¡Llegamos a 26.150.300 visitas gracias a ustedes! ☆

Sirenas

De WikicharliE
Sirenas
Bienvenido a Departamento de Mitología de WikicharliE

Presentación

Sirena en WikicharliE.jpg

En las numerosas historias que se cuentan de ellas, las sirenas adivinan el futuro, a veces coaccionadas; otorgan poderes sobrenaturales a las personas, o se enamoran de hombres a quienes atraen por su belleza y sus canciones, seduciendo a sus amantes mortales a seguirlas bajo el agua.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Las sirenas detentaban una voz de inmensa dulzura y musicalidad y se prodigaban en cantos cada vez que un barco se les acercaba, por lo que los marineros, encantados por sus sonidos, cuando no podían huir de ellas se arrojaban al mar para oírlas mejor pereciendo irremediablemente. Sin embargo, si un hombre era capaz de oírlas sin sentirse atraído por ellas una de las sirenas debería morir.

Tanto la idea de un amor ideal pero fatal, como de la de una belleza femenina inalcanzable forman parte inherente de su leyenda, y a este respecto existen paralelismos entre las historias que se cuentas de ellas y las que aparecen en la mitología clásica.

Debajo de los ríos y los mares hay inmensas ciudades y reinos de ninfas y duendes del agua, pero principalmente se dividen en dos grupos: las Ondinas y las Nereidas.

Las Ondinas o hadas de los ríos

Las Ondinas o hadas de los ríos son de una gran belleza y así como Ondinas se les denomina a las criaturas femeninas, el término masculino es Wallanos . Aman y gobiernan el agua y se encuentran en sus profundidades, dirigiendo grupos de Minutes , que trabajan continuamente, girando el agua por su cauce natural y hasta su salida al mar.

Su verdadero rostro

El verdadero rostro de una sirena real, segun científicos ingleses y americanos es muy parecido a esta imagen.
Una imagen real, perteneciente a la Guardia Costera Británica nos muestra, a la derecha al oficial británico sobre un bote Zodiac, realizando un ejercicio de rescate, a la derecha de improvisto, se asoma un "ser" al que llamaron "sirena" pero más parecido a un tritón
LOGO ARTICULO REFERENCIAS.jpg

El lugar predilecto de las Sirenas es Isla Laitec en Chiloé

Isla Laitec en Chiloe, Chile

La historia a través de los años, rumores y boca a boca de viejos marinos ingleses y holandeses, cuentan que el lugar predilecto por las Sirenas es la isla Laitec, una de las más australes del archipiélago de Chiloé. Las historias sobre esta isla son muchas, algunas aún contadas por marineros extranjeros que aseguran haber visto algo parecido a una sirena. Algunos reportes inclusive los vinculan con documentales de hoy en día sobre la verdadera existencia de estos seres y que esta Isla seria parte de su refugio. Algunos cantos de piratas y corsarios del siglo XVII, hablan de esta isla y como los marinos borrachos de ron, escuchan voces angelicales provenientes de los roquerios de Laitec, haciendo que los hombres se arrojasen al mar, para no verlos nunca más.

Laitec posee una playa de arenas grises, en partes blanqueadas por la cal de las conchuelas, que se alarga siguiendo la curva de una bahía, hasta la punta "Lile", en donde forma una angosta faja, que como pequeña rampa termina en un islote de rocas estratificadas, blancas, grises y rojizas; parcialmente cubiertas de verdosos matorrales y hierbas de múltiples colores, con vistosas flores, que se reflejan en el espejo de las aguas azules de la quieta ensenada.

Historia y folclore

En las noches tranquilas y protegida por el velo tenue de la niebla, sale desde el fondo del mar, la bella Sirena, a disfrutar de la placidez de este rincón maravilloso. Se posa en la más alta de las rocas que circundan el islote, haciendo bruscos movimientos de cabeza, para secar su cabellera, de gruesos cordones, parecidos a los tallos del sargazo. Su estatura y las curvas de su cuerpo plateado, que emite una suave y pálida luz, son comparables, tan sólo, a las de una mujer hermosa. La belleza extraordinaria de su rostro, se ve realzada por el color ligeramente rosado de sus mejillas, por sus grandes ojos pardos, ligeramente oblicuos, de tierno mirar, por su boca bien proporcionada de labios finos y rojos, que le añaden singular simpatía. Si bien, desde el tronco hacia arriba, no se diferencia fundamentalmente, de una mujer, sus miembros inferiores, muy bien formados en los muslos, se van confundiendo hacia el extremo distal de sus piernas, para terminar en una cola de pez.

Reposa largo tiempo, sentada sobre las rocas, contemplando la tierra y el mar, siempre atenta al menor ruido y cuando siente la presencia del hombre, se desliza, huye veloz, y se hunde en las profundidades del mar.

Historias de la Isla

Un viejo poblador de la isla, cuenta que hace años, estando una noche en plena faena de pesca con otros compañeros, sintieron, de pronto, bruscos movimientos y sacudones en la red, la que una vez elevada, con grandes esfuerzos, hasta La embarcación, mostró envuelta en sus mallas a una hermosa Sirena. La contemplaron con admiración y éxtasis, por largo rato, pero aún no repuestos de la fuerte impresión, debieron dejarla en libertad, conmovidos por su amargo llanto y sus lamentos cuajados de emoción.

Según la mitología chilota

La mitología chilota dice que la Sirena, es hija del Millalobo y de su esposa la Huenchula. Según la mitología mapuche de Sumpall. Su misión, señalada especialmente por el padre, como en cuidar a los peces, como los pastores a su ganado. Igualmente ayudaría a sus hermanos (la Pincoya y el Pincoy) a llevar los cuerpos de las personas ahogadas hacia el Caleuche, para que revivan y sean felices.

La Sirena, suele acompañar, a distancia prudente, la barca de algún pescador de su agrado y al que proporciona abundante pesca. Algunos mozos han llegado a concretar sus amores con esta hermosa una ninfa; pero más tarde al formar su hogar con alguna niña de la aldea, ven con angustia como sus descendientes nacen con una cola de pescado.

Esta bella sirena habitaría comúnmente cerca de la isla Laitec; y en la noches de luna, si el marinero tiene suerte, puede observar a la sirena sentada sobre los roqueríos, con su peine de oro peinándose su dorada cabellera. Pero esta sirena debe ser observada de lejos, ya que estaría cantando canciones de amor que atraen irremisiblemente a los marineros. Igualmente, en algunas ocasiones puede vérsela nadar cerca de las embarcación de algún pescador que sea de su agrado; al cual le proporcionaría abundante pesca para tratar de conseguir que el humano le retribuya el obsequio con su amor.

El hombre que se acerca a ella atraído por su gran belleza, cae inmediatamente ante el bello embrujo de esta sirena; y aunque trate de alejarse de ella, luego de darse cuenta de que posee una parte de pez, la sirena llorará y entre su llanto le contará su triste historia de soledad, hasta lograr seducir al infortunado. Tras ser atraído, la sirena usa sus hechizos para llevarlo al fondo del mar, al palacio de los mares, donde ella habita junto a su familia. Si el hombre se ha sumergido bajo el agua debido a los hechizos recibidos, ya no puede volver a su antigua vida en la tierra; pero a cambio de vivir con la sirena, el hombre recibirá riquezas inmensas.

Los hombres que, por diversos motivos, ya no son deseados por la sirena y por tanto son liberados, si durante el tiempo que estuvieron con ella en el mar hubieran llegado a tener relaciones íntimas, al formar un nuevo hogar en la tierra, producto de su relación y los hechizos recibidos, tendrán hijos que nacerán con una cola de pez, enterándose así todo el pueblo que ese hombre estuvo con la sirena de Chiloé.

Sirenas en la Mitología Griega

Sirenas Mitologia.jpg

Hijas del dios Aqueloo y de una musa. De cintura para arriba poseían cuerpo de mujer, de cintura para abajo, cuerpo de ave. Tenían una maravillosa voz con la que compitieron contra las musas. Las ultimas ganaron y les arrancaron las plumas a las sirenas. Las sirenas avergonzadas, se retiraron a las costas sicilianas. Con su canto atraían a los marineros, que sin poder sustraerse a su encanto se estrellaban contra las rocas.

Circe a Ulises: Tu próximo encuentro será con las Sirenas, quienes hechizan a cualquiera que se acerca a ellas. No hay retorno para el hombre que navega cerca de ellas... con su clara y alta canción las Sirenas lo hechizan, como él se queda en un peñón muy alto con el montón de esqueletos de hombres, con su pálida piel que apenas se sujeta sobre sus huesos"[1]

Las Sirenas a Ulises: "Navega cerca, ilustre Ulises, hombre de muchas leyendas, gran gloria de los Aqueos, y trae tu barco a descansar de manera que puedas escuchar nuestras voces...nadie que nos haya escuchado ha dejado de existir ni se ha ido de esta forma un hombre más sabio. Conocemos todo por lo que los Arguivos y Troyanos tuvieron que pasar en la costa de Troya por el capricho de los Dioses, y conocemos todo lo que pasó en este bello mundo.'[2]

Vepar

A través de los años los relatos de sirenas continuo. Según escritores del siglo XV y XVI existe un demonio llamado Vepar, quien acostumbra tomar la forma de una sirena. Guía las aguas y a los barcos de guerra, a veces logra hacer parecer que el mar, está lleno de barcos que navegan. (barcos fantasma). Causa terribles heridas a los seres humanos, heridas que sólo Pueden curar los más poderosos exorcismos.

Vepar.jpg

En demonología, Vepar es un fuerte Gran Duque del Infierno, y manda sobre veintinueve legiones de demonios. Gobierna las aguas y guía barcos acorazados cargados de municiones y armas; también puede hacer, si se le pide, que el mar se ponga agitado y tormentoso, y aparezca repleto de barcos. Vepar puede hacer a los hombres morir en tres días por llagas y heridas putrefactas, causando que los gusanos se generen en ellos, pero por petición del mago puede curarlas inmediatamente.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/