Llegamos a 20.254.300 Millones de Visitas, gracias a ustedes!!

El Tratado de Grenada 1954

De WikicharliE
WIKICHARLIE LOGO UFOLOGIA.png

Presentación

WikicharliE Patrimonio de Chile

Dwight D Eisenhower.jpg

Contenido

El presidente Dwight D. Eisenhower se reunió con dos comitivas de extraterrestres en 1954. En la primera reunión no se llegó a ningún acuerdo, pero en la segunda se firmó un tratado. Ahora, revisaremos los detalles de este tratado entre la administración de Eisenhower y una raza extraterrestre conocida como los “grises”.

De acuerdo con los testimonios presentados en las entregas anteriores sobre la reunión entre Dwight D. Eisenhower y los extraterrestres, el orden de los acontecimientos es el siguiente:

  • En 1953, la raza de extraterrestres conocida como los grises llega en gigantescas naves hasta la Tierra y las mantiene en la órbita del planeta. Los testimonios de los informantes no revelan si el gobierno conocía las intenciones de estos extraterrestres.
  • El 20 de febrero de 1954, la raza de extraterrestres conocida como los “nórdicos” se reúne con Dwight D. Eisenhower y su equipo en la Base de la Fuerza Aérea Edwards. Los extraterrestres le ofrecen a los norteamericanos deshacerse de los grises a cambio de que el gobierno de Eisenhower destruya las armas nucleares norteamericanas y abandone la carrera armamentista. De acuerdo con los testimonios de varios ex militares, Eisenhower y su equipo no llegaron a ningún acuerdo con los nórdicos porque los norteamericanos estaban más interesados en conseguir tecnología extraterrestre que en deshacerse de los grises o abandonar la carrera nuclear. No sabemos si la oferta de deshacerse de los grises fue hecha a pedido del gobierno norteamericano, que al ver a las naves de los grises orbitando el planeta podría haber temido un ataque por parte de estos, o si fueron los nórdicos quienes advirtieron a la administración de Eisenhower que los grises eran una amenaza para la humanidad y que debían deshacerse de ellos.
  • En algún momento entre febrero y diciembre de 1954 los extraterrestres grises se reúnen con el gobierno norteamericano y firman un tratado secreto.

Base de la Fuerza Aérea Holloman, vista aérea.

La Base de la Fuerza Aérea Holloman en Nuevo México, dónde entre 1954 y 1955, habrían aterrizado varias naves extraterrestre, y el presidente Eisenhower habría sostenido reuniones con los extraterrestres conocidos como los grises.

La propuesta de los extraterrestres grises

El testimonio de William Cooper, quien sirvió en la inteligencia de la marina norteamericana de 1970 a 1973, cuenta lo que sucedió después que el presidente Dwight D. Eisenhower rechazó la oferta de los nórdicos la noche del 20 de febrero de 1954.

“Más adelante, en 1954, los grises de grandes narices que habían estado orbitando la Tierra aterrizaron en la Base de la Fuerza Aérea Holloman. Llegaron a un acuerdo básico. Esta raza se identificó a sí misma como proveniente de un planeta alrededor de la Constelación de Orión al que llamamos Betelgeuse. Dijeron que su planeta estaba muriendo y que en un futuro ya no podrían ser capaces de sobrevivir ahí. “

Sobre el posible lugar de origen de estos extraterrestres, existen otras versiones, como la del Dr. Michael Wolf, que sostienen que los grises provienen del sistema estelar Zeta Reticuli. Es imposible determinar cual es su verdadero origen.

William Cooper también nos entrega detalles sobre lo que se estipuló en el tratado firmado entre el gobierno norteamericano y los grises:

“El tratado establecía que los extraterrestres no interferirían en nuestros asuntos ni nosotros en los suyos. Mantendríamos en secreto su presencia en la Tierra. Ellos nos proporcionarían tecnología de avanzada y nos ayudarían en nuestro desarrollo tecnológico. No llegarían a ningún acuerdo con otra nación de la Tierra. Podrían abducir humanos de forma limitada y periódica para realizar exámenes médicos y hacer un seguimiento de nuestro desarrollo, con la condición de que no se lastimara a los humanos, que se les devolviera al lugar de donde fueron abducidos, que no tuvieran recuerdos de lo ocurrido y que la nación alienígena proporcionara al grupo Majestic-12 una lista de todos los contactos y abducidos humanos de manera programada y regular“.

¿El hecho de que el tratado prohibía que los extraterrestres negociaran con otras naciones del mundo implicaba también que estos sólo podían abducir humanos dentro del territorio norteamericano? Esto podría explicar porque una gran mayoría de abducidos son ciudadanos norteamericanos.

Existen otros testimonios que sitúan el encuentro con los grises en 1955. Los oficiales de la Fuerza Aérea norteamericana Wilbur Kirklin y Dorsey Moore, quienes estaban destacados en el hospital de la Base de la Fuerza Aérea de Holloman, contactaron al investigador del tema extraterrestres Art Campbell quien recogió sus impresiones sobre lo sucedido. Según Campbell, el 11 de febrero de 1955 el avión presidencial de Dwight D. Eisenhower, el famoso Columbine, aterrizó al final de la pista de aterrizaje de la Base de la Fuerza Aérea de Holloman. Una nave extraterrestre descendió en frente del avión y el presidente subió a esta nave por 45 minutos, mientras otra nave sobrevolaba la base aérea. A juzgar por la corta duración de este encuentro, esta no sería la primera vez que este grupo de extraterrestres se reunía con el presidente Eisenhower.

Podría ser entonces, que Cooper y Campbell estén relatando dos encuentros diferentes.

El oficial de inteligencia William Cooper no es el único informante que sostiene que el tratado entre el gobierno de Eisenhower y los grises le habría otorgado a los norteamericanos tecnología de avanzada a cambio de permiso limitado para realizas abducciones.

Philip Schneider, ingeniero geológico que fue empleado por corporaciones contratadas por el gobierno de EEUU para construir bases subterráneas, afirma haber trabajado en proyectos clandestinos que involucraban a seres extraterrestres. Durante la realización de estos proyectos, Schneider afirma haber estado en contacto con personas que trabajaban directamente con extraterrestres. Son estas personas quienes le contaron sobre el tratado con los grises:

“Allá por 1954, durante el gobierno de Dwight D. Eisenhower, el gobierno federal decidió pasar por alto la Constitución de los Estados Unidos y firmar un tratado con entidades extraterrestres. Se llamó Tratado Greada de 1954 y en él básicamente se acordaba que los extraterrestres podían llevarse unas cuantas vacas y probar sus técnicas de implantación en algunos humanos pero debían dar detalles sobre las personas involucradas. “

Un detalle a destacar es que Philip Schneider es el único informante que conoce el nombre del tratado que se firmó en 1954. Otro testimonio sobre el tratado firmado con los extraterrestres grises, es el de Don Phillips, excombatiente de la Fuerza Aérea de EE.UU. El fue grabado en video afirmando haber visto los documentos que registran el encuentro entre el presidente Eisenhower y los extraterrestres grises:

“Tenemos registros de 1954 de que hubo encuentros entre los líderes de este país y extraterrestres aquí, en California. Según lo que entiendo a partir de la documentación escrita, se nos preguntó si les permitiríamos estar aquí y llevar a cabo investigaciones. He leído que nuestra respuesta fue, ‘bueno, ¿cómo los podemos detener? Ustedes son tan avanzados.’ Y diré por esta cámara y este sonido que fue el presidente Eisenhower quien sostuvo este encuentro. “

El coronel Philip Corso, un oficial del ejército norteamericano que sirvió en el Concejo Nacional de Seguridad del gobierno de Eisenhower y que estuvo involucrado en el caso Roswell, también se refirió al tratado firmado con los extraterrestre grises durante el gobierno de Eisenhower.

“Negociamos una especie de rendición con ellos [los extraterrestres] ya que no podíamos luchar contra ellos. Ellos dictaron los términos porque sabían que lo que más temor nos producía era que esto se supiera.”

Ningún otro informante utiliza la palabra “rendición” para referirse al tratado. Esto nos podría indicar que el Coronel Philip Corso no estuvo de acuerdo con las condiciones del tratado firmado por Eisenhower.

Otro informante que afirma la existencia de un acuerdo entre el gobierno de Eisenhower y una raza de extraterrestre es el Dr. Michael Wolf, quien afirma haber trabajado en varios comités de políticas para asuntos extraterrestres durante veinticinco años.

Los extraterrestres grises y las abducciones

De acuerdo con el testimonio de William Cooper, los extraterrestres grises no respetaron por mucho tiempo el tratado firmado con Eisenhower:

“Para 1955 se hizo evidente que los alienígenas habían engañado a Eisenhower y habían roto el tratado… Se sospechaba que los extraterrestres no estaban proporcionando a Majestic-12 una lista completa de los contactos y los abducidos humanos, así como que no todos los abducidos habían sido devueltos.”

El testimonio del piloto de la CIA John Lear confirma que los extraterrestres grises no cumplieron con lo acordado en el tratado:

“…se acordó que a cambio de tecnología de avanzada de los alienígenas les permitiríamos abducir a un pequeño número de personas e íbamos a recibir periódicamente una lista de las personas abducidas. Obtuvimos menos tecnología de la que negociamos y descubrimos que las abducciones excedían en millones lo que inocentemente habíamos aceptado“.

El ingeniero geológico Philip Schneider relata que los extraterrestres grises alteraron progresivamente lo pactado con Eisenhower, hasta llegar al punto de hacer lo que querían sin regirse por ningún tratado. Para el investigador geopolítico Michael E. Salla, esta situación podría estar relacionada con el siguiente fragmento de un discurso del General Douglas Mac Arthur de octubre de 1955:

“Hoy enfrentan un nuevo mundo, un mundo de cambios. Hablamos en términos extraños, de aprovechar la energía cósmica, del conflicto entre una raza humana unida y las siniestras fuerzas de otra galaxia planetaria”. “Las naciones del mundo deberán unirse porque la próxima guerra será una guerra interplanetaria. Algún día, las naciones de la Tierra harán un frente común contra el ataque de gente de otros planetas”.

¿Quizás Mac Arthur se refería a un probable conflicto con los grises debido al incumplimiento del tratado firmado con Eisenhower? Este discurso pertenece al mismo período de tiempo en el que los informantes sitúan el rompimiento del tratado por parte de los grises. No podemos saberlo con certeza, pero la coincidencia entre el discurso y lo que venia sucediendo con los grises levanta sospechas.

Otro hecho que podría confirmar la firma del tratado entre Eisenhower y los grises, y el posterior incumplimiento por parte de los últimos es el análisis de los estilos de abducciones sucedidos antes y después del tratado. Veamos lo que dice el investigador Michael E. Salla al respecto:

“Otro patrón aparente que ha ocurrido en la ufología es el dominio de los hermanos espaciales en los años cincuenta: eran buenos, interactuaban con los contactados y llevaban a gente de paseo en sus naves espaciales…la imagen de los hermanos espaciales de tipo humano de los cincuenta empezó a desaparecer y fue reemplazada en la literatura sobre ovnis por otro tipo de alienígena. A principios de los sesenta, la primera abducción de los Hill dio inicio a un nuevo patrón en el que los alienígenas eran grises “malignos” que secuestraban a la gente contra su voluntad y practicaban procedimientos científicos en ellos. No hubo, hasta donde este autor sabe, casos confirmados de abducciones “clásicas” en los cincuenta.”

Es decir, según este análisis, los primeros extraterrestres que habrían visitado el planeta Tierra serían los nórdicos, quienes tenían una actitud más amigable con los humanos. Luego, en 1953, los grises habrían llegado a la Tierra y habrían empezado a realizar sus abducciones luego de firmar el tratado con la administración de Eisenhower. Las abducciones habrían aumentado cuando los grises se dieron cuenta que los humanos no teníamos tecnología para hacerles frente.

¿Cómo revelar que el gobierno mantiene contacto con extraterrestres?

El siguiente pasaje de un “supuesto documento oficial” del grupo Majestic-12 de Abril de 1954, describe la política de confidencialidad oficial adoptada sobre el tema. Este documento fue “supuestamente” escrito dos meses después del encuentro entre el gobierno de Eisenhower y los extraterrestres nórdicos:

“Cualquier encuentro con entidades conocidas por ser de origen extraterrestre es considerado como un tema de seguridad nacional y, por lo tanto, clasificado como SECRETO. Bajo ninguna circunstancia el público en general o la prensa deben saber de la existencia de estas entidades. La política oficial del gobierno es que dichas criaturas no existen y que ninguna agencia del gobierno federal participa en ningún estudio de extraterrestres o sus artefactos. Cualquier incumplimiento de la política establecida está absolutamente prohibido. “

Según el ex sargento mayor Robert Dean quien tuvo acceso a documentos confidenciales mientras trabajaba en la división de inteligencia para el comandante supremo de un importante comando militar de EE. UU, en diciembre de 1953, los jefes del comando conjunto emitieron la publicación 146 del Ejército, la Marina y la Fuerza Armada. Esta convertía la divulgación no autorizada de información relacionada con ovnis en un crimen bajo la Ley de Espionaje, siendo la pena hasta diez años de prisión y una multa de US$10.000.

Como bien afirma el investigador exopolítico Michael E. Salla, debemos tomar en cuenta que existe una maquinaria diseñada para desprestigiar a todos los ex militares o ex funcionarios del gobierno que deciden filtrar información sobre el tema extraterrestre:

“En los casos de los informantes mencionados — Cooper, Schneider, Lear, Wolf — todos han sido sometidos a estrategias de desinformación y desprestigio, dificultando el llegar a conclusiones precisas sobre sus testimonios…muchos de los esfuerzos por desacreditar a William Cooper, en particular, haciendo referencia a inconsistencias en sus declaraciones, retractaciones, su mal comportamiento y las posturas mencionadas, podrían deberse, en parte o totalmente, a la política de los oficiales de la inteligencia militar de desacreditar y/o intimidar a Cooper y así evitar que filtre información clasificada de la que bien podría haber sido testigo en su calidad de oficial. Como el récord militar de William Cooper indica que sí sirvió en calidad de oficial en el equipo de información del Comandante de la Flota del Pacífico, es muy probable que gran parte de su testimonio sea creíble… algunos “informantes” han señalado que, a veces, retractarse o incluir inexactitudes en los testimonios es esencial para difundir la información sin resultar heridos. “

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/