¡Llegamos a 27.500.012 visitas gracias a ustedes! ☆

Batalla de Matucana 18 de Septiembre 1838

De WikicharliE
Banner Historia de Chile en WikicharliE.png
Batalla de Matucana 18 de Septiembre 1838
Bienvenido a Departamento Historia de Chile de WikicharliE

Presentación

Las tropas chilenas habían tomado Lima después del Combate de Portada de Guías. Pero muchas montoneras quedaban en las sierras. Además el ejército boliviano se acercaba de manera amenazante. Recordemos que hasta ese momento nuestras tropas no habían chocado con los bolivianos, y que éstos tenían uno de los mejores ejércitos de Sudamérica. En sus choques con peruanos y argentinos sólo habían cosechado triunfos.Pero no conocían el valor y arrojo chileno, que luego les pateo el trasero una y otra vez.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Ese día estaba de guarnición en el pueblo de Matucana el Batallón Santiago. Era el más chico de nuestro ejército, pues sólo tenía dos compañías con un total de 212 soldados. Además una sección de la Columna Peruana con 60 soldados al mando del coronel Torrico. También estaba el coronel Plasencia, español al servicio del Perú, y el comandante Sessé (del Santiago).

Al frente tendrían la avanzada del Ejército Protectoral, al mando del general Francisco de Paula Otero. Estaba integrada por 4 compañías de cazadores montados de los batallones peruanos “Pichincha” y “Arequipa”, y las mejores tropas de Bolivia : los batallones 2º y 4º de Infantería.

También estaba la montonera del jefe Jiménez que, aunque había jurado lealtad a la causa restauradora, se sospechaba que estaba ahí por orden del mando supremo enemigo.

Como era 18 de septiembre, las fuerzas chilenas se dispusieron a celebrar el aniversario patrio. Cargaron sus fusiles con balas de salva y concurrieron a la iglesia para un oficio religioso. Éste comenzó después de las doce, y transcurrió sin novedad. Pero cuando las tropas salían a la plaza para las descargas de honor se dio la alerta.

Mientras los chilenos disparaban sus tiros de salva, y cargaban nuevamente sus fusiles, los 60 peruanos intentaban detener la caballería enemiga. Ésta pasó sobre esa fuerza, y cargó por la calle principal del pueblo. El Santiago se parapetó a lo largo de la calle y recibió al enemigo con una descarga cerrada. En seguida calaron bayoneta y formaron 4 líneas a todo lo ancho de la vía.

A pie firme se prepararon para el choque con la caballería. Las bestias consiguieron romper las dos primeras líneas, pero éstas se abrieron y volvieron a cerrar. En cambio las dos últimas resistieron el choque. Al grito de “¡Viva el 18 de Septiembre!” los chilenos embistieron contra hombres y monturas. Antes de perder la mitad de sus efectivos, la caballería abandonó el pueblo. Pero en esos momentos ya entraba en acción la infantería boliviana, y al mismo tiempo (al otro lado del pueblo) Jiménez y su montonera rompían el acuerdo y atacaban por la espalda.

Encerrados entre dos fuegos, hubo que dividirse. La 1ª compañía, junto a la Columna Peruana, enfrentaban a los bolivianos. Mientras, la 2ª compañía se las veía con los montoneros. Durante 15 minutos la calle fue un infierno. Pero luego empezó a imponerse el mejor entrenamiento de los chilenos. Los primeros en comenzar a ceder fueron los hombres de Jiménez. Plasencia, dándose cuenta de esto, dividió su compañía en dos. Una mitad recibió la orden de mantenerse en reserva, dispuesta a reforzar a quién lo necesitara. Con la otra mitad se dispuso a perseguir a la guerrilla en retirada.

Después de otros 10 minutos la 1ª compañía comenzaba a avanzar hacia el puente que marcaba el comienzo del pueblo. Los hombres de Otero cedían terreno.

Mientras tanto, la media compañía de Plasencia conseguía poner en fuga a la montonera.

Al ver los bolivianos que sus aliados corrían por el campo cundió el desaliento. Inútiles eran los gritos del general Otero, que trataba de contener a sus tropas en fuga. Ese fue el momento en que cargó la media compañía dejada en reserva. Esto fue decisivo. Los bolivianos, incluyendo al general Otero, sólo pensaron en escapar.

Pero aún no había terminado la acción. Muchos de los bolivianos se escondieron en las casas, así que hubo que limpiar el pueblo. 4 horas duró esta limpieza. Caía la noche cuando cesó el fuego.

El recuento de bajas decía que el enemigo dejaba en el campo 51 muertos y 30 prisioneros. Quizá cuantos se llevaron. Pero dejaron también 1.200 fusiles, capotes, banderolas, etc.

La Columna Peruana perdió al teniente Martín Bernabé y cuatro soldados.Y de los chilenos cayeron el subteniente Francisco Javier Barros Morán, un sargento y nueve soldados. Heridos tres oficiales y 25 hombres de tropa. Pero no debemos olvidar que en esos tiempos ambos bandos ocultaban el número real de bajas.

Ésta victoria provocó una reacción enaltecedora en Chile hacia el ejército restaurador. La señora Mercedes Morán de Barros, madre del subteniente muerto en el combate, se presentó ante el Presidente Prieto y le ofreció los servicios militares de los cuatro hijos varones que le restaban.

¿Y por el lado boliviano? Otero dijo en su parte de la acción que había triunfado. Pero fue reprendido por el alto mando porque “por primera vez nuestras tropas han vuelto la espalda al enemigo”.

Es más, Santa Cruz afirmó en su manifiesto de 1840 que este combate sin trascendencia quebrantó la moral de su ejército, y cambió en incertidumbre su arrogancia.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/