° ¡Llegamos a 31.557.232 millones de visitas gracias a ustedes!

Gabriel Cano y Aponte

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
  Gabriel Cano y Aponte   Bienvenido a Biografías  

Gobernador de Chile

Gabriel Cano y Aponte.jpeg

Gabriel Cano de Aponte (☆ Mora (Toledo), 3 de marzo de 1665–† Santiago, 11 de noviembre de 1733). Gobernador, capitán general, presidente de la Real Audiencia del Reino de Chile, caballero y comendador de la Orden de Alcántara.

WikicharliE Patrimonio de Chile

1665

3 de marzo de 1665: Este día es bautizado en la parroquia de Santa María de Altagracia. Fue hijo de Juan Cano Ruiz y de Josefa Aponte Carvajal, la cual casó en segundas nupcias con Domingo Salamanca y Lumbreras.

Juan desempeñó puestos municipales como el de regidor, alcalde de la Hermandad y alcalde ordinario por nombramiento del conde de Mora en representación del estado de hijodalgos.

Aspecto físico

Del aspecto físico de Gabriel comenta, Carvallo Goyeneche, con cierta abstracción, “fue su cuerpo bien trazado i cabalgaba bien, i gustaba de correr parejas, cañas, cabezas…”; mientras Amunátegui le caracterizó “como hombre notable por su valor y galantería, lijero en su conducta privada, firme y austero en la pública…”. Ambos perfiles son más supuestos que reales, al no ser ninguno de los dos coetáneos de Cano Aponte.

Juan Cano casó en primeras nupcias con Petronila Ruiz de Herrera (hija de Francisco de Herrera y Juana Ruiz), con la cual tuvo una hija llamada Luisa. Viudo, contrajo un segundo matrimonio con Josefa Aponte Carvajal, natural de Ocaña, nacida en mayo de 1631. El matrimonio procreó a Gabriel, Josefa (casada con Domingo Salamanca y padres del gobernador Manuel de Salamanca Cano), Francisca y Luisa Cano Aponte. Sus abuelos paternos fueron Juan Cano de Aldas, alcalde por el estado de hijodalgos y de la Santa Hermandad, y Luisa Maestro Ruiz, mientras que los maternos fueron Manuel de Aponte, natural de Ocaña, y Ángela Molina Contreras, nacida en Noblejas.

1707

Gabriel Cano Aponte se dedicó a la milicia desde muy joven. Estuvo al servicio de los reyes de la casa de Borbón y se halló en los sitios de Namur y Campomayor (Portugal) y en las batallas de Ramilly (Italia), Alguaire, Penalva y Zaragoza, además de intervenir en la expedición a Cataluña y en el sitio de Barcelona. Por sus actuaciones militares obtuvo menciones del mariscal Villars y de los duques Baviera y Borgoña. Por el ataque a Gante, en 1707, recibió una pensión de 4.000 libras en el asiento de negros.

1713

Contrajo matrimonio con María de Champs, en Malinas, Flandes. La dote superaba los 40.000 florines, pero surgió un pleito con el hermano y al final acordaron una sustancial rebaja. Tanto ese acuerdo, cómo el testamento de María, se extendía en Almagro el año 1713.

1715

19 de junio de 1715: Fue investido caballero de Alcántara por una real cédula extendida en el palacio de Aranjuez.

1716

El nombramiento, como gobernador de Chile lo extendió Felipe V y lo juró Cano el 7 de noviembre de 1716. Sucedió a Juan Andrés de Ustáriz, en cuyo cargo debía estar solo ocho años, aunque llegó a ejercerlo durante más de cinco quinquenios.

En su periplo hasta Cádiz para embarcar pasó por Mora, su pueblo natal. Aquí firmó dos escrituras, ambos poderes, el 14 de diciembre de 1716, extendido uno a favor de Miguel de Villacaballo, vecino de Madrid, para pedir la colación de la encomienda de Mayorga, de la orden de Alcántara. Si la recompensa crematística por tal cargo no fue considerable, sí le sirvió para realzar su cursus honorum. En el otro instrumento daba poder a su sobrino Francisco Salamanca y Cano para cobrar las mesadas que le debiere el rey. Ratificaba un similar instrumento protocolizado por el escribano madrileño Alonso de Madrigal el 6 de noviembre de 1716.

16 de enero de 1716: Cano Aponte casó en segundas nupcias con María Francisca Vélaz de Medrano, en Pamplona. Ella contaba con 24 años –“blanca e rubia” –, él ya estaba en la cincuentena. Era hija de María de Larrea y Juan Vélaz de Medrano, vizconde de Azpa, señor de Mendillori y de la villa de Autol.

5 de enero de 1716: Las capitulaciones matrimoniales se extendieron, el padre de la novia aportó una dote de 3.000 ducados, cargados a censo sobre su mayorazgo, más 4.000 pesos en alhajas. Tuvieron dos hijos: José Antonio y Juan Gabriel.

1717

26 de febrero de 1717: El embarque se produjo en el navío de Andrés Martínez de Munguía. Iba el matrimonio acompañado por 17 personas, entre hombres y mujeres. De esos “criados”, que contaban con 22 y 30 años de edad, había dos nacidos en Mora y vinculados al gobernador: Pedro Romero Redoxo, hijo de Juan Sánchez de Redroxo y Josefa Lumbreras, y Ambrosio Ramos, hijo del escribano Diego Ramos del Pulgar y Francisca Salamanca Ruiz. A su probanza acudían a testificar sus paisanos el teniente coronel Juan Carranza, el capitán Pedro Carranza, del regimiento y Manuel de Salamanca Cano, naturales de Mora y acantonados en Cádiz, quizá a la espera de pasar a América.

15 de diciembre de 1717: Llegó Gabriel a Valparaíso.

Al poco tiempo de su desembarcó, Cano Aponte observó la necesidad de plantear nuevas medidas urbanísticas en Santiago, luchar contra los incendios urbanos, reparar caminos, construir un canal que uniese los ríos Maipo y Mapocho y edificar una casa de recogidas.

La gobernación chilena estaba subordinada al virrey de Perú desde 1589. Una de las actuaciones de mayor envergadura política y militar de Gabriel fue la creación del cuerpo de ejército llamado “capitanes de amigos”, cuyo objetivo era mantener la paz con las tribus mapuches y establecer lazos de cooperación política y acuerdos comerciales. Algo que no sucedió, aunque sí desencadenó la llamada Guerra de Arauco en 1723. Sofocar el levantamiento no fue fácil, aunque no se llegó a una confrontación militar. Las tropas españolas se retiraban y la frontera quedó establecida en Biobío. Posteriormente, se acordaba hacer un parlamento en Negrete en 1726. El gobernador Cano impartió justicia, castigo y protección contra los abusos y atropellos de comandantes y cabos. Se comprometió a acabar con el comercio esclavista y contribuir a mejorar las condiciones de los indígenas, así como controlar el comercio ilegal en las costas, asaltadas por los contrabandistas franceses y holandeses.

1725

29 de diciembre de 1725: Había testado e hizo un posterior codicilo, al haber fallecido su hijo José Antonio y quedar solo Juan Gabriel.

1730

8 de julio de 1730: Lamentablemente el desastroso terremoto, dejó derruidas algunas iglesias, un buen número de casas de particulares y destruyó las torres de la Catedral de Santiago. Lo mismo sucedió en Valparaíso a consecuencia de un gran tsunami[1].

En su gobernación hubo acciones negativas, cómo las acusaciones de comerciar con factores –conchabado con su sobrino Manuel de Salamanca–; consentir tomar muchachos y muchachas jóvenes indias y entregarlos para trabajar en algunas haciendas o vender mercancías en las encomiendas de los mapuches en connivencia con los cabos de los fuertes y capitanes de amigos.

1733 Caída a caballo que provocó la muerte a Gabriel Cano y Aponte

27 de julio de 1733: Al siguiente de la festividad de apóstol Santiago, montó a caballo acompañado de la mayor parte de vecinos nobles. Para demostrar que era un buen jinete, quiso poner al animal de manos contra una pared. Cayó de espaldas y se produjo una luxación de la columna vertebral. Tres meses y medio después moría de la herida.

Caricatura de la caída del caballo de Don Gabriel Cano y Aponte, ocurrida el 27 de julio de 1733, en Santiago, durante la festividad de apóstol Santiago.//Fuente: Revista "El Cabrito", N° 46, página 33.

1734

La noticia de la muerte en Chile del gobernador Cano Aponte llegó a Perú a mediados de enero de 1734. El virrey, marqués de Castelfuerte, decidió nombrar, antes de que llegase Bruno Mauricio de Zavala, al maestre de campo Manuel de Salamanca. Lo hizo, aunque sobre el elegido no pesaban buenos antecedentes por los negocios ilícitos de un comercio de trueque con ponchos. La residencia de Cano resultó absolutoria y se le “declaraba digno del uso de empleos y si no hubiese fallecido se le honrase y ocupase en oficios de mayor reputación”. Los herederos solo pagaron la mitad de las costas y se les devolvían 12.000 pesos que pusieron de fianza.

1735

Su mujer e hijos salieron de Chile rumbo a Buenos Aires en 1735. Llevaban una importante suma de dinero, que pensaban traer a España, y fueron acusados de hacerlo sin licencia.

Fuentes y Enlaces de Interés

  • Fuentes y bibl.: Archivo General de Indias, Escribanía de Cámara, legs.1194, 941A y 942ª
  • Contratación, 5469, N.2, R. 9 (digitalizado)
  • Archivo Histórico Nacional (AHN), Órdenes Militares, Alcántara, exps. 113 y 254
  • Archivo Histórico Provincial de Toledo, Protocolos, 11610, f. 307. 11692, f. 128.
  • P. Córdoba y Figueroa, Historia de Chile, t. II, Santiago de Chile, Imprenta del Ferrocarril, 1862 (en Colección de Historiadores de Chile y documentos relativos a la historia nacional)
  • M. Olivares Mariño, Historia militar, civil y sagrada de Chile, t. IV, Santiago de Chile, Imprenta del Ferrocarril, 1864 (en Colección de Historiadores de Chile y documentos relativos a la historia nacional)
  • M. L. Amunátegui, Compendio de la historia política y eclesiástica de Chile, Valparaíso, Librería de Nicasio Ezquerra, 1867
  • V. Carvallo Goyeneche, Descripción Histórico-Jeográfica del Reyno de Chile, ts. VIII-X, Santiago de Chile, Librería el Mercurio, 1875 (en Colección de Historiadores de Chile y documentos relativos a la historia nacional)
  • D. Barros Arana, Historia Jeneral de Chile, vols. IV-V-VI, Santiago, Rafael Jover, 1885-1886
  • F. A. Encina, Historia de Chile, Santiago, Editorial Ercilla, 1983 (reed)
  • C. Ruiz, “Insurrecciones indígenas en Chile Central, 1598-1825”, en Alamedas, núm. 6 (1999), págs. 80-94
  • H. Rodríguez de Gracia, El señorío de Mora. De la Orden de Santiago a los Rojas toledanos, Toledo, IPIET, 1990
  • S. Bravo Garcia et al., “A propósito de la muere de cano Aponte y los accidentes ecuestres”, en Revista médica de Chile, núm. 78 (2008), pags. 1213-1218
  • J. Valenzuela, “Esclavos mapuches. Para una historia del secuestro y deportación de indígenas en la colonia”, en R. Gaune y M. Lara, (eds.)
  • Historias de racismos y discriminación en Chile, Santiago, Uqbar Editores, 2009, págs. 225-260
  • L. León Solís, “Que la dicha herida se la dió de buena, sin que interviniese traición alguna...: El ordenamiento del espacio fronterizo mapuche, 1726-1760”, en Revista de Historia Social y de las Mentalidades, núm. 5 (2001), págs. 129-165.

Léase en Wikicharlie

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono