¡Llegamos a 28.801.233 millones de visitas gracias a ustedes!

Proyecto Natick

De WikicharliE
Proyecto Natick
Bienvenido a Departamento de Sistemas e Informática

Presentación

Leona Philpot3.jpg

Proyecto Natick es un proyecto en curso de Microsoft, donde enormes contenedores de tres por dos metros y con 17 toneladas de peso, se colocaran en las profundidades marinas, como servidores, con todas las bases de datos que actualmente están por toda la tierra. Ahora nuestros datos personales estarán a cientos metros de profundidad, en red[1]

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

En efecto, Microsoft planea con este nuevo proyecto llamado Natick, bajar las bases de datos a las profundidades marinas. Pero no para enterrarlas y no volver a saber de ellas, todo lo contrario, para que estén más activas que nunca. Y es que si tomamos en cuenta que la mitad de la población mundial vive a 200 kilómetros de las costas, estas centrales submarinas harían la alegría de todos nuestros amigos ultra conectados que verían la información viajar mucho más rápido.

Leona Philpot1.jpg

Esta invasión de otros mundos tiene, según Microsoft, ventajas ecológicas, ya que el enfriamiento en tierra de este tipo de contenedores es costoso pues liberan una cantidad de calor comparable a la de miles de millones de computadoras; esto sucedería bajo el agua de “manera natural”, dice Microsoft. Sin embargo, la compañía no ha dado todavía información sobre el impacto ambiental de estas enormes fuentes de calor ajenas a los ecosistemas marinos en que se coloquen. Por otro lado, se planea utilizar la fuerza de las olas y de las mareas para alimentar con energías alternativas las bases de datos.

El año pasado se sumergió por tres meses a un kilómetro de las costas de California, un primer prototipo. Todos los dias, buzos verificaron el estado del contenedor, monitoreó a distancia con cámaras y sensores que registraban la humedad y temperatura al interior. Microsoft asegura que el contenedor logró incluso resistir el paso de una ola de tsunami.

Los futuros centros para bases de datos serán diseñados para poder llevar una vida acuática activa de cinco años, tiempo tras el cual deberán “jubilarse” y ser reciclados.

Este proyecto ve la luz en un contexto actual de saturación, por la necesidad de crear nuevos centros para bases de datos alrededor del mundo. Los ecosistemas submarinos al ser más uniformes que los terrestres pueden ser mejor controlados y abren la posibilidad de introducir en masa contenedores submarinos.

Reducción de energía

El proyecto elimina uno de los problemas más costosos de la industria de la tecnología: la factura del aire acondicionado y ectricidad en general. Los centros de datos de hoy en día, que el poder de todo, desde la transmisión de vídeo a las redes sociales y correo electrónico, contienen miles de servidores que generan gran cantidad de calor.

Poner este proyecto bajo el agua fría del océano podría solucionar el problema. También puede responder a las exponencialmente crecientes demandas de energía del mundo de la informática, ya que Microsoft está considerando la vinculación del sistema, ya sea con una turbina o un sistema de energía de las mareas para generar electricidad.

El nombre clave de Proyecto Natick, podría dar lugar a líneas de tubos de acero gigantes unidos por cables de fibra óptica situados en el fondo marino. Otra posibilidad sería suspender contenedores con forma de caramelos de goma debajo de la superficie para capturar la corriente oceánica con las turbinas que generan electricidad.

Tal idea radical podría encontrarse con obstáculos, entre ellos las preocupaciones ambientales y los problemas técnicos imprevistos. Pero los investigadores de Microsoft creen que por los medios de la producción de las cápsulas, podrían reducir el tiempo de despliegue de nuevos centros de datos a partir de los dos años que ahora adquiere tierras a sólo 90 días, que ofrece una gran ventaja de costos.

Incrementar la Velocidad

Los contenedores o servidores bajo el agua, ayudaran a que el servicio web funcione más rápido. Gran parte de la población del mundo ahora vive en centros urbanos cercanos a los océanos, pero lejos de los centros de datos, por lo general construidos en lugares fuera de las ciudades. La capacidad de colocar potencia de cálculo cerca de los usuarios, disminuye el retardo o latencia, que es un gran problema para los usuarios de Internet.

