° ¡Llegamos a 29.098.342 millones de visitas gracias a ustedes!

José de San Martín

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
  José de San Martín   Bienvenido a Biografías  

Presentación

Jose de San Martin.jpg

José Francisco de San Martín y Matorras​ (Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata, 25 de febrero de 1778 - Boulogne-sur-Mer, Francia, 17 de agosto de 1850). San Martín​ fue un militar y político rioplatense cuyas campañas revolucionarias fueron decisivas para las independencias de Argentina, Chile y de los cholos Peruanos. Fue reconocido, junto con Simón Bolívar, libertador de América por sus importantes contribuciones a la autodeterminación de una gran parte de la América española.

WikicharliE Patrimonio de Chile

1778

José de San Martín nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú, actual provincia de Corrientes, República Argentina. Quinto hijo de Juan de San Martín, español de nacimiento, teniente gobernador del departamento perteneciente al Virreinato del Río de la Plata, y de Gregoria Matorras, sobrina de quien fuera conquistador del Chaco: Jerónimo Matorras. (Existen versiones bastante fuertes sobre un origen distinto; se sostiene, en algunos casos bastante fundadamente, que fue hijo de Alvear y una indígena que lo dio en entrega a la familia San Martín).

1765 Antes, su padre

Su padre, (según la historia oficial), Juan de San Martín, nació en Cervatos de la Cueza, España, ingresando como voluntario en el ejército real. Como teniente y con diecisiete años de servicio, fue enviado al Río de la Plata en 1765. A los diez años de edad, José de San Martín debió trasladarse junto a su familia a España, ingresando al Seminario de Nobles de la capital ibérica debido a que su padre fue ascendido y destinado a Málaga.

1781

Su familia debió trasladarse a Buenos Aires y tres años después a España, donde José Francisco realizó sus estudios elementales en el Seminario de Nobles de Madrid

1789

Inicia su carrera militar en el regimiento de Murcia donde combatirá en las dominaciones españolas en el África (Melilla y Orán).

1791

Combatió contra los corsarios berberiscos y fue herido en 1791 en el sitio de Orán.

1793

Es ascendido a Subteniente segundo.

1794

Ascendido a Subteniente primero.

1795

Ascendido a Teniente segundo por su participación en las luchas contra los franceses en la Guerra de la Convención.

1801

En su lucha en la Guerra de las Naranjas frente a Portugal, es ascendido a capitán de infantería.

1802

Distinta suerte tuvo su regimiento en el combate naval contra la flota inglesa que un año después se ve en la necesidad de rendirse. Ascendido a Capitán de Segunda de infantería ligera continúa sus luchas en el sur de España, Gibraltar y Cádiz.

1808

El rey español Fernando VII es capturado por Napoleón Bonaparte que invade España y nombra a su hermano como rey del país peninsular. Los españoles estallan en rebelión contra el gobierno francés y se establece una Junta de Gobierno situada en Sevilla y luego en Cádiz.

La Junta, teniendo en cuenta el desempeño de José de San Martín en la lucha de los Pirineos contra los galos, lo nombran Ayudante de Primera del Regimiento de Voluntarios de Campo Mayor.

19 de julio de 1808: Los franceses son derrotados en la batalla de Baylén y en virtud del valor demostrado en acción en la mencionada batalla, es ascendido a Capitán del Regimiento de Borbón. El desempeño de José de San Martín también le valen la medalla de oro y un nuevo ascenso al grado de Teniente Coronel.

1811

  • Lucha del bando aliado (España, Inglaterra y Portugal) bajo el mando del General Beresford, hasta el año 1811. En ese ínterin conoce a un noble escocés que lo introduce en logias masónicas: lord Macduff.
  • Viaja, por intermedio de este personaje, a Inglaterra a encontrarse con miembros de una logia (Alvear, Zapiola, Andrés Bello, etc.) fundada por Francisco de Miranda.

Por alguna razón que los historiadores no son unívocos en señalar (quizás por su verdadero origen, tal vez por que hubiese sufrido discriminaciones en el ejército español; supuestamente seducido por Miranda o por razones de ambición personal), José de San Martín acepta ser parte de la campaña libertadora de América.

1812 Contrae matrimonio

George Cannig es el nombre de la fragata inglesa que traslada a José de San Martín hacia Buenos Aires, capital de la República Argentina, en enero de 1812.

En ese país se había constituido una junta (Junta Grande) que gobernaba en nombre del rey Fernando VII, mientras se hallaba prisionero. La junta designa a un triunvirato (Paso, Chiclana y Sarratea) como cuerpo ejecutivo que no se decide por la continuidad de la autoridad virreinal o por la autonomía, luego de haber declarado la independencia el 25 de mayo de 1810.

  • Montevideo se rebela contra la autoridad de Buenos Aires
  • En Chile el Cabildo de Santiago se pronuncia por la independencia.
  • En Bolivia los realistas avanzan sobre el norte del actual territorio argentino mientras es defendido por el ejército del norte al mando del General Manuel Belgrano.
  • Paraguay también opta por la independencia.

Este es el teatro de Sudamérica con el que se encuentra José de San Martín a su arribo; el Triunvirato le reconoció el grado de Teniente Coronel y le encomendó la creación de un escuadrón propio.

Todo el año 1812 José de San Martín se dedicó a instruir a sus hombres la técnicas de combate aprendidas en las luchas contra Napoleón y forjando la personalidad de lo que sería el famoso Regimiento de Granaderos a Caballo. Forma parte, junto con Alvear, Zapiola, Pueyrredón, entre otros, (algunos dicen que fue su creador) de la Logia Lautaro (nombre de un caudillo araucano que defendió a Chile de la conquista española), que, émula de la formada por Miranda y Bolívar, propendía a la planificación de la independencia americana.

8 de octubre de 1812: Se nombra el segundo Triunvirato en Buenos Aires, con nombres impuestos por presión de la Logia sanmartiniana. (Paso, Rodríguez Peña y Alvarez Jonte); este movimiento se produce paralelamente a la victoria de Manuel Belgrano en Tucumán.

Su matrimonio

12 de septiembre de 1812: San Martín de 34 años contrae matrimonio con María de los Remedios de Escalada de 14 años, joven de familia patricia y distinguida.

Fue en una de las tertulias de los Escalada o en lo de Mariquita Sánchez de Thompson donde el teniente coronel, de 34 años, conoció a Remedios, de 14 años. Los únicos encantos de San Martín se reducían a su facilidad para el baile y para cantar y tocar la guitarra.

Al conocer a San Martín, Remedios se deslumbró a tal punto que rompió el compromiso que tenía con Gervasio Dorna, un joven de 22 años que como consecuencia prefirió abandonar Buenos Aires y enlistarse en el ejército de Belgrano. Moriría en el combate de Vilcapugio, el 1 de octubre de 1813. Cuando San Martín pidió la mano de Remedios, la que puso el grito en el cielo fue su futura suegra, Tomasa, a quien nunca le agradó. Ante sus ojos el era "el soldadote" o "el plebeyo".

Claro que San Martín no se las hizo fácil. En una cena en lo de los Escalada en pleno noviazgo, cuando vio que su edecán había sido enviado a comer a la cocina junto a los sirvientes se levantó y fue a comer con él.

Más allá de cualquier obstáculo, el 12 de septiembre de 1812 María de los Remedios y José Francisco se casaron con la bendición del padre Luis Chorroarín en la Catedral porteña. Fueron testigos Carlos María de Alvear y su esposa, Carmen Quintanilla. La fiesta fue en la casa de los suegros. Los recién desposados fueron de luna de miel a una quinta en San Isidro, que era de María Eugenia, la hermana mayor de Remedios[1].

Acta de matrimonio de San Martín y Remedios, 12 de septiembre de 1812.

1813

  • El Triunvirato ordena el sitio de Montevideo.
  • La Asamblea General Constituyente del año 1813, que tenía entre sus filas un alto número de miembros de la Logia Lautaro, se declara independiente de España, aprueba los colores de la bandera argentina y los símbolos patrios y se instaura la libertad de vientre.

Los realistas que ocupaban Montevideo (capital del actual Uruguay) realizaban frecuentes incursiones sobre el litoral argentino saqueando y asesinando a los pobladores de la costa del Río Paraná. José de San Martín es encomendado para la protección de las mismas, enterado el gobierno central del próximo desembarco de una escuadra española. Once naves y unos trescientos soldados fueron divisados y seguidos por las huestes del entonces Coronel José de San Martín.

3 de febrero de 1813: Fondeados frente al monasterio de San Carlos, pueblo de San Lorenzo, Rosario, los realistas son sorprendidos por los granaderos, formados en dos columnas que atacaron de lado a los invasores, venciéndolos en pocos minutos y obligándolos a huir haciendo abandono de armas y estandartes. El caballo de José de San Martín es derribado atrapando la pierna del Coronel; el granadero Baigorria es el primero en salvar a su superior del ataque enemigo y Cabral pasará a la historia por el hecho de ser herido de muerte al mover el caballo del libertador y pronunciar las heroicas palabras: “!muero contento, hemos batido al enemigo!”.

1814

Este año Comandante Guillermo Brown derrota a las flotas realistas del Río de la Plata y sitia Montevideo hasta su rendición en 1814. Los españoles llegan a la conclusión que esa no era la vía de entrada para la recuperación de los territorios del sur, concentrando todas sus fuerzas en Lima y continuar resistiendo en el Alto Perú (actual Bolivia). Cada vez que un ejército independentista intentaba internarse en el altiplano era derrotado. Eso le sucede al General Manuel Belgrano que, luego de obtener importantes victorias en defensa de la frontera norte, cuando intentaba perseguir a los españoles o avanzar hacia el norte, resultaba derrotado, como en Vilcapugio y Ayohuma.

En la posta de Yatasto se reúne Belgrano con José de San Martín, enviado por el Triunvirato con tropas de refuerzo. José de San Martín toma el mando del ejército y Belgrano se transforma en un subordinado y amigo. El futuro libertador incorpora nuevos reclutas y le imparte nuevas instrucciones. Sostiene la frontera con el ejército renovado frente al peligro que suponían los realistas al mando del General Pezuela; pero José de San Martín no estaba solo. Cuando decide partir en busca de otra vía para llegar a Lima, deja la defensa del norte de los territorios al jefe de un grupo de gauchos, salteño, gran conocedor del terreno, con una valentía sin igual y con una inteligencia sobresaliente: Martín Miguel de Güemes.

José de San Martín se dispone entonces a llevar a cabo lo que él llamaba su secreto: la conquista de la capital del virreinato por la vía del Pacífico cruzando la Cordillera de los Andes y accediendo a Lima por mar. Este “secreto” era conocido sólo por algunos de los miembros de la Logia (el plan surge de un personaje inglés –Mayland- que se cree se trataba del propio Francisco de Miranda o por lo menos que éste fue el verdadero autor de la estrategia).

Su Salud

13 de abril de 1814: José de San Martín cae enfermo de ulcera, por lo que debe recluirse en la provincia de Córdoba dejando al General Cruz al mando del ejército; el estado de salud es delicado por lo que deberá permanecer inactivo bastante tiempo. No es casual que la primera manifestación de la úlcera –el vómito de sangre- haya tenido lugar en Tucumán, el 13 de abril de 1814, cuando San Martín estaba a cargo del Ejército del Norte, un puesto que había aceptado por disciplina pero que no deseaba y que creía inconducente a los fines de concluir la guerra de Independencia.

La Asamblea de Buenos Aires había disuelto el Triunvirato y nombrado un Director Supremo de las Provincias Unidas: Gervasio Posadas. Éste designa a José de San Martín como Gobernador Intendente de Cuyo.

Noticias de Chile cuando era Gobernador de Mendoza

Llevando pocos días a cargo de la gobernación de Mendoza, llegaron a la provincia las primeras noticias de la derrota revolucionaria chilena en Rancagua. San Martín, en consecuencia, adoptó medidas tendientes a resguardar el orden interno y se aprestó a recibir a los exiliados chilenos.

La presencia de estos últimos generó en la ciudad una serie de problemas que debían ser resueltos, tales como la alimentación y el alojamiento. Además, se presentó un difícil conflicto con José Miguel Carrera, quien pretendía continuar ejerciendo el mando militar y político de los chilenos con absoluta prescindencia de la autoridad local.

San Martín y Carrera intercambiaron una serie de escritos en los cuales cada uno exponía sus puntos de vista, insistiendo el Gobernador en hacer valer su autoridad. Por otra parte, los seguidores de O'Higgins solicitaban la protección de San Martín. Carrera ya actuaba como señor absoluto en Mendoza y a fines de octubre de 1814, el Gobernador se vio en la obligación de reducirlo militarmente y enviarlo a Buenos Aires[2].

Chile

Entretanto, el Reino de Chile (independiente de los realistas) se encontraba en peligro. Bernardo O´Higgins y José Miguel Carrera son aniquilados por los ejércitos españoles en el Desastre de Rancagua, lo que deja desprovista de defensa a Santiago, su capital. Carrera y sus hombres huyen refugiándose en Cuyo.

Chile, Venezuela y el Alto Perú sucumbieron a manos realistas (Bolívar y Mariño se hallan refugiados en Cartagena). Fernando VII, luego de la derrota y del apresamiento de Napoleón, retoma el mando condenando a muerte a todos los que se opusieran a su soberanía, por aquella época, sólo los pueblos del Río de la Plata. España prepara entonces una expedición de diez mil hombres que llegarían a puertos sudamericanos a sojuzgar a los rebeldes independentistas.

1815

Este año renuncia Posadas como Director Supremo y asume Carlos María de Alvear, quien estaba enfrentado con San Martín; ordena el nombramiento del General Perdriel como Gobernador de Cuyo, lo que produce grandes cortocircuitos en la ciudad de Mendoza.

El Cabildo mendocino solicita a Alvear que mantenga en el cargo a José de San Martín alegando un peligro cierto de invasión realista por el oeste. Si bien accede a la petición, ya los cabildos de las provincias de la región y la gente de los pueblos de Mendoza, San Luis y San Juan confirman el cargo del General y resultó aclamado como Gobernador. Una vez confirmado en su cargo y conciente del poder obtenido se dedica a la formación del Ejército de los Andes; el pueblo mendocino aportó hombres, joyas, alimentos, trabajo (de hombres y mujeres) y dinero proveniente de la subasta de tierras públicas, donaciones, contribuciones extraordinarias y con gravámenes impositivos. Enterados de la expedición organizada por España al mando del General Murillo dispuesta a zarpar hacia territorio americano.

6 de junio de 1815: José de San Martín reúne al pueblo mendocino y le informa del acercamiento de los diez mil soldados realistas y solicita ayuda que el pueblo cuyano aportó con creces. Remedios de Escalada encabezó el grupo de damas que donaron sus joyas y bienes a la causa. El Ejército del Norte al mando de Rondeau es vencido debiendo recular a Salta.

Chile está bajo el total dominio español y el General Murillo y sus diez mil hombres en vez de desembarcar en el Río de la Plata lo hacen en Venezuela destruyendo las tropas reorganizadas de Bolívar y cometiendo atrocidades en las poblaciones. La suerte de la independencia americana quedaba en manos de un pequeño ejército al mando de José de San Martín que debía decidir con premura los detalles de la próxima jugada, que, quizás sin ser la última, sería decisiva en lo inmediato.

Formado el Congreso en Buenos Aires se designa a Pueyrredón, con el beneplácito de los miembros de la Logia Lautaro, como Director Supremo. José de San Martín le hace saber a éste sobre su plan (que Pueyrredón ya conocía por ser parte de la logia) y envía suministros para la campaña.

Mientras se cumplía este trámite José de San Martín realiza tareas de espionaje en Chile (San Martín envía a Condarco con un mensaje para Casimiro Marcó del Pont -el anuncio de la declaración de la independencia del 9 de julio-, regente de allende el mar, por el cruce más largo –Los Patos- para que, enviado de regreso por Uspallata –el paso más corto-, pudiese realizar un croquis detallado del camino), intentado conseguir el apoyo de los pobladores, y corriendo la noticia falsa de una posible partida hacia el Alto Perú por la vía continental sin el cruce de los Andes.

A su vez Guillermo Brown, junto a Hipólito Bouchard dobla el Cabo de Hornos y asola las fortalezas de Chile, el Callao, Guayaquil, entre otros, lo que permitiría, además, conocer las fuerzas y las defensas del enemigo.

En el Río de la Plata se intercepta correspondencia y se cometen actos de piratería a naves con destino a España, ganando información esencial y suministros.

1816 General en Jefe del Ejército de los Andes

  • 21 de enero de 1816: La salud de San Martín le seguía jugando en contra, en referencia a esto San Martín le escribía a Tomás Godoy Cruz, diputado al Congreso de Tucumán: "Un furioso ataque de sangre y en su consecuencia una extrema debilidad me han tenido 19 días postrado…"
  • 15 de julio de 1816: Se reúnen San Martín y Pueyrredón en Córdoba para ultimar los detalles de la expedición.
  • 1 de agosto de 1816: José de San Martín es nombrado General en Jefe del Ejército de los Andes.

Su vida Familiar

Volvío a ver a su mujer Remedios, a fines de 1814 en Mendoza, cuando San Martín fue nombrado gobernador intendente de Cuyo. Vivían en una casa que el Cabildo había alquilado a la familia Delgado. El solar está ubicado en la calle Corrientes 343, ocupado por años por un taller mecánico. Trabajos arqueológicos realizados allí dieron con los pisos originales y el lugar, debidamente preservado, abrió como museo.

24 de agosto de 1816: En esta casa nace su hija Mercedes Tomasa. Remedios era la simpática anfitriona de las recepciones que ofrecía su marido.

La bandera de los Andes

Bandera de Mendoza y del Ejercito de los Andes.svg.png

La pareja celebró la Navidad de 1816 en la casa de Manuel de Olazábal. Fue en el brindis cuando San Martín manifestó el deseo de hacer una bandera para su ejército. La chilena Dolores Prats de Huisi, Margarita Corvalán, Mercedes Alvarez y Laureana Ferrari pusieron manos a la obra. Durante días estuvieron recorriendo, sin suerte, la calle Mayor en la búsqueda del color adecuado y de seda de bordar color carne para las manos del escudo. San Martín insistía en tenerla para Reyes.

30 de diciembre de 1816: Laureana y Remedios volvieron a recorrer la ciudad hasta que dieron con una calle llamada del Cariño Botado. Dieron con el color adecuado en una tienda de mala muerte, aunque no consiguieron seda, sino sarga. Remedios cosió la bandera, de dos abanicos. Para completarla tomaron algunas lentejuelas de oro; se procuraron perlas de un collar de Remedios y de una roseta de diamantes sacaron piedras para el sol del escudo. El 5 de enero de 1817, en la mañana San Martín tuvo su bandera.

1817 Cruce a Chile

5 de enero de 1817: El ejército integrado por cuatro mil soldados, luego de haber entrenado en el campamento de El Plumerillo juran la bandera en la ciudad de Mendoza. José de San Martín corría informes distintos y en su mayoría falsos sobre el lugar donde realizaría el cruce.

Dos divisiones cruzarían por Los Patos al mando de Bernardo O´Higgins y Soler, otra por Uspallata al mando de Juan Gregorio de Las Heras, una ligera a las órdenes de Cabot, otras lo harían por distintos sectores, debiendo aparecer todas al mismo tiempo (entre el 6 y el 8 de febrero) en territorio chileno.

12 de febrero de 1817: La Batalla de Chacabuco dejó un saldo de 500 realistas muertos, 600 prisioneros y muchos pertrechos mientras que sólo 12 sudamericanos resultaron heridos de muerte y 120 con heridas de diferente consideración. José de San Martín demuestra así sus enormes dotes como militar.

14 de febrero de 1817: Ingresa triunfal a Santiago de Chile. Elegido Gobernador de Chile, pero renuncia a su cargo a favor de Bernardo O´Higgins.

Mientras tanto, Montevideo caía en manos portuguesas y el Ejército del Norte continuaba cosechando derrotas, aunque Güemes resistía heroicamente. Un mes más tarde José de San Martín cruza nuevamente la cordillera rumbo a Buenos Aires, donde llega de incógnito con el objetivo de lograr que el gobierno porteño iniciara acciones para conseguir que Inglaterra enviase una flota para trasladar al ejército unido (el chileno y de los Andes) hasta Lima y eliminar el dominio de los mares del Pacífico por parte de los realistas.

Su Salud

En referencia a la salud de San Martín, uno de los médicos que lo atendía, el cirujano del Ejército de los Andes, Juan Isidro Zapata, llegó a escribirle en julio de 1817 a Tomás Guido, amigo de San Martín, una carta alarmante:

"Preveo muy pronto el término de la vida apreciada de nuestro general, si no se distrae de las atenciones que diariamente le agitan, a lo menos el tiempo necesario para reparar su salud, atacada ya por el sistema nervioso".


"El cerebro –sigue diciendo Zapata-, viciado con las continuas imaginaciones y trabajos comunica la irritabilidad al pulmón, al estómago y a la tecla cerebral, de donde resulta la hematoe o la sangre en la boca, que si antes fue traumática o por causa externa, hoy es por lo que he dicho. El mismo origen tienen sus dispepsias y vómitos, sus desvelos e insomnios y la consunción que va reduciendo su máquina. Empeñe usted toda su amistad para que este hombre todo del público se acuerde alguna vez de sí mismo y que dejando de existir no serviría ya a esa patria para quien debe vivir (…)"


Como se ve, aunque Zapata se hace eco de la versión de que las hemorragias de San Martín se debían a las heridas de aquella pelea en España –algo que varios testigos repiten-, también se muestra consciente del peso del factor emocional.

Dreyer, por su parte, descarta que los vómitos de sangre de San Martín hayan tenido origen pulmonar. La falta de diagnóstico preciso, llevó incluso a muchos autores a avanzar la hipótesis de que el vómito de sangre pudo deberse a una tuberculosis, la misma enfermedad que se llevó prematuramente a la tumba a su esposa, Remedios de Escalada.

Pero Dreyer sostiene que, en el caso de la úlcera, la hemorragia empieza y termina en forma brusca; y así son los ataques de San Martín. Por otra parte, no tuvo los otros síntomas de la tuberculosis –adelgazamiento extremo, por ejemplo-, y su rápida recuperación luego de los ataques así como su longevidad son incompatibles con esa enfermedad.

1818 Chile

De regreso y como Generalísimo del Ejército Unido José de San Martín propone al Virrey el canje de prisioneros aunque el verdadero objetivo era el enviar un mensajero para conocer el plan del enemigo. La estratagema dio resultado proveyendo información sobre un embarque de hombres en cuatro fragatas para recuperar Chile.

16 de marzo de 1818: Los cinco mil soldados españoles le asestan un golpe a las divisiones de O´Higgins (quien resultó herido) en el Combate de Cancha Rayada.

5 de abril de 1818: La Batalla de Maipú torció la fortuna española y la convirtió en una terrible derrota a manos de José de San Martín. Éste retorna a Buenos Aires para continuar y apurar las tratativas de la formación de la flota aunque el sigilo pretendido por el libertador es roto por Pueyrredón que le brinda un agasajo público.

Parte hacia Chile con la promesa del gobierno de un préstamo para la construcción de la flota. Llegado y demorado en Mendoza por una nevada recibe la noticia de que la promesa nunca sería realidad. En consecuencia decide renunciar a su empresa, generando desesperación entre sus hombres y el propio gobierno que termina autorizando el empréstito. La flota queda conformada y pronto domina las aguas del Pacífico Sur.

17 de junio de 1818: Arriba entonces a Valparaíso Lord Cochrane, escocés, que supo luchar por Inglaterra y que aceptó la propuesta de José de San Martín de unirse a la aventura libertadora (se cree que sus motivaciones eran económicas, considerándoselo como un mercenario).

Las victorias se suceden mientras que España ordena la partida de 20.000 soldados al mando de O´Donnell, conde del Abisbal. San Martín retorna a Mendoza con una parte del Ejército de los Andes y logra que los caudillos de la Mesopotamia argentina (apoyados por fuerzas portuguesas) lleguen a un armisticio con el gobierno central en cuanto a sus reclamos federalistas. El país pujaba internamente con armas entre los unitarios centralistas y los federales, que pretendía impedir la hegemonía y la dominación del gobierno porteño.

Llamado a reprimir a las provincias disidentes del gobierno central José de San Martín se niega a derramar sangre hermana. Renuncia Pueyrredón y llegan noticias de Cádiz de la sublevación de las tropas españolas por lo que la expedición no partiría hacia Buenos Aires. Sin embargo, el verdadero problema era interno; gran número de provincias sublevadas y alzadas en armas contra las tropas nacionales. José de San Martín sufre nuevamente problemas de salud (podría haberse tratado de excusas para no intervenir en las guerras intestinas de su pueblo) instalándose en Santiago de Chile para su recuperación.

La autoridad del Ejército de los Andes ya no recaía en la cabeza de José de San Martín, quien había sido nombrado por el Director Supremo saliente; el propio San Martín informa este hecho a sus hombres y les pide que sean ellos quienes, ante al caos del gobierno argentino, elijan a su comandante. Obviamente sus hombres lo aclaman. Al frente del Ejército Unido desembarca en Perú mientras que el Virrey concentraba sus fuerzas en Lima. Promueve la sublevación de la población local, libera los esclavos y crea el escudo y la bandera peruana.

1819

Su Salud y la tercera enfermedad que lo ataca, "La Gota".

Por entonces empieza también a manifestarse su tercera enfermedad crónica, que muchos testigos llaman reumatismo (el mismo San Martín usa esa palabra). En cambio, su íntimo amigo Tomás Guido, a quien Dreyer da la razón, es el único que habla de gota. En sus memorias, escribe: "A más de la dolencia casi crónica que diariamente lo mortificaba [se refiere a los trastornos digestivos], sufría de vez en cuando ataques agudísimos de gota, que, entorpeciendo la articulación de la muñeca de la mano derecha, lo inhabilitaban para el uso de la pluma. Su médico, el doctor Zapata, lo cuidaba con incesante esmero, induciéndolo no obstante, por desgracia, a un uso desmedido del opio, a punto de que, convirtiéndose esta droga, a juicio del paciente, en una condición de su existencia, cerraba el oído a las instancias de sus amigos para que abandonase el narcótico (de que muchas veces le sustraje los pomitos que lo contenían) y se desentendía del nocivo efecto con que lenta pero continuadamente minaba su físico y amenazaba su moral".

En agosto de 1819, San Martín le escribía a Guido: "Ya estaría en Buenos Aires de no haber sido un diabólico ataque de reumatismo inflamatorio que me ha tenido once días postrado de pies y manos y sufriendo dolores agudos: ayer me levanté algo más aliviado".

Esta enfermedad articular se le manifestó a partir de los 39 años; los factores desencadenantes fueron el frío, la fatiga y –una vez más- las preocupaciones. Los motivos para hablar de gota y no de reumatismo son las localizaciones del dolor: habitualmente las muñecas, las manos y los pies. También el hecho de que, luego de los ataques, recuperaba la movilidad articular y no había deformaciones.

Los intensos dolores que esta enfermedad le causaba en las articulaciones hacen que, a fines del año 1819, luego de enviar la célebre proclama -"Mi sable no saldrá jamás de la vaina por opiniones políticas"- por la cual se niega a obedecer las órdenes de reprimir con su Ejército a los caudillos federales, debe cruzar los Andes en camilla, ya que no puede montar. Sin embargo, poco tiempo después, recuperado y sin secuelas, partirá hacia el Perú.

1821

En enero de 1821 sitia Lima; el Virrey es derrocado por una sublevación y asume de la Serna e Hinojosa (pariente de la madre de Ernesto Che Guevara), quien invita a José de San Martín a negociar, lo cual fracaso debido a las posiciones irreconciliables de las partes. En marzo arriba al Perú el encargado del nuevo gobierno de España para lograr una solución pacífica.

2 de junio de 1821: Se reúnen José de San Martín y de la Serna, delegados ambos de sus respectivos bandos, en el que libertador propone una monarquía constitucional con un príncipe europeo. Los acuerdos no llegan y el Perú es tomado por los independentistas en una sucesión de victorias por todo el continente.

28 de julio de 1821: Se proclama la independencia del Perú.

4 de agosto de 1821: José de San Martín es nombrado Protector y cabeza del gobierno, cargo al que dimitirá el 20 de septiembre de 1821. Durante su dirigencia se realizaron reformas sociales importantísimas (libertad de vientre, manumisión de esclavos, eliminación servicios de indígenas y de la Inquisición, etc.). Callao todavía resistía pero pronto fue víctima de la paciencia de los libertadores que habían sitiado la fortaleza hasta su caída el 21 de septiembre. Los ejércitos realistas tenían aún dos bastiones: Quito y el sur del Perú, prontamente tomados por los ejércitos libertadores.

20 de septiembre de 1821: Se embarca con rumbo a Chile encontrándose con su amigo Bernardo O´Higgins.

1823 Fallece su mujer

  • 3 de agosto de 1823: A los 26 años fallece su esposa María de los Remedios Carmen Escalada​, conocida como Remedios de Escalada de Tuberculosis. (☆ nacida el 20 de noviembre de 1797). Sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta. Ciudad de Buenos Aires. Esta tumba fue una de las primeras de dicho cementerio. Junto a ella se encuentra una réplica de la bandera del Ejercito de los Andes,encargada por el propio José de San Martín.
  • 4 de diciembre de 1823: Llega a Mendoza para hacerse cargo de su hija Mercedes.

1824 parte a Francia

10 de febrero de 1824: A los 46 años San Martín parte hacia Francia, donde escribe las “máximas” para su hija.

1827 Argentina

Ofreció sus servicios a las autoridades argentinas con motivo de la guerra con Brasil.

1829

San Martín quiso mediar en las disidencias internas entre los centralistas de la capital y los federalistas de las provincias, a los que siempre se había opuesto. Viajó a Buenos Aires, aunque permaneció en Montevideo y regresó a Europa.

1830 en Francia

Alejandro Aguado, marqués de las Marismas del Guadalquivir y amigo íntimo del General, ayudó a su instalación en París en 1830 desde donde escribió numerosas cartas a los dirigentes argentinos.

1833

En Europa, San Martín se hace asiduo de los baños termales, para aplacar los síntomas de la gota, una de las formas de artritis más dolorosas que se produce cuando se acumula demasiado ácido úrico en el cuerpo, lo que causa dolor, hinchazón y rigidez en la articulación. Más allá del estrés, otro factor era la dieta de los tiempos posvirreinales, ya que la carne roja, los frijoles y lentejas, por ejemplo, están entre los alimentos que contienen más purinas, de cuya descomposición surge el ácido úrico.

En el año 1833, San Martín le escribía a un amigo: "He estado afectado de agudos ataques nerviosos al estómago en el otoño de 1833, he tenido tres o cuatro ataques inflamatorios del mismo que han desaparecido con cama y dieta".

1844

En enero de 1844 San Martín se siente tan mal de salud, que redacta su testamento.

1845

Este año San Martín le escribe a su fiel Guido y le cuenta: "(He pasado) cerca de cuatro meses de continuos padecimientos, en que no podía tomar el menor alimento sin que a la hora me atacasen cólicos sumamente violentos y a esto agregue Ud. un sueño constantemente agitado e interrumpido y la consecuencia fue una debilidad extraordinaria".

1846

Quienes visitaron a San Martín en en su domicilio, Grande Rue 105 en Francia este año, dan fe de que lo encuentran achacoso, pero no postrado y además conservando su lucidez intelectual.

1847

La salud de San Martín nuevamente se deteriora al estar atacado desde hace más de un mes, de dolores nerviosos en el estómago casi sin la menor interrupción.

En este mismo año empieza a perder la vista debido a las cataratas. Signo de lo mucho que esta limitación lo afectó es que se arriesgó a una operación –en esos tiempos sin anestesia-, pero que no tuvo los resultados esperados. Esto, según sus allegados, lo sumió en una gran melancolía, pues ya no podía leer ni escribir.

En San Martín aparecen todas estas etapas, según el testimonio propio y de terceros. En correspondencia a Guido, en 1847, San Martín dice: "Yo me hallaba batallando con mi periódico dolor de estómago".

Dreyer cree que la localización de la úlcera de San Martín era duodenal y no gástrica, por el hecho de que en la primera la incidencia del sistema nervioso es mayor, por el largo tiempo que la padeció (36 años) antes de que se presentasen las complicaciones fatales, y por los dolores ultratardíos (nocturnos); todas características de la primera localización.

1848

A los 70 años, casi ciego se trasladó a Boulogne-sur-Mer (Francia).

Jose de San Martin 1848.png

1850 † Su muerte

  • 12 de julio de 1850: Antes de su deceso, el médico lo había enviado a las aguas termales de Enghien, en las afueras de París. Regresó a Boulogne a comienzos de agosto.
  • 6 de agosto de 1850: Hizo su último paseo, en carruaje.

17 de agosto de 1850. San Martín fallece a los 15:00 de la tarde, a los 72 años en Francia.

Los restos de San Martín se encuentran rodeados de tres esculturas femeninas, que representan a cada uno de los países que éste liberó: Argentina, Chile y Perú. Junto a él se hallan las urnas con los restos de los generales Juan Gregorio de Las Heras y Tomás Guido y los del Soldado Desconocido de la Independencia.

En la fachada de la Catedral metropolitana figura la siguiente frase en latín:

BENEDIC HEREDI TATI TUAE (Bendice a tu heredad)
Tumba de Jose de San Martin.png

Acta de defunción del registro de Boulogne-sur-Mer

"El año 1850 y 18 de agosto a las 11 de la mañana, delante de nosotros abajo firmantes (…), han comparecido Francisco Javier Rosales, Encargado de Negocios de Chile en Francia, residente en Paris, de cuarenta y nueve años de edad, amigo del citado más adelante, y Adolfo Gérard, abogado de cuarenta y cinco años de edad, igualmente amigo del citado más adelante, los cuales nos han declarado que José de San Martín, Brigadier de la Confederación Argentina, Capitán General de la República de Chile, Generalísimo y fundador de la libertad del Perú, residente en Boulogne, nacido en Yapeyú, provincia de Misiones [N. de la R: actual territorio de Corrientes] (Confederación Argentina) de setenta y dos años, cinco meses y veintitrés días, viudo de Remedios de Escalada, hijo del Coronel Juan de San Martín, Gobernador de la susodicha provincia de misiones, y de Gregoria de Matorras, ambos fallecidos, ha muerto ayer a las tres horas de la tarde en su domicilio, Grande Rue 105, como así nosotros nos hemos asegurado".

Datos "El 17 (de agosto), el general se levantó sereno y con las fuerzas suficientes para pasar a la habitación de su hija, donde pidió que le leyeran los diarios (…). Hizo poner rapé en su caja para convidar al médico que debía venir más tarde, y tomó algún alimento.

Nada anunciaba en su semblante ni en sus palabras el próximo fin de su existencia. El médico le había aconsejado que trajera a su lado una hermana de caridad a fin de ahorrar a su hija las fatigas ya tan prolongadas de sus cuidados. [Pero ella] no quería ceder a nadie el privilegio, tan grato para su amor filial y del que disfrutó hasta el último instante, de asistir a su padre en su penosa enfermedad.

La hija de San Martín Mercedes Tomasa San Martin y Escalada.
La hija de San Martín Mercedes Tomasa San Martín y Escalada

El señor Balcarce salió a la mañana del mismo día a hacer esa diligencia, acompañado por don Javier Rosales, a quien comunicó las esperanzas que abrigaba en el restablecimiento del general y su proyecto de hacerle viajar; tan lejos estaba de prever la desgracia que le amenazaba. (…) Después de las dos de la tarde, el general San Martín se sintió atacado por sus agudos dolores nerviosos de estómago. El doctor Jardon, su médico, y sus hijos estaban a su lado. El primero no se alarmó y dijo que aquel ataque pasaría como los precedentes. En efecto, los dolores calmaron, pero, repentinamente, el general, que había pasado al lecho de su hija, hizo un movimiento convulsivo, indicando al señor Balcarce con palabras entrecortadas que la alejara, y expiró casi sin agonía".

La extraña posición de los restos de San Martín

Desde su muerte, en agosto de 1850, y durante once años, el cuerpo embalsamado de José de San Martín descansó en una de las capillas de Notre-Dame de Boulogne.

En 1861, cuando los Balcarce San Martín se mudaron a Brunoy, en las afueras de París, la hija del prócer resolvió llevar con ellos el féretro de su padre para que fuera ubicado en la bóveda de la familia. Y comenzó a plantearse el tema del traslado de los restos a la Argentina, cumpliendo con la voluntad póstuma del militar, ya que en su testamento había expresado:

"Desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires".

25 de febrero de 1878: Centenario del nacimiento del prócer, se realizó un tedeum en la Catedral porteña que concluyó con la colocación de la piedra fundamental del mausoleo donde descansarían los restos, encargado al escultor francés Auguste Carrier Belleuse. Avellaneda, Mitre, Quintana y el obispo Aneiros, entre otros, participaron del acto simbólico colocando mezcla en la obra con una cuchara de plata.

21 de abril de 1880: el ataúd fue transportado de Brunoy a París (35 kilómetros), donde se lo cargó en un tren especial rumbo al puerto de El Havre. Una vez en la ciudad portuaria, lo depositaron en forma transitoria en la Catedral, antes de embarcarlo en el Villarino, un buque de guerra que había sido encargado a un astillero británico.

22 de abril de 1880: Este día el "Villarino" soltó amarras.

20 de mayo de 1880: El barco llega a Montevideo. Fue recibido con una salva de 21 cañonazos. Una carroza tirada por seis caballos llevó el féretro a la Catedral, cubierto por las banderas de Uruguay, Chile, Perú y la Argentina. Cuando partió por la tarde, la banda militar uruguaya ejecutó el Himno Nacional Argentino, mientras que desde el Villarino, los músicos argentinos interpretaron la canción patria de Uruguay.

Durante una semana, el buque se mantuvo en la costa de Catalinas (en esa época, la playa llegaba hasta lo que es hoy la plaza Fuera Aérea, vecina de la estación Retiro), escoltado por decenas de buques de la Armada.

28 de mayo de 1880: Tuvo lugar la ceremonia principal. Los integrantes de la Comisión de Repatriación colocaron la bandera del Ejército de los Andes sobre el ataúd, más dos coronas: una con palmas de Yapeyú (ciudad natal del prócer) y otra con gajos de pino de San Lorenzo (bautismo de fuego de los Granaderos a Caballo). El cajón, depositado en un bote fúnebre, fue desembarcado en las costas de Retiro. La bienvenida estuvo a cargo del ex presidente Sarmiento.

Cargado de flores que le lanzaban, el féretro fue escoltado hasta el monumento del Libertador, en Plaza San Martín. Luego de un emocionante discurso del presidente Avellaneda, el cajón fue colocado en una carroza fúnebre (réplica de la que transportó el cuerpo de Wellington a la Catedral de Londres en 1852). El cortejo marchó por la calle Florida hasta la Plaza de Mayo y el ataúd fue depositado en la nave central de la Catedral Metropolitana.

El pueblo le rindió tributo durante veinticuatro horas.

29 de mayo de 1880: A 14:00 horas de la tarde, se lo ubicó en el mausoleo. Suele decirse que los restos de San Martín yacen en el exterior del perímetro de la Catedral, en una capilla construida afuera de la nave central, porque era masón; dando a entender que la Iglesia no aceptaba que descansara bajo su custodia. Raro comentario, si se tiene en cuenta que los despojos del Libertador estuvieron en Notre-Dame de Boulogne, la iglesia parroquial de Brunoy y las catedrales de El Havre, Montevideo y Buenos Aires. Sí, en cambio, resulta curioso la forma en que ha quedado dispuesto el ataúd.

El tamaño del cajón era grande para el espacio asignado en el mausoleo. Por ese motivo, el féretro que contiene el cuerpo embalsamado del prócer, y que hoy reclaman las ciudades de Yapeyú y Mendoza, fue colocado en forma inclinada, de la manera que la vemos en la ilustración que fue publicada por el Instituto Nacional Sanmartiniano en 1947. Así se mantiene desde el 29 de mayo de 1880[3].

Fuentes y Enlaces de Interés

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono