¡Llegamos a 27.278.323 visitas gracias a ustedes! ☆

El Chacal de Nahueltoro

De WikicharliE

Jorge del Carmen Valenzuela Torres (☆ San Fabián de Alico, 1922-† Chillán, 30 de abril de 1963) fue un campesino chileno, conocido por ser autor de uno de los asesinatos más recordados en ese país. Sus acciones delictuales lo hicieron ser conocido por la opinión pública como «el Chacal de Nahueltoro».

El Chacal nació al interior del paupérrimo fundo "Lo Bórquez", ubicado 24 kilómetros al interior de Chillán. Su único contacto con la civilización eran los vehículos y camiones que pasaban por la Panamericana, a 12 kilómetros del lugar. Su madre fue Malvina Torres Mella, que cuando murió el padre de Valenzuela se mudó con su hijastro, Ramón Valenzuela, hermanastro del Chacal.

Lo común que estos tres seres tenían era el alcoholismo y el analfabetismo. A la temprana edad de 9 años, Valenzuela huyó de aquel hogar miserable, aburrido de las diarias golpizas que caían sobre su espalda.

Hasta los 21 años, José del Carmen trabajó como gañán en los fundos del sector, deambulando constantemente y bebiéndose los pocos pesos que lograba ganar. Además, infringía la ley con pequeños robos y hurtos. En los sectores marginales de la provincia de Ñuble, era conocido como “El Trucha”, “El Campana” y, más comúnmente, como “El Canaca”.

En julio de 1960, apareció en el fundo "Las Encinas" su morena figura. Quienes lo conocieron, lo describían de anchos hombros y sucios cabellos, tirillento, descuidado y barbudo.

Fue entonces cuando Valenzuela conoció a la viuda campesina Rosa Elena Rivas Acuña, quien vivía con sus cinco hijos, cerca de las casas del fundo. El esposo de la mujer había muerto en una riña y ella ganaba trabajosamente el pan para sus hijos. El Chacal se allegó a su alero y ella vio en ese muchacho salvaje al hombre que podría ayudarla, sin imaginar el trágico final de la relación.Ya establecidos como pareja, fueron a vivir al sector de La Isla, cerca del puente sobre el río Nahueltoro. Bajo un frondoso quillay, Valenzuela construyó una quincha y allí se refugiaron todos como seres primitivos. Rosa criaba algunas gallinitas y lavaba ropas ajenas.

En sus tareas le ayudaban sus hijas Alicia, Rosina, Jovina y Judith cuyas edades fluctuaban entre los 10 y 4 años. Había además una guagua de sólo siete meses de edad, la hija menor del esposo muerto a puñaladas y que no había sido bautizada. El Chacal trabajaba un día sí y otro no, bebiéndose todos los pesos que llegaban a sus manos y los que ganaba la mujer.

El día se tiñó de rojo

El 20 de agosto de 1960 fue un día que quedará marcado en la memoria de muchos chilenos. Ese día amaneció despejado en el sector de Nahueltoro. El frío y las lluvias de la noche anterior dieron paso a un sol tímido al principio, pero que con el correr de la mañana calentó agradablemente la tierra. Rosa Elena Rivas decidió aprovechar el día en ir a cobrar un dinero que le adeudaban por la venta de unas gallinas, en el cercano pueblo de San Carlos.

Acompañada de su hija Alicia, la mayor, emprendió el viaje. A media tarde estaba de vuelta, pero le había ido mal. El microbús había tenido un desperfecto y quedaron a mitad de camino, por lo que decidiendo regresar. En un bolsón traía seis panes y, en una calabaza, tres litros de vino. Al rato, la calabaza estaba vacía, y José del Carmen dormía un estupor alcohólico, del que despertó solamente para perpetrar su horrible crimen. Cuando comenzaba a oscurecer, Valenzuela despertó. Según su versión, todavía se encontraba ebrio y con ganas de seguir tomando. Fue entonces cuando exigió a la mujer que le diera dinero, pues sabía que ella guardaba en un canasto cerca de 8 mil pesos del dinero que recibía mensualmente del Seguro.

Rosa Elena se negó, aburrida que Valenzuela gastara gran parte de los ingresos del pobre hogar en alcohol. La mujer nunca imaginó la respuesta del Chacal ante la negativa.

Ciego de furia se abalanzó sobre ella. En sus manos brillaba peligrosamente un cuchillo “machete” enclavado en un palo y que servía como guadaña. El primer golpe lo recibió la indefensa mujer en el medio del cráneo. Una y otra vez dejó caer su arma sobre su primera víctima. Estando en el suelo, completamente inmóvil, pero con los ojos aún girándole en las órbitas, recibió un profundo corte en el cuello. No conforme con ello, José Valenzuela alzó una piedra de aproximadamente 10 kilos de peso y la dejó caer con furia en el abdomen de Rosa Elena. Otra piedra de similar tamaño siguió a la primera. Lentamente se apartó el asesino del lado del cadáver. Se colocó su chaqueta y pensó en su acción.

Existían testigos, no había que dejar ninguno. Debía matarlos a todos. Corrió al lugar en que jugaban las niñas. Su garrote cayó una y otra vez sobre los indefensos cuerpos, hiriendo, dañando, aturdiendo, matando. Cada una de las criaturas fue sacrificada a la monstruosidad de un hombre.

Alicia fue la última. Hincada suplicó por su vida e hincada estaba cuando la guadaña le rebanó el cuello. La sangre salpicaba la ropa del chacal. Volvió a la quincha y del canasto extrajó su botín. Seis mil quinientos pesos, el precio de uno de los crímenes más horrible que haya tenido conocimiento el país. Se iba ya dispuesto a abandonar el lugar de su acción, cuando vio la guagua que lloraba en el suelo. Quedaba algo por hacer. Se dirigió a ella y le puso el pie encima, cargando todo el peso de su cuerpo.

Después la dejó ahí, viva, pero con las dos piernas quebradas. Corriendo se fue del lugar en busca de refugio.

Seis días después, el 26 de agosto, unos campesinos descubrieron el macabro cuadro. La guagua había muerto de soledad, de hambre, de dolor. Los cuerpos mutilados de las niñas habían sido semicarcomidos por los ratones y las aves de rapiña. La mujer tenía los ojos abiertos, mirando horrorizada al infinito. La noticia se esparció rápidamente por todo el país, generando estupor a quienes la escuchaba. La policía se puso inmediatamente a trabajar. Como fuera había que encontrar a este sextuple homicida.

El 16 de septiembre, un cabo de Carabineros llamado José Peña Peña detuvo en el interior de una fonda, en General Cruz, cerca de Yungay, a José del Carmen Valenzuela Torres. De inmediato fue llevado hasta el retén local. Fue allí donde confesó ser el autor del crimen.

El caso lo tomó el Juez del Crimen de Chillán, Gabriel Poblete, quien después de exhaustivas investigaciones dictó un fallo de 30 años y siete días de presidio. "Clemente" fue como lo calificó la prensa de la época.

El fallo fue llevado hasta la Corte de Apelaciones de Chillán, donde la condena fue cambiada: pena capital.Mientras el proceso era visto en los tribunales de justicia, Valenzuela comenzó a ser educado en el interior de la cárcel.

Aprendió a leer y escribir, se convirtió al catolicismo e incluso comulgaba. Al cabo de dos años ya que no quedaba nada del Chacal que había cometido el brutal asesinato. El caso llegó hasta la Corte Suprema, la que retificó la condena previamente dictada. En tanto, el Presidente de la época, Jorge Alessandri, negó el indulto.

El 30 de abril de 1963, en la madrugada, Valenzuela recibió la comunión. Luego, los ocho fusileros dieron término a su vida. Nunca se olvidaría el caso del Chacal de Nahueltoro.

El fusilamiento

Casi dos años y siete meses desde la detención de Valenzuela, se llevó a cabo su condena a muerte por fusilamiento.

“Tras un viento crujiente acompañado de gruesa lluvia que seis horas antes soplaba en la ciudad, a las 07.21 justas de la mañana expiró en el banquillo Jorge del Carmen Valenzuela Torres, el gañan de 23 años de edad que el atardecer del 20 de agosto de 1960 se transformó en seis veces asesino.

A las 05.20 de la mañana se puso frente a una mesa y hasta las 05.40, escribió serenamente. Se trataba de una extensa carta dedicada al alcaide y personal de la cárcel a quienes agradecía las atenciones recibidas, diciéndoles que solo en ellos halló la ternura que la sociedad le negó por muchos años. Jorge del Carmen Valenzuela llegó tranquilo a cumplir su condena. Ni una queja, ni una preocupación se advertía en su paso que era seguro, no obstante los grillos que llevaba. Las cámaras fotográficas funcionaban sin cesar, siguiendo paso a paso el camino al patíbulo de Jorge Valenzuela.

El sacerdote permaneció junto al homicida mientras el comandante Layera hacía con la mano derecha una leve seña para que el capitán Iván Sepúlveda entrara a la cárcel con los ocho hombres del pelotón de fusilamiento. Estos avanzaron sigilosamente sobre sus zapatillas de goma, evitando hasta el más pequeño ruido y se instalaron dando la espalda al mar y a unos cinco metros del banquillo.

Los cuatro de adelante estaban hincados y los otros cuatro se mantuvieron de pie. A otra señal previa convenida, el capellán comenzó a retirarse del banquillo, junto al comandante Layera. El primero elevó el tono de su voz, para simular que seguía rezando al lado del ajusticiado. En ese instante, el capitán Sepúlveda, apenas levantó la espada.

Eran las 07.21 horas. Los ocho fusileros dispararon casi simultáneamente y de inmediato se retiraron al interior de la cárcel, por el mismo portón por donde entraron. El jefe del pelotón permaneció en su puesto. Hubo un instante de suprema consternación cuando el doctor Pedro Lama se acercó de nuevo al reo, y lo auscultó cuidadosamente, de preferencia en la región del corazón. De las ocho carabinas, solo una estaba sin balas. Cuatro tiros dieron directamente en el corazón y tres en el tórax. Las autoridades y periodistas recibieron la sorpresa de una ejecución extraordinariamente rápida”.

  • Rosa Rivas , trabajaba como cocinera en el fundo Moticura
  • Rosa Rivas el día 20 de agosto del 60, fue a San Carlos a cobrar su pensión de viudez, pero por trabas burocráticas no se ejecutó el cometido, volviendo sin el dinero que esperaba. Valenzuela deseaba ese dinero para seguir bebiendo. El no creyó la historia de Rivas.
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/