¡Llegamos a 27.500.012 visitas gracias a ustedes! ☆

Actas del Cabildo de Talca 1759- 1763

De WikicharliE
DOCUMENTOS CHILENOS WikicharliE.jpg

Presentación

Escudo de la Ciudad de Talca.svg.png

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

1759

19 de octubre

19 de octubre 1759: “En la villa de San Agustín de Talca, en diecinueve días del mes de octubre de mil setecientos cincuenta y nueve años, los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento, general don Francisco de Echanes, corregidor, don Juan Cornelio de Baeza, alcalde ordinario de primer voto, don Félix de Sepúlveda, alcalde ordinario de segundo voto, don José Hilario de Velasco, regidor decano, se juntaron como lo han de uso y costumbre en dicho acuerdo, se presentó el sargento mayor de esta villa con un escrito al que dieron dichos señores providencia y juntamente acordaron que desde hoy en adelante no se de sitio sin asignarle algún censo para propios de esta villa y juntamente se dispuso que el dicho sargento mayor diese anualmente los dos pesos al síndico don Juan de la Cruz, digo cada semana, y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Los dos pesos mencionados arriba los ha de dar el sargento mayor por ciento veinticuatro que se le hace cargo deber a los propios de esta villa.

Francisco de Echanes, Juan Cornelio de Baeza, Félix de Sepúlveda. Ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo. Acuerdo.

3 de noviembre

Se le diese al procurador general libramiento de cincuenta pesos

3 de noviembre de 1759: En la villa de San Agustín de Talca, en tres días del mes de noviembre de mil setecientos cincuenta y nueve años, los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento, general don Francisco de Echanes, corregidor, justicia mayor, don Juan Cornelio de Baeza, alcalde ordinario de primer voto, don Félix de Sepúlveda, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don José Hilario de Velasco, regidor decano, se juntaron como han de uso y costumbre y acordaron dichos señores se le diese al procurador general libramiento de cincuenta pesos para (p. 2) se trabajase en la fábrica que se está haciendo cuyos pesos entregará el síndico don Juan de la Cruz así mismo fueron dichos pesos para pagar el gasto de las exequias y funerales de nuestra señora la reina, y asimismo por dichos señores le hicieron merced de un sitio al capitán don Felipe de Cheverría,con la pensión de cincuenta pesos de principal, el que era del alcalde general don Bernardo de Azócar.

Lo firmaron dichos señores de que doy fe. Francisco de Echanes, Juan Cornelio de Baeza, Félix Sepúlveda, Juan Mateo Verdugo. Ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

16 de noviembre

Fiestas para la colocación de la Iglesia Mayor

16 de noviembre 1759: En la villa de San Agustín de Talca, en dieciséis días del mes de noviembre de mil setecientos cincuenta y nueve años, los señores del ilustre cabildo, general don Juan Cornelio de Baeza, alcalde ordinario de primer voto, don Félix de Sepúlveda, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, se juntaron como lo han de uso y costumbre, y acordaron dichos señores que los gremios hiciesen mojigangas y algunos bailes para la colocación de la iglesia mayor, para lo que fueron llamados y se les ordenó lo que habían de hacer, y juntamente acordaron dichos señores que en dicha colocación se hiciesen tres días de fiestas. El primero el señor vicario, el segundo el cabildo y el tercero los vecinos.

Y lo firmaron (p. 3) de que doy fe. Juan Cornelio de Baeza, Félix Sepúlveda, Juan Mateo Verdugo. Ante mí Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

4 de diciembre

Gastos para Iglesia Mayor

4 de diciembre de 1759: En la villa de San Agustín de Talca, en cuatro días del mes de diciembre de mil setecientos cincuenta y nueve años, los señores del ilustre cabildo: general don Juan Cornelio de Baeza, alcalde ordinario de primer voto, don Félix de Sepúlveda, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo alguacil mayor, y don Dionisio de Opazo, alférez real.

Se juntaron como lo han de uso y costumbre y acordaron dichos señores se cogiesen de los propios de esta villa cien pesos, los que se le (dieron) supliese el síndico de ella. Los que se le habían de devolver en todo el mes de enero, obligándose a ello el dicho ilustre cabildo y que estos son para el gasto del día que le toca de la colocación de la iglesia mayor de dicha villa. Y que estos se le fuesen dando al procurador general por recibos para dicha función y juntamente acordaron dichos señores que se aprorrateasen los vecinos de esta villa según y cómo el posible de cada uno, lo que de facto se ejecutó y salieron por cuenta noventa y dos pesos, los que se asignaron para el día de dicha función, que le toca a dichos vecinos. Y nombrados para que corran con dicho gasto y función a don Diego Parrado y a don Juan José de (p.4) Vélez con la circunstancia que ese día a la sazón se halla fuera el señor corregidor.

Firman Juan Francisco de Baeza, Félix Sepúlveda, Juan Mateo Verdugo, Dionisio de Opazo. Ante mí, Tomás de Morales , escribano público y de cabildo.

28 de diciembre

Nombramiento de la patrona Santa Ana

28 de diciembre de 1759: En la villa de San Agustín de Talca, en veintiocho días del mes de diciembre de mil setecientos cincuenta y nueve años, el señor general don Francisco de Echanes corregidor, don Juan Cornelio de Baeza, alcalde ordinario de primer voto, don Félix de Sepúlveda, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor y don Dionisio de Opazo, alférez real.

Se juntaron, como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo entregaron las cuentas de gasto que ha tenido el procurador general en las obras de esta villa y se le quedaron restando, a dicho procurador, treinta pesos los que dijeron dichos señores se le satisficiesen de dichos propios y juntamente dispusieron dichos señores se nombrase por patrona de la matriz de esta dicha villa a mi señora Santa Ana y que se pusiese dicho nombramiento en el libro de cabildo para su perpetuidad, lo que ejecuté luego que se me mandó.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Digo que fue equívoco, son treinta y nueve pesos. Francisco de Echanes, (p. 5) Juan Mateo Verdugo, Dionisio de Opazo. Ante mí, Tomás de Morales escribano público y de cabildo.

1760

18 de enero

Cuentas formales- Multa al regidor decano don José Hilario de Velasco- Carta al maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo, para que pague arriendo del Río Maule

18 de enero de 1760: En la villa de San Agustín de Talca, en dieciocho días del mes de enero de mil setecientos sesenta años, los señores de este ilustre cabildo, general don Francisco Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, el alguacil mayor don Juan Mateo Verdugo y don Dionisio de Opazo, alférez real, se juntaron como lo han de uso y costumbre.

En dicho acuerdo presentó sus cuentas formales el procurador general y las firmaron dichos señores y juntamente se le dio a dicho procurador por dichos señores un libramiento de veinte pesos para el síndico general para que lo diese y en dicho día sacaron alcaldes de la santa hermandad de todas las doctrinas y son los siguientes: don Tomás Gaete, de la doctrina de La Isla, don Felipe de Echeverría de la doctrina de Chanco, don Juan Antonio Cherinos de la doctrina de Rauquén, don Pedro de Urzúa de la doctrina de Curicó, don Agustín de Fuenzalida de la doctrina de Las Salinas, don Francisco Grez de la doctrina de Peteroa, y de esta de Talca don Domingo de Corbalán.

Juntamente acordaron dichos señores que para el viernes venidero diese razón individual el juez de mensuras de las tierras vacas pertenecientes a la real corona para dar (p. 6) parte al tribunal superior de donde vino mandado para que con la confirmación de ello, logren los vecinos las cuadras de tierras que se les asignaren y juntamente me mandaron dichos señores a mí, el presente escribano, hiciese un auto multando al regidor decano don José Hilario de Velasco en doscientos pesos que estuviese en esta dicha villa dentro de ocho días a cumplir con su obligación y juntamente me ordenaron escribir una carta al maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo para que diese razón o pagase a esta dicha villa de los arrendamientos del río de Maule. Para satisfacerle lo que tiene suplido el síndico general a que se ha de satisfacer en todo este mes como que son obligados dichos señores.

Y lo firmaron, de que doy fe. Francisco de Echanes, Pedro José Donoso y Gaete, Juan Mateo Verdugo, Dionisio de Opazo. Ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

25 de enero

Reelección del maestre de campo don Juan de Cadenas

25 de enero 1760: En la villa de San Agustín de Talca, en veinticinco días del mes de enero de mil setecientos y sesenta años, los señores del ilustre cabildo general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Ramón de Olivares, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor y don Dionisio de Opazo, alférez real.

Se juntaron (p. 7) como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo sacaron electo dichos señores por procurador general de esta dicha villa y reelegido al maestre de campo don Juan de Cadenas, lo que por mí el presente escribano le participé como se me ordenó por dichos señores.

Y lo firmaron, de que doy fe. Francisco de Echanes, Pedro José Donoso y Gaete, Juan Mateo Verdugo, Dionisio de Opazo, ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

1 de febrero

José de Aguirre con un escrito contra don Juan Mateo Verdugo- Dineros al Procurador general para la obra-Carta de don Pedro Donoso Pajuelo

1 de febrero de 1760: En la villa de San Agustín de Talca en primer día del mes de febrero de mil setecientos sesenta años los señores de este ilustre cabildo general don Francisco de Echanes corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor y don Dionisio de Opazo, alférez real.

Se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo se presentó el juez de mensuras don José de Aguirre con un escrito contra don Juan Mateo Verdugo al que dieron dichos señores providencia sobre el descubrimiento de tierras pertenecientes a su majestad, lo que quedaron dentro de poco tiempo de hacer para dar parte al muy ilustre señor presidente para que su señoría determine sobre el asunto.

Y juntamente (p. 8) dieron dichos señores en estos días un libramiento de seis pesos al procurador general para la obra que se está haciendo, y lo firmaron, de que doy fe.

Y juntamente en dicho acuerdo demostró el procurador general una carta del maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo en que dice bajaría luego a esta villa a dar razón del cargo que se le hace con que está corriendo con el arrendamiento del pasaje del río de Maule como uno de los principales fiadores y de todo ello doy fe.

Francisco de Echanes, Pedro José Donoso y Gaete, Dionisio de Opazo. Ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

22 de febrero

Que el procurador general fuese de parte del cabildo

22 de febrero 1760: En la villa de San Agustín de Talca en veintidós días del mes de febrero de mil setecientos y sesenta años, los señores del ilustre cabildo general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Ramón de Olivares, alcalde ordinario de segundo voto, alférez real don Dionisio de Opazo, se juntaron como lo han de uso y costumbre y dispusieron en dicho acuerdo los señores que el procurador general fuese de parte del cabildo a las mensuras que se están haciendo de las tierras vacas y juntamente se le dio a dicho procurador general en presencia de dichos señores un recibo de cincuenta (p. 9) pesos por don Dionisio de Opazo a cuenta de mayor cantidad como fiador de don Andrés Delgado lo que se le da a dicho procurador para la obra que se está haciendo. Lo firmaron dichos señores de que doy fe.

29 de julio 1760

El accidente de la peste

29 de julio 1760: En la villa de San Agustín de Talca en veintinueve días del mes de julio de mil setecientos y sesenta años el señor general don Francisco de Echanes corregidor, maestre de campo don Dionisio de Opazo, alférez real, alcalde interino de primer voto por ausencia del propietario, maestre de campo don Ramón de Olivares, alcalde ordinario de segundo voto y don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, se juntaron como lo han de uso y costumbre y acordaron dichos señores que del accidente de la peste el que de hoy en adelante cayese sea de alta o baja esfera no salga de esta villa sino que se cuide y cure en su propia casa y así lo firmaron dichos señores de que doy fe.

9 de septiembre

Gastos de la jura de nuestro rey-Fiestas

9 de septiembre de 1760: (p. 10) En la villa de San Agustín de Talca en nueve días del mes de setiembre de mil setecientos y sesenta años, los señores del ilustre cabildo justicia y regimiento, general don Francisco de Echanes corregidor, maestre de campo don Ramón de Olivares, alcalde ordinario de segundo voto, maestre de campo don Dionisio de Opazo, alférez real y alcalde ordinario de primer voto por ausencia del propietario y don José Hilario de Velasco, regidor decano, se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dispusieron dichos señores se diesen para los gastos de la jura de nuestro rey y señor cien pesos y que se hiciesen las fiestas para el día veinte de noviembre de este presente año y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Francisco de Echanes, Ramón de Olivares, José Hilario de Velasco.

Ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo

6 de octubre

Que el señor maestre de campo don Pedro Donoso sea juez

6 de octubre de 1760: En la villa de San Agustín de Talca, en seis días del mes de octubre de mil setecientos sesenta años, los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento, general don Francisco de Echanes corregidor, maestre de campo don José Antonio Donoso y Gaete, alcalde ordinario de (p. 11) primer voto, don Dionisio de Opazo, alférez real, don José Hilario de Velasco, regidor decano y don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, y don José de Besoaín, regidor perpetuo, se juntaron como lo han de uso y costumbre y dispusieron dichos señores en dicho acuerdo que el señor maestre de campo don Pedro Donoso sea juez para las prorratas que se le echaron a los comerciantes para los gastos de las fiestas reales y juntamente que el señor don José de, digo Hilario de Velasco fue juez de aguas. Y lo firmaron dichos señores de que doy fe, y así mismo mandaron se empezasen a dar los pregones de el pasaje del barco de el río de Maule.

Francisco de Echanes, Dionisio de Opazo, Juan Mateo Verdugo, Pedro José Donoso y Gaete, José Hilario de Velasco. Ante mí Tomás de Morales, escribano público y de cabildo

6 de octubre, Segunda sesión

Regulación de las tierras

6 de octubre de 1760: En la villa de San Agustín de Talca, en seis días del mes de octubre de mil setecientos y sesenta años, los señores del ilustre cabildo justicia y regimiento, general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, (p. 12) don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don Dionisio de Opazo, alférez real y don José Hilario de Velasco regidor decano, se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dispusieron dichos señores que en respecto de estar mandado por el muy ilustre señor presidente, gobernador y capitán general de este reino se haga regulación de las tierras que se tienen descubiertas pertenecientes a la real corona para que en virtud de su real cédula se adjudiquen y repartan entre los fundadores de esta dicha villa según y en forma que consta por su superior decreto, señalaron el día martes catorce del que corre se hiciese un cabildo abierto para que con concurrencia de las personas de séquito se determinase la cantidad de cuadras que según la razón dada por el juez agrimensor de este partido constare haberse descubierto arreglándose a los méritos y gastos que tienen impendidos en dicha fundación y así mismo acordaron que el sitio que se le dio al comisario don José Hilario de Velasco que linda por la parte del norte con el estero que llaman de Talca y por la del sur con sitio de don Luis de Aliaga y por la del poniente con sitio del general don Juan Cornelio de Baeza se le diese sin pensión ni cargo alguno para que pueda edificarlo más prontamente y por razón de su oficio de regidor perpetuo cumplir más exactamente con las obligaciones del (p. 13) cargo y así lo proveyeron mandaron y firmaron dichos señores de que doy fe y juntamente dieron dichos señores un libramiento de cuarenta y siete pesos y un real al síndico don Juan de la Cruz para que los entregase al procurador general y de todo ello doy fe.

Juan de Echanes, Pedro José Donoso y Gaete, Dionisio de Opazo, José Hilario de Velasco, Juan Mateo Verdugo, ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

18 de noviembre

Gastos en la jura del rey

18 de noviembre 1760: En la villa de San Agustín de Talca, en dieciocho días del mes de noviembre de mil setecientos y sesenta años, el señor general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso, alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Dionisio de Opazo, alférez real, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, y don José Hilario de Velasco, regidor perpetuo. Se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dispusieron dichos señores se gastasen en la jura de nuestro rey y señor, cien pesos, los que tiene entregados el señor corregidor al procurador general para que (p. 14) los distribuyese en lo que fuere conveniente y así lo acordaron y firmaron dichos señores de que doy fe.

12 de diciembre

Gastos para los goznes de las puertas de la sala del cabildo-

12 de diciembre de 1760: En la villa de San Agustín de Talca en doce días del mes de diciembre de mil setecientos y sesenta años, el señor general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Ramón de Olivares, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don Dionisio de Opazo, alférez real y don José Hilario de Velasco, regidor perpetuo, se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dispusieron dichos señores se diesen seis pesos y seis reales para los goznes de las puertas de la sala del cabildo y así mismo dispusieron dichos señores diese cuenta de todo el año el procurador general de esta villa.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Echanes, Donoso, Olivares Verdugo Velasco ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

19 de diciembre

Dinero para pagar el síndico, herrero y hechuras de los goznes de las puertas del cabildo- Pasajes para el barco del río de Maule

19 de diciembre 1760: (p. 15) En la villa de San Agustín de Talca en diecinueve días del mes de diciembre de mil setecientos sesenta años el señor general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Ramón de Olivares, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo de Verdugo, alguacil mayor y don José Hilario de Velasco regidor perpetuo, se juntaron como lo han de uso y costumbre. En dicho acuerdo dispusieron los dichos señores le diesen libramiento de nueve pesos al síndico de esta villa don Juan de la Cruz para pagar al herrero las hechuras de los goznes de las puertas del cabildo y juntamente ese mismo día arrendaron o dieron al tercio el barco del río de Maule y sus pasajes Leandro Gutiérrez excepto la boca de dicho río y el pasaje del morro.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Francisco de Echanes, Pedro José Donoso y Gaete, Ramón de Olivares, Dionisio de Opazo, juan Mateo Verdugo, José Hilario de Velasco. Ante mí, Tomás de Morales.

22 de diciembre

Cuentas del Procurador general-Pago de carpinteros.

22 de diciembre de 1760: (p. 16) En la villa de San Agustín de Talca en veintidós días del mes de diciembre de mil setecientos sesenta años el señor general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro José Donoso y Gaete, alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Ramón de Olivares, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don Dionisio de Opazo, alférez real, don José Hilario de Velasco, regidor perpetuo. Se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dio el señor procurador general todas sus cuentas las que aprobaron y firmaron dichos señores y juntamente dieron libramiento al síndico don Juan de la Cruz para que diese cincuenta y un pesos y cuatro reales para pagar los carpinteros y concluir los gastos de este último año y lo firmaron los dichos señores de que doy fe.

Francisco de Echanes, Pedro José Donoso y Gaete, Ramón de Olivares, Juan Mateo Verdugo, José Hilario de Velasco, Dionisio de Opazo, ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

1761

9 de enero

Elegir los oficios concejiles de procurador general- Pagos al carcelero, albañil y peones.- Llamar al herrero para hacer, dos chapas de las puertas

9 de enero 1761: (p. 17) En la villa de San Agustín de Talca en nueve días del mes de enero de mil setecientos sesenta y un años, el señor general don Francisco de Echanes, corregidor,justicia mayor y lugar teniente de capitán general de este partido de Maule y sus villas, comisario don José Hilario de Velasco, regidor decano, y el comisario don Juan Mateo de Verdugo, alguacil mayor, el maestre de campo don Dionisio de Opazo, alférez real. Se juntaron como lo han de uso y costumbre en la sala capitular para efecto de recibir, al uso y costumbre, de alcaldes ordinarios para este presente acto, conviene a saber, al maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo para alcalde de primer voto, y para alcalde de segundo voto al maestre de campo don Simón Fernández de Córdoba, quienes precediendo las solemnidades del juramento fueron recibidos al uso y ejercicio de sus empleos y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Francisco de Echanes, don Pedro Donoso Pajuelo, Simón Fernández de Córdoba, Juan Mateo Verdugo, Dionisio de Opazo, ante mí Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

En dicha villa en dicho día mes y año, los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento, general don (p. 18) Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Simón Fernández de Córdoba alcalde ordinario de segundo voto, el comisario don José Hilario de Velasco, regidor decano, el comisario don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, y el maestre de campo don Dionisio de Opazo, alférez real, para efecto de elegir los oficios concejiles deprocurador general de esta dicha villa y juez de aguas y alcaldes de la santa hermandad de las doctrinas de este partido. Y en dicho acuerdo eligieron dichos señores para procurador general al maestre de campo don Miguel Martínez de Vergara, para juez de aguas al maestre de campo don Dionisio de Opazo, para alcalde de la santa hermandad de esta doctrina a don Domingo Donoso y para la de Rauquén a don Francisco Valenzuela, para la de Peteroa reelegido don Francisco Grez, para la de Curicó a don Estanislao Grez, para la de Chanco don Nicolás Meza, para la de La Isla don Juan Antonio Martínez, para la de Las Salinas don Pedro Iribarren, y juntamente en dicho día dieron los señores dos libramientos el uno de ocho pesos para el carcelero, el otro de cuatro pesos y tres reales para el albañil y peones y así mismo (p. 19) se acordó llamar al herrero para que hiciese las dos chapas de las dos puertas las que se concertaron en cinco pesos cada una, y catorce libras de fierro para chapas y aldabillas de las ventanas.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Francisco de Echanes, don Pedro Donoso Pajuelo, Simón Fernández de Córdoba, Juan Mateo Verdugo, Dionisio de Opazo, ante mí Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

14 de marzo

Poder general a don Francisco Antonio López y Sánchez- Elección de Procurador general de esta villa al maestre de campo don José de Aguirre - Entregase al maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo el cuaderno de bandos- Barco y pasaje del río de Maule

14 de marzo de 1761: En la villa de San Agustín de Talca en catorce días del mes de marzo de mil setecientos sesenta y un años, el señor general don Francisco de Echanes, corregidor, maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo alcalde ordinario de primer voto, maestre de campo don Simón Fernández de Córdoba, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor y don Dionisio de Opazo, alférez real, se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dispusieron dichos señores se le diese poder general por este ilustre cabildo a don Francisco Antonio López y Sánchez para cuando sea favorable a esta villa, el que lo pueda sustituir en quien y las veces que le pareciere, y así mismo en dicho acuerdo dispusieron dichos señores se leyese el superior decreto que trajo don José Antonio Rojas, y así mismo eligieron por procurador general de esta villa al maestre de campo don José de Aguirre(p. 20), y en dicho día mandaron dichos señores se le entregase al maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo el cuaderno de bandos, y así mismo en dicho día se trató del barco y pasaje del río de Maule. Entre renglones cuaderno de bandos vale.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe

1 de junio

Alcalde de la santa hermandad de la doctrina de Chanco

1 de junio 1761: En la villa de San Agustín de Talca, en primer día de mes de junio en mil setecientos sesenta y un años, los señores del ilustre cabildo justicia y regimiento, general don Cristóbal López, corregidor, maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo, alcalde ordinario de primer voto, don Simón Fernández de Córdoba, alcalde ordinario de segundo voto, y don Dionisio de Opazo, alférez real. Se juntaron como lo han de costumbre y estando así juntos, su merced dicho señor corregidor les propuso como era llegado a su noticia que por este ilustre cabildo se había elegido por alcalde de la santa hermandad de la doctrina de Chanco al capitán don Nicolás de Meza y que aquél habiéndosele escrito carta por mí el presente (p. 21) escribano en nombre de dichos señores, ocurriese a reunirse a este cabildo, respondió no hallarse capaz de poder ocurrir ni servir el dicho empleo por hallarse gravemente enfermo de modo que le imposibilitaría el cumplimiento de su obligación por cuya representación, que se debe considerar justificada, presume su merced dicho señor corregidor no procederían sus señorías a compelerle como debieran y que necesitándose hoy por la presente nombrar persona que use y ejerza el dicho empleo refrenando los insultos que se le han participado en aquella doctrina por no haber ningún ministro de justicia que los corrija, le parecía conveniente se procediese a nueva elección de tal alcalde de la santa hermandad y que sus señorías, siendo servidos, eligiesen la persona que les pareciese condigna y de satisfacción para dicho empleo a que todos unánimes respondieron que le estimaban su acertado acuerdo en que se manifestaba el respectivo celo y cuidado del bien público y que luego les parecía sujeto proporcionado por su buena conducta y horados procederes y que fiaban desempeñaría su obligación, el capitán don Juan José de la Peña, a quien elegían para el referido empleo y que en atención hallar se en esta villa desde luego fuese recibido (p. 22) al uso y ejercicio para que con vara alta de justicia le use y ejerza como tal alcalde de la santa hermandad, observando y cumpliendo en todo las leyes a que por razón del dicho empleo es obligado, en cuya virtud se mandó llamar y habiéndosele hecho saber esta elección dijo que la aceptaba y aceptó, agradeciendo a dichos señores la honra que le hacían y juró por Dios nuestro señor y una señal de cruz, en forma de derecho, de usar bien y fielmente dicho empleo, a su leal saber y entender.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Cristóbal López, don Pedro Donoso Pajuelo, Simón Fernández de Córdoba, Dionisio de Opazo, Juan de la Peña, ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo

3 de julio

Celebración las honras de nuestra reina señora doña María Amelia de Sajonia-

3 de julio 1761: En la villa de San Agustín de Talca, en tres días del mes de julio de mil setecientos sesenta y un años, los señores de este ilustre cabildo justicia y regimiento general don Cristóbal López, corregidor, maestre de campo don Pedro Donoso (p. 23) Pajuelo, alcalde ordinario de primer voto, don Simón Fernández de Córdoba, alcalde ordinario de segundo voto, don Dionisio de Opazo, alférez real, y don Juan Mateo Verdugo. Se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho día dispusieron dichos señores se celebrasen las honras de nuestra reina señora doña María Amelia de Sajonia, que Dios goce, con el mayor séquito que se pudo,

y juntamente en ese mismo día dispusieron dichos señores que las dos fuentes que están deshechas la una se le encomendó al señor alcalde de primer voto para su fábrica y la (sic) al señor alcalde de segundo voto para lo mismo y lo firmaron dichos señores de que doy fe.

25 de septiembre

Pedro Donoso Pajuelo se compromete a dar la cantidad de doscientos y cuarenta pesos por no haber cumplido con la entrega del barco

25 de septiembre de 1761 (p. 24) En la villa de San Agustín de Talca en veinticinco días de este mes de setiembre de mil setecientos sesenta y un años, los señores de este ilustre cabildo justicia y regimiento, general don Cristóbal López, corregidor, maestre de campo don José Antonio de Rojas, alférez real y alcalde ordinario de primer voto por ausencia del propietario, maestre de campo don Simón Fernández de Córdoba, alcalde ordinario de segundo voto, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don Prudencio de Silva, depositario general y don José de Aguirre, procurador general. Se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo hubieron por determinación de que respecto que por el maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo se prometían dar la cantidad de doscientos y cuarenta pesos por no haber cumplido con la entrega del barco como lo debía entregar aunque practicó varias diligencias como lo ejecutó, diese para que se fabricase otro barco de nuevo y que respecto de haberse contratado su hechura con don Francisco Solís en la cantidad de doscientos y noventa pesos, parecía de justicia que siendo interesada esta dicha villa en la nueva fábrica diesen de sus propios los cincuenta pesos restantes a la dicha cantidad de los doscientos y noventa con más toda la clavazón del barco viejo y podrido, con cuya condición había aceptado el trato el dicho don Francisco Solís, obligándose a entregarlo acabado en todo el mes de noviembre de este presente año a satisfacción el dicho barco de sus señorías y con el tamaño de (Páginas 25 y 26 corresponden a una carta inserta, 27 a 28 en blanco. En página 29 se retoma texto de página 24).

7 de septiembre

Gastos y compra de un barco

7 de septiembre 1761: (p. 25) Muy ilustres señores del cabildo de San Agustín de Talca, por carta que recibo de mi hijo don Pedro José Donoso, que acabo de recibir su fecha dos del corriente me hallo con la noticia de haber ganado iglesia el carpintero Polanco que estaba componiendo el barco del pasaje del río de Maule, habiéndome llevado el costo de cuarenta pesos y demás adherentes necesarios a dicha compostura, y siendo segunda ésta pues el carpintero Astudillo me llevó también sobre otros treinta y tantos pesos y ambos lo han dejado inhábil pues según la relación de dicho mi hijo don Pedro José, ha resultado de su reconocimiento el que está muy malo, le resulta de haber sido fabricado en sus principios de maderas muy endebles y las más próximas a corrupción, no obstante que mi deseo es salir de este cuidado y que sea a la mayor satisfacción (p.26) de esa villa, avisándome dicho mi hijo que se halla a venta el barco de la boca de Maule, determinó u ordenó se compre entregándolo sus dueños a la satisfacción y agrado del sujeto o sujetos que vuestras mercedes despacharen a su recepción, esto es siendo del agrado de vuestra señoría en que tendré mi mayor complacencia y de su determinación espero me avisen para mi gobierno. Nuestro señor guarde a vuestra señoría muchos años. Santiago de Chile, y septiembre siete de mil setecientos sesenta y uno. [M] de vuestra señoría su mayor servidor y afecto, don Pedro Donoso y Pajuelo. (p. 29) ocho varas y algo más y así lo acordaron y firmaron dichos señores de que doy fe. De quilla entre renglones, vale. (Esta anotación que se dice está entre renglones, no aparece en el texto conservado).

1762

1 de enero de 1762

Discusión sobre la futura elección de alcaldes ordinarios- 1 de enero de 1762: (p. 31 en blanco, p. 32) En la villa de San Agustín de Talca en primer día del mes de enero de mil setecientos sesenta y dos años, los señores del ilustre cabildo justicia y regimiento de esta dicha villa conviene a saber el comisario general de la caballería don Cristóbal López, corregidor, justicia mayor, lugarteniente de capitán general y de alcalde mayor de minas, y los maestres de campo don Pedro Donoso Pajuelo, alcalde ordinario de primer voto, y don Simón Fernández de Córdoba, alcalde ordinario de segundo voto, don José Hilario de Velasco, regidor decano, don José de Besoaín, regidor perpetuo, alguacil mayor don Juan Mateo Verdugo, alcalde provincial don Bernardo de Azócar, alférez real don José Antonio de Rojas, y el depositario general don Prudencio de Silva y Gaete.

Se juntaron como lo han de uso y costumbre en la sala de su ayuntamiento para efecto de hacer elección de alcaldes ordinarios y estando así juntos el dicho señor corregidor les dijo que era llegado el día que en cumplimiento de su obligación debían proceder a la dicha elección y que no dudaba que como padres de aquella república atenderían a elegir sujetos que la mirasen, y a sus vecinos, con el paternal amor, atención y cuidado que se requería guardando siempre con exacta observancia la paz, quietud y sosiego correspondiente a la conformidad que compete a una sociabilidad unida y cristiana y que no dudaban traerían ya electos sujetos de igual (p. 33) distinción y prudencia correspondiente al honorífico empleo para que se destinaban y que si se ofrecía alguna dificultad o materia que debatir, la propusiesen que consultada se le daría la más conveniente arreglada solución.

A que todos los señores capitulares de común acuerdo dijeron no ofrecérseles dificultad alguna porque les parecía que los sujetos que traían conferidos eran muy condignos de los tales empleos, práctica y prudencia por haber ofrecido en tiempos atrasados el dicho empleo y ejercicio con el lustre y buen gobierno que se tuvo por experiencia.

En estos términos les mandó dicho señor corregidor procediesen a dicha elección en la forma que tenían por costumbre y presentando por su orden cada uno de los dichos señores capitulares su boleta se me fueron entregando a mí el presente escribano y para proceder a la regulación, la hicieron entre el dicho señor corregidor en mi presencia y parecieron electos por alcalde de primer voto el maestre de campo don Francisco de Silva, con cinco votos, y en el mismo empleo el general don Juan Cornelio de Baeza con dos votos y por alcalde segundo voto el maestre decano don José Aguirre con ocho votos, con que se hubo por regulada la dicha elección por los maestres de campo don Francisco de Silva de primer voto y don José de Aguirre de segundo, con lo que se mandó la publicase, lo que ejecuté en altas voces en presencia de todo el ayuntamiento y dicho señor corregidor por ser de uso y costumbre en esta dicha villa mandó poner en posesión la vara de su empleo al dicho don José de Aguirre lo que se ejecutó y que se llamase al dicho don Francisco de Silva que se hallaba en su estancia y que se remitiese el testimonio de esta elección al muy ilustre señor presidente, gobernador y capitán general de este reino para que, siendo el superior (p. 34) agrado, se sirva confirmarla, y lo firmaron dichos señores capitulares, de que doy fe.

Don Pedro Donoso Pajuelo, Cristóbal López, Simón Fernández de Córdoba, José Hilario de Velasco, Bernardo de Azócar, Prudencio José de Silva. Ante mí Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

8 de enero

8 de enero 1762: En la villa de San Agustín de Talca en ocho días del mes de enero de mil setecientos sesenta y dos años, los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento, comisario general don Cristóbal López, corregidor, maestre de campo don Francisco Silva, alcalde ordinario de primero voto, don José de Aguirre, alcalde ordinario de segundo voto, comisarios don José Hilario de Velasco, (p. 35) regidor decano, y don José [roto] regidor perpetuo, don Bernardo de Azócar, alcalde provincial, don José Antonio Rojas, alférez real y don Prudencio de Silva, depositario general. Se juntaron como lo han de uso y costumbre en la sala de su ayuntamiento para efecto de hacer elección del procurador general de esta dicha villa y de alcaldes de la santa hermandad de sus respectivas doctrinas, y estando así juntos su merced dicho señor corregidor les dijo que nombrasen sujetos de proporcionada calidad e inteligencia para los efectos a que se dirigía la dicha elección a cuya propuesta respondieron que les parecía que ninguno fuese más a propósito para el empleo de procurador general por su buena conducta e inteligencia que el capitán don Juan Antonio Cherinos, y para alcaldes de la santa hermandad de esta doctrina de Talca a don Juan Manuel Moreno, y para la doctrina de Rauquén a don Manuel de Arancibia, y para la doctrina de Peteroa a don Vicente del Castillo, y para la de Vichuquén a don Carlos Briones, y para la doctrina de Curicó por reelección a don Estanislao Grez, y para la doctrina de La Isla a don Francisco Márquez, y para la doctrina de Cauquenes (p. 36) Justo de Meza. A todos los que se hubo por electos y se puso en posesión a dicho procurador general y mandaron así mismo se llamase a los demás electos para que ocurriesen a recibirse en este ilustre cabildo aceptando y jurando usar bien y fielmente los dichos sus empleos.

Y lo firmaron dichos señores de que doy fe. Cristóbal López, José Besoaín, José Hilario de Velasco. Ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo.

15 de junio

Fiesta de corpus

15 de junio 1762: En la villa de San Agustín de Talca, en quince días del mes de junio de mil setecientos sesenta y dos años los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento, maestre de campo den Francisco de Silva, alcalde ordinario de primer voto de esta dicha villa y corregidor subalterno por ausencia del propietario, maestre de campo don José de Aguirre, alcalde (p. 37) ordinario de segundo voto, don José Antonio de Rojas, alférez real. Se juntaron como lo han de uso y costumbre y en dicho acuerdo dispusieron dichos señores que en funciones de tabla aunque hubiese falla de capitulares no se convidase a particular ninguno así en la fiesta de corpus como en otras que ofrezcan y que el ilustre cabildo fuese detrás de el palio como es acostumbrado y en todas partes se observa lo mismo, y lo firmaron dichos señores para su observancia de que doy fe.

1763

1 de enero

Elección de alcaldes ordinarios-

1 de enero de 1763: En la villa de San Agustín de Talca en primer día del mes de enero de mil setecientos sesenta y tres años, los señores del ilustre cabildo, justicia y regimiento de esta dicha villa, conviene a saber, el comisario general de la caballería don Cristóbal López, corregidor, maestres de campo don Francisco de Silva, alcalde ordinario de primer voto, y don José de Aguirre, alcalde ordinario de segundo (p. 38) voto, don José Besoaín, regidor perpetuo, don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don Bernardo de Azócar, alcalde provincial, don José Antonio de Rojas, alférez real y don Prudencio de Silva, depositario general.

Se juntaron como lo han de uso y costumbre en la sala de su ayuntamiento para efecto de hacer elección de alcaldes ordinarios y estando así juntos, el dicho señor corregidor les dijo que era llegado el día que en cumplimiento de su obligación debían proceder a la dicha elección y que no dudaba que como padres de aquella república atenderían elegir sujetos que la mirasen y a sus vecinos con el paternal amor, atención y cuidado que se requería, guardando siempre con exacta observancia la paz, quietud y sosiego correspondiente a la conformidad que compete una sociabilidad unida y cristiana y que no dudaba traerían sujetos erectos de igual distinción y prudencia correspondiente al honorífico empleo para que se destinaban y que si se ofrecía alguna duda o dificultad y materia que decidir, la propusiesen, que consultada se le daría la más conveniente arreglada solución. A que todos los señores capitulares (p. 39) de común acuerdo dijeron no ofrecerse dificultad alguna, porque les parecía que los sujetos que traían conferidos eran muy condignos de los tales empleos, práctica y prudencia, y en estos términos les mandó dicho señor corregidor procediesen a la dicha elección en la forma que lo tenían por costumbre y presentando por su orden de los dichos señores capitulares su boleta se me fueron entregadas a mí, el presente escribano y para proceder a la regulación, la hicieron entre el dicho señor corregidor más antiguo, don José Besoaín, en mi presencia y parecieron electos: por alcalde de primer voto don Luis de Silva, con seis boletas, y en el mismo empleo, el maestre de campo don Félix de Sepúlveda, con una, y por alcalde de segundo voto don José Antonio Molina, con plenitud de votos, con lo que se me mandó ejecutase, lo que publiqué en altas voces, en presencia de todo el ayuntamiento y dicho señor corregidor, por ser de uso y costumbre en esta dicha villa, mandó poner en posesión de las varas de los dichos empleos a los dichos señores don Luis de Silva y don José Antonio Molina, lo que se ejecutó, y que se remitiese el testimonio de esta elección al muy ilustre señor presidente, gobernador y capitán general de este reino, para que siendo de su superior gusto, dé mesaa todos los (p. 40) que se hubo por electos y que viniesen dichos señores a recibirse de sus empleos, haciendo el juramento acostumbrado.

Y lo firmaron dichos señores capitulares de que doy fe. Entre renglones y el regidor más antiguo don José Besoaín, vale. Cristóbal López, Francisco de Silva, José de Aguirre, Juan Mateo Verdugo, José Besoaín, Prudencio José de Silva, ante mí, Tomás de Morales, escribano público y de cabildo

8 de enero

Aprobadas las elecciones de alcaldes - Derechos son doce pesos y cuatros reales, los que en dos años antecedentes no se han cancelado-

8 de enero de 1763: En la villa de San Agustín de Talca, en ocho días del mes de enero de mil setecientos sesenta y tres años, los señores de este ilustre cabildo, justicia y regimiento, comisario general de la caballería, don Cristóbal López, corregidor, justicia mayor de este partido de Maule, maestres de campo don Luis José (Páginas 41 y 42 corresponden a una carta inserta, 43 y 44 en blanco. En página 45 se retoma texto de página 40.)

(p. 41) Muy señor nuestro, hallándose aprobadas las elecciones de alcaldes de este presente año, lo participo a vuestra merced, para que los electos ocurran por sus apoderados a sacar el testimonio de su confirmación, cuyos derechos son doce pesos y cuatros reales, los que en dos años antecedentes no se me han satisfecho, y no teniendo esta oficina otro sueldo anual que lo que en ella se trabaja, no satisfaciéndose lo que le corresponde, no puede mantenerse, con este motivo me repito a la obediencia de vuestra merced, deseando (p. 42) que nuestro señor le guarde muchos años.

17 d enero

17 de enero de 1763: Santiago y enero diecisiete, de mil setecientos sesenta y tres. Besa las manos de vuestra merced, su más afecto servidor. Juan Jerónimo de Ugarte. (p. 45) de Silva, alcalde ordinario de primer voto de esta dicha villa, don José Antonio Molina, alcalde ordinario de segundo voto, comisarios don Juan Mateo Verdugo, alguacil mayor, don José Besoaín, regidor perpetuo, don Bernardo de Azócar, alcalde provincial y don Prudencio José de Silva, depositario general.

Se juntaron como lo han de uso y costumbre en la sala de su ayuntamiento para efecto de hacer alcaldes de la santa hermandad de las doctrinas de este partido y procurador general de esta dicha villa, y salió electo el maestre de campo don Juan de Cadenas, con plenitud de todos los señores capitulares y les dijo el señor corregidor a los dichos capitulares, dijesen sus señorías qué sujetos serían idóneos para que obtuviesen las dichas varas de alcaldes de la santa hermandad de dichas doctrinas, respondieron sus señorías, todos en una, que para es ta de San Agustín de Talca, el capitán don Rafael Parrado, para la de Rauquén, a don Cristóbal Bravo, para la de Peteroa, a don Feliciano Letelier, para la de La Isla (p. 46) reelecto el capitán don Francisco Márquez, para la de Curicó, don Juan José de las Cuevas, para la de Las Salinas, don Juan de Navarrete, y para la de Chanco al capitán don Enrique Verdugo. Todos los que se hubieron por electos y que se llamasen para que ocurriesen a recibirse a este ilustre cabildo, aceptando y jurando de usarle bien y fielmente en los dichos sus empleos, y dicho procurador general fue llamado por dichos señores para que se recibiese de su empleo, lo que ejecutó haciendo el juramento acostumbrado.

Y lo firmaron dichos señores capitulares de que doy fe. Cristóbal López, Luis José de Silva, José Antonio de Molina, Prudencio José de Silva, Bernardo de Azócar.

20 de enero

Cortes de maderasy ramas del estero El Chico-Visitas de pesos,tasas y medidas -Que el sargento mayor dé desde el primer día de febrero dos pesos cada mes - Que don Miguel de la Jara ajuste cuentas con el procurador - Que diese cuentas don Juan Antonio Cherinos

20 de enero de 1763: (p. 47) En la villa de San Agustín de Talca, en veinte días del mes de enero de mil setecientos sesenta y tres años, los señores del ilustre ayuntamiento, conviene a saber, el maestre de campo don Luis de Silva, alcalde ordinario de primer voto, inter justicia mayor por ausencia del propietario, don José Antonio Molina, alcalde ordinario de segundo voto, don Bernardo de Azócar, alcalde provincial, don Prudencio de Silva, regidor depositario y asistencia del señor procurador general de esta villa, se juntaron como lo han de uso y costumbre para efecto de tratar cosas tocantes al adelantamiento de la villa y bien de sus vecinos y el procurador general propuso por primer punto sobre los cortes de maderas y ramas del estero que llaman El Chico, y se dispuso echar bando sobre el asunto. Segundo punto: las visitas de pesos, tasas y medidas, y se determinó que don José Antonio Molina con el procurador general saliesen al efecto. Tercer punto: que el sargento mayor dé desde el primer día de febrero dos pesos cada mes, a cuenta de mayor cantidad de los propios. Cuarto punto: que don Miguel de la Jara ajuste cuentas con el procurador y pague lo que debe. Quinto punto: que diese cuentas don Juan Antonio Cherinos, procurador que concluyó, las que dio y se le aprobaron.

Y los firmamos por nos y ante nos por sesación del escribano, de que damos fe. Por nos y ante nos. Luis José de Silva, Bernardo de Azócar, José Antonio de Molina, Prudencio José de Silva.

17 de junio

Reunión efectuada en Casa del Corregirdor Francisco Polloni- Juramento del Corregidor-Propuesta para arreglar la Sala capitular- Uso de dineros para arreglos de sala

17 de junio 1763: (p. 48) En la villa de San Agustín de Talca, en diecisiete días del mes de junio de mil setecientos sesenta y tres años, los señores de este ilustre cabildo, conviene a saber:

Yo el General don Francisco Polloni, corregidor, justicia mayor, lugarteniente de capitán general y de alcalde mayor de minas de este partido del Maule y sus villas, y maestres de campo don José Antonio Molina Vanconselos, alcalde ordinario de segundo voto, alférez real don José Antonio de Rojas, y don José Hilario de Velasco, nos juntamos en la casa de mi morada en que asisto yo, dicho corregidor por no estar la sala de ayuntamiento capaz de congregarnos en ella para tratar las cosas tocantes y pertenecientes al adelantamiento y esplendor de esta villa.

Y después de haber manifestado el título de residencia que me fue conferido inserto en real provisión instructiva y confirmatoria para tomar la residencia que debe dar el comisario general de la caballería don Cristóbal López, del tiempo que fue corregidor de este dicho partido y de sus ministros y oficiales que fue aceptada con la veneración debida por el dicho don José Hilario de Velasco, regidor decano, quien como tal, por sí y en nombre de todo el ayuntamiento, tomó el dicho despacho con su mano derecha y le besó y puso sobre su cabeza, mandando a todos que yo hiciese el juramento de solemnidad acostumbrado ante el dicho maestre de campo don José Antonio de Molina y Vasconcelos, alcalde ordinario de segundo voto.

Después de lo cual, yo, dicho corregidor, propuse a los dichos señores como les era patente el desgreño con que se hallaba la sala capitular, sin que se hallase una mesa ni asientos ni otras (p. 49) cosas anexas y precisas para una (en este punto el papel esta roto) ...denada decencia ni una campana con que para convocar a cabildo, tocar la queda, ni aún a re...ato, a que se hallaba expuesta la cárcel, por la copia de malévolos que en ella se mantienen y que respecto de hallarse alguna cantidad de pesos existentes, procedidos del arrendamiento del barco y pasajes del río de Maule, cuyos proventos se hallan adjudicados para esta villa y la de Cauquenes por razón de propios y que le parecía conveniente aplicar éstos para el remedio de tan notables defectos como los que padece esta dicha villa, siendo como es la capital de las tres que se incluyen en este partido, y que sus señorías viésemos si nos parecía conveniente usar de aquel dinero para que en parte se evitasen aquellos defectos que más servían de irrisión que veneración a un lugar y una sala de tanto respeto como el que debe representar aquel ayuntamiento a que todos unánimes y conformes sólo tuvimos por respuesta a rendido acatamiento sólo darle las gracias por el aumento, esplendor y veneración que les deseaba, porque de él emanaba el respeto y estimación con que se debe ilustrar áquel senado y que no padecería los desprecios que por su total descuido y omisión de los antecesores se había experimentado y que desde luego mandase llamar al arrendatario del dicho barco para que le entregase a su merced a la persona que fuese de su arbitrio, lo que restase debiendo del dicho arrendamiento por hallarse cumplido el mes de término que se le señaló para la recogida que dijo tener que hacer de sus dependencias, con que había satisfacción íntegra, a lo que correspondí yo, dicho corregidor que pondría con singular complacencia todas mis facultades a fin de conseguir lo que había propuesto, poniendo luego, en efecto, todos los medios de conseguirlo con la mayor brevedad que fuese posible, que todos correspondieron con igual complacencia y deliberación,

Y así lo acordamos y firmamos por nos y ante nos, por no (p. 50) haber escribano público ni real en este ilustre cabildo, de que damos fe. Por nos y ante nos. Francisco Polloni, José Antonio de Molina, José Antonio de Rojas, José Hilario de Velasco Pag.20

15 de julio

Discusión debido a que a los vecinos se les entrego sitios para que edificasen, pero en más de veinte años, nunca lo han hecho-Celebración o festejo debido a la proximidad de la visita del Presidente, gobernador y capitán general de este reino Manuel de Amat y Junyent

15 de julio 1763: En la villa de San Agustín de Talca, en quince días del mes de julio de mil setecientos sesenta y tres años, los señores del muy ilustre cabildo, justicia y regimiento de esta dicha villa, conviene a saber, yo, el general Francisco Polloni, corregidor, justicia mayor, lugarteniente de capitán general y de alcalde mayor de minas de este partido de Maule y sus villas, maestres de campo don Luis de Silva y Gaete, alcalde de primer voto, don José Antonio de Molina, alcalde de segundo voto, don José Hilario de Velasco, regidor decano, y don José Antonio de Rojas, alférez real, y estando así juntos en la casa de mi morada como de tal [manchado] para efecto de tratar y conferir las cosas tocantes al bien público y adelantamiento de esta villa, tratado de ellas.

Se presentó unas peticiones por el señor procurador de ella, en que propone varias cosas tocantes al cumplimiento de su obligación, como es una de ellas, habérseles dado a los vecinos y varios sujetos de este partido, en el principio de la creación de esta villa, sitios para que la edificasen, sin que en el término de más de veinte años se hayan edificado cimientos, sólo su asignación de efugio para gozar de los fueros concedidos a los pobladores, sin que hasta el tiempo presente (hallan) (p. 51) puesto de su parte algún medio que los haga dignos de esta merced, sobre que se sirvió pedirnos acordásemos lo que fuere conveniente, y considerado por nos, los dichos capitulares y en vista de las demás propuestas que hizo dicho señor procurador.

Y de la cuenta que por el susodicho se nos presentó de los gastos que tiene impendidos en la recaudación de los propios de esta villa que se entiende que se están debiendo por el maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo y su fiador por el arrendamiento del barco que tuvo de su cuenta como de otras particulares intendencias pertenecientes al bien público.

La conveniencia y adelantamiento de esta dicha villa, como en el mismo modo haberse propuesto que respecto de tenerse noticia que el muy ilustre señor presidente, gobernador y capitán general de este reino, está para subir a la frontera y que siendo la primera vez que le mereceremos en ella, se hace preciso a imitación de las demás ciudades, villas y lugares de este reino, manifestar esta complacencia que debemos tener y merecer su ilustrísima persona, y que no siendo menos esta, parecía explicarse su rendida obediencia y filial amor, con que se le tuviese prevenida una celebración o festejo a proporción de la materia del paraje que sirviese siquiera de asomo de aquello que pudiese tener su cortedad representándole una comedia con algunos sainetes o entremeses que le causen alguna diversión lo [hoja borrosa] propuesto y considerado así en el primero como los demás capítulos, acordamos lo siguiente:

al primero, que respecto de ser constante y estar de manifiesto la desidia con que se ha procedido así por los sujetos que han tomado sitio como de otros que los han comprado, (desde) luego un auto en forma de bando en el que expresamente se mandase que todas las personas que tuviesen los dichos sitios así por adjudicación o mercedo por compra desde el primer día del mes de octubre, diese principio a su fábrica para que en todo el próximo verano, quedase todo ... a los formales (p. 52) edificios a lo menos todos circulados con muralla de tapias o paredes de adobes de modo que queden las calles bien distinguidas de modo que no sirvan sólo de refugio para la fuga de los malhechores (que) se introducen de noche e imposibilitándoles a los señores alcaldes su aprehensión en las rondas por falta de dichas murallas y hay algunas en algunos paredes, la más, sólo capaces para ocultación de muchas ofensas y maldades que en ellas se ejecutan, imponiéndoles a todos los dueños de los expresados la (pena) y apercibimiento que de no haberse cumplido con este mandado en todo el mes de marzo o mediado de abril, se declarará por pago e procederse a su venta y enajenación, de cuenta de esta villa y para aumento de sus propios, sin más autos ni diligencias que las de no constar a la vista el cumplimiento de lo aquí acordado.

Y por lo tocante a la cuenta de los gastos impendidos por el dicho señor procurador general en la recaudación del dinero que se está debiendo por el maestre de campo don Pedro Donoso Pajuelo y sus fiadores por los arrendamientos del barco y pasaje del río de Maule, la aprobamos y mandamos se le satisfaga por ser de justicia y convertirse todo en beneficio de las dos villas a que se haya asignado éste [lomo]

y por lo respectivo al tercero y último punto propuesto sobre el recibimiento del muy ilustre señor presidente que ha propuesto, acordamos que siendo tan de nuestra obligación el reconocimiento de nuestra rendida obediencia, manifestar nuestra gratitud se determinase luego el festejo que se propicia, eligiendo una decente comedia y que esta la representasen personas distinguidas para su mayor (obra) y para el cuyo fausto se hacía cabeza de esta determinación [lomo] el corregidor para que eligiese así los sujetos para su presentación como para obsequiarlos en los ensayes la cantidad que le pareciese arreglándose el costo posible de esta villa y de sus ramos y así lo acordamos.

Y firmamos por nos y ante nos por no haber escribano, de que damos fe, por nos y ante nos.Francisco Polloni, José Antonio de Molina, José Hilario de Velasco.


Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono

Léase en WikicharliE

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/