° ¡Llegamos a 31.122.673 millones de visitas gracias a ustedes!

Amapola

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
  Amapola   Bienvenido a Departamento de Botánica  

Presentación

Amapola (Papaver Rhoeas L.) es una planta silvestre muy común que casi todos conocemos y alegran muchas praderas y caminos en primavera. Provienen de Asia, Europa y África, pero saltó a América donde ha sido muy apreciada, sobre todo una de sus especies, como opiáceo en las regiones del Amazonas, donde hoy por hoy se cultiva con usos medicinales, en el mejor de los casos.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contiene varios alcaloides, sobre todo concentrados en su pétalos. Los alcaloides son compuestos químicos (nitrogenados) derivados de los vegetales (y algunos animales), que tienen distintas propiedades sobre nuestro organismo, sobre todo sobre el sistema nervioso, por lo que estos compuestos son muy utilizados en farmacopea. Algunos alcaloides muy conocidos son la cocaína, la nicotina, la morfina.... Pues bien, los alcaloides de la amapola son rhoeadina, rearrubina y reagenina, se encuentran en alta concentración en sus pétalos y tallo y tienen propiedades sedantes, por lo que es muy utilizada en casos de insomnio, ansiedad, depresión, nerviosismo, etc.

También contiene mucílago, que es un antitusivo, y por eso y su efecto calmante también se puede utilizar para paliar cualquier trastorno derivado de una alteración nerviosa, por ejemplo, la tos seca, o algunos dolores de estómago, o dolor de muelas.

Existen varios tipos de amapola, cada una con distintas características. Por ejemplo, de una especie de amapola, Papaver somniferum, se saca el opio, que contiene más de 20 alcaloides diferentes, entre los principales se encuentran papaverina, codeína y morfina (10%); este tipo de amapola es tóxica si se consume en exceso, y se distingue de la amapola común porque esta (adormidera) tiene las hojas de un color más rosáceo, en vez de color rojo intenso.

Las amapolas blancas o negras reciben su nombre por el color de sus semillas. Las semillas de la amapola negra tienen un olor y sabor muy agradable, parecido a la almendra, por lo que se utiliza para aromatizar panes, dulces o ensaladas. Todas las semillas de la amapola, de cualquier tipo, son ricas en ácido linoléico y oléico, como el aceite de oliva, por lo que su consumo ayuda ligeramente a controlar el nivel de colesterol en sangre y el envejecimiento celular.

En Chile

Actualmente en Chile se pueden encontrar ambas especies, la Amapola silvestre (Papaver rhoeas L.) y la adormidera (Papaver somniferum L.)[1], ya sea en forma silvestre o cultivada en jardines. En medicina alternativa son usadas por sus cualidades calmantes, sudoríferas, emolientes y para hacer cataplasmas. De ellas también se extrae el Opio, a través de incisiones que se hacen en sus cápsulas. Además, en el arte culinario se han posicionado a través de sus semillas, las cuales están siendo incorporadas en diferentes productos tales como ensaladas, panes, y postres[2][3].

Propiedades de la amapola

Como medicina natural

  • Gran fuente de calcio: Es una gran alternativa para alérgicos a los lácteos y veganos.
  • Efecto calmante: es un calmante muy potente, se utiliza para relajar el sistema nervioso, ya que está considerado un sedante natural. Es muy eficaz en situaciones de estrés. Las semillas se pueden tomar de forma directa o en infusión. Además, gracias a su propiedad sedante sirve para calmar el dolor.
  • Dolor de muelas: Para calmar el dolor de muelas y encías. Su forma de uso es haciendo gárgaras.
  • Tos: En infusión (150 ml de agua, 300 gramos de azúcar y 10 gramos de pétalos secos de amapola).
  • Asma: Dos infusiones al día con sus pétalos secos. Se recomienda ingerir por la mañana y por la noche.
  • Contiene vitamina B: tiamina, ácido pantotéico, piridoxina, riboflavina, niacina y ácido fólico.
  • Contiene vitamina A: Antioxidante.
  • Rico en minerales: hierro, zinc, magnesio, manganeso, calcio, potasio y zinc.
  • Contiene cobre: esencial para producir más cantidad de glóbulos rojos.

En la cocina

  • Es recomendable tostarlas antes para que así desprendan todo el aceite que contienen y su aroma.
  • Como condimento en ensalada.
  • Como aderezo: Con las semillas se puede fabricar de forma casera tahín y usar en bocadillos y sándwiches.
  • Espolvoreadas en yogures, frutas y en la leche o el café.
  • Como espesante en salsas.
  • Para elaborar pan y pasteles.
  • Como elemento decorativo en pasteles y postres.

Contraindicaciones

  • No conviene abusar del consumo de amapola debido a su efecto sedante, además de provocar dolores en el estómago.

Las semillas de amapola

Semillas de Amapola.jpg

Las semillas de amapola (Papaver Ssp.) tienen un consumo muy extendido por todo el mundo. Las semillas se extraen del interior de la cápsula de la amapola. En el interior de esa cápsula de algunas especies es de donde se obtiene el opio y los alcaloides derivados del mismo como morfina, codeína… por lo que pueden contener trazas de estos alcaloides, pero nunca tiene concentraciones tan altas como para causarnos problemas. Por ello están prohibidas en algunos países árabes.

Se puede considerar como una semilla oleaginosa, ya que su mayor nutriente es la grasa aunque no se use para obtener aceite. Por este motivo es una semilla muy energética y su contenido en grasa es mayoritariamente poliinsaturado con mayoría de omega-6, un gran aporte de omega-9 también y algo menos de omega-3.

Su aporte de proteína es bueno, siendo similar en cantidad al aporte proteico de las semillas de girasol. Esta proteína es completa y de buena calidad al contener todos los aminoácidos esenciales sin contener ninguno limitante. Es baja en carbohidratos aunque contiene algo más que el girasol y su contenido en fibra es alto.

Contiene vitaminas del grupo B, pero en menor cantidad que otras semillas, aun así es interesante su aporte en vitamina B1 y ácido fólico. También aporta algo de vitamina C y una buena dosis de vitamina E. En cuanto a su contenido en minerales destaca su contenido en calcio (1400mg/100g) más alto incluso que el que contiene el sésamo (900mg/100g) y al de la leche (120mg/100g).

También gran cantidad de fósforo, hierro, potasio, magnesio, manganeso, cobre, zinc y selenio. Es importante consumir semillas de amapola procedente de cultivo ecológico para evitar el consumo de contaminantes o de organismos modificados genéticamente.

Formas de uso:

  • Semilla: se usa mucho añadiéndola en panadería y repostería (panes, bizcochos, magdalenas…) y también en zumos, batidos, salsas, cremas, salteados, pastas, ensaladas… si las vamos a usar en platos que no van a cocinarse, es preferible que las tostemos en la sartén y las trituremos, ya que ganan en sabor.
  • Infusión: pueden prepararse una infusión de semillas de amapola sola o mezclada con otras hierbas. La dosis diaria no debe superar 1 cucharadita, ya que más produciría un efecto sedante excesivo

Semillas de amapola

Beneficios de las semillas de amapola

  • Prevención de enfermedades cardiovasculares: su alto contenido en grasas poliinsaturadas ejerce un efecto protector ante enfermedades cardiovasculares. Los omega-3 y la fibra reduce los niveles de triglicéridos, colesterol total y colesterol malo (LDL) en sangre. Los omega-9 favorecen el aumento del colesterol bueno (HDL). Los omega-6 por su efecto antiinflamatorio y antiagregante plaquetario mantiene la salud arterial favoreciendo el control de la tensión arterial. La vitamina E y los antioxidantes minerales (selenio, cobre y zinc) evitan la oxidación de las placas de ateroma de las arterias.
  • Regulación tránsito intestinal: su aporte de fibra colabora en regular el tránsito intestinal en estreñimiento.
  • Regulador del sistema inmune: el aporte de zinc y selenio y los ácidos grasos esenciales colaboran en la regulación del sistema inmune.
  • Osteoporosis y dolores musculares: su alto aporte de calcio acompañado del aporte de fósforo, hace que ese calcio se absorba y se deposite muy bien en los huesos remineralizándolos. El aporte de magnesio y potasio impide calambres y dolores musculares pudiendo ser útil su consumo en fibromialgias.
  • Anemias: el aporte de hierro, combinado con vitamina C y ácido fólico hace que sea un alimento muy recomendable para reponerse de anemias, ya que el hierro mejora su absorción con la vitamina C y el ácido fólico también interviene en la producción de los glóbulos rojos.
  • Antitusígeno en catarros: las infusiones de semillas de amapola calman la tos por el contenido en alcaloides que presentan.
  • Efecto sedante: las infusiones de amapola contribuyen a la conciliación del sueño por su contenido en alcaloides opiáceos. Pueden hacerse infusiones con una cucharadita de semillas y tila, valeriana, melisa… si se infusionan con pétalos de amapola el efecto sería mayor.
  • Síndrome premenstrual: su aporte de omega-6 reduce los síntomas asociados al síndrome premenstrual como hinchazón, dolor mamario, decaimiento anímico…
  • Afecciones de la piel: los omega-6 y la vitamina E como antioxidante mejoran problemas de la piel como psoriasis, eczemas, atopías… el zinc actúa comoseborregulador mejorando el acné
  • Enfermedades inflamatorias: el efecto antiinflamatorio de los omega-6, el efecto antioxidante y el efecto regulador del sistema inmune hacen que influya positivamente sobre enfermedades inflamatorias como artritis…
  • Antioxidantes: contienen una alta cantidad de antioxidantes por lo que su consumo contribuye a retrasar el envejecimiento y prevenir el cáncer al evitar lesiones celulares.
  • Dietas de deportistas: por su aporte de minerales como calcio, magnesio, hierro, fósforo, antioxidantes, aminoácidos y ácidos grasos esenciales es un alimento muy atractivo para los deportistas, pero puede dar problemas su consumo si están en competición, ya que podría dar positivo en pruebas de dopaje.
  • Dietas vegetarianas y veganas: es un alimento muy nutritivo muy recomendable en dietas vegeterianas y veganas.

Containdicaciones

  • Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia no deberían consumir semillas de amapola por las trazas de opiáceos que pudieran contener y que podrían ser perjudiciales para el bebé.

La adormidera o amapola sedante: qué tiene la flor más cotizada del planeta

Amapola Afgana.

Adormidera, amapola o papaver somniferum[4]. Se le atribuyen distintas denominaciones, pero todas se refieren a lo mismo: a esa bonita amapola roja, blanca o morada, cuyo tallo está cubierto de hojas anchas y acaba en una esfera con una "tapa" estrellada, cuya savia contiene el opio con el que se elaboran la morfina, la codeína o la heroína. Los alcaloides que producen estas flores son el motivo de tanta fama. Porque son ellos los componentes activos capaces de sosegar a los enfermos cuando no han podido encontrar remedio en ninguna otra sustancia, y también los que esclavizan a quienes los prueban, consiguiendo que vuelvan a ellos una y otra vez a disfrutar de una paz imposible de hallar en ningún otro sitio.

Dedicamos este artículo a la reina de las flores: la más curativa, la más letal, la más conocida y la más criticada. A esa amapola de cuyo jugo se extrae el opio, con el que se elaboran medicamentos analgésicos y la heroína.

Descripción de la adormidera

La amapola sedante, o adormidera, es una planta herbácea anual (brota una vez al año). Puede llegar a crecer hasta un metro de altura, suele brotar en primavera, su tallo presenta numerosas hojas que lo envuelven, y florece sobre el mes de mayo. Allá donde crecen amapolas, ya sea la adormidera o de otra clase, la aparición de estas flores de tallo largo que parece que vuelan sobre el suelo marca el comienzo del verano. Cuando los campos verdes se llenan de motas rojas o moradas es indicio de que el buen tiempo está a la vuelta de la esquina. Son de una belleza evidente; de hecho, en algunos países pueden pedirse permisos para cultivarla con fines decorativos. Porque, aun ignorando sus propiedades somníferas, es una flor cuyas formas y colores bien merecen ser atendidos por sí mismos.

Sus semillas, de hecho, son legales en Estados Unidos o Europa, dado que ellas en sí mismas no poseen alcaloides, y estos componentes no se desarrollan hasta que la flor ya está madura. Solo cuando la planta es adulta producirá ese látex que contiene alcaloides tales que la morfina, la codeína, la tebaína o la narcotina. Fruto de estos compuestos se le denomina en castellano adormidera. Se traslada así el nombre científico de la planta, Papaver Somniferum, cuyo origen es latino y viene de la palabra somnia, que significa sueño. De origen griego es en cambio la palabra que se refiere a su savia: opio, que en griego quiere decir jugo.

Pero ese opio no está en la flor, sino en el fruto de la planta adormidera. Se trata de una cápsula esférica coronada por una circunferencia radiada. Es de ese bulbo de donde se extrae el jugo. Para ello, es necesario rajar la corteza sólida de la esfera; entonces, gotea el líquido gomoso blanco que contiene los alcaloides. Ese jugo lechoso o látex se vuelve marrón al contacto con el aire y es conocido como opio crudo.

El opio

El opio es una mezcla compleja de sustancias que se extrae de las cápsulas de la adormidera (Papaver somniferum[5]), que contiene la droga narcótica y analgésica llamada morfina y otros alcaloides. La adormidera, igual a una amapola común, es una planta que puede llegar a crecer un metro y medio. Destacan sus flores blancas, violetas o fucsias.

Es una planta anual que puede comenzar su ciclo en otoño, aunque lo habitual en el hemisferio norte es a partir de enero. Florece entre abril y junio dependiendo de la latitud, la altura y la variedad de la planta, momento en el que se puede proceder a la recolección del opio.

Origen de la adormidera

Las semillas de adormidera proceden del sudeste de Europa y de Asia occidental. Se estima que la parte occidental del Mediterráneo sería el origen de este tipo de plantas, que se han exportado al resto del mundo fruto de la importancia de su componente sedante para crear la morfina, desde el siglo XIX. No obstante, encontramos referencias a la amapola somnífera desde la civilización del antiguo Egipto, hasta nuestros días, pasando por la antigua Grecia, de cuya lengua proviene el nombre del opio, e incluso el Imperio Romano.

Actualmente, estas plantas suelen cultivarse en climas cálidos y templados y, tradicionalmente, el país más conocido por cultivar adormideras ha sido Afganistán. En el caso de este país, se trata, según puede leerse en la multitud de reportajes dedicados a tal tema, de cultivos ilegales destinados a la fabricación de heroína.

Otro gran cultivador de adormidera, que pasa más desapercibido y cuyos cultivos son legales y están destinados a abastecer a la industria farmacéutica, es España. En este país, la empresa Alcaliber cultivó en 2016 un total de 13.000 hectáreas, según se leía en una noticia de El País, ese mismo año. Al parecer, esta cifra solo habría sido superada durante aquel ejercicio por Australia. En los campos de España, donde la adormidera se cultiva de modo legal para usos farmacológicos, se plantarían variedades ricas en tebaína, componente muy eficiente como analgésico.

En la actualidad, una región que ha saltado a la palestra por el cultivo de adormideras ilegales es el estado mexicano de Guerrero. Parece ser que esta zona Sur de México tendría numerosos cultivos dedicados a la extracción de opio para la fabricación de heroína.

Propiedades

Los opiáceos, y los efectos que causan en el cuerpo humano, son la causa de tanto revuelo con la amapola somnífera. Los más conocidos, a nivel médico, son la morfina y la codeína. ¿Qué efectos provocan esta sustancia en nuestro organismo? ¿Por qué nuestro cuerpo reacciona así ante semejantes componentes activos? ¿Y cuáles son los efectos secundarios del empleo de estos alcaloides? Vayamos por partes.

Qué son los alcaloides

Según la RAE, los alcaloides son compuestos orgánicos nitrogenados, como la morfina o la cocaína, producidos casi exclusivamente por vegetales. Son de esta familia también la cafeína y la nicotina. El primer científico en aislar uno de estos componentes fue el químico y farmacéutico alemán Friedrich Sertürner, que a principios del siglo XIX aisló la morfina por primera vez en la historia. Los alcaloides de la amapola se extraen de su cápsula.

Qué efectos provocan los opiáceos

El efecto que le da semejante la fama es el calmante: los derivados del opio son infalibles en cuanto a reducir el dolor, porque, según en qué dosis, impiden la percepción del mismo. Por qué son los opiáceos sustancias calmantes

Según el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (National Institute on Drug Abuse) de Estados Unidos, los opioides vegetales se adhieren a algunas proteínas del cuerpo humano que actúan como receptores de opioides. Estas proteínas están en el cerebro, la médula espinal, el tracto gastrointestinal y otros órganos. Cuando los opiáceos vegetales se pegan a los receptores de nuestro organismo esto provoca una reducción sistemática de la percepción del dolor.

Efectos adversos de los opiáceos

Al parecer, los opioides podrían provocar somnolencia o estreñimiento y, en función de la cantidad consumida, pueden deprimir la respiración. Además, según el NIDA, algunas personas experimentan una respuesta eufórica, ya que estos fármacos también afectan a las regiones del cerebro que tienen que ver con la gratificación. Estos efectos en sí mismo no parecen tan peligrosos. Si recordamos que en octubre de 2016 Estados Unidos declaró el estado de emergencia por salud pública, dado el alto índice de mortalidad por opiáceos, ya nos hacemos un poco mejor a la idea del nivel de los efectos adversos.

En 2014 la Organización Mundial de la Salud publicaba un informe que establecía que en el mundo morían cada año 69.000 personas por sobredosis de opioides. Dado que los opioides interactúan directamente con la zona del cerebro que regula la respiración, las depresiones respiratorias ocasionadas pueden llegar a provocar la muerte. Pero, desde luego, uno de los efectos más contraproducentes de esta sustancia es la dependencia que genera en quien la consume. Un proceso acelerado por el desarrollo de tolerancia a la sustancia[6].

Fuentes y enlaces de interés

  1. Muñoz, Mélica; Elizabeth Barrera e Inés Meza 1981. El uso medicinal y alimenticio de plantas nativas y naturalizadas en Chile. Publicación Ocasional 33, Museo Nacional de Historia Natural. 91 p. Santiago. (Chile).
  2. Murillo, Adolfo 1861 Memoria sobre las plantas medicinales en Chile y el uso que de ellas se hace en el país. Imprenta del Ferrocarril, p. 580-641. Santiago (Chile).
  3. mnhn.gob/Era una hermosa flor... pero ya la encontré
  4. somniferum en Gaffiot F., Dictionnaire Latin-Français, p. 1457 Hachette, Paris, 1934
  5. Goodman Gilman, Alfred; Theodore W. Rall, Alan S. Nies, Palmer Taylor (1991). Goodman And Gilman's The Pharmacological Basis Of Therapeutics (8ª edición). USA: Pergamon Press. p. 83. ISBN 0-02-946568-0.
  6. dinafem.org/amapola
  • Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «punzó». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono