° ¡Llegamos a 29.015.000 millones de visitas gracias a ustedes!

Alimentos que pueden dañarte seriamente

De WikicharliE
Revisión del 02:58 29 jul 2019 de WikicharliE (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «</div> {{VisitaArtículos» por « {{VisitaArtículos»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
  Alimentos que pueden dañarte seriamente   Bienvenido a Departamento de Salud  

Presentación

Comida Chatarra.jpg

Del mismo modo que hay alimentos con propiedades maravillosas que pueden alargarte la vida, existen alimentos que pueden dañar. Y, también, esos mismos alimentos tan beneficiosos para la salud pueden ser letales al mismo tiempo.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Organismos genéticamente modificados (GMO)

No hace falta decir que los transgénicos no tienen lugar en una dieta para permanecer libre de cáncer, sobre todo ahora que se ha demostrado que tanto los GMO y los productos químicos utilizados para su cultivo provocan tumores en el organismo. Pero los transgénicos están en todas partes, incluso en la mayoría de los derivados de alimentos a base de maíz, soya o canola convencional. Sin embargo, los puede evitar consumiendo alimentos orgánicos certificados y verificados o cultivados sin necesidad de acudir a la biotecnología.

Carnes procesadas

Los productos cárnicos procesados, como carnes frías, mortadelas, tocino, salchichas etc., contienen conservantes químicos que los hacen parecer frescos y atractivos, pero también pueden causar cáncer. Tanto el nitrito como el nitrato de sodio se han relacionado con un aumento significativo del riesgo de cáncer de colon y otros tipos de cáncer, así que asegúrese de elegir productos de carne curada sin nitratos, y preferiblemente de fuentes alimentadas con pasto.

Palomitas de maíz para microondas

Puede que sean llamativos por su fácil preparación, pero las bolsas de palomitas (crispetas) para microondas contienen productos químicos que están vinculados con diversos tipos de cáncer e infertilidad. Del mismo modo existe un compuesto llamado 'diacetilo', que se utiliza en las mismas palomitas para darle sabor artificial a mantequilla y que está vinculada con graves enfermedades pulmonares. Además, alguno de los ingredientes utilizados posiblemente contenga material modificado genéticamente.

Refrescos

Al igual que las carnes procesadas, se ha demostrado que los refrescos provocan cáncer. Aderezados con azúcar, productos químicos y colorantes, las sodas y refrescos acidifican nuestro organismo y literalmente alimentan las células cancerígenas.

Los alimentos y bebidas 'dietéticas'

Son incluso más dañinos que las gaseosas. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria encontró que el aspartamo, uno de los edulcorantes artificiales más comunes, causa una serie de enfermedades, incluyendo defectos congénitos y cáncer. La sucralosa (Splenda), sacarina y otros edulcorantes artificiales también se han vinculado con el cáncer.

La harina blanca refinada

Es un ingrediente común en los alimentos procesados, pero su exceso de contenido de hidratos de carbono es un grave motivo de preocupación. Un estudio publicado en la revista 'Cancer Epidemiology', encontró que el consumo regular de carbohidratos refinados se relacionó con un aumento del 220% del cáncer de mama entre las mujeres. Además se ha demostrado que los alimentos con alto índice glucémico aumentan rápidamente los niveles de azúcar en la sangre, algo que por consiguiente alimenta directamente el crecimiento de células cancerosas.

Azucares refinados

Lo mismo ocurre con estos productos, los cuales tienden a incrementar los niveles de insulina y alimentan el crecimiento de células cancerosas. Edulcorantes ricos en fructosa como el jarabe de maíz de alta fructosa son particularmente perjudiciales, ya que se ha demostrado que ayudan a metabolizar y proliferar a las células cancerígenas. Así como las galletas, tortas, pasteles, refrescos, jugos, salsas, cereales y muchos otros alimentos populares, la mayoría procesados, contienen fructosa y otros azucares refinados, lo que explicaría el por qué las tasas de cáncer están en aumento.

Manzanas convencionales, uvas y otras frutas 'sucias'

Muchas personas piensan que se están alimentando saludablemente cuando compran manzanas, uvas o fresas en la tienda. Pero a menos que estas frutas sean orgánicas o verificadas de estar libre de pesticidas, podrían ser un riesgo importante de cáncer. El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG), encontró que hasta un 98% de todos los productos convencionales, y particularmente los que se encuentran en su lista de frutas, están contaminados con pesticidas que causan cáncer.

Salmón de cultivo

Según el Dr. David Carpenter, director del Instituto para la Salud y el Medio Ambiente de la Universidad de Albany, EE.UU., el salmón de piscifactoría es otro alimento con alto riesgo de cáncer. De acuerdo con las investigaciones de Carpenter, el salmón cultivado no solo carece de vitamina D, sino que a menudo está contaminado con productos cancerígenos, retardantes, pesticidas y antibióticos.

Aceites hidrogenados

Estos son comúnmente utilizados para conservar los alimentos procesados y mantenerlos estables. Sin embargo, los aceites hidrogenados alteran la estructura y la flexibilidad de las membranas celulares en todo el cuerpo, lo que puede conducir a una serie de enfermedades debilitantes como el cáncer. Algunos fabricantes están eliminando gradualmente el uso de estos aceites y sustituyéndoles con aceite de palma y otras alternativas más seguras, pero todavía las grasas trans son ampliamente utilizadas en los alimentos procesados.

Otros que pueden dañarte

Las cerezas

La semilla de las cerezas es bastante molesta cuando de degustar este delicioso fruto se trata, y es que además puede ser fatal. Y no sólo porque podamos atragantarnos y asfixiarnos con ella. Las semillas de las cerezas, los higos, los albaricoques, melocotones y manzanas contienen ácido prúsico, una forma de cianuro que si se machacan o se muerden, pueden soltar la toxina. Morir por ingerir las pepitas de estas frutas no es nada común, pero si las puedes evitar, mejor que mejor.

La nuez moscada

Esta especia puede dar un toque muy bueno a la bechamel, pero también nos puede embarcar en un viaje psicótico. Y es que la nuez moscada es alucinógena, e ingerir una semilla entera tiene efectos parecidos a los del LSD. Pero, quieto parado, no busques un buen colocón con la nuez moscada, pues tan solo 5,5 gramos pueden provocarte convulsiones y con 8,5 gramos te podrá dar un ataque.

La papa

¿Quién iba a decir que una humilde papita podría matarte? En realidad, son las hojas, el tallo y los brotes los que has de evitar, pues contienen glicoalcaloides, una substancia que puede provocarte calambres, diarrea, dolores de cabeza, coma o incluso la muerte si los ingieres.

La Blighia sapida

El fruto de la Blighia sapida, ackee en inglés, puede ser venenoso si se coge antes de que esté totalmente maduro, pues contiene un químico que interactúa con los niveles de glucosa de nuestro cuerpo. Pude matarte y es ilegal introducir esta fruta jamaicana en Estados Unidos. Si viajas a Jamaica, procura evitar cualquier plato que lleve ackee.

Las almendras amargas

Existe una variedad de almendra, la almendra amarga, que es venenosa. Contiene amigdalina, que al entrar en contacto con la saliva, libera ácido cianhídrico o prúsico, muy parecido al cianuro, y puede causarte serios daños.

El atún

Al igual que muchos otros peces del océano, el atún contiene mercurio en cantidades moderadas tirando a altas por culpa de las industrias que lo lanzan al mar. El mercurio es ingerido por los peces que después nosotros comemos y puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y de los niños de corta edad, así como dañar progresivamente los pulmones, provocar diarrea, daño cerebral, cambios en la piel, temblores, o alteraciones del sueño.

El ruibarbo

Las hojas de esta planta contienen ácido oxálico si se cosecha pasado el verano, cuando ya tienen un tamaño demasiado grande. Este ácido puede producirte piedras en los riñones y una ración de cinco kilos de hojas de ruibarbo podrían incluso matarte, pero la verdad es que cualquier cantidad podría hacerte enfermar.

El pez fugu

El pez globo o pez fugu es un manjar en Japón. Sin embargo, es venenoso y solo un chef entrenado y con licencia para cocinarlo podría cocinarlo de manera segura. El bocado más pequeño de este pez mal cortado podría causarte parálisis y la muerte por asfixia poro culpa de la tetrodoxina que contienen sus órganos y su piel.

Los anacardos

La piel de los anacardos crudos contiene urushiol, un componente químico que también se encuentra en la hiedra venenosa. Aunque los anacardos son tratados y cocidos al vapor para eliminar esta toxina, ingerir una abundante cantidad de estos frutos secos no esterilizaos podría ser peligroso.

La mandioca o yuca

La mandioca o la yuca es un tubérculo muy usado en la cocina africana y sudamericana. Si no se cocina por completo o se come cruda sin haber sido secada a fuego o al sol, podría matarte, pues contiene ácido cianhídrico o ácido prúsico. Alrededor de 40 miligramos de cianuro contenidos en dos kilos de raíz de mandioca fresca podrían matar una vaca.[1]

alimentos que reducen tu inteligencia

Teta wiki.jpeg
  • El azúcar. No sólo aumentan las medidas de tu cintura, sino que también afecta la función cerebral. Consumir azúcar a largo plazo puede reducir la memoria y crear una gran cantidad de problemas neurológicos. Por otra parte, este endulzante también puede interferir con la capacidad de aprender, es por eso que se recomienda evitar comer productos precocidos, usar azúcar en exceso para endulzar infusiones, comer golosinas, dulces y derivados, o tomar jugos o gaseosas endulzados.
  • El alcohol. Es sabido que, a largo plazo, su consumo puede dañar el hígado. Pero también puede provocar lo que se conoce como "niebla cerebral", que sugiere una sensación de confusión mental y afecta a la capacidad de pensar con claridad, así como la memoria. Un ejemplo típico es intentar recordar lo que sucedió la noche anterior después de una terrible borrachera. Muchos confunden la realidad de algún sueño que tuvieron, o no se acuerdan dónde estuvieron o de qué hablaron. Ese efecto podría estar influenciado por el alto consumo de alcohol que afecta el equilibrio del cerebro. Por suerte es reversible, siempre y cuando dejes de consumir alcohol, o te limites a una o dos bebidas por semana.
  • La comida chatarra. Las papas fritas, las hamburguesas, o la pizza de delivery, entre otras comidas, puede cambiar algunos procesos químicos en el cerebro, lo que conduce a los síntomas asociados con la depresión y la ansiedad. Esto lo reveló un estudio reciente de la Universidad de Montreal, en Canadá, que dice además que los alimentos altos en grasa pueden provocar abstinencia cuando se dejan de consumir. Es que alimentarse con comida chatarra afecta la producción de dopamina, nunca tenemos sensación de estar satisfechos y siempre queremos más. Por otra parte, esta sustancia también es compatible con la función cognitiva, la capacidad de aprendizaje, el estado de alerta, la motivación y la memoria.
  • Las frituras y alimentos procesados. Los alimentos fritos que ya vienen procesados, como las papas fritas, los palitos salados, o el maní de copetín suelen ser bastantes dañinos: destruyen lentamente las células nerviosas que se encuentran en el cerebro. Algunos de los aceites con los que los cocinan son muy peligrosos como para consumirlos. Casi todos los alimentos procesados contienen productos químicos como colorantes, aditivos, saborizantes artificiales, y conservantes que pueden afectar el comportamiento y el funcionamiento cognitivo causando hiperactividad, tanto en niños como en adultos. Hay que evitar el consumo de salchichas, fiambres y otros embutidos. A diferencia de las proteínas naturales que tiene la carne, que ayudan al cuerpo a aislar el sistema nervioso, las proteínas procesadas hacen exactamente lo contrario.
  • La Sal.
Sal.jpg

Los alimentos salados afectan la presión arterial y el corazón. Además, aquellos que contienen altas cantidades de sodio pueden atacar la función cognitiva y perjudicar la capacidad de pensar. Se los relaciona al consumo de la nicotina, porque genera adicción, ya que como siempre se dice si comes una papa frita de copetín, no podes parar hasta terminar todo el paquete. Esto es porque comerla provoca tener cada vez más antojo y nunca saciarse.

  • Los cereales. Consumir toda clase de granos -excepto los que contienen 100% de grano entero- tienen un impacto en el funcionamiento del cerebro y de la salud en general. La razón es que si consumís granos regularmente, tu cuerpo corre el riesgo de envejecer más rápido y de experimentar pérdida de la memoria y confusión mental.
  • Las grasas trans. Pueden perjudicar a tu cerebro porque lo hace más lento al afectar la calidad de la respuesta y los reflejos. Si se consume durante demasiado tiempo pueden dar lugar a una especie de contracción cerebral que es algo similar a la contracción causada por la enfermedad de Alzheimer. Esta reducción del volumen cerebral se produce por el hecho de que las grasas trans lentamente dañan las arterias.
  • El edulcorante artificial. Muchas personas creen que podrán perder peso de la noche a la mañana con sólo reemplazar el azúcar por edulcorantes artificiales, y esto es incorrecto. Lo bueno es que contienen menos calorías, pero en realidad puede hacer una daño más severo, ya que si se los utiliza durante un período prolongado de tiempo, pueden causar daño cerebral e interferir con la capacidad cognitiva, especialmente si se consume en grandes cantidades.[2]

Bonus track

El Viagra podría aumentar el riesgo de cáncer de piel

Un grupo de investigadores ha llegado a la conclusión de que los hombres que toman Viagra se enfrentan a un riesgo un 84% mayor de desarrollar melanoma que los hombres que no lo consumen.

Doctor Abrar-Qureshi.jpg

Los hombres que usan Viagra podrían encontrarse con que la pequeña píldora azul también aumenta su riesgo de desarrollar melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel.

Se trata del primer estudio de este tipo, y sus autores recalcan que en ningún caso pretenden que los hombres dejen de tomar Viagra para tratar su disfunción eréctil, señaló el doctor Abrar Qureshi, profesor y presidente del departamento de dermatología en la Escuela de Medicina Warren Alpert, de la famosa Universidad Brown, en Providence, en el estado de Rhode Island.

"Sin embargo, las personas que están tomando esta medicación y que tienen un riesgo alto de desarrollar melanoma deberían pensar en contactar con sus proveedores", dijo Qureshi, coautor del estudio realizado en casi 26.000 hombres, publicado este lunes en la revista 'JAMA Internal Medicine'.[3]

El Viagra puede aumentar el riesgo de melanoma porque afecta a la misma vía genética que permite que el cáncer de piel sea más invasivo, explica Qureshi.[4]

Fuentes y Enlaces de Interés

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono