° ¡Llegamos a 30.505.999 millones de visitas gracias a ustedes!

Monsanto

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
  Monsanto   Bienvenido a Organizaciones  

Presentación

Logo Monosanto.png

Monsanto Company es una multinacional estadounidense cotizada en bolsa productora de agroquímicos y biotecnología destinados a la agricultura. La sede de la corporación se encuentra en Creve Coeur, San Luis, en el estado de Missouri. Es líder mundial en ingeniería genética de semillas y en la producción de herbicidas, el más famoso de ellos es el glifosato, comercializado bajo la marca Roundup.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Fundada en 1901 por John Francis Queeny, Monsanto producía en un principio aditivos alimentarios como la sacarina y la vainillina; en la década de 1920 ya producía numerosos productos químicos industriales como ácido sulfúrico y PCB y en la década de 1940 se había convertido en un importante productor de plásticos, incluyendo poliestireno y fibras sintéticas. Monsanto consiguió logros notables en el campo de la industria química y sus científicos estaban a la vanguardia de la investigación en hidrogenación asimétrica catalítica; la compañía fue la primera en producir en masa diodos emisores de luz (LED). La compañía también fabricó productos polémicos como el insecticida DDT, los PCB, la somatotropina bovina recombinada y el Agente Naranja, utilizado en la guerra de Vietnam por Estados Unidos y responsable de la muerte de cientos de miles de personas y de la destrucción o daño de millones de hectáreas de selva y cultivos

2005 Condenas por soborno en Indonesia

En enero de 2005 Monsanto acordó pagar una multa de 1.5 millones de dólares por sobornar a un funcionario indonesio. Admitió que un alto directivo de la empresa ordenó a una compañía consultora indonesia dar un soborno de US$ 50.000 a un funcionario de alto nivel en el Ministerio del Medio Ambiente de Indonesia en el 2002, a fin de evitar la evaluación del impacto ambiental sobre su algodón genéticamente modificado. Monsanto ordenó a la compañía disfrazar una factura para el soborno como "costos de consultoría". Monsanto también ha admitido pagar sobornos a varios otros altos funcionarios indonesios entre 1997 y 2002. La empresa hizo frente a cargas criminales y civiles del Ministerio de Justicia y la Comisión de Valores y Bolsas de Estados Unidos (SEC). Se acordó pagar US$ 1.000.000 al Ministerio de Justicia y US$ 500.000 al SEC para cumplir la multa de soborno y otras violaciones relacionadas. El 5 de marzo de 2008 el acuerdo de procesamiento aplazado contra Monsanto fue negado con prejuicio (sin oposición por el Ministerio de Justicia) por la Corte de Distrito de los EE.UU. para el Distrito de Columbia, de tal modo indicando que Monsanto se había ceñido completamente con las condiciones del contrato. Actualmente es investigada la empresa por la corte de justicia de los EE.UU.[1]

2013 Jornada Internacional contra Monsanto

El 18 de julio de 2013 se realizaron marchas y protestas contra la mayor productora mundial de semillas transgénicas y a la vez contra compañías similares, en más de 40 países del mundo y cientos de ciudades en coordinación. Los motivos fueron la falta de etiquetas a los productos transgénicos aduciendo daños a la salud humana y las prácticas abusivas presuntamente cometidas por la transnacional contra los agricultores. Uniéndose a la jornada, el grupo de piratas informáticos Anonymous llamó a la sociedad a través de su cuenta en Twitter a “no alimentar a sus hijos con la basura de los productos modificados genéticamente”.

En Chile ha habido protestas en contra de 3 senadores que apoyan una ley llamada "Ley Monsanto".

Ley Monsanto, amenaza soberanía alimenticia de Chile

Tomate Monsanto.jpg

La Ley de Obtentores de Vegetales, conocida como la Ley Monsanto, que obliga a pagar por el uso de semillas transgénicas, amenaza la soberanía alimenticia de Chile, según Claudia Pailef, consejera nacional indígena en la región de Los Lagos. Pailef hizo un llamamiento a la ciudadanía, en especial a las comunidades campesinas e indígenas de la zona, para que evalúen la actuación de los parlamentarios, y expresen su determinación a través del voto.

La medida legislativa fue presentada por la presidenta Michelle Bachelet y fue acelerada por la administración de Sebastián Piñera.

La Ley Monsanto, que establece pagos por la propiedad intelectual de las semillas transgénicas, deja sin protección, según los activistas, a los pequeños agricultores, ya que las semillas patentadas por grandes transnacionales y corporaciones privadas estarán gravadas con un precio en el que ellos no tendrán influencia.

Mientras tanto, los legisladores aseguran que existe información confusa al respecto, sobre todo en lo relativo a la semilla nativa. Así, Haroldo Salvo-Garrido, director del Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola (CGNA)[2] sostiene que la ley no contempla la utilización de la transgenia, sino que establece un marco de protección en torno a los derechos intelectuales sobre la creación y producción de variedades nuevas.

En agosto más de 10 ciudades chilenas se sumaron y mostraron su rechazo a la 'ley Monsanto'. Las protestas fueron convocadas por organizaciones que promueven la campaña ‘Yo No Quiero Transgénicos en Chile’, con el objetivo de frenar la polémica normativa.

Monsanto gasta 4,6 millones de dólares en una campaña para no etiquetar transgénicos

El gigante norteamericano de productos agrícolas transgénicos ha invertido 4,6 millones de dólares en una campaña antilobby para no tener que informar a los consumidores sobre los ingredientes transgénicos.

El gigante biotecnológico Monsanto, el mayor productor de semillas genéticamente modificadas, trata de combatir la iniciativa I-522, que obliga a los productores a etiquetar los alimentos genéticamente modificados.

El nuevo proyecto de ley será votado en noviembre en el estado de Washington, en EE.UU, y a pesar de que la iniciativa ha encontrado un fuerte apoyo entre la población del estado y las grandes empresas, como Dr. Bronner’s Magic Soaps y Ben & Jerry's Ice Cream, la multinacional estadounidense no pierde la esperanza de cambiar la situación financiando una campaña y organizando a activistas para promover una decisión favorable a su causa, en la que han invertido ya 4,6 millones de dólares.

En 2012 Monsanto ya acometió empresas similares, cuando desembolsó 44 millones de dólares para un campaña antilobby en California, cuando se argumentaba que el etiquetado provocaría el aumento del precio de los alimentos y que es anticientífico.

Los productos genéticamente modificados han causado varias controversias y discusiones sobre su seguridad y el impacto en la salud humana. En mayo de 2013 se desataron fuertes protestas populares contra Monsanto y otras empresas transgénicas que niegan a etiquetar su producción.

Los mitos que Monsanto quiere que creamos

Los activistas no se rinden ante los gigantes transgénicos y, a pesar de que poseen menos recursos, hacen lo posible para llamar la atención sobre el problema de los organismos genéticamente modificados, conocidos también como OGM.

En Francia el Consejo de Estado anuló el decreto que prohibía desde marzo de 2012 cultivar en territorio del país semillas de maíz transgénico de la multinacional estadounidense Monsanto.

La polémica entre los partidarios y los opositores de este tipo de productos no cesa ni en el espacio virtual. Así, esta semana un grupo de empresas biotecnológicas, incluida Monsanto, creó un foro en línea para combatir las crecientes críticas a las que son sometidas por parte de los movimientos sociales que se oponen a los productos modificados genéticamente a causa de sus efectos nocivos.

Daisy Luther, una activista y escritora independiente de EE.UU., ha compilado en su sitio web la lista de los mitos más relevantes sobre los transgénicos que "Monsanto quiere que creamos".

Mito 1: No Nadie es nociva para la salud

Nadie ha comprobado que los OGM sean nocivos para la salud. Los portavoces de Monsanto han afirmado muchas veces que es falso que se haya demostrado que los organismos genéticamente modificados son perjudiciales para la salud.

La realidad

Varios estudios realizados por expertos asocian las dietas basadas en OGM a tumores grotescos, fallos de los órganos, lesiones gástricas, daños hepáticos y renales, reacciones alérgicas severas e incluso con la muerte prematura.

Mito 2: La tecnología

La tecnología empleada para obtener OGM es comparable a los cruces tradicionales para mejorar la resistencia de los cultivos "¿Quiere oír algo interesante? Es posible que todo lo que usted ha comido durante toda la vida fuera genéticamente modificado. Y lo mismo se puede decir de sus padres... y de sus abuelos. Durante más de 10.000 años los seres humanos han criado selectivamente plantas y animales. Las vacas que usted ve en los campos tienen poco parecido con los antiguos uros de los que descienden. Y el maíz que usted come es la versión doméstica de una planta salvaje llamada 'teocinte'", dice la página oficial de Monsanto.

La realidad:

"A diferencia de las semillas híbridas, las semillas de los OGM no se crean con métodos naturales de baja tecnología. Las variedades genéticamente modificadas de las semillas se obtienen en un laboratorio con sofisticados métodos de alta tecnología como la manipulación genética. […] Por ejemplo, Monsanto ha cruzado el material genético de una bacteria conocida como 'Bt' ('Bacilo thuringiensis') con el maíz. El objetivo era crear una planta resistente a las plagas. Esto significa que cualquier parásito que intente comer la planta de maíz morirá, ya que el pesticida forma parte de las células de la planta", se explica en un artículo del portal The Food Renegade.

Mito 3: No hay diferencias nutritivas entre los OGM y los alimentos tradicionales

Las empresas de biotecnología insisten en que no hay ninguna diferencia entre los nutrientes que contiene la comida genéticamente modificada y los de los productos orgánicos

La realidad

Un informe publicado en el blog Moms Across America este marzo indica que sí existen diferencias nutricionales entre el maíz transgénico y el orgánico. El informe realizado por la compañía productora de maíz orgánico De Dell, la única de este tipo en Canadá, mostró que no solo los valores nutritivos son diferentes, sino que los niveles de elementos tóxicos también varían.

Mito 4: Los OGM no dañan el medio ambiente

Las compañías transgénicas insisten en que el cultivo de organismos genéticamente modificados no es más perjudicial para el medio ambiente que el cultivo de productos orgánicos.

La realidad

Como ejemplo la autora del artículo cita la isla de Molokai, en Hawái, donde la calidad del agua y del aire es deplorable por culpa de una instalación para experimentos de Monsanto de casi 800 hectáreas ubicada en esa zona.

'Süddeutsche Zeitung' ha publicado un artículo que describe cómo los partidarios y exempleados de las compañías transgénicas han declarado una 'ciberguerra' contra los ecoactivistas y los científicos independientes, poniendo como ejemplo la multinacional Monsanto, cuyos empleados a veces ocupaban altos cargos en el Gobierno de EE.UU. y varias instituciones oficiales, y algunos de los cuales tienen estrechos vínculos con el estamento militar e incluso la CIA.

Fusión Bayer-Monsanto

  • 30 sept 2016

La compañía alemana adquirirá a la estadounidense por US$66.000 millones, a un precio de US$128,00 por acción.

Las dos firmas hicieron el anuncio este miércoles, un acuerdo que superará a los US38.000 millones que pagó Daimler por Chrysler en 1998. La anunciada compra de la corporación alemana Bayer a la estadounidense Monsanto traerá consigo una reducción en la inversión para el desarrollo científico, dijo Nóvosti el director ejecutivo de la empresa agroindustrial Los Grobo, Horacio Busanello.

Se estima que la compra se concrete en 2017, tras la aprobación de los organismos regulatorios de Estados Unidos, Canadá, Brasil y la Unión Europea, según dijo el director ejecutivo de Monsanto, Hugh Grant, tras confirmar el compromiso de compra-venta.

Si Bayer renuncia a la operación, deberá pagar 2.000 millones de dólares de multa. Una vez hecha la fusión, Bayer-Monsanto podría acaparar el 25% del mercado mundial de venta de semillas. Lea más: Bayer compra Monsanto por $66.000 millones Esto constituirá una posición dominante de la empresa que tendrán que evaluar muy severamente los organismos de control de Argentina, Paraguay y Uruguay para que no perjudique a los productores, observó Busanello. Logo de la corporación Monsanto © AP Photo/ Seth Perlman

Qué está detrás de la millonaria compra de Monsanto

La empresa alemana es mundialmente conocida por sus medicamentos, pero su actividad va más allá de la industria farmacéutica. Bayer también produce e investiga pesticidas, abonos e ingeniería genética.

Mientras que un 49% del negocio de Bayer proviene del sector farmacéutico, un 26% procede de Covestro —división especializada en materiales científicos— y un 22% del negocio agrícola, La compra de Monsanto se da en una época de reorganización en el sector agrícola mundial. En febrero de 2015, la multinacional china ChemChina adquirió a la suiza Syngenta. Además, el año anterior, Dow Chemical se unió a Du Pont, ambas estadounidenses, para formar un gigante conglomerado agrícola.

Al concluirse la compra, el conglomerado Bayer-Monsanto se convertirá en el mayor suministrador agrícola mundial. Se estima que unos 50% del volumen de negocio de la compañía estará relacionado al mercado agrícola. La compra debe concretarse en 2017, y, en caso de renunciar a la adquisición, el gigante farmacéutico alemán deberá pagar 2.000 millones de dólares de multa.[3]

Fuentes y Enlaces de Interés

  • The Globe and Mail, June 12, 2008. 'Last Ghost of the Vietnam War'
  • Dohoo IR, DesCôteaux L, Leslie K, et al (2003). "A meta-analysis review of the effects of recombinant bovine somatotropin. 2. Effects on animal health, reproductive performance, and culling". Can. J. Vet. Res. 67 (4): 252–64.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

{{#leaseEnWikicharliE: Organizaciones }}