¡Llegamos a 25.998.700 visitas gracias a ustedes! ☆

Masacre de la Pampa Irigoin, en Puerto Montt

De WikicharliE
Banner Historia de Chile en WikicharliE.png
Masacre de la Pampa Irigoin, en Puerto Montt
Bienvenido a Departamento Historia de Chile de WikicharliE

9 de marzo de 1969, Puerto Montt

Funeral victimas de la masacre de Puerto Montt 1969.

La Masacre de la Pampa Irigoin o Masacre de Puerto Montt o masacre de Pampa Irigoin, ocurrida el 9 de marzo de 1969, es un trágico acontecimiento en la historia de la provincia de Llanquihue, Región de Los Lagos, Chile, ocurrido durante el gobierno demócrata cristiano de Eduardo Frei Montalva. Diez pobladores murieron a manos de efectivos de carabineros de Chile —incluyendo un menor de nueve meses de edad que falleció a causa del gas lacrimógeno— y otras setenta personas (entre carabineros y ocupantes) resultaron heridas con diversa gravedad. Las responsabilidades políticas por lo sucedido han sido objeto de larga polémica en Chile, siendo el principal acusado el entonces ministro del Interior Edmundo Pérez Zujovic.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

9 de marzo de 1969: Un domingo a las 7:00 Am, un conjunto de no más de setenta familias que había ocupado terrenos en Pampa Irigoin, en Puerto Montt, fue asaltado por fuerzas de Carabineros (no hay cifras oficiales sobre la tropa y no es posible establecer la cantidad exacta a través de testigos, pero no bajaría de 200 hombres). Llegaron por la Carretera Panamericana, en donde se estacionaron a un costado de los terrenos ocupados, y atacaron de inmediato, lanzando bombas lacrimógenas y quemando las improvisadas viviendas de madera y cartón del campamento de pobladores. Fue media hora de asalto inhumano, que es difícil de reconstruir en todos sus detalles. Como en "crímenes colectivos" de gobiernos anteriores, la verdad será cuidadosamente ocultada y los hechos tergiversados para defender la actuación de la fuerza represiva.

El incendio del campamento contribuyó a agigantar el horror de la matanza y despertó visiones espantosas en los pobladores, principalmente en las mujeres, que a veces se confunden con la irrealidad. Se tendrá que esperar pruebas más concretas para ser entregadas como verdades. Entre estas escenas están las de carabineros arrastrando cadáveres hasta las llamas para hacerlos desaparecer.

Relatos recogidos en Puerto Montt de labios de testigos y protagonistas de los incidentes del nueve de marzo permiten reconstruir a grandes rasgos los movimientos de carabineros y pobladores. Los carabineros entraron sorpresivamente lanzando bombas lacrimógenas al sitio donde se levantaban los rucos. Los pobladores salían de las mejoras empujados por los gases, pero debían huir de inmediato para escapar a la lluvia de piedras con que los recibía afuera la policía. Este método les permitió a los carabineros desbandar en pocos momentos a hombres, mujeres y niños que, dormidos o despiertos, estaban en los terrenos ocupados.

Un muchacho de quince años, comenzó a golpear fierros entre si en un esfuerzo desesperado por llamar a los vecinos de la población Manuel Rodríguez. Estos se despertaron con las detonaciones de las bombas lacrimógenas, las carreras de los pobladores y los gritos de mujeres y niños. Grupos de esos vecinos acudieron en ayuda de los ocupantes sin casa, tratando de organizar con ellos algún tipo de defensa. Parapetados en los rucos más cercanos a la población Manuel Rodríguez, respondieran con piedras a los carabineros e incluso por algunos momentos lograron ganar terreno mientras la fuerza policial retrocedía impactada por la audacia de los pobladores. En este lapso y posteriormente, se produjeron combates cuerpo a cuerpo entre pobladores y carabineros, en que los primeros se defendían con palos arrancados a sus propias ranchas que eran destruidas sistemáticamente por los uniformados. Cuando la policía fue obligada a retroceder por las débiles e inorgánicas fuerzas de los pobladores, el coronel Apablaza, al mando de las operaciones, ordenó abrir fuego. Los carabineros cambiaron las piedras por las balas y entraron a saco disparando tiro a tiro, escogiendo a las víctimas. En las primeras descargas cayeron tres hombres y numerosos heridos. Los disparos provocaron el desbande de los pobladores, aun cuando los mes decididos continuaron luchando armados de piedras y garrotes, parapetados detrás de las mejoras. Para despejar el lugar y barrer las últimas defensas de los pobladores, se ordenó quemar las ranchas. Esta labor se completó totalmente, alimentando algunas hogueras con tablas de las mejoras más cercanas.