"Durante años, los principales proveedores de la nube han búscado sitios en todo el mundo, para aprovechar la energía verde, y esta es la oportunidad", dijo Larry Smarr, físico y especialista en computación científica que es director del Instituto de California de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información en la Universidad de California en San Diego.

2014 la historia

Los ingenieros en una rama de investigación de Microsoft, comenzaron a pensar en un nuevo enfoque para acelerar considerablemente el proceso de añadir un nuevo poder a los llamados sistemas de cloud computing.

Leona Philpot2.png

"Cuando usted saca su teléfono inteligente, cree que está usando este pequeño equipo, solito, pero en realidad está utilizando más de 100 computadoras en esta cosa, llamada la nube", dijo Peter Lee, vicepresidente corporativo de Microsoft Research. Entonces usted debe multiplicar eso por miles de millones de personas.

Recientemente, la compañía completo un ensayo de 105 días de una cápsula de acero de 3 metros de diámetro y a 10 metros bajo el agua en el Océano Pacífico, frente a la costa central de California, cerca de San Luis Obispo. Controlado desde las oficinas de Microsoft, con un éxito más halla de lo esperado.

Los investigadores se habían preocupado de los fallos de hardware y fugas. El sistema bajo el agua fue equipado con 100 sensores diferentes para medir la presión, la humedad, el movimiento y otras condiciones para entender mejor lo que es para operar en un entorno en el que es imposible enviar un técnico en el medio de la noche.

El sistema funciono a la perfección. Eso llevó a los ingenieros para extender el tiempo del experimento, funcionando incluso con procesamientos de datos comerciales en la nube Azure de Microsoft.

El grupo de investigación comenzó a diseñar un sistema bajo el agua que es tres veces más grande. Será construido en colaboración con un desarrollador (todavía-a-ser-elegido) de un sistema de energía alternativa basada en el océano. Los ingenieros de Microsoft dijeron que esperaban un nuevo juicio para comenzar el próximo año, posiblemente cerca de Florida o en el norte de Europa, donde hay proyectos de energía océano extensas en marcha.

El sistema

Es un tubo de acero blanco grande, cubierto con intercambiadores de calor, con sus extremos sellados por placas de metal y grandes pernos. En el interior es un único centro de datos estante de computación que se bañaba en nitrógeno a presión para eliminar eficazmente el calor de los chips de computación, mientras que el sistema fue probado en el suelo marino.

La idea para el sistema bajo el agua provenía de un trabajo de investigación escrito en 2014 por varios empleados de centros de datos de Microsoft, incluyendo uno con experiencia en un submarino de la Armada.

Norman A. Whitaker, el director gerente de proyectos especiales en Microsoft Research y el ex subdirector de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono, o Darpa, dijo que el concepto de servidor bajo el agua fue un ejemplo de lo que los científicos de la Darpa llamados "refactoring", habían pensado.

Incluso si poner un gran submarino tubo computing parece inverosímil, el proyecto podría conducir a otras innovaciones, dijo. Por ejemplo, las nuevas cápsulas submarinos están diseñados para ser dejado en su lugar sin mantenimiento durante hasta cinco años. Eso significa que los servidores en su interior tienen que ser lo suficientemente resistentes para durar tanto tiempo sin necesidad de reparaciones.

Proyecto Natick bajo el agua.jpg

También están repensando la alineación física de los centros de datos. En este momento, los servidores se colocan en bastidores, para que puedan ser mantenidas por los seres humanos.

En un primer experimento, los investigadores de Microsoft dijeron que estudiaron el impacto que sus contenedores de computación podrían tener en los entornos subacuáticos frágiles. Para ello utilizaron sensores acústicos, para determinar si las unidades de hilado y los procesadores en el interior, se escuchaba en el agua circundante lo que les dio como resultado "cero" intervención del sonidol. Lo que si les llamo la atención, fueron los "chasquidos" de los camarones que nadaba junto al sistema.[2]

Fuentes y enlaces de interés

  1. arstechnica.com/Microsoft’s new way of cooling its data centers: Throw them in the sea/1feb 2016
  2. bidnessetc.com/Microsoft Corporation New Data Centers will Hum Deep Under the Sea

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas