¡Llegamos a 27.278.323 visitas gracias a ustedes! ☆

SCD

De WikicharliE
Apoyo al Arte & Cultura.png
SCD
Bienvenido a Organizaciones de WikicharliE

Presentación

Logo SCD.png
  • Articulo escrito por M.A.Ducci

Bandera Chilena mini.png La Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) es una asociación y entidad de gestión colectiva musical.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

1987

Luego de 50 años de administración estatal, la (Asociación) Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) nace un 7 de enero de 1987, bajo el alero del Departamento del Pequeño Derecho de Autor de la Universidad de Chile y gracias a la incansable lucha de un grupo de 14 músicos chilenos.

Un proyecto pensado principalmente por el bienestar de los artistas nacionales y la protección de sus derechos.

1992

Se constituye como organización autónoma, tras una modificación a la Ley de Propiedad Intelectual, aprobada casi unánimemente por la Cámara de Diputados y por el Senado, como resultado a valiosas iniciativas realizadas por nuestros miembros como la “Marcha a La Moneda”, en la que los artistas nacionales se unieron para informar sus necesidades a través de una carta al entonces Presidente de la República, Patricio Aylwin.[1] La nueva Ley de Derecho de Autor,fue la primera ley cultural de la democracia, que deroga al Departamento del Pequeño Derecho de Autor de la Universidad de Chile y permite que esta institución siga adelante como una corporación de derecho privado sin fines de lucro. Con esto se establece un modelo que sigue la tendencia mundial, basado en la sociedad de los autores. [2]

Resoluciones Exentas del Ministerio de Educación N° 3.891

La Sociedad Chilena del Derecho de Autor, SCD se encuentra autorizada para funcionar como entidad de gestión colectiva por Resoluciones Exentas del Ministerio de Educación N° 3.891, de 1992 (Publicada en el Diario Oficial de 10 de octubre de 1992) y Nº 2.608, de 1994 (Publicada en el Diario Oficial de 23 de junio de 1994). Es una entidad de gestión colectiva que administra los derechos de autor y conexos de los autores, compositores, artistas, intérpretes y ejecutantes y demás titulares de derechos sobre obras musicales. Página web:www.scd.cl E-mail: dgral@scd.cl Asimismo, la Sociedad del Derecho de Autor creó el Centro de Estudios y Servicios Legales de Propiedad Intelectual (CESPI). Esta oficina entrega apoyo legal a los socios de todas las organizaciones que agrupen a creadores e intérpretes nacionales.[3]

1994

Se abrió al público la primera Sala de Conciertos de la SCD (ubicada en Santa Filomena 110, en pleno barrio Bellavista) especialmente diseñada para la presentación de espectáculos en vivo de músicos nacionales y han contribuido a hacer de las tocatas de la SCD uno de los mejores panoramas musicales santiaguinos. La sala SCD Bellavista se alza como una alternativa original y de calidad para el uso del tiempo libre, constituyendo un significativo aporte a la infraestructura cultural de nuestro país, por poseer un diseño y equipamiento de vanguardia, y un eficiente acondicionamiento acústico para ofrecer óptimas condiciones para la producción de espectáculos multimedia en vivo

1998

Nace la Sociedad Chilena de Intérpretes.

2002

Inauguración de la Sala SCD Bellavista, un lugar de uso exclusivo para la presentación y difusión de los músicos nacionales. Inserta en el Centro del Mall Plaza Vespucio. Con 223 butacas y una capacidad aproximada de 320 personas. La Sala cuenta con un equipamiento de última generación en cuanto a iluminación y sonido: posee un sistema tecnológico que cumple con la norma Array, sistema de audio con un standard de calidad internacional, con una potencia de 3800 watts.[4]

2001

Nace Fundación Música de Chile, con sus sellos Oveja Negra y Sello Azul y la firma de escrituras para adquirir la casa de Condell #346 en Providencia, lugar que hasta el día de hoy, alberga las oficinas de SCD.

Iniciativas de promoción al trabajo de los artistas y creadores chilenos

  • Premios Altazor (1999)
  • Día de la Música (2004)
  • Campaña “Ojo con la Música Chilena “ (2006)
  • “Base de Datos de Música Chilena para radios asociadas a la ARCHI” (2006)
  • sitio www.musica.cl (2009)
  • programa televisivo “Compilado Local” en TV Senado (2010)
  • primer mercado de la música en Chile “Pulsar” (2010).

De esta manera, se resume parte de una historia que lleva 25 años escribiéndose y que tiene como protagonista a una organización que —pese a los duros desafíos— ha logrado sobrevivir y fortalecerse para mejorar su principal objetivo, el resguardo de los derechos de los autores chilenos, en un trabajo permanente por administrar los derechos de ejecución pública y de reproducción de las obras musicales de sus asociados.

SCD inicia sus actividades bajo el alero de la Universidad de Chile, y en 1992 se constituye como organización autónoma, luego de una modificación a la Ley de Propiedad Intelectual aprobada casi unánimemente por la Cámara de Diputados y por el Senado.

De esta manera, SCD ha trabajado permanentemente con el propósito fundamental de administrar los derechos de ejecución pública y de reproducción de las obras musicales de sus asociados, lo cual implica:

  • 1. El otorgamiento de una licencia (autorización) a los usuarios, toda vez que la música es comunicada al público o grabada en soportes sonoros o audiovisuales.
  • 2. La recaudación de los derechos generados por dicho concepto.
  • 3. La distribución de estos derechos a sus respectivos autores o titulares de derecho.

Actualmente, SCD reúne más de siete mil socios, entre autores, compositores, artistas y ejecutantes nacionales, además de editores y productores de fonogramas. Esto, sin considerar a los miembros de las sociedades de gestión extranjeras que representa.

Misión de SCD

Gestionar de forma eficiente el repertorio musical que nos han encomendado tanto nuestros socios y afiliados, intérpretes y autores nacionales, como los autores extranjeros y otros titulares de derechos de autor y conexos, mediante el control del uso de ese repertorio, su licenciamiento, y la correspondiente recaudación y distribución de derechos.

Promover actividades o servicios de carácter asistencial en beneficio de nuestros miembros y representados, estimular la creación de música nacional, y en general, representar y defender los intereses morales y patrimoniales de los autores, compositores, artistas, intérpretes y ejecutantes.

Visión de SCD

Ser una sociedad de gestión de derechos de autor modelo a nivel mundial, reconocida como una institución moderna que permanentemente busca la excelencia y buen servicio a sus clientes (afiliados y usuarios), que se gestiona por resultados y practica la ética, la probidad y la transparencia.

Incorporar plenamente los usos de música mediante nuevas tecnologías, dentro del ámbito de gestión de licenciamiento, recaudación y distribución de derechos.

Aumentar en un 50% el total de derechos liquidados y aportes sociales a los músicos autores e intérpretes chilenos entre los años 2012 y 2020.

Incrementar significativamente los beneficios a nuestros socios y afiliados, especialmente en los ámbitos de su desarrollo musical y de beneficios sociales.

Directiva 2009/2014

Su Consejo Directivo estába integrado por:

  • Presidente: Alejandro Guarello
  • Vicepresidentes: Cecilia Echeñique y Mario Rojas
  • Secretario general: Valentín Trujillo
  • Consejeros: René Calderón, Carlos Corales, Paz Court, Juan Andrés Ossandón y Gloria Simonetti.

Organización

2015 Directiva

Equipo ejecutivo

Los ejecutivos responsables de las diferentes áreas de SCD

Directores:

  • Director General: Juan Antonio Durán
  • Directora Asuntos Internacionales y Editoriales: Tatiana Urrutia
  • Director Jurídico: Jorge Mahú
  • Director de Licencias e Ingresos Sociales: Andrés Calvert
  • Director de Operaciones: Patricio Galdámez
  • Directora de Comunicaciones y Gestión Cultural: Karen Espinosa

Gerentes

  • Gerente de Socios y Afiliados: Ximena Artaza
  • Gerente de Administración y Finanzas: Claudia Hernández
  • Gerente de Proyectos Estratégicos: Paula Urriola
  • Gerente de Grandes Cuentas: Gonzalo Tagle
  • Gerente de Documentación y Distribución: Guillermo Huenchullán
  • Gerente Internacional: Rosa Pujol
  • Gerente de Gestión Cultural: Francisca Valenzuela
  • Gerente de Programación Cultural: Cristian Franzani
  • Gerente de Comunicación y Promoción: Valentina Castelli
  • Gerente de Cobranza: Claudio Palma

Durante la primera sesión del nuevo Consejo de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), realizada hoy 10 de junio, se escogió internamente a la Directiva de la entidad, designándose como Presidente a Álvaro Scaramelli.

De esta manera, la Directiva del Consejo quedó conformada por los músicos Álvaro Scaramelli en la presidencia, Mario Rojas como Primer Vice Presidente, Horacio Salinas como Segundo Vice Presidente y el maestro Valentín Trujillo en el cargo de Secretario General.

Son 6 los artistas que pasaron a integrar el Consejo Directivo de la Sociedad, tras el proceso de elecciones que culminó el miércoles 13 de mayo. Álvaro Scaramelli, Mario Rojas, René Calderón, y Horacio Salinas, representan las primeras cuatro mayorías en votos, por lo que permanecerán en sus cargos por 4 años. En tanto, Alejandro González y Soledad del Río "La Guacha", serán parte de la directiva por dos años.

Así, el Consejo Directivo de SCD quedó conformado por los socios mencionados anteriormente, junto a Valentín Trujillo, Héctor “Titín” Molina, Patricio Salazar y Florcita Motuda.[5]

Directiva 2015

  • Presidente: Alvaro Scaramelli
  • Primer Vice Presidente:Mario Rojas
  • Segundo Vice Presidente:Horacio Salinas
  • Secretario General: Valentín Trujillo
  • Consejero: René Calderon
  • Consejera:Soledad del Río
  • Consejera:Alejandro González
  • Consejera:Héctor “Titín” Molina
  • Consejera:Florcita Motuda
  • Consejera:Patricio Salazar

Jefa Departamento Socios y afiliados

  • Ana Luisa Pérez Guajardo.

La gestión de la señora Ana Luisa Peréz, destaca en forma permanente entre los artistas nacionales. Su preocupación, tanto administrativa como humana, la hacen merecedorara de un reconocimiento constante, por parte de los socios del SCD y del medio artístico nacional. Su trabajo es el mejor y fiel reflejo de la misión y visión del SCD.

Gerente Socios y Afiliados

  • Ximena Artaza.

También queremos destacar la labor de Ximena Artaza como Gerente de Socios y Afiliados, que en forma permanente, esta preocupada no solo de la administración y organización del departamento, sino que su gestión trasciende al músico, preocupándose de la persona, y sus problemas personales ante situaciones extremas de salud y económicas.

SCD Chile.JPG

Lista histórica de Presidentes SCD

  • José Goles Radnic (1987-1993)
  • Luis Advis (1993-2004)
  • Fernando Ubiergo (2004-2008)
  • Alejandro Guarello (2009-2015)

Decretos y leyes Cronología[6]

1834 Primera ley chilena de derechos de autor

Esta normativa denominada “Ley sobre propiedad literaria y artística” señaló que "Para entrar en el goce de los derechos concedidos…no se necesita título alguno del Gobierno, y bastará que depositándose previamente tres ejemplares de la obra en la biblioteca pública de Santiago, se anuncie en el frontispicio a quien pertenezca. Libros, partituras, ensayos otros." Pprotegiendo los derechos de quienes trabajan con el pensamiento, esto es, escritores, músicos, artistas plásticos, profesores, científicos y de todos cuantos inscriban obras de este carácter.

1925 Publicado Diario Oficial el 5 de mayo 1925

  • Artículo l.o La propiedad intelectual se constituye por su inscripción en el Registro que se llevará en la Biblioteca Nacional, se rije por esta Ley y consiste en el derecho exclusivo de distribuir, vender o aprovechar con fin de lucro una obra de la inteligencia por medio de la imprenta, litografía, grabado, copia, molde, vaciado, fotografía, película cinematográfica, discos de gramófono, rollo para instrumento mecánico, ejecución, conferencia, recitación, representación, traducción, adaptación, exhibición, trasmisión radio-telefónica ,o cualquier otro medio de reproducción, multiplicación o difusión,
  • Art. 2.o Los autores de todo género de escrito o de composiciones de música pintura, dibujo, escultura, mapas o planos, proyectos de ingeniería y arquitectónicos, obras teatrales, cinematográficas, fotográficas y en fin, aquellos a quienes pertenece la primera idea en una producción científica, literaria o artística, tendrán durante su vida, propiedad intelectual sobre esa producción.[7]

1935

Reglamento para el Cobro del 'Pequeño Derecho de Autor'(promulgado por Decreto Nº 5054) (1935)

El Departamento del Pequeño Derecho de Autor refundirá en un solo texto todas las disposiciones relativas a la fijación y cobro del pequeño derecho de autor contenidas en la ley número 5.563, de 10 de enero de 1935, en el DFL. número 35/6.331, de 19 de noviembre de 1942 y en el Decreto Universitario número 1.070, de 16 de Mayo de 1951, y sus modificaciones. Mientras se dicta el referido texto, la Comisión Permanente del Pequeño Derecho de Autor tendrá todas las facultades, funciones y atribuciones que correspondían al Departamento del Pequeño Derecho de Autor de la Universidad de Chile.

1970 Ley Nº 17.336 sobre Propiedad Intelectual

Se ordenó la creación del Departamento de Derechos Intelectuales. Este organismo depende desde su creación de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) y, de acuerdo con lo que le encomendó el Reglamento de la Ley, tiene a su cargo el Registro de Propiedad Intelectual, la atención de las consultas e informes que formulen o soliciten los particulares y los servicios públicos y el asesoramiento del Gobierno en todo lo relativo a derechos de autor, derechos conexos y materias afines.

1984

Reglamento para la Distribución de Derechos Conexos (promulgado por Decreto Nº 4764)

1992

Resoluciones Exentas del Ministerio de Educación N° 3.891

2009

Se presentó en el Congreso un proyecto de ley, que proponía: “Las radioemisoras, en su programación fonográfica diaria, deberán emitir al menos una quinta parte (20%) de música nacional”. De no cumplir, las emisoras deberían pagar multas de hasta 2 millones de pesos, lo que se duplicaría en caso de reincidencia.

2010 Ley N° 20.435

  • Modifica la Ley N° 17.336 sobre la Propiedad Intelectual.
  • Deróganse el Decreto-Ley de Propiedad Intelectual número 345, de 17 de Marzo de 1925, y la ley N° 9.549, de 21 de enero de 1950.

2010 Ley N° 17.336

Sobre la Propiedad Intelectual (2010)

El trabajo de fiscalización autoral

La SCD se encarga de tres actividades básicas: administración de licencias y autorizaciones a usuarios que deseen comunicar al público o bien grabar soportes sonoros o audiovisuales de creaciones musicales; la recaudación por conceptos de licencia y, por último, la distribución de estos derechos a los artistas.

"No hay ningún autor de música que hoy día esté en condiciones de ir radio por radio, canal por canal o local por local donde su obra se quiera ejecutar o difundir al público para otorgar un permiso a cambio de un pago. Por lo tanto, cuando hay usos masivos son organizaciones las que reúnen a todos los autores y en su nombre otorgan los permisos a cambio de una remuneración".

En este sentido, la principal tarea de la Sociedad es el cobro de los derechos de autor de sus socios o administrados directos, lo que incluye la recaudación de los creadores y los llamados derechos conexos, cuyos titulares son los productores e intérpretes.

Junto con pagar la autorización, el usuario debe entregar una nómina de las obras que utilizó, de modo que la SCD pueda asignar el dinero a quienes corresponda. Lista, que es fácil de obtener en el caso de conciertos, eventos, radios y TV, pero que presenta dificultades en el caso de locales pequeños que cuentan con aparatos reproductores. En estos casos, se realizan sondeos para determinar el tipo de música que difunden y a partir de eso repartir los derechos.

Las tarifas que cobra la SCD a los usuarios están definidas a través de una clasificación de los establecimientos que utilizan las obras, de acuerdo a la importancia que represente la música para cada giro o actividad. Así, el pago por derechos puede ir desde un porcentaje de los ingresos -en el caso de los conciertos o las discotheques- hasta una pequeña suma fija en el caso del transporte colectivo o tiendas de cualquier índole que utilicen las obras para fines de ambientación.

Si bien en el primer caso parece fácil detectar aquellos locales que deben cancelar permisos, en el segundo la tarea parece irse de las manos. Para fiscalizar este gran universo "hormiga", la SCD dispone de 30 supervisores, encargados mediante pesquisas en terreno de detectar los lugares donde se difunde música sin autorización. Una misión imposible, dirán algunos, pero que ya está dando frutos. "Te puedo decir que en Chile más de 7 mil locales entre zapaterías, peluquerías, tiendas de ropa para niños, entre otras; tienen hoy una licencia que permite que ellos legítimamente - a cambio del pago de un precio mensual- puedan utilizar música".

En otros países también existen sociedades similares, las cuales tienen un convenio con la SCD a través del cual la facultan a cobrar los derechos de los autores extranjeros que están suscritos a éstas. "Tenemos en este momento más de 70 contratos de este tipo, en virtud de los cuales representamos el conjunto de las obras que hoy día se están utilizando en el país".[8]

El camino recorrido y lo que falta por recorrer

Sin duda la SCD ha constituido un gran avance, no sólo en términos de propiedad intelectual, sino también como un organismo de gestión que ha contribuido a proteger y potenciar a los artistas nacionales en una gran cantidad de aspectos.

Tras conseguir su gestión autónoma en 1992, esta organización ha logrado ampliar en casi un 50% el número de usuarios que pagan derechos de autor. Por otro lado, la existencia de una corporación de esta naturaleza ha permitido negociar acuerdos tarifarios con distintas asociaciones de consumidores de música (supermercados, malls, radios, canales de TV), al tiempo que se consolida como la voz de la comunidad musical y un instrumento de negociación frente a los poderes públicos en materia legislativa.

En este sentido, Mahú destaca además el aumento considerable en el número de socios. A modo de ejemplo, en 1992 contaban con 700, cifra quintuplicada con los cerca de 3 mil 500 miembros actuales, lo que a su juicio refleja el buen desempeño que ha tenido la entidad en términos de recaudación. Si bien se ha avanzado bastante en materia de recaudación en los últimos años, hay un mercado incipiente en lo que a cobros por derechos de autor se refiere. Es el caso de los centros de eventos, donde se realizan diversas actividades en las cuales se utilizan obras musicales sin ningún tipo de autorización, lo que los convierte en un nicho que promete acrecentar las entradas de los autores que protege la SCD.

En una situación similar se encuentran los rubros de soportes digitales, que constituyen un potencial importante y que aún no ha sido explotado. Otros mercados emergentes corresponden al segmento de las empresas de buses, que hasta hace un par de años no pagaban permisos por este concepto, y la irrupción de locales de karaoke, que en su mayoría -aunque parezca increíble- operan sin pagar ningún tipo de derechos musicales.

Distinción de tarifas según usuario para el cobro de derechos de autor de obras musicales

El cobro por concepto de derechos distingue tarifas según la importancia de la música para los diferentes giros o actividades que la utilizan.

  • 1. Aquellos usuarios para los cuales la música es determinante para la actividad que desarrollan: discoteques, radios, canales de televisión en que un 70% de la difusión son contenidos musicales. En esos casos, se establece como regla general el pago de un porcentaje de los ingresos que perciban los establecimientos. Cuota que varía según el giro: de las ganancias de un concierto o recital el pago por este concepto es de un 5%. Las disqueras con pequeños volúmenes de venta cancelan un 10% de sus utilidades, mientras que las grandes compañías pagan el 9,75% de sus ingresos. Para el caso de la televisión el pago por derechos de este tipo alcanza el 1% de sus dividendos, mientras en el caso de las radios las tarifas varían entre un 3,75 y 2,5 %, dependiendo de la cantidad de música que difundan.
  • 2. Locales donde, si bien la música no es indispensable, ésta pasa a ser un atributo importante. Por ejemplo, en los restaurantes, en los hoteles (para la clasificación hotelera es determinante de acuerdo al reglamento, si tienen música en las habitaciones, equipos de TV, restaurantes con música), centros comerciales, etc.
  • 3. Establecimientos donde la música es totalmente prescindible. Es el caso de una peluquería, una zapatería, una tienda pequeña, donde el tiempo de permanencia del cliente es muy reducido y en que la difusión está destinada al recreo o la ambientación. En este caso lo que se cobra son pequeñas sumas fijas en función del tipo de establecimiento, no superior a los 25 mil pesos mensuales.

Nota: Existen otros valores fijados por la SCD, de acuerdo a tarifas negociadas con distintas asociaciones.[9]

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • La sigla SCD en computación e informática representa a el “Sistema de Computación de Datos” que sigue la normal y frecuente costumbre de usar ellas ante nombres largos y complicados.

Fuentes y Enlaces de Interés

Articulo escrito por M.A.Ducci

  1. Historia
  2. Santiago Schuster, Director General de la SCD
  3. Según lo dispuesto en la Ley N° 17.336 sobre Propiedad Intelectual
  4. SCD Vespucio
  5. Fuente:SCD
  6. Leyes
  7. Decreto-Ley
  8. Periodismo.uchile.cl
  9. Fuente: Jorge Mahú, director de estudios de la SCD

Enlaces de Interés en WikicharliE

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
  • Contacto Corporación Wikicharlie Chile: wikicharliechile@gmail.com
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/