¡Llegamos a 28.771.933 millones de visitas gracias a ustedes!☆

Chickenosaurus

De WikicharliE
Banner Palenteologia WikicharliE.png

Presentación

Chickenosaurus.jpg

Los científicos han utilizado con éxito "evolución inversa" para diseñar los pollos con hocicos de dinosaurios, los pies, e incluso los huesos de las piernas. Mientras que un Chickenosaurus parece como una parodia de una película de ciencia ficción, los investigadores han confirmado que tuvieron éxito en el uso de la "evolución inversa" para dar pollos modernos las características de sus antiguos ancestros de dinosaurios. De hecho, los científicos dicen que las probabilidades de crear un dino-pollo en el futuro es del 50%.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Los científicos han deshecho los progresos realizados por la evolución mediante la alteración del ADN de los pollos para crear embriones con un hocico parecido a la boca de los cocodrilos en lugar de sus picos naturales. Los expertos han cambiado el ADN de los embriones de pollo en la etapa temprana de su desarrollo, lo que les permite deshacer el progreso evolutivo y dar a las criaturas los hocicos que se cree que se han perdido hace millones de años en el período cretáceo.

La revelación científica de “rebobinar” la evolución podría allanar el camino para alterar el ADN por los científicos en otra dirección y utilizar el mismo proceso para crear especies más capaces de adaptarse al clima de la Tierra.

Arkhat Abzhanov, un biólogo evolutivo en la Universidad de Harvard, desarrolló los pollos con el hocico al cortar un agujero cuadrado en la cáscara de un huevo de gallina y colocar una pequeña proteína gelatinosa antes de ver el desarrollo del embrión. Los cambios permiten separar las moléculas para hacer crecer el hocico dentro de 14 días.

A pesar de las reglas éticas de evitar que los pollos nazcan, el Dr. Abzhanov dijo que espera completar el trabajo de un día convirtiendo pollos a Maniraptora (especie de dinosaurios). El Dr. Abzhanov realiza los cambios mediante el análisis de las “moléculas de señalización”, que es el control de los cambios anatómicos de las aves y otros animales. La adición de cuentas en las proteínas de huevo frena el desarrollo de ciertas moléculas y también evita que las aves tengan el crecimiento de ciertas características.

La obra revolucionaria por el biólogo Dr. Arkhat Abzhanov podría ayudar a prevenir defectos de nacimiento en los niños humanos. Los Maniraptora son pequeños dinosaurios que se cree que dieron lugar a miles de especies de aves que existen en la actualidad.Pollos y otras aves se cree que descienden de los dinosaurios a través de una serie de cambios genéticos.

El pico-hocico

La evolución inversa en el experimento de transformar el pico del pollo a hocico, no fue un proceso rápido. De hecho, tomó a los científicos siete años para llevar a cabo la evolución inversa con éxito. El proyecto-pico-a hocico fue completado por Bhart-Anjan Bhullar, paleontólogo y biólogo de desarrollo de la Universidad de Chicago. Al alterar el ADN de los pollos para parecerse a los genes de cocodrilo antes de que el pico sea desarrollo, el Dr. Abzhanov fue capaz de cambiar la trayectoria evolutiva de los pollos para que creciera el hocico en su lugar.

El Dr. Abzhanov dijo a la revista New Scientist: “Se ve exactamente como se ve el hocico de un cocodrilo [en este momento]. Cambio de cara

Abejarucos, buitres y petirrojos alimentan a sus crías y construyen sus nidos con patas y mucho picol Los cientificos se preguntaron cómo surgió esta herramienta, llamada alas. Realizaron un exhaustivo análisis de los fósiles disponibles antes de tener una hipótesis, y después compararon los genes implicados en el desarrollo del rostro de diversas especies, de ratones a tortugas. Las aves resulta que tenían una serie de genes no presentes en los otros, y cuando los investigadores probaron silenciarlos en embriones de pollo, estos crecían con un morro similar al de un aligátor, un Archaopteryx, o un dinosaurio cuadrúpedo, en lugar de pico.

Archaeopteryx

La anatomía dormida del dinosaurio había vuelto a activarse. Es más, al pollo no solo se le puede quitar el pico, también se le pueden devolver los dientes que perdió hace entre 78 y 80 millones de años. Lo sabemos desde 2006, cuando Matthew Harris buscaba otros mecanismos de formación de órganos en el Instituto Max Planck de Tubinga (Alemania) y encontró unas protuberancias dentro del pico de un embrión de pollo de 16 días, que resultaron tener una forma similar a la de los dientes de un cocodrilo. Harris encontró el mecanismo genético que había permitido esa anomalía, que nos mostraba cómo sería la dentadura del antecesor común de las aves y los cocodrilos. Luego, modificó un virus para revertir el mecanismo y consiguió que a pollos normales les salieran dientes, que luego volvieron a reabsorberse.

Chile

Recientemente Bruno Grossi, de la Universidad de Chile, ha recogido su idea y, gracias a dos tipos de colas de madera y yeso, colocadas en doce gallinas domésticas (Gallus gallus) desde que tenían tres días, ha comprobado que estas echaban el peso hacia adelante, lo que modificaba la posición del muslo y la cadera asumía algo más el impulso del movimiento. Este estudio de la mecánica es solo un ejemplo de cómo el humilde pollo se está convirtiendo en nuestra puerta de acceso a una historia que comenzó hace 150 millones de años. Entonces, un grupo de dinosaurios carnívoros empezó a evolucionar hasta dar lugar a todas esas especies aladas que llamamos aves.

Perone Pollo-Dinosaurio.jpg

Un dino-pollo de mascota?

Los embriones con dientes y aquellos sin pico no llegaron a nacer. Sus creadores han declarado que probablemente habrían sobrevivido, pero dentro del huevo ya cumplieron su contribución a la ciencia y para eclosionar habrían necesitado un permiso de algún comité de ética. Bullhar dejó clara su intención cuando publicó su artículo en Evolution: “Nuestro objetivo era entender los procesos moleculares de una importante transición evolutiva, y no crear un ‘dino pollo’ solo por capricho”.

Velociraptor con plumas.png

Esa denominación suponía una clara referencia a los planes del paleontólogo John Horner: ir revirtiendo esos procesos evolutivos que nos han traído el pollo para crear a partir de él un dinosaurio. Según declara en una charla TED que ha repetido por todo el mundo, para cumplir su sueño de tenerlo como mascota y “porque sería buenísimo para enseñar biología evolutiva a los niños”. En su opinión, el proceso no sería muy distinto a la ingeniería genética que “hemos practicado permanentemente a través de la cría. Empezamos con un lobo y terminamos con un chihuahua. Esto solo sería más rápido”. De momento, cuando las pistas para recrear el morro, las patas y los dientes ya están en marcha, Horner se centra en la cola, una cola larga digna de un dinosaurio de película.

Su equipo de investigación está experimentando con ratones para saber qué genes comunes a ellos y a las gallinas podrían estar bloqueando su desarrollo en estas últimas. Horner publicó un libro llamado ¿Cómo construir un dinosaurio? en el que expone sus teorías, pero a pesar de la gran repercusión en los medios de estas y de su buena reputación como paleontólogo, Francisco Ortega opina que en realidad “nadie quiere crear un dino doméstico, y Horner no puede hacerlo. Es más, quien tiene canarios ya tiene dinosaurios domésticos. Al inhibir la expresión de los caracteres avianos podemos crear un monstruo genético, pero no uno de los dinosaurios del pasado”. En esa línea se ha expresado también el paleontólogo Hans Larsson, de la Universidad McGill de Montreal, cuyas conversaciones con Horner le llevaron a plantearse recrear en pollos rasgos desaparecidos de los dinosaurios, pero no para crear un dino pollo, por razones éticas y prácticas. En una entrevista a France Press declaró que una incubadora de dinosaurios es “una empresa demasiado grande”.

Trabajo por hacer

Mientras que el Chickenosaurus puede parecer como un proyecto sin sentido en lo superficial, los investigadores que trabajan en los proyectos, detallan que este proyecto les abrió las puertas, acerca de la comprensión de los genes y su manipulación de manera más eficaz. Con lo que sabemos podemos crear casi cualquier cosa que podemos imaginar, incluso unicornios que brillen en la oscuridad.

Aunque Horner manifieste que, ya puestos a crear seres no existentes, también le encantaría reprogramar un unicornio, la comunidad científica se centra en las dudas que puede ayudar a despejar el intento de recorrer la evolución en sentido inverso: qué ocurrió primero –perdieron los dientes, salió el pico, acortaron la cola, desarrollaron alas– cuándo les salieron plumas, de qué colores, o si les servían para volar o para exhibirse, como sugieren los últimos estudios del undécimo fósil descubierto de Archaeopterix, con plumas en sus patas traseras. Pero también cuál de las especies “intermedias” estaba más cerca de las aves, o cuándo apareció el llamado wulst, una estructura del cerebro avícola relacionada con la percepción visual durante el vuelo.[1] <div/>

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • Jack Horner, paleontólogo líder con sede en la Universidad de Montana, está llevando a cabo un trabajo similar en un intento de hacer un “chickenosaurus” con la cola y las manos similares a las de un dinosaurio.

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. quo.es/Dino-pollo

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas