° ¡Llegamos a 29.319.100 millones de visitas gracias a ustedes!

Francisco López de Zúñiga

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
  Francisco López de Zúñiga   Bienvenido a Biografía  

Gobernador del Reino de Chile 1639-1646

Francisco Lopez de Zuniga.jpg

Francisco López de Zúñiga y Meneses. Marqués de Baides (IV), Conde de Pedrosa, (☆ Pedrosa (Valladolid), 27 de agosto de 1599 –† Cádiz, 19 de octubre de 1656). Caballero de la Orden de Santiago, gobernador del Reino de Chile.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Inició su carrera militar en los Ejércitos de Flandes, donde sirvió diez años en una compañía de Infantería y otros cinco en una de a caballos, y los continuó en las campañas de Alemania, y, después de dieciséis años de haber servido en aquellas partes, regresó a la Villa y Corte reteniendo su plaza de capitán de caballos.

1626

Se le hizo merced de un hábito de la Orden de Santiago en 1626.

1634

Fue nombrado gobernador de Santa Cruz de la Sierra, concediéndosele la licencia para embarcar, junto a tres criados.

23 de abril de 1634: Llega a Lima, pero no toma el cargo ni ejecuta su mandato por el cual se le envío.

1635

15 de mayo de 1635: Decide volver a los reinos de España, enterado de las muertes de su padre y hermano, pero finalmente no vuelve.

1638

11 de octubre de 1638: En esta ciudad de cholos (Lima), recibió de los Reales Despachos que contenían sus títulos de gobernador y capitán general del Reino de Chile y presidente de la Real Audiencia de Santiago.

1639

  • Antes de partir a Chile, trata con el conde de Chinchón la remisión del situado anual para salarios del Ejército de Chile y de hacer leva de soldados para el Ejército de Arauco, a lo que se mostraba renuente el virrey.
  • 10 de marzo de 1639: Sale de Lima.
  • 20 de marzo de 1639: Se embarca a Chile en el puerto de Callao.
  • 30 de abril de 1639: Llega a la ciudad de Concepción.
  • 1 de mayo de 1639: Tomó posesión de sus empleos y cargo. De inmediato hizo publicar la residencia de su antecesor y se dedicó a “ynquirir y saber del estado de la guerra” y repartió los soldados que había levantado en Lima destinando:
  • 100 al tercio de Angol
  • 80 al de Arauco
  • Los demás entre los fuertes y presidios de la frontera, es decir, Concepción, Chillán, San Cristóbal, estancia de Buena Esperanza, San Rosendo, Nacimiento, Colcura, Lebu y San Pedro.

Desde los principios de su gobierno, se formó un mal concepto de las actuaciones de su antecesor, Francisco Laso de la Vega, y resumía su opinión informando al cabo de diez meses de mando que: “Gran yerro a sido querer dar a entender que esto este pacifico” y, por lo desapercibidos que se hallaban los soldados y faltos de pertrechos ante las hostilidades de los naturales.

1641 Parlamento de Quilín

Parlamento de Quilin 1641 de Alonso de Ovalle.JPG

El gobernador de Chile Francisco López de Zúñiga, marqués de Baides, había empezado a ofrecer numerosos agasajos y regalos a los caciques mapuche que se presentaban en Concepción. Fue el caso de Antonio Chicaguala y Lincopichón, que en octubre de 1640 volvieron a sus tierras con bastones de mando con empuñadura de plata y con la invitación a todos los loncos para asistir a una junta que solemnizara las paces entre ambos pueblos.

Además Chicaguala había obtenido permiso de visitar libremente la ciudad, autorización que fue acompañada de un regalo a propósito: un caballo de la mejor calidad.

6 de octubre de 1640: Se envió una citación a todos los encomenderos de la colonia, para que se presentaran en Concepción en diciembre y se integraran en la comitiva que acompañaría al gobernador a acordar las paces con los mapuche.

Estas noticias despertaron gran escepticismo entre los españoles, convencidos del carácter inconstante y traicionero que atribuían a los mapuche. Por otro lado, la guerra permanente era una forma de vida y un mecanismo de ascenso social que tenía sus beneficiarios. Diego de Rosales (☆ Madrid, 1601-† Santiago de Chile, 1677), cronista español y autor de la Historia general del Reyno de Chile, escribe:

"Lo general era cargar la mano sobre la inconstancia de estos indios, sobre sus traiciones, que los soldados con la paz se hacen holgazanes, la milicia se estraga y da en viciosa y en descuidada, llegando a jugar las armas y a vender los caballos, como cosas que ya no son necesarias. Los soldados sentían perder el pillaje, que no se haría caso de ellos ni luciría el buen soldado ni se sabría quien era valiente, y los puestos se darían al que los comprase o los negociase, y no al que con hazañas los mereciese; que no habiendo guerra les quitarían el real situado, y que ya se trataba de avisar al virrey que excusase a Su Majestad de un gasto tan excesivo como era de doscientos doce mil ducados cada año, y que faltándoles el situado andarían desnudos y sin premio". Diego de Rosales[1]

6 de enero de 1641: Siguiendo el consejo de algunos religiosos de la Compañía de Jesús se dispuso a acordar unas paces con los indios rebeldes, encontrándose con ellos en los llanos de Quilín.

El marqués organizó el parlamento en Quilín, en el llano a orillas del río del mismo nombre, uno de los afluentes del Río Cholchol. López acudió acompañado de un ejército de 1.376 españoles y 940 "indios auxiliares". Por el lado mapuche el principal asistente fue el toqui Lientur, secundado por Butapichún, los loncos Chicaguala, jefe de 1.000 guerreros, y Lincopichón, cabeza de 3.000 lanzas.

Es fama que las reuniones se llevaron a cabo con una pompa y solemnidad que resultaba inédita para los españoles de Chile. En el lugar se dispuso de todo lo necesario para atender a los mapuche que asistieran. Sobre todo comestibles y bebidas alcohólicas.

De acuerdo a la diversa naturaleza de las culturas participantes, los acuerdos no fueron solemnizados con una firma, sino con gestos. Los caciques pasaron abrazando al gobernador, a sus consejeros y a los jesuitas que los acompañaban. Tras esto, retribuyeron con sus propios presentes las atenciones y regalos del gobernador.

Tras finalizar la negociación, la comitiva española avanzó hasta La Imperial, donde le fueron entregados algunos cautivos.

El Parlamento de Quilín o Quillín, también llamado Paces de Quillén, fue una reunión masiva realizada el 6 de enero de 1641 junto al Río Quillén, actual Provincia de Cautín, de la que emanó el primer tratado de paz acordado entre mapuche y españoles, después de casi un siglo de lucha en la Guerra de Arauco.

1643

Al cabo de dos años nuevamente comenzaron los enfrentamientos con los indios rebeldes.

Enrique Brouwer

15 de enero de 1643: No sólo ocupó su atención la guerra en la frontera, sino también la presencia de la escuadra holandesa comandada por Enrique Brouwer, que, después de haber atacado la ciudad de Castro en la isla de Chiloé, asaltó la de Valdivia y la ocupó durante algún tiempo, de todo lo cual dio cuenta al virrey marqués de Mancera[2]. Léase: Diccionario Geográfico de Chile (V)

  • Este año comienza a solicitar al Rey Felipe IV, volver a España.

1644

A comienzos de este año López continua solicitando licencia para volver a España, pues llevaba cinco años en el Reino de Chile.

30 de diciembre de 1644: Ante la solicitud y petición de López, el Rey de España Felipe IV, designa como sucesor a Martín de Mújica y Buitrón.

1646

8 de mayo de 1646: Ya cruzado caballero de la Orden de Santiago, Mújica pasó a la ciudad de Lima por la ruta de Panamá y, desde allí, se condujo al puerto de Concepción, donde tomó posesión de su gobierno.

1654

Francisco López de Zúñiga una vez acabado su gobierno, se fue nuevamente a Lima, donde permaneció varios años.

18 de octubre de 1654: Este día se embarca para los Reinos de España en la nave "nao almiranta de la Armada del Mar del Sur".

1656

Después de tocar puerto en Panamá y Cartagena, se detuvo algunos días en La Habana Cuba, ciudad en la que, hallándose próximo a continuar su viaje en la nao almiranta de la Armada de Marcos del Puerto.

24 de julio de 1656: En este puerto deicidio escribir su testamento mancomunado con su mujer. En él consignaban sus bienes, entre los que se contaban una gran cantidad de barras de plata y cerca de 40.000 pesos en doblones y tejos de oro fino, más 1.600 marcos de plata labrada.

† Su muerte en 1656

Cuando se encontraba aun en viaje, la nave española recalo en el puerto de Cádiz, donde se encontró con navíos ingleses, por lo que entraron en batalla. Durante la batalla, nave española se incendió y se fue a pique, falleciendo Francisco López de Zúñiga, su mujer y sus hijos Diego y Juana. Sus otros dos hijos Francisco y José fueron tomados prisioneros por los ingleses.

Su Familia

Había contraído matrimonio (1624) con María de Salazar, que nació de paso en la ciudad de Charcas en Perú, siendo su padre oidor de aquella Real Audiencia, pues era hija de Alonso Pérez de Salazar, nacido de paso en Madrid (11 de febrero de 1561) y originario del valle de Salazar de Somorrostro, y de Ana de Coca, que nació de paso en la ciudad de Lima.

De este enlace nacieron: Francisco José Marcelino López de Zúñiga, nacido en Lima (26 de abril de 1639) y bautizado en su iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe (28 de mayo de 1639), marqués de Baides, alcalde mayor de Zapotitlán (24 de agosto de 1670), casado con Francisca Fernández Dávila y Córdoba; Diego López de Zúñiga; Miguel López de Zúñiga; Ana Josefa López de Zúñiga, Juana López de Zúñiga, y Catalina López de Zúñiga.

Precedido por:
Francisco Laso de la Vega
1629-1639
Gobernador Real de Chile
1639-1646
Sucedido por:
Martín de Mújica y Buitrón
1646-1649

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. Diego de Rosales, Historia General, libro VIII, capítulo 3.
  2. Esta expedición salió de los puertos de Holanda y tocó en Pernambuco; de aquí partió para Chile, vía cabo de Hornos, el 15 de enero de 1643, se detuvo en la entonces desierta bahía de Ancud (Puerto Inglés, véase), donde murió su general Enrique Brouwer, y en seguida se dirigió a Valdivia. Constaba de las naves Amsterdam, Concordia (Eendracht), Vellocino (Vlissingen), Naranjo (Orangieboon) y el yate Delfín, que montaban 34 cañones de bronce y 58 de hierro. Venía con el proyecto de ocupar a Valdivia y formar establecimientos en esta parte, para lo cual conducía pobladores, mecánicos, cantidad de ladrillos, cal y otros materiales de construcción
  • Archivo General de Indias (Sevilla), Contratación, 970, n. 1, r. 2
  • Contratación, 5.415, n. 98
  • Contratación, 5.790, l. 1, fols. 123v.-127r.
  • Chile, 21, r. 1, n. 1, 5, 6, 7, 9, 10, 11, 20
  • Archivo Histórico Nacional (Madrid), Órdenes-Expedientillos, 1.626 y 3.699
  • Órdenes-Santiago, exp. 4623 y 4628
  • Archivo Histórico Nacional, Secc. Nobleza, Bornos, c. 426, d. 14.
  • J. T. Medina, Diccionario biográfico colonial, Santiago de Chile, Imprenta Elzeviriana, 1906, págs. 477-478
  • J. L. Espejo, Nobiliario de la antigua Capitanía General de Chile, Santiago de Chile, Imprenta Universitaria, 1917, págs. 281-282
  • L. de Roa y Ursúa, El Reyno de Chile 1535-1810. Estudio histórico, genealógico y biográfico, Valladolid, Talleres Tipográficos “Cuesta”, 1945, pág. 656
  • E. Schäfer, El Consejo Real y Supremo de las Indias. Su historia, organización y labor administrativa hasta la terminación de la Casa de Austria, II, Sevilla, Escuela de Estudios Hispano Americanos, 1947, pág. 531
  • D. Barros Arana, Historia general de Chile, V, Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1999, págs. 291-292.
  • Diccionario Geográfico de Chile (V)
  • Martín de Mújica y Buitrón
  • Guerra de Arauco
  • Presidentes de Chile

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono