° ¡Llegamos a 30.995.000 millones de visitas gracias a ustedes!

Maridaje de puros

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
Banner El Arte del Habano WikicharliE.jpg

Maridaje entre puros

Maridaje de puros WikicharliE.jpg

El maridaje entre puros, comidas y licores es un terreno aún por explorar. La regla de oro dice:

"el gusto de cada fumador es soberano"

WikicharliE Patrimonio de Chile

Sin embargo, expertos tabaqueros, enólogos, sumilleres y cocineros coinciden al señalar que unas vitolas armonizan mejor que otras con los almuerzos tradicionales o que determinados puros realzan la degustación de ciertos destilados. Cada Habano puede tener un alma gemela gastronómica.

Se considera importante a la hora de elegir un puro lo que hemos comido, el tipo de café que tomamos, el tiempo disponible de sobremesa y el estado de ánimo del fumador; podemos marcar dos líneas fundamentales entre tipos de comidas y cigarros:

  • Si la comida es moderna, sofisticada, de pequeñas porciones y platos muy elaborados, es lógico que la elección del cigarro puro recaiga en un formato moderno y estilizado, no muy potente y terroso, sino más bien sutil, de elegante amargor y muy equilibrado en su riqueza aromática y sabores; si el cigarro es suave en sensaciones nos sentiremos poco satisfechos, mientras que si elegimos un Habano calibre grueso y mucha fortaleza, al final de la comida, tendremos una sensación vulgar, poco armónica con el espíritu de la comida.
  • Una comida tradicional, copiosa y de sabores fuertes y contundentes, nos invita a continuar en esa misma línea, con un cigarro de humo denso, picante, terroso y de gran fortaleza (un Habano Tradicional), que supere las fuertes sensaciones lápidas que nos han dejado los platos; no tendremos las papilas gustativas preparadas para apreciar las sutilezas y delicadezas de aroma de un cigarro moderno y elegante (un Pirámide de Vega Fina, un Puro de la Casa Ducci), pues el predominio de sensaciones primarias, es mejor acompañarlo con sensaciones más intensas, aunque no sean muy refinadas.
Puro de la Casa Ducci, picante, terroso y de gran fortaleza

Para elegir el puro ideal en cada momento hay que tener en cuenta los platos degustados, así como la bebida que se está tomando. Si la comida es moderna, sofisticada y muy elaborada, la elección del puro debería recaer en un cigarro moderno y estilizado, de fortaleza suave o media, sutil, elegante y equilibrado de aromas y sabores.

Puros y licores

Respecto a los Licores que acompañan a cada puro tampoco hay un estándar común, aunque los expertos coinciden en una serie de directrices. La clave del maridaje entre copas y Habanos es que cuando un destilado es sabroso, potente y de gran cuerpo, requerirá cigarros de gran fortaleza y complejidad para que se armonicen los sabores. A los puros suaves o medios le acompaña mejor a los licores de menor graduación y a los destilados untuosos.

El ron añejo es el destilado que mejor armoniza con la mayoría de los puros, seguido del Cognac y el Brandy. El Oporto y el Pedro Ximénez tienen combinaciones magníficas, pero muy específicas, con Habanos muy concretos y en momentos muy determinados, mientras que el Orujo y el Pacharán solo van bien con algunos puros de fortaleza suave. Por otro lado, el whisky de Malta puede ser un buen compañero de vitolas de gran fortaleza y marcado carácter. También existen bebidas que diluyen el sabor del puro hasta dejarlo insípido. No resulta recomendable malgastar un buen Habano con una cerveza, un refresco con gas, un combinado o un espumoso, por muy frío que esté.

Puros para el aperitivo

Normalmente se tiene la idea errónea de que los puros sólo sirven como final de una buena comida, como colofón de una cena o como complemento de un buen café o de un destilado, pero, un Habano da para mucho más,permite combinaciones casi ilimitadas de sabores, aromas y sensaciones con los que poder abrir un aperitivo, para ello hay que elegir la vitola adecuada a cada situación.

Al hablar del puro de aperitivo, hay que tener en cuenta las particulares condiciones del momento, lo que determina la elección. La fumada suele ser breve, ya que no dura más de media hora, por lo que la vitola no deber ser muy grande. Además, el Habano no debe tener una fortaleza elevada, ya que un exceso de fortaleza podría interferir en la percepción de los sabores de la comida posterior. También hay que considerar las bebidas que se pretenden tomar para que el maridaje sea adecuado así como la posibilidad de continuar tras el almuerzo con otros puros de sabores similares.

Existen determinadas vitolas de Habanos adaptadas a los aperitivos. Una elección son los Laguito No. 3, de calibre fino, nombre que reciben en la fábrica las Panatelas de Cohíba, con sabor a tabaco vagamente amargo y un fondo de dulzor muy persistente. También destacan las Joyitas de Montecristo, con sabor a tabaco algo amargo, seco y con un punto de dulzor que trae recuerdos de cacao.

Joyitas de Montecristo 5 puritos

Para fumadores más habituados se encuentran dos vitolas algo más grandes, aunque aún de calibre fino, como son los Epicures de H. Upmann #2 o los Seoanes, nombre que tiene su origen en el apellido del español para quien se hacían estos cigarros por encargo, que es el nombre que reciben en la fábrica los Exquisitos de Cohíba.

Epicures de H. Upmann -2

Los fumadores más expertos se pueden decantar por los cigarros más pequeños de calibre medio. Las Perlas, representadas por el Siglo I de Cohíba, o los Montecristo No. 5, son una buena opción.

Habano Siglo I de Cohíba

Todas estas vitolas responden a las condiciones enumeradas al principio, ya que tienen tiempos de fumada entre 15 y 25 minutos, son de fortalezas medias, en algunos casos ligeramente más suaves y en otros ligeramente más fuertes, pero sin salirse de una línea moderada y, desde luego, sin hacerse excesivas, permiten buenas combinaciones con bebidas de aperitivo. Igualmente forman parte de marcas que tienen vitolarios bastante extensos, lo que permite continuar tras la comida con vitolas de características organolépticas similares.

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG

Maridajes con licores

Puro de la Casa Ducci
  • El licor Macallan Cask Strength y Partagás Pirámides hacen el maridaje perfecto según el veredicto final del Concurso Whisky and Cigar Challenge 2004
Partagás Pirámides
  • Romeo y Julieta Churchill. El potente humo del cigarro envuelve las sensaciones untuosas del ron añejo, tapándolas en gran parte, para surgir al final de la mezcla, el vibrante espíritu del ron; predomina en exceso el cigarro sobre el destilado.
Romeo y Julieta Churchill
  • Montecristo No.4 *Con el ron añejo (Havana Club), produce una armonía de sensaciones placentera, pues ambas sensaciones, maderadas del cigarro y del ron se funden en una misma sensación en la boca.
Montecristo No 4
  • Las peores armonías se dan con la cerveza, refrescos gasificados, los tragos largos y vinos espumosos; pues, toda bebida que tenga gas carbónico y se sirva muy fría, así como las bebidas alcohólicas blancas (vodka, ginebra), diluye y deja vacío e insípido al cigarro puro, aunque este posea gran fortaleza.

Enlaces de Interés

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

{{#leaseEnWikicharliE: Departamento El Arte del Habano‏‎ }}