lo largo de los años 60 los atrapasueños fueron uno de los objetos más vendidos de América, llegando de forma masiva a todo el mundo.

Los atrapasueños deben colgarse en las cabeceras de las camas o sobre las cunas de los niños. Su finalidad es la de desvanecer las pesadillas o esas visiones malignas que las personas podemos tener de vez en cuando. Para el pueblo de los ojibwa, estos objetos funcionaban de la forma siguiente:

  • Los atrapasueños filtran nuestro descanso nocturno. Así, mientras dormimos, las pesadillas o las malas sensaciones quedan atrapadas en ese tejido de araña central. Mientras, los buenos sueños y las sensaciones positivas bajan por las plumas inferiores, para discurrir poco a poco hasta nosotros. Cuando llega el amanecer, las luces tibias del sol hacen que las pesadillas se desvanezcan y desaparezcan para siempre de nuestro atrapasueños. Bonito, ¿no es así?

Además, esta tradición de los atrapasueños se basaba, para los ojibwa, en una bonita leyenda. Su figura central era una bella mujer llamada Asibikaashi. También se la conoce como la “mujer araña” y, lejos de tener una connotación negativa o inquietante, lo que hacía esta buena dama era cuidar de toda criatura de nuestro mundo.

Se inclinaba en la cuna o en la cama de los niños pequeños para tejer una red invisible, un tejido fino y delicado capaz de alcanzar cualquier pesadilla y hacerla desaparecer. Nada malo puede ocurrirle a esa criatura si Asibikaashi está con ella. Todo lo negativo queda adherido a sus redes, justo hasta el amanecer, cuando el brillo de la mañana renueva todo lo bueno, y desvanece después lo malo. Precioso, no hay duda.

Ahora bien, hemos de añadir, además, que existe una segunda versión sobre el funcionamiento de los atrapasueños. El pueblo de los lakota, por su parte, dispone de otra explicación que seguro te interesa conocer:

  • Las pesadillas y energías negativas pasan a través de la red hasta desaparecer, mientras que los buenos sueños quedan atrapados en el centro para, después, deslizarse suavemente por las plumas hacia abajo para llegar hasta nosotros y envolvernos con un descanso plácido y reconfortante. Lo malo se va y lo bueno se atrapa.


Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/