Fue una masacre inútil, porque la situación pudo haber sido controlada con disparos al aire. Fue una masacre premeditada, porque los carabineros, al menos sus jefes, tuvieron tiempo y todas las posibilidades para medir cada paso. Fue una masacre a sangre fría, porque los impactos que muestran los cadáveres y los heridos (sólo uno cada uno) señalan que los carabineros se dieron tiempo de escoger su blanco. Innumerables testigos vieron cómo los policías hay tres de ellos nominados: carabineros, Méndez, Rosas y González), echaban rodilla a tierra y disparaban al bulto. Tres de los muertos cayeron cuando se asomaban al lugar de los hechos por entre las ranchas de las poblaciones colindantes. Fueron los últimos caídos, cuando ya carabineros había limpiado de pobladores los sitios ocupados y era dueño absoluto de la situación, aunque seguían disparando a matar al primero que se asomara.

La presencia de mujeres y niños en el lugar, es otro factor que descarta la posibilidad de que los pobladores hubieran ofrecido una resistencia seria, concebida como un plan organizado para rechazar la intervención policial.

El Departamento de Informaciones de la Dirección de Investigaciones no desconoce la naturaleza pacífica del movimiento de "Los sin casa " y ello hace que se mire con mayor alarma las informaciones precipitadas que entregó en los primeros momentos el Subsecretario del Interior, Juan Achurra. De la misma manera las autoridades de gobierno en Santiago desconocieron otros detalles básicos de la ocupación de los sitios en Pampa Irigoin, que una vez revelados dejaron como falsas y gratuitas las enfáticas afirmaciones de Achurra Larraín.

Tales detalles se refieren al tiempo en que venían ocupándose los terrenos. Pampa Irigoin se encuentra a tres kilómetros del centro de Puerto Montt, en la parte alta. Son terrenos de mala calidad, que el dueño mantiene abandonados. El avanzado grado de humedad de la tierra la ha transformado en suelos semipantanosos. La mayor parte de la pampa (bautizada así por los sin casa) está poblada por extensos grupos de ranchas de madera levantadas en anteriores ocupaciones. Entre esas poblaciones se encuentra la unidad Manuel Rodríguez (sin luz ni agua potable), que fue ampliada en otra toma posterior. Desde el martes 4 de marzo comenzaron a llegar pequeños grupos de familias a las últimas tres hectáreas que restaban de la Pampa Irigoin: una puntilla en triángulo ubicada entre la ampliación de la población Manuel Rodríguez y la Carretera Panamericana.

Fueron levantando de a poco sus casas, sin que a nadie le llamara la atención. El día viernes llegó el grupo mes numeroso de familias sin casa, que completó un total no superior a 70 grupos familiares. El sábado siguiente el mayor de carabineros Rodríguez fue en busca del regidor socialista y diputado electo Luis Espinoza Villalobos, para pedirle que lo acompañara a parlamentar con los pobladores sin casa. En el terreno, el oficial ofreció todo tipo de garantías, inició un empadronamiento de las familias y sólo les pidió que respetaran las líneas divisorias de los sitios que ocuparan en definitiva. El oficial dijo a los pobladores que volvería después de uña hora para recoger el resultado de la encuesta. Los pobladores no lo vieron hasta el día siguiente, dirigiendo a sus hombres en el sangriento desalojo.

