¡Llegamos a 28.534.872 millones de visitas gracias a ustedes!☆

Juana Alcaíno Ibarra

De WikicharliE

Juana Alcaíno Ibarra, héroe de San Bernardo (☆?-† San Bernardo, 19 de junio de 1930)

El año 1879 se declara la Guerra del Pacífico. La situación aparentemente era ventajosa para los gobiernos de Perú y Bolivia, ya que por cada soldado chileno ellos tenían más de 4 y su población duplicaba a la población de Chile. Si bien al iniciarse el conflicto, el ejército chileno contaba apenas con 2.500 hombres, un año después ya contaba con 40.000 efectivos, producto de la facilidad con que se enrolaba el pueblo chileno, para colaborar con su patria en esta crítica circunstancia. Por ejemplo, en San Bernardo, apenas se declara la guerra, se organiza una gran manifestación en la plaza en la que los asistentes se comprometen a apoyar al gobierno y a formar un batallón propio. El 2 de agosto de 1880, el gobierno emite el decreto en que acepta la formación del Batallón Cívico Victoria y aportó 200 rifles, los que se hicieron pocos para los 630 voluntarios. Entre estos voluntarios estaba doña Juana Alcaíno Ibarra, de 37 años, que iba al frente de batalla como soldado, acompañando a su marido, el Sargento 1°, don Roque Rejas. El Batallón Victoria cumplió las instrucciones que les asignó el estado mayor. No fue un batallón que estuviera en tantas batallas como en los que estuvo Irene Morales o Filomena Valenzuela, pero Juana Alcaíno, participó fusil en mano, como cualquier soldado. Participó en las actividades de guerrilla para diezmar al ejército peruano y así evitar que protegieran Lima y atacó en acciones guerrilleras durante la batalla de Chorrillos. Registraron pocas bajas, solo 17, pero siempre cumplieron las instrucciones dadas por el alto mando. Luego participaron en la recolección del armamento que el ejército peruano dejó en el campo de batalla, unos 2.000 rifles. En Miraflores, el 20 de enero de 1881, el Batallón Victoria iba a tener un rol secundario, prácticamente iría a la retaguardia, sin mucho riesgo, con la misión de recolectar el armamento que quedaba en el campo de batalla. Sin embargo, doña Juana Alcaíno fue añadida como Cantinera al Batallón Cívico de Talca, que estuvo en el frente, en la sangrienta batalla de Miraflores en que hubo gran mortandad de soldados chilenos. Allí también habría combatido su hermano José el cual salvo con vida. Pero entre las bajas quedó su marido don Roque Rejas. Además en las batallas contrajo una enfermedad a la vista que poco a poco la iba dejando ciega. El Batallón Victoria retornó a Chile en Junio de 1884, una vez concluida la campaña en la sierra peruana y fue recibido por una comunidad orgullosa, en medio de homenajes y apoteósicos recibimientos, debiendo desfilar desde la Estación de Ferrocarriles hasta la Plaza de Armas. Un ex teniente del Victoria, señor D. Martínez, le dio hospedaje en su casa. Vicente Aniquez ofreció regalarle un sitio en su fundo Bella visión si se lograba reunir lo suficiente para edificarle una casita decente. Sus amigos del Batallón Talca también alguna ayuda le prestaron a través del Club Talca. Su situación económica fue tan precaria que incentivo la formación de un comité por parte de algunos vecinos de San Bernardo para ayudarla.

Como una forma de recordar el rol de los antiguos soldados del 79, la Sra. Alcaíno en cada desfile del 21 de mayo o 18 de septiembre, se colocaba su antiguo uniforme junto a otros veteranos, con lo cual, participan en los respectivos desfiles patrióticos en la plaza de San Bernardo.

Los servicios realizados por ella, durante la guerra, fueron tan importantes como los de cualquier soldado. De acuerdo a la ley, la Sra. Alcaíno fue declarada “Merecedora del Bien de la Patria”, aunque en la práctica mantuvo su condición de indigencia, ya que no recibió pensión alguna.

La Sra. Juana Alcaíno, para subsistir mendigaba, vagaba entre los pueblos, ciega y desvalida. Finalmente fallece a los 87 años, en la misma ciudad que la vio nacer, y ya completamente ciega. El Banco Social de Alimentos de la agrupación Acción Identitaria Chile, lleva su nombre. Doña Juana Alcaíno es considerada uno de los siete héroes de la Guerra del Pacífico que provenían de San Bernardo. Los restos de estos 7 héroes, desde el 4 de septiembre de 2010, descansan en la cripta de la catedral comunal, por iniciativa del obispo de San Bernardo, monseñor José Ignacio González y de la alcaldesa Nora Cuevas. De esta forma, una cureña con 8 caballos negros del Ejército de Chile trasladó los restos desde el Cementerio Parroquial hasta la cripta de la catedral de esa comuna, junto con los restos del fundador de la ciudad de San Bernardo don Domingo Eyzaguirre y Arechavala. Los féretros recorrieron por más de una hora las principales arterias de la comuna, fueron homenajeados por toda la comunidad de San Bernardo, quienes con aplausos y banderas chilenas los despidieron. En el frontis de la Ilustre Municipalidad, una Compañía compuesta por las ramas del Ejército de Chile, Fuerza Aérea y Carabineros, le rindieron los honores militares. Luego en las afueras de la Iglesia Catedral, el Obispo de San Bernardo rezó un respondo por el eterno descanso de sus almas. Y se le entregó la bandera de Chile a cada representante de la familia. Al compás del séptimo de línea ingresaron los féretros hasta la cripta, momento de emoción para todos los asistentes. Luego, Monseñor Juan Ignacio González, esparció sobre las urnas Tierra Santa traída desde Jerusalén y Agua bendita del Río Jordán.


https://s.wikicharlie.cl/1sX

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas