¡Llegamos a 26.990.327 visitas gracias a ustedes! ☆

Cuestión del Sacristán

De WikicharliE
DOCUMENTOS CHILENOS WikicharliE.jpg

2 de enero de 1856

El sacristan 1883.jpg

La Cuestión del Sacristán fue un acontecimiento "domestico" ocurrido en 2 de enero de 1856, al interior de la Iglesia Católica, por un asunto de disciplina en contra de un hijo del funcionario y sacristán Pedro Santelices, que resulto despedido por este motivo. El asunto alcanzo ribetes de escándalo, al inmiscuirse distintos poderes del estado (Cabildo, Gobierno y la Iglesia), provocando divisiones dentro del propio gobierno de Manuel Montt.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

  • 2 de enero de 1856: El presbítero Francisco Martínez Garfias, deán y sacristán mayor de la Catedral Metropolitana de Santiago, con el apoyo del Arzobispo de Santiago, Rafael Valentín Valdivieso, echaron al sacristán Pedro Santelíces, debido a que su hijo, había roto a pedradas una claraboya de la sacristía, además de permitir que sus amigos entraran a la iglesia a beberse el vino de consagración. El muchacho tenia muy mal comportamiento, en numerosas ocasiones la gente de la iglesia se lo manifestó a su padre Pedro Santelices, pero este no hacia caso. En otra ocasión se sorprendió al muchacho tirando piedras a la lampara de cristal de la iglesia, para botar alguna de sus lagrimas de cristal.
Francisco Martinez Garfias.
  • 8 de enero de 1856: Seis días después de los hechos, el sacristán despedido Pedro Santelíces, llego a la iglesia muy enojado y envalentonado, gritando y acusando a el presbítero Francisco Martínez Garfias, de mal cristiano. Lo injurio a "grito pelado" por más de media hora para luego retirarse.

Notificación al Cabildo del despido Santiago 8 de enero de 1856

Sirvanse U. poner en conocimiento el V. Cabildo que el infrascrito con acuerdo del señor Tesorero ha despedido por gravisimos motivos al sacristán Pedro Santelices

-Dios guarde a U.-Francisco Martínez Garfias, S. M. al señor secretario de V. Cabildo, de esta iglesia metropolitana

  • 11 de enero de 1856: El cabildo recibía una carta del tesorero de la iglesia, ratificando el despido.
  • 15 de enero de 1854: El tesorero acude al Cabildo de Santiago a exponer los hechos. El Cabildo escucho y saco por resolución que los acontecimientos fueron mal llevados, pues el sacristán Pedro Santelices, despedido por la mala conducta de su hijo, debió entenderse directamente con el tesorero y no con el presbítero Francisco Martínez Garfias. Debido a esto el Cabildo mando a llamar a este último para que expusiese sus razones.

El Cabildo de Santiago exponía como razones a este despido, a que el sacristán Pedro Santelices había cumplido su labor por más de 30 años de forma fiel, respetuosa y temerosa de dios. El cual estuvo a cargo de los intereses de la sacristía con devoción y encontrar otro con las mismas cualidades sera imposible. Junto a esto declaran que cualquier hombre puede caer en malas practicas o equivocaciones, inclusive el tesorero y el presbítero.

  • 22 de enero de 1856: Debido a que el presbítero Francisco Martínez Garfias no se presento a declarar ante el Cabildo de Santiago, este solicito la renuncia inmediata del presbítero. Firmaron la petición Manuel Fruto Rodríguez, Juan Francisco Meneses, Pascual Solis de Ovando, José María de la Concha y el pro-secretario Juan Francisco de Zegers.
  • 28 de enero de 1856: Ante los acontecimientos sucedidos y debido a que este "pobre" asunto se iba agrandando, el que el Promotor Fiscal de Santiago señor Mariano Fuenzalida, enviá un oficio aclarando que desde su punto de vista el Cabildo de Santiago no puede entrometerse en la toma de decisiones de la iglesia, menos en despedir o contratar personal, siendo esto una función de la Iglesia Católica.
  • 7 de febrero de 1856: Un oficio del diputado Manuel Antonio Tocornal y de Pedro Ovalle y Landa, apoyando a la iglesia, enciende más los ánimos de los liberales. En el documento apoya las decisiones de la iglesia y esta de acuerdo en que se despidiese al sacristán. El Cabildo da por recibida la carta el día 12 de febrero de 1856

Santelices, el sacristán, buscó apoyo en el tribunal eclesiástico para favorecerse de la situación. El tribunal falló a su favor, razón El presbitero Francisco Martínez, recurrió a un tribunal superior en La Serena, el cual enmendó la sentencia recurrida. Esto motivó a los sacerdotes que componían el Tribunal eclesiástico, a someter el conflicto al conocimiento de los tribunales de justicia civiles, que tenían perfecta competencia en estos asuntos debido a que no existía una separación entre el Gobierno y la Iglesia.

La Corte Suprema de Justicia, en uso de sus atribuciones, falló a favor de los clérigos y resolvió que el sacristán volvería a su puesto. La resolución de la Corte no fue reconocida por el entonces arzobispo de Santiago Rafael Valentín Valdivieso, para quien esto suponía aceptar la competencia civil en asuntos eclesiásticos y, por tanto, desistió en reponer al sacristán en su cargo, rebelándose al fallo. De esta forma se exponía públicamente a ser arrestado o desterrado, penas entonces vigentes en Chile y aplicables a aquellas situaciones.

El caso muy adecuado para poner en una situación incómoda al presidente Manuel Montt, a quien el clero y los sectores más conservadores de la sociedad se oponían por su visión política. El arzobispo, siguiendo con su estrategia y conocedor del espíritu que animaba al presidente, recurrió a él en su calidad de "Protector de la Iglesia", prerrogativa propia de los Presidentes de la República en la época.

El presidente Manuel Montt se encontró con una disyuntiva. Por un lado no podía oponerse a la ejecución del fallo de los tribunales de la República y, al mismo tiempo, comprendiendo que la situación favorecería a sus opositores que buscaban cualquier excusa para alzarse contra su gobierno, pidió a los eclesiásticos miembros del tribunal y al sacristán que depusieran su actitud y se desistieran de su demanda contra el deán.

En las negociaciones participo Domingo Santa María, quien confrontó al Gobierno del presidente Manuel Montt con la Iglesia Católica. Santa María apartó al Arzobispo Rafael Valentín Valdivieso, por lo que la Iglesia Católica chilena lo catalogo de liberal a "ultramundano".

El arzobispo y los clérigos razonaron e hicieron caso al presidente Montt, de esa forma pudo terminar el problema, sin que Rafael Valdivieso fuese desterrado. Como resultado de este hecho, muchos conservadores que apoyaban el gobierno de Manuel Montt se distancian de éste por su tendencia patronatista. Gracias a esta lejanía, estos conservadores encontraron apoyo en los liberales que habían sido sistemáticamente excluidos de los gobiernos durante la época llamada República Conservadora. De esta reunión nació la Fusión Liberal-Conservadora, coalición que resultaría vencedora en la Elección presidencial de Chile de 1861 con José Joaquín Pérez como candidato[1].


  1. Elección presidencial de Chile de 1861

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/