¡Llegamos a 27.976.956 visitas gracias a ustedes! ☆

Ingebirgitt Hoess

De WikicharliE
Ingebirgitt Hoess
Bienvenido a Biografías de WikicharliE

Hija del comandante de Auschwitz Rudolph Hoess

Ingebirgitt Hoess, la hija del comandante de Auschwitz, que pasó toda su infancia a cien metros del campo de exterminio nazi sin saber nada y que hasta ahora considera a su padre, uno de los ejecutores principales del Holocausto, el "hombre más agradable del mundo".

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Ingebirgitt Hannah Hoess tenía seis años cuando su padre, Rudolph Hoess, fue nombrado comandante del campo de exterminio nazi Auschwitz, la "mayor máquina de destrucción humana de todos los tiempos", como él mismo escribió más tarde en su diario. La mujer, que ahora tiene 81 años, asegura no haber sabido nada en su "bella infancia" de lo que pasaba al lado de su casa.

Mi bella infancia en Auschwitz

"No sabía que detrás de la puerta tuvieron lugar estas atrocidades", confiesa Ingebirgitt en una entrevista para la revista 'Stern'. "Nunca pregunté por qué había vallas y torres de vigilancia. Cuando tienes nueve o diez años, tu mente está ocupada en otras cosas". Sin embargo, la mujer recuerda que a cien metros de su terraza a veces veía humo, sin saber que provenía de los crematorios donde quemaban a las víctimas judías.

Los últimos días de la guerra, su padre logró escapar hacia el norte del país, mientras que Ingebirgitt con su madre y los hermanos se escondieron en una antigua fábrica de azúcar. "Fue el peor momento. Lo único que sabíamos era que nuestro padre se había ido y luego nos dijeron que había muerto". En realidad, Hoess fue capturado en 1947 por soldados británicos, llevado a Auschwitz y ahorcado allí mismo. Antes de su muerte, el militar hizo una confesión completa acerca de los terribles crímenes que administró en el campo.

Después de la guerra, mientras la niña crecía, se enteraba del secreto de su padre. "Al principio pensé: ¡No puede ser!", recuerda Ingebirgitt. "Pero hay que aceptarlo. Ocurrió en nuestra familia. Me pongo triste cuando lo pienso". La adolescente decidió cambiarse el nombre a Brigitte y emigró a España, donde trabajó de modelo en desfiles de moda, que visitaba hasta la esposa del dictador Francisco Franco.

Se casó con un ingeniero irlandés-estadounidense y se fue a vivir en EE.UU., donde trabajó durante 35 años en una tienda de moda de Washington, perteneciente a judíos. "Un día les confesé a los gerentes que era la hija de Rudolph Hoess. Me dijeron: "No podrías haber evitado lo que hizo él, eras una niña, tienes que aceptarlo". Desde ese momento, dejé de negar Auschwitz".

Brigitte ha pasado la mayor parte de su vida con miedo de hablar sobre su padre y, a pesar de todas las atrocidades que cometió, no deja de recordarlo con cariño: "Fue el hombre más agradable del mundo. Era muy bueno con nosotros".

Los campos de exterminio fueron la herramienta principal de la política racial nazi, donde los asesinatos colectivos de presos, judíos en su mayoría, eran una práctica habitual. Hoy en día existe una disparidad de datos sobre el número real de víctimas en estas 'fábricas de la muerte', pero se calcula que en Auschwitz[1], la más grande entre ellas, fueron de 980.000 a 1,5 millones de personas. En el momento de su liberación por el Ejército Rojo, en Auschwitz quedaban unas 7.000 personas, entre ellas, centenares de niños.[2]

Una nueva vida en España y EE.UU.

Rechazada por su íntima relación con el régimen nazi, la familia Hoss vivió los años siguientes en la más extrema pobreza. Así hasta 1950, época en la que Ingebirgitt viajó a España. Por entonces ya sabía que usar el apellido de su padre era peligroso, así que lo evitaba sobremanera. Una vez en nuestro país, la germana conoció a Cristóbal Balenciaga, a quien debió impresionarle su figura, pues la contrató como modelo. De esta forma, Hoss paseó por pasarelas de toda España frente a grandes figura de la política de entonces como la esposa de Francisco Franco.

Con el paso de los años se trasladó a Estados Unidos, donde se estableció, se casó con un ingeniero de origen irlandés y tuvo dos hijos. Trabajó durante 35 años en una tienda de ropa (Saks Jandel) propiedad de dos judíos. Allí, llegó a vestir a personajes como Nancy Reagan, Hillary Clinton o Barbara Bush. Todo parecía irle sobre ruedas hasta que los directores de la cadena se enteraron del pasado de su padre. Sin embargo, y según determina, fueron bastante comprensivos en lo que a este tema respecta: «No hubo recriminaciones. Me dijeron: “No podía evitar lo que hizo, solo eras una niña. Tienes que aceptar lo que sucedió”».

Ella es partidaria de esa teoría, aunque también sabe que lo que hizo su familia será imborrable: «Cuando lo supe me dije, “no puede ser”, pero hay que aceptarlo. Ocurrió en mi familia y me pongo muy triste cuando lo pienso […] A pesar de todo, mi padre era el hombre más agradable del mundo. Era muy bueno con nosotros Pero él hizo lo que hizo».

  • Ingebirgitt Hannah Hoss y, aunque se hizo famosa por trabajar como modelo para Balenciaga en España tras la Segunda Guerra Mundial, su pasado la delata. Y es que, esta alemana es hija del tristemente famoso Rudolf Hoss, comandante (desde 1940, hasta 1943) del campo de concentración de Auschwitz, el terrible recinto en el que fueron asesinadas en las cámaras de gas 1.200.000 personas (unas cifras discutidas por no pocos historiadores, que las consideran mucho mayores). Su corta edad durante los trágicos crímenes perpetrados por su padre, no obstante, hicieron que vivera su infancia ajena a los miles de asesinatos que se producían a pocos metros de su casa.

A pesar de que la historia de esta mujer fue desvelada hace algunos años, ha salido a la luz de nuevo debido a una entrevista que ha concedido a la revista «Stern». En ella, ha explicado por primera vez que, durante años, sufrió migrañas al recordar lo acaecido en los campos de concentración y exterminio en los que fue destinado su padre (entre ellos, Auschwitz, Dachau y Sachsenhausen). Sin embargo, afirma que esos intempestivos dolores de cabeza le surgieron cuando supo las atrocidades que había cometido su progenitor en la contenida pues, durante su estancia en aquellos centros de muerte –con ocho y diez años- le veía como un hombre bueno que le solía decir que no hiciese daño a nadie.

  1. A reporter’s recent trip to Auschwitz
  2. Daughter of Rudolf Hoess has been dragged back into the news, due to the trial of Oskar Groening

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas