¡Llegamos a 27.500.012 visitas gracias a ustedes! ☆

Antiguamente las mujeres no usaban calzones

De WikicharliE
Antiguamente las mujeres no usaban calzones
Bienvenido a Curiosidades de WikicharliE

Presentación

Pedro I de Rusia

En 1717 Pedro I de Rusia estaba de visita en París, y una mañana que pasaba por una muy concurrida calle vio que una adolescente se resbaló y cayó de espaldas con las piernas hacia arriba delante de su caballo. El Zar, observando atentamente aquella preciosa tijera de piernas parisina, exclamó con cierta picardía: "Las puertas del Paraíso están abiertas", mientras la muchacha se incorporaba.[1]

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Aquel bonito piropo se debía a la interesante costumbre de las mujeres francesas de la época de no usar ropa interior, por lo que obviamente el Zar logró ver mucho más allá de lo que nosotros podríamos ver hoy en día. Ahora, lo interesante de esta anécdota no que las mujeres francesas no utilizaran ropa interior, sino que las mujeres en general no la usaban. Ni las inglesas, ni las alemanas, ni las italianas, y tampoco llevaban calzones las primeras mujeres que emigraron y colonizaron América.

Los primeros cinco mil años

Realmente sorprende saber que durante los primeros cinco mil años de civilización occidental, las mujeres no llevaban nada entre sus piernas, más allá de su pelaje natural. Hasta finales del siglo XVIII la ropa interior de las mujeres consistía sólo en blusas largas y holgadas que era lo más común, y en blusas con ojales en la cintura o corsés (que en sus inicios era una prenda aristocrática). También las enaguas fueron populares, especialmente cuando los médicos asociaron gordura con salud, y como subir de peso era un lujo en esa época, la gordura y caderas anchas estaban reservadas para la aristocracia. Como a la gente flaca se la asociaba con la enfermedad y la pobreza, muchas mujeres en su innata vanidad, trataban siempre de mostrarse atractivas y saludables sin importar el número de enaguas que debían ponerse; pero repito una vez más, lo que conocemos como calzones o bragas no se usaron en gran parte de la historia, y de hecho vienen a ser un invento moderno y revolucionario que apareció apenas hace poco más de un siglo.

Mujeres de los Balcanes

El famoso pintor Gustave Courbet (1819-1877) refleja aquí la costumbre femenina de no usar ropa interior que duró hasta bien entrado el siglo XIX. Como podemos ver, se usaba un montón de enaguas, pero nada que cubriera directamente sus partes íntimas.

Por comodidad

Las mujeres no llevaban nada bajo sus vestidos principalmente por lógica comodidad; para ellas era fácil darse cuenta que cerrar el flujo de ventilación al ambiente húmedo de la vagina (en una época en que las normas de higiene eran precarias), les provocaría como mínimo escozor e irritación. Y razón no les faltaba, pues el inexistente suministro de agua corriente en las ciudades, hubiese favorecido notablemente a todo tipo de infecciones (como la candidiasis) y a la proliferación de piojos y ladillas, que como todos sabemos, siempre han sido nuestros fieles compañeros durante la historia.

Solamente durante sus ciclos menstruales las mujeres solían ponerse un paño entre las piernas, que lo ajustaban con una especie de sábana, muy parecido a lo que hacen los luchadores de sumo. Pero aún así las fugas eran frecuentes. De hecho, mientras les duraba el período, acostumbraban a llevar más enaguas que de costumbre, y si les era posible, tenían en el armario su dotación de enaguas de franela con el fin de evitar aquellas inoportunas manchas reveladoras.

Las mujeres francesas no usaban nada debajo de sus vestidos. Es más, podemos ver algunos "comedidos" ayudándolas a escalar un muro, y uno que otro curioso dirigiendo su telescopio hacia ellas y no al globo de los hermanos Montgolfier.

Las Mujeres del Este

En cambio las mujeres que vivían al Este de Europa tenían diferentes hábitos de higiene y se bañaban con mayor frecuencia que sus hermanas del continente. Estas ya se podían dar el lujo de llevar algunas veces bombachas largas debajo de sus faldas. Muy parecidas a los pantalones tipo harén, como los que usaba Mi bella genio.

Renacimiento

Y fue justamente durante el Renacimiento que estas prendas de vestir (bombachas largas) se empezaron a introducir en Europa occidental, primero como novelería y moda de la clase alta, a los que no tardaron en llamarlos pantalones turcos, pero que de a poco fueron transformándose en los famosos bloomers, es decir, ciñéndolos más al cuerpo y adaptándoles tirantes a la cintura para sujetarlos. Sin embargo estas extrañas prendas importadas (que además se consideraban masculinas), nunca fueron del agrado de las mayorías ni de la mujer de pueblo, de clase obrera, que prefería una y mil veces la comodidad de ponerse en cuclillas y orinar en un callejón.

Dibujo de Bloomer de época

Era una prenda tan incómoda que las únicas mujeres francesas que usaban este tipo de ropa interior en el siglo XVIII eran las bailarinas, y lo hacían sólo por cumplir con la ley. Es que a una bailarina en 1727 se le quedó enganchada su falda durante un espectáculo, y la exposición de sus partes íntimas condujo a la aprobación de una ley en París, que dictaba que: "Ninguna actriz o bailarina deberá aparecer en el escenario sin calzones".

Caricatura del primer viaje en globo tripulado sobre Paris en 1783

1851 Las mujeres que estrenaron pantalones

En la política fue la hija de un congresista norteamericano, Elizabeth Smith Miller, la primera que en 1851 boicotea la indumentaria establecida previa autorización de su padre y su marido. Un periódico de la época reseña «el cambio de traje» de Smith Miller y provoca tanto revuelo que le llueve una catarata de cartas de mujeres interesadas en aquella prenda. «Demuestran que tenían prisa por quitarse el vestido largo y pesado y sus bombachos simbolizan la liberación sin renunciar a la sensualidad. Se le denuncia por facilitar el amor libre y por masculinizarse y sufre la caricaturización pública».[2]

Las mujeres más valientes y liberales exigían cambios y empezaron a apoyar causas como las de Elizabeth Smith Miller, quien encabezó una verdadera cruzada para que las damas dejaran de usar los vestidos hasta el piso. En su lugar, propuso un cambio “innovador” sugiriendo usarlas sólo hasta los tobillos, y también alentando a las chicas para que usen las bombachas debajo de sus faldas, pero que estas sean sólo hasta la rodilla. Así de paso tampoco contrariaban a los extremistas y conservadores que siempre les recordaban la sentencia de Deutoronomio 22:5.

Las Bombachas o bloomers

Las Bombachas o Bloomers

La bombacha, (sustantivo femenino - en inglés panties o knickers), también denominado pololo, es un invento relativamente reciente y no es exclusivo para las mujeres: Los hombres han utilizado por años los bombachos y la bombacha de campo.

Bombacha es una palabra que se ha aplicado a varios tipos de prendas de vestir femeninas para la parte inferior del cuerpo: calzones, pantalones, pantaletas, pequeñeces, indescriptibles, racionales, bragas, bragas francesas, bragas divididas, cami-bragas, interventores y sigue la lista, son los nombres que ha recibido según la latitud y la época la bombacha femenina.

Amelia Jenks Bloomer (27 de mayo 1818 –† 30 de diciembre 1894)

Las bombachas fueron incorporados al vestuario de las mujeres a principios de la década de 1850 en que la feminista y sufragista americana Amelia Bloomer los adoptó como parte de su uniforme. Amelia Bloomer se presentaba en público con los bombachos acompañados de una corta túnica y un cinturón. Se trataba de unos pantalones ceñidos a la parte inferior de la pierna y muy amplios a partir de la rodilla. Amelia se rebeló contra la moda de la falda ahuecada por un miriñaque que consideraba incómoda e inmodesta.

Amelia dio el nombre a estos pantalones en inglés que se conocen como Bloomers.

Pololo

El pololo es una prenda femenina en forma de pantalones bombachos de vestir que consiste en un pantalón corto.

Durante la primera mitad del siglo XX, la prenda era llevada especialmente por niños pequeños. También llevaban pololos las mujeres a modo de falda-pantalón para hacer gimnasia. Se cree que el pololo fue inventado por La Sección Femenina de la Falange de José Antonio Primo de Rivera (dirigida por su hermana, Pilar Primo de Rivera) para permitir que las mujeres hicieran deporte de manera «recatada»[3]

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. *Cuando las mujeres no usaban calzones /17 oct 2011
  2. abc/La lucha por la igualdad vista a través de un pantalón
  3. wikipedia.org/Pololo/Cons.2nov 2014

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/