¡Llegamos a 26.150.300 visitas gracias a ustedes! ☆

Historias y Curiosidades del nazismo

De WikicharliE
Historias y Curiosidades del nazismo
Bienvenido a Curiosidades de WikicharliE

Presentación

Cuando Hitler pensó que sus hombres no eran dignos de su nombre

Josef Dietrich General Waffen SS Alemanas

Josef "Sepp" Dietrich (28 de mayo 189221 de abril 1966) fue un general de las Waffen-SS alemanas. Las Waffen-SS fueron las unidades de combate de las SS y una de sus divisiones era la "Leibstandarte SS Adolf Hitler". Dietrich era amigo personal de Hitler y fue uno de los pocos que llegó a conseguir la Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Espadas y Diamantes.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

En las últimas semanas de la guerra en Europa, en marzo de 1945, el ejército alemán lanzó la que sería su última gran operación: Operación Despertar de Primavera (Frühlingserwachen). Aquel último intento involucró a muchas unidades del ejército, entre ellas, la Leibstandarte, y resultó un fracaso. Adolf Hitler, enervado por el resultado de aquello en lo que quizás había puesto sus últimas esperanzas emitió una orden que muestra su forma de pensar. Él esperaba que sus hombres, sus soldados, cumplieran, y no lo habían hecho según su análisis. Por lo tanto, no eran dignos de llevar su nombre, la "Leibstandarte SS Adolf Hitler", entre otras unidades, le había defraudado.

Aquella orden, que envió Hitler a Dietrich, pedía que todos sus hombres se quitaran los brazaletes que identificaban su unidad, la división Adolf Hitler no era merecedora de tal nombre. El Führer pensaba que no habían luchado de acuerdo a lo que la situación demandaba y estaba furioso con sus hombres. De todos modos, según parece, Dietrich no se tomó aquella orden muy bien y no la acató. Sus hombres siguieron portando sus brazaletes.

El vuelo de Rudolf Hess

Hess, nacido en 1894, fue un militar y político muy relevante en la Alemania nazi. Conoció a Hitler en 1919 y no tardó en unirse al NSDAP, el partido político nazi, participando en el Putsch de 1923 y compartiendo después de aquello celda con Hitler. La relación entre ambos fue muy estrecha y Hess fue secretario de Adolf Hitler, presidente del Comité Central Nazi, jefe del Partido Nazi, ministro de varias carteras… En el apogeo de su carrera política Rudolf Hess estaba considerado en segundo hombre más importante de la jerarquía nazi, por detrás exclusivamente de Hitler.

El 10 de mayo de 1941, Hess se despertó de un pequeño descanso, una siesta, después de comer y tras visitar a su mujer y a su hijo, en torno a las 17:00 se dirigió a la pista de la Luftwaffe, el ejército del aire alemán, de Augsburgo y voló con un Messerchmitt Bf110 que él mismo pilotó rumbo a Escocia. Su avión fue detectado en varios momentos del viaje e incluso la RAF (Royal Air Force) trató de derribarlo, sin éxito. Finalmente, poco antes de las 23:00 se quedó sin combustible y saltó en paracaídas cerca de Glasgow. Se dañó un tobillo en el salto y un campesino le auxilió en tierra, antes de llevarle ante unos militares.

La historia de Hess es interesante y ha dado para muchas teorías y elucubraciones. La pregunta más obvia es: qué llevó a un personaje tan importante a volar hasta el enemigo en plena guerra. Hess, tras ser detenido, dijo conocer a un duque británico, el duque de Hamilton, pero este niega que tenga asuntos pendientes con Hess, aunque se habían conocido en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Hess dice que tiene una propuesta de paz para los británicos, realizada por el mismísimo Hitler. Los británicos no tomaron tal afirmación en serio y Hess fue encarcelado en la Torre de Londres. Allí permaneció hasta el final de la guerra. Según decía, su objetivo era pactar con el Reino Unido para poder olvidarse del frente occidental y centrarse en el oriental, en la lucha con la URSS.

Como decía, las teorías y explicaciones a este raro viaje son muchas y variadas. Quizás Hess intentaba avanzar el camino para crear en Reino Unido un gobierno afín a Alemania, quizás buscaba salvarse, convencido de que perderían la guerra sus compatriotas… tantas teorías, casi, como estudios sobre el tema. Según parece, sí que había indicios de que el duque se había preparado para acoger el aterrizaje de Hess en una pista en sus propiedades, lo que abona la idea de que Hess iba a contactar con ingleses pro-alemanes en búsqueda de un camino común.

Al finalizar la guerra Hess volvió a Alemania, como criminal de guerra, fue juzgado en Nuremberg y condenado a cadena perpetua. Fue encarcelado en la prisión de Spandau y allí estuvo hasta su muerte en 1987, siendo desde 1966 el único preso de la famosa cárcel. El enigma de Hess se extiende hasta su muerte, repentina, y que tanto pudo ser un suicidio como un estrangulamiento.

Curiosidades sobre Hitler

Hitler of.jpg

Hitler es una de las personas del siglo XX sobre las que más se ha escrito, y hemos de asumir que muchas de las cosas que se han dicho puede que no sean del todo ciertas o hayan sido exageradas. Posiblemente algunas de las siguientes entren en esa categoría, a pesar de ya he filtrado por escepticismo algunas de ellas.

En 1923, un asesor de imagen del partido nazi le indicó que debía afeitarse el bigote, o bien, dejárselo crecer con normalidad, tal y como lo hacía el resto de la gente. Hitler le contestó: “no se preocupe por mi bigote. Si no está a la moda actualmente, lo estará más tarde, sencillamente porque yo lo llevo así”.

Al parecer no era extraño que después de un determinado tiempo en una reunión con amigos, o una cena, Adolf Hitler comenzara uno de sus extensos monólogos, ensayados todos ellos. Sus temas favoritos comenzaban con “cuando era soldado”, “cuando vivía en Viena”, “cuando estuve en prisión” y “cuando lideraba aquellos primeros días del partido”. Wagner y la ópera era otro de sus temas favoritos.

No era aficionado en absoluto al deporte y una caminata era lo máximo que se podía esperar de él. No era extraño verlo caminar dentro de una habitación. Según parece, en lugar de dar vueltas a la misma, la cruzaba en diagonal, de manera constante. Y en ocasiones silbaba mientras lo hacía.

En cambio, era muy aficionado al circo. Después de las funciones a las que asistía, enviaba caros chocolates y flores a las artistas. Pero, curiosamente, no le gustaban mucho las actuaciones con animales. También le gustaba el cine, y casi todas las noches veía una película en su sala de proyecciones privada. Algunas de aquellas películas habían sido prohibidas en Alemania por su propio partido. Veía con interés los noticiarios, que además solía protagonizar[1].

La acertada predicción del general Ludendorff

General Erich Friedrich Wilhelm Ludendorff.jpg

El general Erich Friedrich Wilhelm Ludendorff, fue un militar alemán que destacó en el ejército durante la I Guerra Mundial. Fue amigo de Hitler y hasta llegó a recibir ofertas de este para prosperar en su carrera. Murió en 1937 cuando ya se intuía que Alemania sufriría por culpa de Adolf Hitler pero cuando aún estaba lejos la terrible acción del líder nazi sobre el resto del mundo.

Y hablo de estas fechas, porque ya entonces escribió una carta a Paul von Hindenburg refiriéndose a Adolf Hitler en estos términos:

"Le predigo de la forma más solemne posible que este hombre nefasto conducirá a nuestro país al abismo y a nuestra nación a una catástrofe inimaginable. Las generaciones futuras maldecirán sobre su tumba por haberlo permitido."

Ciertamente Ludendorff no llegó a ver cuán acertada fue su predicción. Cuando murió, recibió un funeral de estado al que asistió Hitler, ya como máximo responsable de Alemania[2].

Hitler en funeral de Ludendorff

El fichero de la Gestapo

Nazi eagle.jpg

Como en todo sistema de terror y control social, la información sobre los individuos, sobre los partidarios y sobre los detractores, es algo esencial. El régimen nazi y la Gestapo disponían de informadores por todos lados y mantenían controlada cualquier actividad.

Un ejemplo del nivel de información alcanzado lo tenemos en el diseño y gestión de un sistema de fichas mediante el cual se controlaba a la población de una zona alemana. Cada ficha contenía información detallada sobre un individuo, incluyendo información sobre su ideología política.

Se gestionaban más de 500.000 entradas en un enorme fichero horizontal y circular. Esta máquina era manejada por un único operador y podía acceder a cualquiera de las fichas instantáneamente, gracias a un motor eléctrico que hacía girar el invento y ofrecía inmediatamente la ficha buscada.

Posiblemente este sistema era el método más eficaz y avanzado de aquel tiempo en lo que respecta a la gestión de información.

Las mujeres de las SS nazis

Las Mujeres de la SS Aufseherin Auschwitz

Las terribles y temibles SS nazis eran la élite del partido y el aparato de Adolf Hitler. Tal es así, que su selección, especialmente en los primeros años, era muy estricta. Y no únicamente su selección, sino que al ser considerados como portadores de un material genético de altísimo valor, sus relaciones y descendencia estaban controlados.

Un SS no podía casarse sin la autorización de sus mandos o autoridades. La novia debía demostrar su procedencia aria siendo necesaria una limpieza de su árbol genealógico hasta el año 1800. Más de 130 años sin mácula, y esto únicamente para casarse con un simple soldado o con un suboficial.

Schutzstaffel SS.png

Si una buena mujer, muy aria, eso sí, quería desposarse con un oficial, debía exponer una limpieza de su ascendencia hasta el año 1750. Las pruebas presentadas por las féminas eran examinadas en detalle por la dirección central de las SS. Además, por si esto fuera poco, la mujer debía pasar por una serie de pruebas médicas y físicas.

Por supuesto, una vez concedida la gracia y desposada, la mujer debía formarse y recibía cursos y demás con el objetivo de hacer de ella una mujer diga de su marido. Todo esto con el único objetivo de que los genes arios no fueran mezclados con mujeres indignas de tal virtud y se acabaran estropeando.

Göring ayudado por unos judíos

Hermann Göring

Unos años antes de acceder definitivamente al poder, el partido político de Adolf Hitler intentó un golpe de estado, conocido como putsch en alemán. Era el año 1923. No resultó exitoso y después de algunas horas todo había acabado. Un regimiento de las SA en Munich se vio envuelto en un intercambio de disparos y dos de aquellas balas acabaron en el vientre de Hermann Göring, ya por entonces uno de los líderes del movimiento. Göring sería, con el tiempo, uno de los tres o cuatro hombres más poderosos del Tercer Reich.

Herido, Hermann Göring se tuvo que ocultar para no ser detenido y poder huir a una zona más segura. Fue una familia judía, los Ballin, los que ocultaron al rebelde y le ayudaron a huir. Posiblemente, de saber que aquel hombre formaría parte años más tarde del régimen que asesinó a millones de judíos lo habrían rematado allí mismo. De todos modos, gracias a la ayuda de Hermann Göring, en agradecimiento por este hecho, salvaron su vida los Ballin durante el exterminio que llevaron a cabo los nazis.

La esvástica en el ejército de EEUU

LOGO 45th DIVISION DE INFANTERIA de estados Unidos

Poco antes de que Estados Unidos entrara en la II Guerra Mundial, su ejército se vio obligado a cambiar la insignia que la 45ª División de Infantería llevaba en su hombro. Considerando la situación mundial y previendo a qué les avocaba la situación y la evolución de la política internacional. Esta unidad tenía en su insignia una combinación de los colores tradicionales de España, por su origen en Nuevo México, y de un símbolo tomado de los nativos americanos.

Este símbolo era similar al que usaban los alemanes allá en Europa. Es decir, una unidad del ejército norteamericano tenía una esvástica en su hombro. Era de color dorado y el fondo era rojo, de ahí los colores españoles de los que hablaba antes. Fue modificada para que desapareciera el parecido con la esvástica nazi. En su lugar pusieron una figura de un pájaro (thunderbird). Hoy en día un valor realmente alto entre los coleccionistas, como era de esperar.

Los volkswagen y la Alemania nazi

Nazi propaganda volkswagen.jpg
El póster que encabeza esta entrada es propaganda alemana de 1933 en la que se recomienda ahorrar para poder disfrutar de un “coche KdF propio”. En aquel momento había dos organizaciones en Alemania que se encargaban de cuidar y controlar a la clase trabajadora. Una era la KdF y la otra era la Schönheit der Arbeit.
Ferdinand Porsche mostrando el modelo Volkswagen que Adolf Hitler había mandado a construir para el pueblo alemán 1935

Cuando hablo de cuidar y controlar, estoy refiriéndome a cosas como que habían prohibido las huelgas y que el ocio no era más que algo accesorio al trabajo, lo vital. Una de sus estrategias era convencer a los proletarios de que trabajando duro llegarían a tener uno de esos grandiosos coches nuevos, como el del póster. Las proclamas eran del tipo: “Ahorra cinco marcos a la semana y consigue tu propio coche”.

Los trabajadores creyeron lo que se les decía y entregaron millones de marcos al plan de ahorro propuesto. Lamentablemente no consiguieron finalmente el coche, pero eso no era lo importante. Lo divertido era ahorrar y soñar.

Por cierto, el coche que era un Volkswagen. Las cosas no han cambiado tanto. Ahora en lugar del cartel este nos hacen anuncios en TV con bonitas señoritas y en lugar ahorrar y luego tener el coche, pagamos el coche y luego devolvemos religiosamente al banco el dinero del auto. Vamos, que no han cambiado las cosas demasiado.

Los nazis no conocían Pearl Harbor

Sir Winston Churchill

Diciembre de 1941, los japoneses habían atacado con éxito la base estadounidense de Pearl Harbor y la II Guerra Mundial daba un giro. Japón formaba parte del eje fascista junto con Alemania e Italia y, por lo tanto, la noticia del ataque a Estados Unidos fue acogida con alegría por Adolf Hitler. Recuerden ustedes que ya les comenté en una ocasión que al conocer la noticia del ataque Winston Churchill había dicho: “Así que después de todo hemos ganado”. Por lo tanto, los dos bandos enfrentados en Europa, o al menos sus líderes, se alegraron del ataque. Supongo que en el caso británico únicamente en cierta medida.

Volviendo a Adolf Hitler, lo que ocurrió a continuación, una vez que le explicaron con detalle lo ocurrido en aquella isla del Pacífico, es lo relevante en todo esto. Al parecer, reunido con sus asesores militares, Adolf Hitler les preguntó a estos por la situación geográfica de Pearl Harbor y ninguno de ellos la conocía. Habían hablado de lo ocurrido allí, pero no sabían dónde. Aquello estaba lejos, cierto, pero eran asesores de Hitler y deberían saberlo. Por supuesto, el führer montó en cólera por este hecho. Pasó de la alegría a la tristeza en un momento[3].

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/