Llegamos a 24.400.000 Millones de Visitas, gracias a ustedes!!

Incendio de Castro de 1936

De WikicharliE
Banner Historia de Chile en WikicharliE.png
Incendio de Castro de 1936
Bienvenido a Departamento Historia de Chile de WikicharliE

4 de marzo de 1936

Incendio de Castro de 1936 2.png

El Incendio de Castro de 1936 fue un hecho ocurrido el 4 de marzo de 1936, a la 1.30 de la madrugada, en la localidad de Castro, ciudad que quedo totalmente destruida. Algunas fuentes señalan que se quemaron 270 casas, otras 320, totalmente. Castro es la capital provincial de la Provincia de Chiloé, en la Región de Los Lagos, en el Archipiélago de Chiloé.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Aún no existe consenso histórico de donde comenzaron las llamas, algunos dicen que en casa del Sr. Lagrezze, mientras que otros en casa del Señor Carlos Barrientos, aquel vecino que el pueblo identificaba como “Don Carlos Barrientos, de la Luz” para distinguirlo de don Carlos Barrientos, “el profesor”[1].

Las llamas se precipitaron por las casas de madera de las calles Latorre, Serrano y Blanco Encalada que fue consumida por ambos costados para terminar con su fuerza destructora en las calles Irarrázaval y Lillo donde sólo se detuvo al llegar al mar no sin antes quemar también varias lanchas, goletas, botes y chatas ancladas en la bahía” Ese día se quemaron 270 casas y el 80 % del pueblo quedó reducido a escombros y palos humeantes.

A principios de abril del año 1936 los vecinos de Castro, desesperanzados vieron arder sus casas, sin que nada pudieran hacer para detener ese incendio que quemó casi un centenar de casas[2].

El Lobo Marino y el presagio de la tragedia

Semanas antes quienes vivían en la calle que unía la plaza de armas con el desembarcadero de la playa vieron salir del mar un monstruo que lentamente comenzó a subir la cuesta que era esa calle de almacenes, tiendas y ferreterías. Este animal parecía ser un lobo marino pero era mucho más grande y de cabeza puntiaguda. Atemorizada la gente cerraba puertas y ventanas con gruesos troncos de leña para que el monstruo de fea cara arrugada no entrara a las casas.

Este desconocido animal subió hasta la mitad de la cuesta, se detuvo, lanzó un inmenso rugido y comenzó a descender para otra vez irse a sumergir en el mar. Desde esa tarde la gente comenzó a murmurar: “Algo malo va a pasar, los animales del mar no salen sin una razón”.

El presagio andaba rondando. El tótem había avisado a su tribu. Semanas después comenzó el mas grande incendio que se recuerde, sin considerar el causado por el terremoto del año 1960. Con ese incendio desapareció lo más original arquitectura de Castro[3].

Extracto tomado del libro "Cronogramas de Castro en el Siglo XX"

Incendio de Castro de 1936 3.png

El fatídico fuego se inició en la casa de Carlos Barrientos, aquel vecino que el pueblo identificaba como “Don Carlos Barrientos, de la Luz” para distinguirlo de don Carlos Barrientos, “el profesor”.

Fue una experiencia muy fuerte, porque casi todas las semanas había alguno. No sé a qué se debía tanto... pero uno escuchaba desde niño que serían intencionales... por los seguros, pero resulta que el negocio era para una sola persona... y en esos tiempos no eran muchos los que aseguraban sus casas, pero sí hubo señales de que podría ser así. Casi todas las semanas había incendios... y por lo general eran los días viernes.

Sonaban las sirenas y en los niños, una especie de terror se apoderaba de ellos.

En el incendio grande, llegó un instante en que ya no se corría por salvar cosas sino que por salvar la vida. Era un río de fuego, por lado y lado de las calles. En un momento ardió por ambos lados de calle Latorre y después dobló por Serrano, por el lado Norte y otro poco por el Sur. Los vecinos sacaban sus cosas a la calle... y ya estaba ardiendo las dos hileras de casas.

Llegó la orden de no sacar más cosas. Los damnificados perdieron prácticamente todo... y los vecinos comenzaron a llevar sus enseres a los patios, todos espaciosos y con grandes arboledas, donde los aterrados pobladores se protegían del fuego. Los más chicos quedaban cuidando los enseres y los mayores tratando de salvar las casas. Ahí se dieron cuenta de que el fuego era incontrolable...

Por ahí donde estaba la Farmacia de Arturo Antóniz (Serrano con Blanco) se elevó una especie de tizón ardiendo que fue a caer como a doscientos metros, en calle Blanco, donde estaba la Farmacia de don Luis Espinoza, casi al final... y ahí brotó de inmediato otro foco de fuego.

Lo último que se vio hacer a los bomberos fue bajar la bomba grande de la Segunda Compañía, “La Chancha”. Eran entre treinta o cuarenta bomberos prendidos de los cabos para que no se les vaya cuesta abajo, ubicándola en el pozo que allí existía... pero sólo fue un saludo a la bandera!

No había nada que hacer... El fuego siguió por calle Lillo, arrasando con todos los palafitos.

Al día siguiente

De amanecida aparecieron los bomberos de Ancud, en un gesto de confraternidad que no se olvida, con dos máquinas, que sólo sirvieron para apagar los escombros, tal como también lo hicieron los Caballeros del Fuego de Chonchi, con sus voluntarios y el material para sumar sus esfuerzos por mitigar en parte la indescriptible congoja que embargaba a la ciudadanía castreña.

Después... y por mucho tiempo se hablaba de “antes del incendio grande” o “después del incendio grande”, para referirse a determinados sucesos o acontecimientos, como relación de tiempo pasado y su ubicación más precisa en la vida ciudadana y pública de Castro.

Deben haberse quemado más de trescientas veinte casas. Todo el sector principal y más poblado de Castro...

Todavía tengo la impresión que esto parecía que hubiera sido como dirigido por una especie de maldad intrínsecamente perversa.

Incendio de Castro de 1936 1.png

Al día siguiente de la catástrofe, como a las diez de la mañana las planchas de zinc de repente comenzaban a volar como treinta o cuarenta metros y caían... como que de repente adquirían movimiento y hacían eso... y no había viento.

Era los efectos del intenso calor del ambiente, que seguramente creaban corriente de aire ascendente y descendente con esa intensa temperatura ambiental.

Un avión, un Paiper de esos antiguos que vendría seguramente de Ancud o de Puerto Montt sobrevolaba como revoloteando sobre la ciudad, observando la magnitud de esta terrible desgracia... que terminó por completo con el típico rostro de la ciudad:

¡Se acabaron los palafitos de las gentes principales de Castro!. Y después de la catástrofe de fuego, como que se hubiera prohibido construir en madera...Comenzaron ahora a surgir grandes casas de concreto armado: Castro se transformó en una ciudad de concreto.

El incendio también causó daños a la convivencia. A las personas. Se separaron viejas amistades. Unos se fueron a vivir a otros barrios o a otras ciudades.

El demonio con dos antorchas

Después de ocurrido el incendio, los lugareños comenzaron a contar, que algunos habían visto al mismo demonio quemando los alrededores del pueblo con dos antorchas. Muchos hombres y mujeres octogenarios, cuentan que sus padres y abuelos lo vieron.

"Era muy grande y alto, como de dos metros, de un color rojo sangre, pero de esa "coagulá´". Tenia unos inmensos cachos como de "guey" (buey) y unos ojos rojos de demonio que miraban con odio...daba terror. Algunas viejas contaban que lo habían escuchado realizar sonidos guturales horribles. Otras dijeron que tenia un gran pene negro, como la noche. Tenia dos grandes alas, como de murciélago, las que batió con fuerza y luego emprendió el vuelo, chillando horriblemente"..... "Lo que nos visito aquella noche, no sabemos lo que fue, pero es la verdad".

Estas historias sean ciertas o no, se han transmitido entre padres abuelos y nietos. Según ellos, algo anduvo aquella noche. Recordemos que Chiloé es tierra de misterio y demonios. Las creencias populares tocan a cada puerta, dependiendo del suceso acaecido. Hay gran similitud con las miles de historia de seres reptilianos, en el mundo. Pero lo dejamos a su criterio.[4]

Demonio de Castro 1936

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/