Llegamos a 19.333.828 Millones de Visitas, gracias a ustedes!!

El Pesebre

De WikicharliE
El Pesebre
Bienvenido a Departamento de Religión de WikicharliE

Presentación

Pesebre WikicharliE.jpg

El Pesebre (vocablo latino praesēpe) se convirtió, en nuestra lengua, en pesebre. El término, en su sentido más amplio, refiere al receptáculo o depósito en el que se les deja el alimento a los animales para que éstos puedan comer.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

El uso más habitual del concepto, sin embargo, se encuentra en el ámbito de la religión. Se conoce como pesebre o belén a la representación de la llegada al mundo de Jesús. Dicha representación se exhibe en la época navideña, ya sea en los templos, en las casas, en los negocios o en diversos espacios públicos.

Dentro del catolicismo, por lo tanto, el pesebre es un elemento muy importante durante la celebración de la Navidad. Existen diferentes tipos de pesebres, siendo los más habituales aquellos en los que se emplean pequeñas figuras para representar la escena del nacimiento.

De esta manera, un pesebre hogareño puede incluir un establo en miniatura con muñecos que representen a los animales, a los Reyes Magos que siguieron una estrella para ver el nacimiento del hijo de Dios y, por supuesto, al bebé Jesucristo, entre otros personajes (como José y María).

Los pesebres vivientes, por otra parte, son aquellos en los que no se utilizan figuras o muñecos, sino que hay actores se encargan de interpretar las escenas. En algunos casos, estos pesebres presentan también animales vivos, como ovejas o cabras.

El armado y la exhibición del pesebre dependen de la tradición de cada país. Una posibilidad es armarlo el 8 de diciembre (Día de la Virgen) y ubicar la figura de Jesucristo recién tras la Navidad (el nacimiento). En estos casos, por lo general, se mantiene expuesto hasta el Día de Reyes.[1]

1223 La primera celebración con pesebre por San Francisco de Asís

Imagen que representa el primer "pesebre" de la historia católica, realizado por San Francisco en el año 1223 en la ermita de Greccio, Italia

La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo fue en la Nochebuena de 1223, realizado por San Francisco de Asís, en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia). En su viaje a Belén, en el año 1220, quedó asombrado por la manera en que se celebraba allí la Navidad. Entonces, cuando regresó a Italia, le pidió autorización al Papa Honorio III para representar el nacimiento de Jesús con un pesebre viviente.

La escena del nacimiento de Cristo no fue representada con figuritas y miniaturas de objetos cotidianos, como hacemos actualmente, ni con personas, aunque para la ocasión San Francisco sí utilizó animales. Sería este el inicio y masificación de esta costumbre navideña. La idea de recrear el nacimiento se popularizó rápidamente en todo el mundo cristiano.

Se celebró la misa nocturna acompañada de una representación simbólica de la escena del nacimiento, mediante un pesebre (sin niño) con el buey y la mula, basándose en la tradición cristiana y los Evangelios apócrifos, así como en la lectura de Isaías: "Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne" (Is. 1,3). Estos animales ya aparecen en el pesebre del siglo IV, descubierto en las catacumbas de la Basílica de San Sebastián de Roma, en el año 1877.

Cuenta San Buenaventura en su "Legende de Santi Francisci" que tras celebrar la misa el sacerdote sobre el pesebre (utilizándolo como altar), San Francisco cantó el Evangelio y realizó la predicación sobre el nacimiento de Cristo, hijo de Dios, en circunstancias tan humildes como las que en aquel momento se reproducían (es decir, en una fría noche de invierno, en el interior de una cueva, resguardado en el lugar donde comían los animales que, junto al Niño, lo calentaban con su aliento, causando una enorme emoción entre los asistentes, de tal forma que el señor del lugar, Juan de Greccio "aseguró que vio un hermoso niño dormido en el pesebre, que el padre Francisco cogió en sus brazos y lo hizo dormir" Se supone que tras esta primera ocasión, que más que un belén puede asimilarse a un drama litúrgico se fue popularizando la instalación de belenes en las iglesias durante la Navidad, con figuras de terracota, cera o madera en vez de seres vivos.

Las figuritas

Existen grabados que representan el nacimiento de Cristo en las antiguas catacumbas de Roma, pero en si recrear el nacimiento con figuras y exponerlas en un pesebre es algo que se fue completando con el transcurso del tiempo.[2]

431 D.C.

En el siglo IV d. de C. existe ya una no muy expandida costumbre de recrear el nacimiento con figuras de arcilla. En ese primitivo pesebre habían solamente una vaca y un burro (asno). Es a fines del siglo IV (en el año 431, con el Concilio de Efeso) en que se agregan la estrella de Belén y la imagen de la Virgen María, las que aparece en el centro del pesebre.

1465

En el Renacimiento, se fundó en París la primera empresa fabricante de figuras de belén.

1471

En Alcorcón se creó el primer taller belenista peninsular en este año y tenía influencias de Inglaterra que no llegaron al taller belenista hasta 1501.

1475

El tercer en producir figuritas belenistas fue la República de Siena, de estilo renacentista.

1479

El cuarto país en crear figuritas belenistas fue Portugal, la primera fábrica, que se encontraba en Lisboa, fue quemada por los martinistas en 1835.

1601

Cuando Inglaterra adoptó el anglicanismo, las figuritas belenistas fueron quemadas, y debido al rechazo a los íconos, en 1601 se hizo un decreto, la "Bethelem Ban", y quien no lo cumpliera sería condenado a muerte.

1786

En el siglo XIX con la consolidación de la tolerancia religiosa, se levantó esa condena. La popular "Fira de Santa Llúcia"[3] de Barcelona, de venta de figuras y objetos para el belén, existe por lo menos desde 1786. Cataluña, Murcia y Madrid, durante el siglo XX, eran centros donde se fabricaron más de cuatrocientos millones de figuras de belén.

siglo V

Es en el siglo V en que el Papa San León establece que los Reyes Magos era tres y que ellos fueron a adorar al niño guiados por una estrella. Estos reyes eran Melchor, Gaspar y Baltasar, los que llevan regalos al recién nacido hijo de Dios. Oro incienso y mirra. Serán luego estas imágenes las que se agregarán a este “Nacimiento”.

América

En el siglo XVIII en América, tras la disolución por decreto papal de la orden de los jesuitas, los franciscanos ocuparon su lugar y usaron los belenes como método de evangelización. Allí son habitualmente anacrónicos, ya que incluyen animales y plantas americanas, que en Palestina no se conocían en tiempos de Jesús, pero que recuerdan el carácter rural de la escena. Esta peculiaridad se debe también a que en la parte latinoamericana situada en el Hemisferio Sur del planeta, en Navidad no se celebra el solsticio de invierno, sino el del verano, por lo que el clima y los productos agrícolas sudamericanos son muy diferentes a los europeos y palestinos

Bandera Chilena mini.png
1541 en Chile

La costumbre llega al país, celebrando la primera navidad cristiana en tierras chilenas el 25 de diciembre de 1541, bajo la mirada de los conquistadores que acompañaron a Pedro de Valdivia, quizas estos hayan armado el primer “Nacimiento” o pesebre, aunque no hay documentación de ello.

Durante la Conquista y especialmente en el periodo Colonial se desarrollará fuertemente en la creciente población de hispanos y Criollos, la costumbre de celebrar navidad con un nacimiento. Pero influyeron de gran manera los inmigrantes europeos como italianos y alemanes, que llegaron al país incorporando múltiples tradiciones a nuestra historia, incluyendo la llegada del Pan de Pascua entre 1860-1863.

1750 se les denomina "Belenes"

A mediados del siglo XVIII que el rey de España, Nápoles y Sicilia, Carlos III ordenaría por decreto real que los "Belenes", como también eran llamados los nacimientos, se extendieran y popularizaran en todo el reino.

1833

Existen registros de que en la Parroquia de La Estampa de Independencia, se realizaba un cántico al Nacimiento o "Pesebre" probablemente entonadas antes de la colocación del Niño "nacido" en la escena del Pesebre de Belén.

La imagen alcanza a divisar el campanario y techumbre inferior, de la iglesia de La Estampa Volada de nuestra señora del Carmen, en la calle Independencia en Santiago hoy esquina de Olivos con Independencia.Autor:Rafael Castro y Ordoñez/Año: 1864
Parroquia de la Estampa Volada de nuestra señora del Carmen, en la comuna de independencia en Santiago de Chile

Ya entonces era corriente que el pesebre se montara el 8 de diciembre; y en los que tenían carácter oficial o institucional, se colocaba al Niño Dios sólo en el día de la Navidad, como declarándolo "nacido".

También era corriente que pasara del Año Nuevo armado y se lo desmontara sólo el día 6 de enero, en la Pascua de los Reyes Magos o de los Negros, tradición con raíces negras peruanas, por lo que poco a poco en Chile fue desapareciendo.

Hacia los días de la Independencia, lo habitual era aún que se proporcionara un espacio para los pesebres en templos religiosos más importantes, las plazas municipales y algunas casas aristocráticas que colocaban pesebres importados dejando las puertas abiertas para que devotos más modestos llevasen ofrendas a la llamada "Guagua Linda", "Lucerito" y "Preciosura" como se le denominaba al Niño Jesús. Estas ofrendas para los pesebres solían ser panes amasados y tortillas de rescoldo, quesos, huevos cocidos, frutas, hortalizas, granos, etc., que en varios casos después eran regalados a familias y niños pobres.[4]

Oreste Plath comenta que los visitantes de estos pesebres eran atendidos por los propietarios con mistela, horchata y helado de canela, costumbre que tiene relación con la tradición chilena de atender a quien llega a nuestra casa con cola de mono y Pan de Pascua.

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • En el Norte de Chile, los Nacimientos son montados en mesas con horribles indios de aspecto incásico (medio peruano) animales domésticos y muchos juguetes, mezclándose villancicos con bailes "chinos", licor, tierra y mucha influencia indígena, con danzas que duran hasta tres días y más días.
  • En Valparaíso, en cambio, se montan en conjuntos de grandes dimensiones decorados con anclas, velas, adornos marinos, timones, faros móviles, miniaturas de los ascensores de los cerros, buques, etc. En otras zonas de la región aparecen referencias al mundo de los pescadores.
  • En Melipilla, destacan los pesebres de gran tamaño reproduciendo escenas en vivo de distintos pasajes bíblicos, con vecinos peleando por tener el mejor de ellos a la vista.
  • En Pomaire, las figuras eran hechas por artistas de la greda, totalmente a mano.
  • En el Centro Sur, territorio huaso de Colchagua, Curicó, Talca y Maule, el pesebre incluye caballos, fajas, arreos y lucidas mantas.
  • En la Araucanía, hay alusiones al mundo indígena y al folklore mapuche en las representaciones.
  • En el Sur Austral, finalmente, se representa al Nacimiento con "carretitas chanchas", distintas embarcaciones, lagunas de espejos y los rebaños de ovejas como los típicos de las postales magallánicas.
Resumen

La escena que representa el nacimiento de Cristo se fue completando con el paso del tiempo. A principios del siglo IV se representaba a Cristo en un pesebre y había solamente una vaca y un asno. A fines del siglo IV se agregó una estrella. La Virgen María, recién a partir del año 431, con el Concilio de Efeso, apareció en el centro de la imagen. Fue San Francisco de Asís quien popularizó la costumbre de armar un pesebre. En su viaje a Belén, en el año 1220, quedó asombrado por la manera en que se celebraba allí la Navidad. Entonces, cuando regresó a Italia, le pidió autorización al Papa Honorio III para representar el nacimiento de Jesús con un pesebre viviente. A partir de ese momento, la tradición se extendió por Europa y luego por el resto del mundo.

Fuentes y Enlaces de Interés

  • Sagrada Biblia, Antiguo y Nuevo testamento (múltiples ediciones)
  • Amades, Joan: Edició revisada d'El Pessebre, 1ª edición, Arola Editors, Barcelona, 2009. ISBN 978-84-92839-14-8.
  • Garrut, Josep Maria: Viatge a l'entorn del meu pessebre, Editorial Selecta, 1ª edición, Barcelona, 1959.
  • Caballe i Clos, Tomás: El Belén catalán, espejo del belén mundial, Editorial Freixinet, 1ª edición, Barcelona, 1959. ISBN 978-84-935281-4-0.
  1. definicion/pesebre/Cons.26nov 2014
  2. huilliche/El pesebre y el árbol de Navidad en Chile
  3. firadesantallucia/Pagina oficial/Cons.26nov 2014
  4. urbatorium/Pesebre Chilenizado

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/