° ¡Llegamos a 28.900.477 millones de visitas gracias a ustedes!

Origen de la frase Keep calm and carry on

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
Origen de la frase Keep calm and carry on
Bienvenido a Curiosidades

Presentación

Keep-calm.png

Hace tiempo que veo esta frase por todos lados, inclusive en buses chilenos, tazones, cojines, poleras, cuadros, carcasas de celulares y almohadones. Me llamo la atención, pero de donde venia esta frase que últimamente es tomada como una especie de sinónimo de lo cool y lo británico, donde cientos de memes[1] la unen a situaciones e historias diarias que recorren Twitter y VisualXpress[2], pero pocos conocen el verdadero origen de esta frase.

WikicharliE Patrimonio de Chile

1939

En el Reino Unido empezaba a sentirse la amenaza de la Segunda Guerra Mundial. Con la posibilidad de un ataque cada vez más cerca, el gobierno Británico resolvió que era necesario tomar medidas para levantar la moral de la ciudadanía y preparar a los ciudadanos ante una posible guerra.

Entre los planes, surgió la idea de crear afiches con frases motivadoras en las áreas más susceptibles a ataques. Las frases elegidas fueron «Your Courage, Your Cheerfulness, Your Resolution Will Bring Us Victory» («Tu coraje, tu alegría, tu resolución nos llevarán a la victoria»), «Freedom Is in Peril. Defend It With All Your Might» («La libertad peligra. Defiéndela con todas tus fuerzas») y, por supuesto, «Keep calm and carry on».

Las frases y el diseño fueron elegidos cuidadosamente para que se destacaran en un mar de otros pósteres con publicidades comerciales y lograran su cometido de preparar a los británicos para la cruda posibilidad de una guerra.

La campaña fue un desastre absoluto, los afiches no fueron nada bien recibidos entre la población del Reino Unido. En total, se imprimieron cerca de 2,5 millones de copias del póster de Keep Calm, pero se tomó la decisión de guardarlo hasta que se produjeran ataques aéreos serios, por lo que muy pocos llegaron a ver la luz durante la Segunda Guerra Mundial.

2000

Los afiches fueron olvidados y permanecieron en la oscuridad hasta que, en el año 2000, Stuart Manley, dueño de una librería de libros de segunda mano, encontró una copia en una caja con libros que había comprado en una subasta.

Este descubrimiento fortuito le dio una segunda vida a la frase y le permitió seguir adelante. Se podría decir que los afiches estaban adelantados a su época ya que, si bien sus contemporáneos los rechazaron, el siglo XXI los recibió con brazos abiertos. Ni bien Manley y su esposa decidieron colgar el póster encontrado en su librería, los clientes comenzaron a preguntar dónde podían obtener copias y ese fue solo el comienzo del fenómeno popular en que se convirtió Keep Calm and Carry On.

La histórica frase pasó de ser un oscuro presagio de la guerra a una simple moda más viralizada por millones de personas de todo el planeta.

Detalles de la historia

Cuando el 1 de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia, la Segunda Guerra Mundial se convirtió en inevitable. Gran Bretaña se sabía amenazada. La política de Neville Chamberlain respecto al III Reich terminó cuando el propio Primer Ministro ya en los últimos estertores de su mandato, elevaba a Jorge VI la declaración de guerra a Alemania.

Chamberlain, débil de salud y carácter, acabaría cediendo su puesto de primer ministro a Winston Churchill, que ya en 1939 había asumido, por segunda vez, el cargo de Primer Lord del Almirantazgo. El estadista británico, con criterio e inteligencia, ordenó a la Royal Navy reforzar las defensas marítimas, muy especialmente Scapa Flow, porque temía que la fuerza submarina de la Kriegsmarine pudiera ser decisiva. Había de serlo: el hundimiento del mercante Athenia a cargo de uno de temidos U-Boats del Reich dejaba patente que gran parte de la victoria se decidiría en el mar.

Winston Churchill

No obstante, además de cuestiones militares, Churchill también debía atender a cuestiones más líricas. La Segunda Guerra Mundial también se libró en el campo de la letra impresa. Y el Ministerio de Información británico tenía que pensar en cómo mantener la moral de los súbditos del Rey Jorge ante las influyentes y letales campañas del sombrío Ministerio de Propaganda Nazi, dirigido por Goebbels.

Con las costas británicas amenazadas y los raids aéreos de la Luftwaffe asolando Londres (y no sólo Londres, el 9 de octubre de 1940, la aviación alemana bombardeaba Liverpool. Con la Luftwaffe bombardeando Inglaterra, la moral del pueblo estaba bajo mínimos. El Ministerio de Información mandó imprimir carteles con consignas moralizantes para el pueblo. Contemplaban varios escenarios: desde los ataques esporádicos a la invasión alemana de las islas.

El primer cartel decía:

Freedom Is In Peril. Defend It With All Your Might (traducido libremente: La libertad está en peligro. Defiéndela con toda tu fuerza), y fue distribuido con cierto éxito.

Freedom is in peril.jpg

El segundo

Your Courage, Your Cheerfulness, Your Resolution Will Bring Us Victory (Tu coraje, tu optimismo, tu resolución, nos llevará a la victoria)- también llegó a distribuirse, aunque con menor impacto.

Your courage.png

El tercer mensaje

Este estaba pensado para reforzar el ánimo de los británicos en caso de que Alemania invadiera Gran Bretaña. Y todo lo que supo, pudo o pensó hacer el Ministerio de Información británico ante semejante situación quedó concretado un este mensaje: Keep Calm and Carry On.

Keep-calm.png

Keep Calm and Carry On, la frase que enfurecio a los britanicos

No es difícil imaginar el gruñido de Winston Churchill al ver el trabajo de los "expertos en marketing" de la época, del Ministerio de Información. El pueblo entendió el mensaje como: “Vamos a ver: estamos suponiendo que los alemanes invaden Gran Bretaña. Que las agujas del Big Ben son reemplazadas por una esvástica. Que Adolf Hitler ordena demoler Buckingham Palace y levanta en el mismo suelo una réplica del Berghof de Berchtesgaden (Su refugio en Alemania). Que la colección de hijos de Goebbels se pasean alegremente por Hyde Park cantando canciones tirolesas, y todo lo que vamos a decir a los británicos es ‘Tranquilos y p’alante’”. Esto los enfurecio, era como un insulto, casi como déjense ganar y ríndanse. Ante tal escándalo e improperios hacia Winston Churchill, la corona y el gobierno, decidieron guardarlos.

Los carteles, aún imprimidos, no vieron la luz. Fueron enterrados en el pozo más hondo de la historia de la corona británica, aunque no se descartó su uso en caso de desastre mayor.

Lo curioso del caso es que en el año 2000 uno de esos carteles fue encontrado en una librería de Alnwick. Y se difundió su historia.

La Propiedad intelectual

Keep calm Collage.jpg

Y como según la ley inglesa los derechos de propiedad intelectual ya han prescrito, el mensaje, conservando su diseño original, se reimprimió libremente. En carteles. En tazas. En camisetas. En llaveros. En todos los soportes imaginables. Y en todas las versiones posibles. Nunca nadie reclamo su autoría, si así hubiese sido, hoy esos parientes serían millonarios.

Enlaces de Interés

  1. imgflip/Meme generator
  2. visualxpress.cl/Sitio oficial

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

{{#leaseEnWikicharliE: Departamento Origen de las palabras }}