Toma de la Pampa Irigoin

El regidor Espinoza fue detenido el domingo, diez minutos después de la una de la madrugada (es decir, seis horas antes de los incidentes), en la Carretera Panamericana, a la entrada de la ciudad, cuando regresaba de Llanquihue, donde pasó toda la tarde del sábado en concentraciones del Partido Socialista. Detenido por Investigaciones fue trasladado al cuartel de este servicio en Puerto Montt. Desde la pieza donde lo mantenían incomunicado, el regidor Espinoza tuvo la oportunidad de escuchar el diálogo de los jefes de carabineros, coronel Apablaza y mayor Rodríguez, que esperaban en la pieza contigua respuesta a la solicitud hecha a Investigaciones para que les fuera entregado el detenido. Apablaza, según la versión que entregó el regidor Espinoza a su abogado, Mario Fuenzalida, y que posteriormente puso en conocimiento de la Corte de Apelaciones de Valdivia, dijo al mayor Rodríguez: "Las órdenes de desalojo son perentorias, aunque haya muertos, y esta es la única manera de parar a este desgraciado de Espinoza".

Espinoza fue detenido por orden del intendente subrogante de Llanquihue, Jorge Pérez Sánchez, destacado personero de la Democracia Cristiana de la zona, donde conservaba debilitado prestigio por sus características sico-patológicas. Su hermano Alfonso fue denunciado por el regidor Espinoza como autor del asesinato de una mujer que abandonaron individuos que se dieron a la fuga en las puertas del hospital de Puerto Montt. La víctima estaba herida a bala y murió poco después. Esta campaña del regidor Espinoza contra una mafia acomodada de Puerto Montt, hace presumir que la persecución de la familia Pérez Sánchez obedezca a una venganza de tipo personal. La detención de Espinoza horas antes del desalojo estaría explicada como un intento de mantener al regidor socialista bajo control de las autoridades, pero presumiblemente se habría cometido un error al enviar la orden de reclusión al personal de Investigaciones en lugar de hacerla llegar a Carabineros.

Si la matanza fue premeditada con el fin de aplastar a los pobladores sin casa y hacer recaer la responsabilidad en su líder, Luis Espinoza, este propósito no se cumplió. La Corte de Apelaciones de Valdivia puso en libertad incondicional a Espinoza, el lunes en la tarde, por "falta de méritos", propinando un duro golpe irreparable a la versión que estaba entregando el gobierno al país, y que señalaba como instigador de los sucesos al regidor socialista. Cuando Espinoza volvió a las poblaciones del alto de Puerto Montt fue saludado efusivamente por los pobladores y se colocó de inmediato al frente del movimiento. Pérez Sánchez fue retirado de su cargo, horas después de la masacre, aun cuando desde Santiago el Ministerio del Interior entregó una declaración respaldándole totalmente. Lo reemplazó el Jefe de la Plaza, Coronel de Aviación Antonio Espinace. El dogmatismo de los funcionarios de gobierno hizo que Espinace llamara la atención a un secretario del Ministerio del Interior destacado en Puerto Montt, y en conversación telefónica con Achurra Larraín reclamara por la insistencia del gobierno en culpar al regidor socialista de "profanar tumbas". "Ud. no puede lanzar esas acusaciones, dijo el coronel Espinace delante de dirigentes socialistas, cuando acá estoy arreglando las cosas precisamente gracias a la labor de Espinoza".

La orden de efectuar el desalojo y actuar "en consecuencia" la dio personalmente el Subsecretario del interior, Juan Achurra Larraín, al Intendente Pérez Sánchez, según lo reconoció el primero en declaraciones a la prensa. Este detalle impide que la matanza de Puerto Montt sea tomada sólo como producto de una querella personal de un funcionario mentalmente desequilibrado, como Pérez Sánchez. Esta acción fue más bien concebida dentro de una política criticada en el propio partido de gobierno, no bien se conocieron los detalles de la masacre.

El número de muertos ascendía a nueve en los momentos de cerrarse esta crónica, y se temía por la suerte de una de las mujeres hospitalizadas, herida a bala.

víctimas

La nómina oficial de las víctimas:

  • Rosamel Santana Chacón, 64 años, cinco hijos
  • José Flores Silva, 19 años, soltero, cesante
  • Wilibaldo Vargas Vargas, 31 años, 4 hijos
  • Luis Carlos Alderete Oyarce, 19 años, soltero
  • Arnoldo González Flores, 34 años, 6 hijos
  • Jovino Cárdenas Gómez, 29 años, 4 hijos
  • Federico Segundo Cabrera Reyes
  • José Heriberto Aros Vera
  • Róbinson Hernán Montiel Santana, de nueve meses de edad. Este bebé murió por inhalación de gases tóxicos, según la autopsia dada a conocer a este periodista por el doctor Félix Rosas, del Hospital de Puerto Montt.

Informe médico

El informe médico demuestra que no hubo heridos a bala entre los carabineros, como lo informó en un primer momento el gobierno. Sólo uno de ellos tiene quemaduras en la última falange del pulgar izquierdo, presumiblemente ocasionadas por un disparo de sus propios compañeros. El resto de los carabineros "heridos" (11 atendidos en la guardia del hospital) sólo presentan contusiones y hematomas productos de golpes de piedras lanzadas a distancia. Fueron dados de alta de inmediato con diagnóstico de "contusiones leves".

El hospital atendió 41 heridos, de los cuales 22 eran civiles heridos a bala, todos así como los cadáveres con un solo impacto. Este detalle ha hecho pensar a los pobladores que los carabineros sabían la identidad de las personas que mataron o hirieron. La mayoría de ellos son dirigentes de la campaña electoral de Luis Espinoza, que resultó electo diputado socialista por Llanquihue. El primer día fueron llevados al hospital los tres primeros cadáveres por los propios carabineros. Una cuarta víctima murió durante la operación. Dos cadáveres fueron trasladados al día siguiente, lunes, al hospital por un vehículo de la FACH. Sus familiares no los entregaron antes por temor a represalias. Varios de los familiares de los heridos y detenidos (16 en total, puestos en libertad posteriormente por el fiscal militar que instruye el proceso por "agresión a carabineros") fueron apresados cuando se acercaron a preguntar por sus nombres en el hospital de Puerto Montt. Otros dos pobladores murieron al segundo y tercer día sin poder recuperarse de las operaciones que les fueron practicadas a raíz de las heridas a bala que recibieron durante el desalojo. El menor Róbinson Montiel fue llevado por su propia madre al hospital el lunes en la mañana. Acababa de morir.

De los pobladores fallecidos, siete murieron por impactos en la región abdominal y uno por disparo que lo alcanzó en el tórax, pero que, como en otros casos, entró por la espalda. Por lo menos cinco de los caídos no pertenecían al grupo que ocupó los terrenos y murieron entre los que salieron en defensa de los sin casa o entre aquellos que fueron heridos cuando se asomaron entre las casuchas vecinas. En el hospital se practicaron en total 15 operaciones, todas por heridas a bala.

El informe médico se sumó a los antecedentes que, a medida que se iban revelando, derrumbaban punto por punto la versión del gobierno, entregada por boca del Subsecretario Juan Achurra Larraín.

La mujer de Wilibaldo Vargas, Ana Delia Águila Bahamondes, vio al carabinero Méndez cuando después de hacer puntería tumbó a su marido de un balazo (fusil SIG, calibre 30). Los pobladores hicieron saber a los familiares de Méndez y del carabinero Rosas (apodado el "cogote de pita") y del sargento primero González, que viven en la población Libertad, colindante con los terrenos tomados, que debían dejar el lugar. Los policías, que eran conocidos para los vecinos, fueron identificados de inmediato por los pobladores que vieron la matanza sin poder hacer nada.

La versión oficial

La versión oficial de Carabineros "atrapados" por una turba de pobladores sin control se deshizo como burda mentira, tejida a toda prisa. El gobierno apeló del fallo de la Corte de Valdivia, pues necesita una sentencia condenatoria contra Luis Espinoza para sostener su tesis de pobladores instigados por un "plan subversivo".

El gobierno intentó dar a estos hechos el carácter de un encuentro para el cual los pobladores estaban preparados, con un "sistema militar interno", y algunas publicaciones ("Diario Ilustrado" y "La Nación" en Santiago, y "El Correo", de Valdivia) hablaron de "guerrillas urbanas". Los acontecimientos demuestran que se trató apenas de una masacre, ejecutada a mansalva y a conciencia por los oficiales al mando de la tropa. La policía actuó armada y desarrollando un plan de ataque en contra de pobladores desarmados, que le respondieron primitivamente por un mecanismo natural de defensa.

Los medios

Los diarios locales publicaban una información sobre la situación de miles de pobladores de Puerto Montt hacinados en barracones insalubres levantados después del terremoto de 1960. Todas las promesas de traslado a sitios más habitables, no han sido cumplidas hasta el momento.

La miseria generalizada de la zona hace más dificultosa la situación de miles de pobladores sin casa, la mayoría cesantes que permanecen de allegados en otras casas o simplemente levantan rucas de madera y cartón en los faldeos de las quebradas. Las llamadas "poblaciones" del alto de Puerto Montt, son conjuntos de casuchas aplastadas por el peso de la lluvia, hundidas en la tierra pantanosa. El número de los sin casa aumenta día a día, alimentado por la emigración del campo a la ciudad. En ambas zonas, urbana y rural, la cesantía hace estragos, y la falta de soluciones reales al problema habitacional provoca tensiones permanentes en la región de Llanquihue. Los políticos no descartan la posibilidad de que las autoridades zonales, con el visto bueno de Santiago, hayan concebido la fórmula represiva, en los términos conocidos, para acallar a una masa miserable cada vez más exigente.

Funerales de la Pampa Irigoin

10 de marzo de 1969: En la Pampa Irigoin, al día siguiente de la matanza, los pobladores comentaban las consecuencias de los incidentes. Un estudiante secundario entró en un diálogo con la senadora comunista Julieta Campusano. Junto a otros pobladores reclamó de los acuerdos tomados el día anterior con las autoridades provinciales. El acuerdo comprometía a los partidos a no participar en nuevas tomas de tierra, a cambio de lo cual se retiraba la fuerza de carabineros y se reemplazaba por tropas del ejército, hasta que volviera la calma. "Estos acuerdos resienten la conciencia revolucionaria que puede lograr el poblador con estas experiencias", dijo el estudiante. "Usted es muy joven, señaló la senadora, y no sabe que la conciencia se forma lentamente. El pueblo, agregó, va conociendo así quiénes son sus enemigos. Porque hay que identificarlos claramente. En esta zona, señaló, salió elegido un democratacristiano y un nacional. No deben olvidarse de quiénes son ellos. Hoy ganamos un diputado socialista, mañana deberemos conseguir una nueva voz en el Parlamento, fortaleciendo nuestras conciencias revolucionarias".

Posteriormente la senadora partió con una delegación a una entrevista con las autoridades para conseguir la entrega de los cadáveres a los familiares.[1][2]

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • El autoritarismo creciente del gobierno de Eduardo Frei Montalva y de su ministro de Interior, Pérez Zujovic, les llevó a ser marcados como los culpables de la masacre de Puerto Montt como expuso la senadora Julieta Campusano: "Las balas asesinas se llaman Frei, Pérez Zujovic. Ellos han dicho que no tolerarán ocupaciones ilegales. Pero, para ellos, el hambre, la miseria, la vivienda insalubre y la condición de allegados, eso es legal"
  • La masacre que judicialmente quedó impune, significó la sentencia para el ministro del Interior Pérez Zujovic, ya que el 8 de junio de 1971, cuando el gobierno ya era ejercido por Salvador Allende, un comando extremista, perteneciente al grupo Vanguardia Organizada del Pueblo (VOP) le ametrallaba cuando conducía su vehículo. La investigación terminó con la localización del comando terrorista y la muerte de tres de ellos, los hermanos Ronald y Arturo Rivera Calderón y Heriberto Salazar Bello. Los correligionarios de Pérez Zujovic, como el escritor Enrique Campos Menéndez, señalaron a los dirigentes del gobierno de la Unidad Popular como los autores intelectuales del crimen.

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. blest.eu
  2. AUGUSTO CARMONA A.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/