¡Llegamos a 27.278.323 visitas gracias a ustedes! ☆

Historia del Ejército Romano

De WikicharliE
Logo Imperio Romano de WikicharliE cl.jpg
Historia del Ejército Romano
Bienvenido a Imperio Romano de WikicharliE

Presentación

Ejercito Romano.jpg

El crecimiento y la grandeza de Roma son debidos a su excelente disposición militar, en los principios de Roma los hombres servían en el ejército según sus propiedades y riquezas y no recibían ninguna compensación por el servicio prestado, esto hacia que los más pobres fueran excluidos del servicio, para su reclutamiento cada 5 años los censores distribuían a la población en cinco clases con licencia para llevar armas.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

La formación primitiva del ejército desde sus principios era una copia de la compacta y cerrada falange griega compuesta por lanceros armados, más tarde con las luchas contra las tribus montañesas y los celtas el ejército se organizó en legiones, formaciones más flexibles y fueron substituidas las lanzas por espadas y jabalinas.

Mario

Con Mario llegaron los primeros grandes cambios en el ejército, hizo llevar a cada legionario todo su equipo (aprox. 35kg.) eliminando así el largo convoy con todo el equipo y suministros que dificultaba la marcha del ejército, otro cambio introducido por Mario fue eliminar cuatro de los cinco estandartes que identificaban las legiones dejando únicamente el águila como símbolo de todo el ejército, aunque cada legión adoptaba símbolos propios.

396 a.C

Se implantó por primera vez el servicio militar remunerado, aunque se seguía reclutando a los ciudadanos solo cuando era necesario su servicio sin que hubiera un ejercito profesional permanente que no llegaría hasta la llegada de Augusto al poder aunque se seguiría manteniendo la práctica del reclutamiento. Hacia el año 107 a.C. se empezó a aceptar a los ciudadanos más pobres y con Augusto el enganche quedó abierto a toda la población libre del Imperio, quedando este dividido entre legiones y tropas de élite que eran reservadas a los ciudadanos romanos y los auxilia donde eran integrados el resto de la población del Imperio.

Otros cambios realizados por Augusto que percibió que el ejército que tenía era insuficiente para las exigencias de un imperio creciente fueron determinar el número de legiones en 28 (150.000 hombres) complementadas con un número prácticamente igual de fuerzas auxiliares, organizando así una especie de segundo ejército con reclutamientos provinciales no provistos de la ciudadanía romana.

Los cuerpos auxiliares fueron un enorme elemento de romanización debido a que eran reclutados los hombres en disposición de luchar del mismo grupo étnico y en no pocas ocasiones de reciente sometimiento y eran trasladados a frentes alejados de sus hogares consiguiendo perder al cabo de los años su carácter nacional y quedando romanizados, con su licenciamiento se les era otorgada la ciudadanía romana.

Adriano “el Limes”

Con Adriano “el Limes” (límite) alcanzó su máximo potencial como sistema de defensa de los limites del Imperio convirtiendo las fronteras en una línea continua de fortificaciones y puestos de vigilancia, este sistema dividió el ejército y lo convirtió en un conjunto de ejércitos regionales estacionados permanentemente; Estos ejércitos regionales atraían sobre sí una población civil que se establecía cerca de los campamentos militares para aprovechar las necesidades de provisiones y diversiones de los soldados haciendo que en ocasiones estas aglomeraciones dieran lugar a ciudades.

Los soldados tenían prohibido el matrimonio de hecho cuando un hombre entraba en servicio si estaba casado el matrimonio quedaba legalmente anulado aunque muchos soldados se establecieron con mujeres locales y formaron sus propias familias, esta disposición cambió con Septimio Severo que permitió contraer matrimonio a los legionarios.

Severo Alejandro

Fue el primer emperador en establecer los “Castellani” veteranos que se les facilitaba tierras en las fronteras facilitando de esta manera una vinculación soldados-colonos, con Severo también llegó también la barbarización de los ejércitos.

Diocleciano

Cambió el número de legiones y lo aumentó hasta formar 60 unidades. Con Constantino se introdujeron los últimos cambios, aumentando los contingentes móviles mientras reducía la fuerza de los Limitanei.

El creciente reclutamiento de bárbaros (los Foederati) en el ejército contribuyó a la mayor barbarización de los efectivos, así al final de su historia Roma era defendida por los mismos bárbaros por los que había creado y desarrollado un ejército que se acabó disolviendo junto con Roma que sucumbía agotada bajo la fuerza de las invasiones germánicas del siglo V.

Organización del ejército

Después de cambiar el modelo griego de la falange griega que mantenía desde sus principios, la legión se transformó en la unidad base del ejército romano, aunque originalmente la palabra legión se aplicaba a todo el ejercito, esto fue cambiando hasta que en el siglo I a.C.

Una legión

Estaba formada por 5.120 hombres dividida por 10 cohortes formadas por 480 hombres, las cohortes a su vez de dividían en 10 centurias de 80 hombres cada una, aunque cabe destacar que la primera cohorte de la legión formada por los mejores hombres estaba formada por 5 centurias dobles de 160 hombres.

Las centurias

Las formaban por 10 Contubernia (grupos de 8 hombres que comparten una tienda de campaña). Un Centurión figuraba al mando de cada una de las centurias, aunque acataba las órdenes de los tribunos.

La unidad más pequeña capaz de emprender cualquier acción era formada por dos centurias y recibía el nombre de Manípulo o puñado.

Legatus Legionis

El comandante en jefe era el Legatus Legionis (de orden senatorial) que disponía de un estado mayor formado por un prefecto y seis lugartenientes (Tribuni Legionis) cinco que pertenecían a la orden de los caballeros y otro perteneciente a la clase senatorial, esta practica hacía que hubiera una falta de profesionalidad en los estamentos superiores, falta que era cubierta por los centuriones, la verdadera espina dorsal del ejército romano. Las tropas auxiliares estaban organizadas en unidades de infantería (Cohortes) compuestas de 500 a 1000 hombres por unidad, organizados en 16 o 24 turmas, o en cohortes mixtas de 6 a 10 centurias mas 3 o 6 turmas, de éstas saldrían también los escuadrones de caballería (Alae).

Al mando de las tropas auxiliares se encontraban oficiales romanos del orden ecuestres (praefecti) los auxiliares nunca alcanzaron el estatus de legionario y percibían un salario inferior.

A mediados de la época republicana, las legiones se estaban divididas en las siguientes unidades

Caballería o Equites

La más prestigiosa de todas las unidades. Cada jinete pagaba todo su equipamiento que consistía en su armadura, espada, jabalinas, casco y un escudo redondo como protección. El Decurión era el oficial al mando de la unidad. Junto a esta caballería se encontraba otra más liviana compuesta de ciudadanos reclutados más jóvenes y pobres, que no podían entrar en la Equites por su pronta edad.

Infantería liviana o Velites

Eran las unidades que se encargaban de lanzar las jabalinas y hostigar al enemigo. Provenientes de los estratos más pobres, los Velites no tenían una función básica asignada durante la batalla, siendo utilizados dependiendo de la necesidad del momento.

Infantería pesada

La unidad básica de la legión y la más conocida de todas. Compuesta de ciudadanos que se podían pagar el equipamiento de armadura, Pillum, casco, escudo y Gladius. La infantería se subdividía dependiendo de la experiencia de los legionarios.

Los Hastati

Los más jóvenes de todos, se situaban en la línea delantera. Los Principes. Legionarios que rondaban la treintena, componían la segunda línea de la legión. Los Triarii. Formado por los más veteranos, solo entraban en combate cuando la situación lo reclamaba.

La Vida en el Ejército

Las principales diversiones en los campamentos eran las casas de baño, donde los soldados tomaban vino y cerveza y aprovechaban para jugar a los dados e incluso para degustar algunos platos que no formaban parte de la dieta diaria del cuartel.

El soldado no solo debía conocer el oficio de la guerra sino que debía dominar otros oficios como sembrar, criar caballos y recolectar cosechas, también debía conocer algo del oficio de artesano para poder reparar y fabricar armas, además de manejar pico y pala para cavar fosos, construir campamentos, levantar muros y socavar las murallas enemigas.

“El servicio militar es duro y poco provechoso. Tu cuerpo y tu alma se valoran en unas cuantas monedas por día; con esta limosna tienes, además, que pagar la ropa, las armas y las tiendas de campaña, así como los sobornos para los centuriones que son demasiado crueles y poder librarte así de encargos pesados” Percenio (líder de un motín contra Tiberio 14 d.C.).

Existían de todas maneras ciertas ventajas en el oficio de soldado, una paga fija muy superior a la de cualquier campesino, un servicio medico y después de la derrota del enemigo muchas veces se presentaban ocasiones para el saqueo.

Al Retirarse o licenciarse

Al licenciarse del servicio -20 años para los legionarios, 16 para la guarnición de Roma, 25 para los auxiliares y 26 para los marineros- a los soldados se les otorgaba el título de Veteranus y recibían una parcela de tierra o una buena cantidad de dinero equivalente a 12 años de paga. Además recibían pagas extras al inicio de cada mandato de un nuevo emperador, costumbre establecida por el emperador Claudio. Para los auxiliares su principal recompensa era recibir la ciudadanía romana.

El Entrenamiento

Alojados en los barracones del campamento, eran reunidos en la unidad básica, compuesta por ocho soldados (Contubernio). Cada Contubernio era como una familia que debía convivir junta durante todo el tiempo. Esta unidad mínima contaba con una mula que se usaba para cargar la tienda de campaña, el molino del trigo y los utensilios y herramientas que no tenían que llevar a cuestas ellos mismos. Para poder llevar todo el pesado equipamiento, los legionarios entrenaban realizando duras marchas cargando cestos rellenos de piedras. Montar a caballo, natación, maniobras básicas diarias, etc. Formaban también parte del entrenamiento básico de un legionario.

Un Día de entrenamiento

Antes de la salida del sol se tocaba diana y todo el mundo debía ponerse en marcha. Antes de formar los barracones debían estar limpios y en perfecto estado para la inspección. Luego del desayuno, se preparaban para las largas marchas diarias. Una pausa para comer y de vuelta al entrenamiento, ensayando tácticas de batalla. Al finalizar el día los legionarios se relajaban en los baños, cenaban y aprovechaban el tiempo libre que les sobrase.

Una vez pasadas las duras y agotadoras primeras semanas a los legionarios que aún quedaban, se les permitía entrenar con armas de madera que pesaban el doble que las reales para poder fortalecer los brazos acostumbrándolos así a entrenar con mucho más peso. Una vez pasado todo este calvario a los legionarios restantes se les entregaba definitivamente las armas reales con las que entrenaban duramente hasta que su uso se convertía en un acto reflejo automático.

En su tiempo libre

Los legionarios se dedicaban a ir a los baños, jugar, beber, trapichear y haraganear por las calles. Si el campamento se convertía en permanente, los barracones crecían y pasaban de ser construidos de madera a ser construidos de ladrillo y no tardaban en crecer ciudades alrededor del campamento, aportando más variedad de diversión en el tiempo libre de los legionarios. Aunque los legionarios tenían prohibido casarse en las legiones acantonadas se hacía la vista gorda, dejando que se juntaran con su familia legalizando su estado tras su licenciatura del ejército.

En cuanto a la sanidad en cada campamento romano contaban con un hospital, el Valetudinarium, donde eran tratados. Los instrumentos médicos encontrados en excavaciones demuestran que prácticamente eran iguales a los usados hoy en día.

Uniforme legionario

El uniforme de los soldados fue variando a lo largo del tiempo, hasta el reinado de Claudio los legionarios llevaban como protección una cota de malla que fue substituida por hojas de hierro superpuestas, las medallas y placas de metal estaban fijadas en la coraza, debajo de esta llevaban una camisa de tela que acababa en un faldón y una prenda de cuero.

Las corazas metálicas al igual que las grebas o espinilleras estaban reservadas a los oficiales, un cinturón metálico servía para ajustarse la coraza y para colgar la espada.

Una de las grandes tácticas de los romanos en cuanto a su armamento fue el de copiar de los enemigos todo lo que les podía beneficiar, así por ejemplo su espada corta o Gladius Hispanicus era una adaptación de la Falcata Ibérica que causó estragos entre los legionarios durante los enfrentamientos que tuvieron con los auxiliares hispanos de Aníbal durante la II guerra Púnica, esta espada era ideal para el combate cuerpo a cuerpo debido a su doble filo y sus medidas de 50 cm. de largo por 7 cm. de ancho.

La Espada corta fue substituido a partir del siglo III por la espada larga o Spatha. Los auxiliares recibían una espada más larga que la de los legionarios y en ocasiones una lanza también mayor que el Pilum.

La lanza corta o Pilum fue también una copia esta vez de los samnitas y estaba diseñada para romperse en el momento del impacto de modo que el enemigo no pudiera extraerla dejando así inutilizado el escudo que había sido perforado por la lanza.

Sus medidas eran de una asta de unos 120 cm. de largo donde se le insertaba una vara de hierro de unos 60 cm. aproximadamente.

La cabeza y el cuello se protegían con un yelmo de bronce. El casco semiesférico y con carrilleras, se adornaba la mayoría de las veces con un penacho de plumas o crines. Los escudos, ovalados y fabricados en madera se recubrían con lino y piel de ternera, y después con unas bandas de hierro que servían de protección contra las puntas de las espadas, estos escudos ovalados y convexos fueron substituidos por otros rectangulares y cilíndricos.

Los romanos copiaron su escudo del modelo galo, que consistía en una gran placa ovoide o rectangular la mayoría de las veces, en el centro tenía una semiesfera destinada a hacer resbalar los proyectiles enemigos.

Armas y Tácticas del ejército romano

En el imperio romano la disciplina de la guerra era considerada una ciencia y un arte, el entrenamiento constante hacía del ejército romano uno de los más temibles y era el gran responsable de sus éxitos.

El combate del ejército romano

El ejército romano se preparaba para el ataque usando una formación básica, usando una vanguardia de Velites (infantería ligera) y a continuación se encontraba la infantería dispuesta en tres líneas, los Hastati, los Principes y los Triarii (Veteranos) que solo entraban si era necesario su intervención. A la derecha de la infantería se situaba la caballería y a su izquierda la caballería de los aliados.

Una vez presentada la batalla los generales lanzan en primer lugar a los Auxiliares bárbaros debido a que eran considerados como mas substituibles, si estos eran rechazados intervenían los legionarios y si no aún así no se conseguía la victoria eran reclamados los Pretorianos que formaban la élite del ejército.

En la batalla ante el enemigo el ejército se presentaba como una muralla formada por los escudos de los soldados erizada por sus jabalinas. Se esperaba el avance enemigo hasta que se acercaran a unos 20 metros de la primera línea, momento en el que la primera línea lanzaba el Pilum. Si igualmente el enemigo seguía avanzando la segunda línea lanzaba su arma.

A la orden de ataque, la primera línea los soldados avanzaban escudo con escudo, mientras los de la segunda línea protegían a los de la primera con sus propios escudos colocándolos sobre sus cabezas.

Antes del contacto, si era necesario se arrojaba el escudo contra el enemigo, para atacarlo con la espada inmediatamente después. Los legionarios entrenados para el combate cuerpo a cuerpo buscaban un punto débil al enemigo para atacar con la espada. Con una herida de 10 centímetros de la Gladius (espada romana) bastaba para dejar fuera de combate al enemigo.

Si la primera línea no era suficiente, la segunda atacaba por los espacios dejados por la anterior, mientras la primera retrocedía para reabastecerse de lanzas y escudos.

Asedio del ejército romano

Para el asedio eran también utilizados torres para los arqueros, arietes para abrir brechas en las murallas o terrazas y torres móviles que contaban con un puente levadizo para poder escalar los muros.

Otra de las tácticas usadas para el asedio era rodear con dos muros a la ciudad sitiada, uno interior para evitar salir a los sitiados y otro exterior para evitar el acceso a posibles fuerzas auxiliares.

Armas

Una de las ventajas del ejército romano frente a su enemigo era su planificación y su gran armamento listo para cualquier ocasión, para el ataque disponían de escorpiones, onagros, tortugas... que consistían en catapultas que proyectaban con gran precisión piedras, dardos o jabalinas.

El Onagro:

Onagro.gif

Era una arma de asedio del estilo catapulta que se usaba para lanzar piedras a las murallas enemigas y destruir torres de defensa en los asedios. La primera referencia de esta arma es del griego Filón en el año 200 a.C.

Ballista o Balista:

Ballista o Balista romana.jpg

Arma de asedio similar a una ballesta pero mayor en tamaño. Se usaba para disparar grandes piedras durante el asedio. Debido a su gran tamaño eran necesarios varios hombres para su manejo.

Escorpiones:

Los escorpiones romanos.jpg

Los escorpiones romanos, maquinas pequeñas, era la arma más terrible, muy fácil de manejar, lanzaba proyectiles de hierro fino a distancias de 400 metros. Los Legio Scorpio eran los legionarios que las manejaban. Fueron usados por primera vez en el asedio de Avarico, durante las campañas de Julio César. Desde ese momento, cada legión contaba con al menos 40 o 50 legionarios escorpiones.

Ariete:

Ariete Romano.jpg

El ariete era usado para romper las puertas o las murallas durante el asedio. En su forma básica estaba formado por un tronco que era cargado por varios soldados. En sus formas más sofisticadas eran impulsados por cuerdas dentro de un marco de madera, al ser mayores de tamaño eran necesarios más soldados para su uso. En el segundo caso este ariete podía estar protegido con cubiertas para evitar ser atacado por los defensores mientras era usado. También se podían apoyar sobre rodillos, dando una mayor velocidad al ariete antes de golpear a su objetivo.

Simbología

Durante los principios de la república la división del ejército estaba compuesta por cinco estandartes, el águila, el lobo, el minotauro, el caballo y el jabalí, pero en el año 104 a.C. Mario abolió los demás estandartes y dejó únicamente el águila (Aquila) como símbolo de todo el ejército

También se podía encontrar el Signum que era el estandarte de las centurias, constituido por el águila y la insignia de la corona romana en la punta y bajo esta la inscripción SPQR. Con el imperio se substituyó la inscripción por el nombre del emperador.

SPQR romano.jpg

Otro símbolo usado era el Vexillum, estandarte usado por las unidades que estaban lejos de sus legiones haciendo un servicio. Este estandarte tenía la forma de un largo bastón con una bandera que contenía un águila en su centro. En tiempos de Augusto se usó tan solo de color rojo.

Vexillum romano.png

La perdida de un estandarte en un enfrentamiento era considerada una auténtica desgracia en la sociedad romana, su recuperación era celebrada como una gran victoria por parte del ejército y de toda la sociedad.

El ejército romano estaba muy ligado a la religión, para las declaraciones de guerra, un colegio de sacerdotes llamados feciales presentaban las exigencias al enemigo, si no recibían una respuesta en un plazo máximo de 30 días, los sacerdotes se dirigían a la frontera del país en cuestión y pronunciando una formula ritual lanzaban una lanza en su territorio declarando oficialmente la guerra.

El jefe militar antes de comenzar la campaña pronunciaba los vota enumerando los sacrificios y juegos que tendrían los dioses en caso de victoria, también se intentaba atraer a las divinidades de los enemigos mediante la Evocatio prometiendo plegarias y sacrificios en caso de salir vencedores.

Si la victoria era considerada de suficiente importancia, el Senado concedía al jefe militar un triunfo en el cual se le vestía al igual que Júpiter Capitolino y seguido de sus soldados (el ejército no podía entrar en Roma en ninguna otra ocasión), de los prisioneros y de los carros con el botín conseguido desfilaba por la ciudad.

El Campamento Romano

Los campamentos romanos eran una obra de ingeniería y velocidad, un ejército en marcha construía un campamento completamente fortificado al finalizar la marcha del día y lo destruía a la mañana siguiente antes de seguir su camino.

Campamentos eventuales

Los campamentos de eventuales que eran construidos al finalizar la marcha diaria y destruidos al marcharse del lugar se construían siguiendo un orden y disciplina muy estricta.

Después de buscar una llanura cerca del agua un Centurión experto en topografía trazaba el rectángulo del campamento, con la ayuda de la Groma, instrumento topográfico utilizado para observar y establecer líneas directas y ángulos rectos. Una vez marcado el rectángulo parte del ejército se situaba en posición de batalla frente a la zona por donde podría aparecer el posible enemigo, mientras la otra parte cavaba un foso (Fosa) de cuatro metros de ancho por tres de profundidad, utilizando la tierra extraída para realizar el terraplén (Agger) de protección donde eran clavadas estacas, atadas entre sí para formar la empalizada. Al mismo tiempo que se levantaban las defensas, las diferentes unidades iban entrando en el campamento para ir montando las tiendas, que eran montadas siempre en el mismo lugar.

Dependiendo de la vulnerabilidad de la zona se construían varios tipos de campamentos. Si se estaba en una zona segura, se construía un campamento con un pequeño foso y terraplén. Si en cambio el campamento se construía cerca del enemigo el foso y el terraplén se agrandaban. En caso de un campamento de asedio prolongado se construían con murallas dobles rellenas de cascotes.

Campamentos permanentes

Los campamentos permanentes hechos en piedra eran utilizados como campamentos de invierno. En época de paz se convertían en pequeñas ciudades con una extensión de unas veinte hectáreas para albergar una legión.

El diseño de los Campamentos era extremadamente simple, un muro perimetral, rectangular casi cua¬drado, con las esquinas redondeadas para poder defenderse mejor que envolvía el recinto y que contaba con torres de vigilancia y con puertas en el centro de cada uno de los lados. Estas muro perimetral consistía en dos murallas paralelas de sillería rellenando el espacio medio entre estas con piedras, mortero y hormigón romano. Las murallas tenían una altura y tamaño variable dependiendo de la situación militar del campamento.

En el centro del campamento donde se cruzaban las dos calles principales (vía Praetoria y vía Principalis) se levantaba la tienda del general o Praetorium, junto a esta tienda había un pequeño foro y al otro lado el Questorium o sede la intendencia.

La vía Principalis dividía el campamento en dos secciones, una destinada a los mandos y la otra al grueso del ejército. En los campamentos se disponía de salas de ejercicios, almacenes, un hospital (Valetudinarium) y termas.

Muchas de las ciudades romanas surgen de los asentamientos de los campamentos romanos.

Fuentes y Enlaces de Interés

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/