° ¡Llegamos a 28.900.477 millones de visitas gracias a ustedes!

Ablación de clítoris

De WikicharliE
Saltar a: navegación, buscar
Ablación de clítoris
Bienvenido a Departamento de Psicología

Presentación

Ablacion1.jpg

La escisión o circuncisión femenina es también conocida como mutilación genital femenina (MGF) es la ablación o eliminación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas o cualquiera otra no médica y porque consideran que los genitales femeninos son Sucios y de Mal olor.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Ablacion.jpeg

Es violencia de género, paradójica por la intervención de las mujeres, bien consintiendo, bien realizando las prácticas, pero propia de sistemas de dominación patriarcales en los que es el hombre el que impone y decide lo que debe ser, sometiendo a las mujeres al deber de obediencia.

Origen

Es un ritual de iniciación en origen realizado a las niñas de algunos países de África, Oriente Medio y otros. La costumbre es de procedencia incierta, aunque hay algunas versiones que afirman que comenzó en el antiguo Egipto y a partir de allí se extendió al resto del continente africano. Aunque se localiza sobre todo en la zona centro-africana, esta práctica no se limita al continente africano, pues se sabe que esta práctica también ocurren en varios países de Asia, Europa, Australia e incluso América.

Practicada en muchos casos como rito de iniciación a la edad adulta, actualmente este motivo está disminuyendo debido a la prohibición de su realización en muchos países. En algunos casos se recurre a tradiciones religiosas para argumentar en su favor, pero lo cierto es que este tipo de mutilación está prohibida en el Islam.

La pérdida casi total de sensibilidad es la principal consecuencia para las afectadas, con el añadido trauma psicológico. Hay mujeres que mueren desangradas o por infección en las semanas posteriores a la intervención, ya que se realiza casi siempre de manera rudimentaria, a cargo de curanderas o mujeres mayores, y con herramientas no muy ortodoxas como cristales, cuchillos o cuchillas de afeitar y nunca en centros sanitarios.

A la ablación se le conoce con distintos nombres

  • Infibulación y escisión, son expresiones comunes al procedimiento empleado para efectuar la mutilación.
  • Mutilación genital femenina (MGF), que es la expresión oficial utilizada para referirse a esta práctica por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Definición

La ablación sexual es la mutilación de parte de los genitales externos femeninos para evitar sentir placer sexual, con la finalidad de que pueda llegar virgen al matrimonio, puesto que si no es de ese modo, la mujer puede ser rechazada. También se realiza para evitar la supuesta promiscuidad de la mujer y asegurar que solamente tenga hijos con el marido.

Tipos de ablación

Ablacion2.jpg

Existen varios tipos de ablación:

  • Amputación del prepucio del clítoris (circuncisión), pudiendo extirparse en parte o en su totalidad el clítoris (clitoridectomía).
  • Otra forma consiste en la escisión o mutilación total o parcial del prepucio del clítoris y los labios menores, conservando solo los labios mayores.
  • La infibulación es la forma más agresiva, y consiste en la extirpación del clítoris y labios mayores y menores. Después del acto, hay un cosido de ambos lados de la vulva hasta que esta queda prácticamente cerrada, dejando únicamente una abertura para la sangre menstrual y la orina. La infibulación también se le puede llamar circuncisión faraónica.

Descripción de una Clitoridectomía

Ablacion3.jpg

El informe de Amnistía Internacional para concienciar de los malos tratos a las mujeres daba la cifra de 120 millones de mujeres clitoridectomizadas, y de tres millones de niñas por año en veintiocho países diferentes:

Sientan a la niña desnuda, en un taburete bajo, inmovilizada al menos por tres mujeres. Una de ellas le rodea fuertemente el pecho con los brazos; las otras dos la obligan a mantener los muslos separados, para que la vulva quede completamente expuesta. Entonces, la anciana toma la navaja de afeitar y extirpa el clítoris.

A continuación viene la infibulación: la anciana practica un corte a lo largo del labio menor y luego elimina, raspando, la carne del interior del labio mayor. La operación se repite al otro lado de la vulva. La niña grita y se retuerce de dolor, pero siguen sujetándola. La anciana enjuga la sangre de la herida y la madre, así como las otras mujeres, "verifica" su trabajo, algunas veces introduciendo los dedos.

La cantidad de carne raspada de los labios mayores depende de la habilidad "técnica" de quien opera. La abertura que queda para la orina y el flujo menstrual es minúscula. Luego, la anciana aplica una pasta y asegura la unión de los labios mayores mediante espinas de acacia, que perforan el labio y se clavan en el otro. Coloca tres o cuatro a lo largo de la vulva. Estas espigas se fijan con hilo de coser o crin de caballo. Pero todo esto no basta para asegurar la soldadura de los labios; por eso, a la niña la atan desde la pelvis hasta los pies. Le inmovilizan las piernas con tiras de tela.

Práctica limitada

Según las estadísticas, la práctica de la ablación afecta en la actualidad alrededor de unas 135 millones de mujeres y niñas en el mundo. Se cree que cada vez se practica a niñas con una edad mucho menor quienes sufren la mutilación para evitar que puedan juzgar la práctica por sí mismas al ser mayores.

A las niñas entre los 8 y 10 años, lo que se les corta es la vulva que sobresale de la vagina, como muestra la foto antes del la ablación

Europa

El aumento de la inmigración ha llevado esta práctica a Europa. La mutilación genital femenina, en cualquiera de sus modalidades, se encuentra penada por la ley en los principales países de dicho continente con algunas excepciones como Italia o Irlanda. No obstante, aunque existen en algunos países europeos con normativas legales de control sobre el permiso de salida para las niñas en situación de riesgo por este tipo de costumbres, hay denuncias de que medio millón de mujeres y niñas han sufrido la MGF en Europa en los últimos tiempos, incluso en centros sanitarios bajo cuerda.

África

La embajadora de la Organización de las Naciones Unidas contra la ablación, la ex modelo somalí Waris Dirie, quien sufrió infibulación a los 3 años, ha conseguido que ésta práctica sea ilegal en algunos países africanos, aunque se siga practicando de hecho. Unicef, en un informe, afirma que esta práctica se puede eliminar en una generación si hay un esfuerzo cultural.

La ablación es una costumbre extendida en una amplia región de África, donde es practicada indistintamente por musulmanes, cristianos, y animistas.

América

En la mayoría de los países de América Latina se prohíbe legalmente ésta práctica.

Cuando el honor familiar 'depende' de un clítoris: así se repara una ablación

Más conocida con el nombre de ablación, esta lesión afecta a millones de mujeres en todo el mundo que ven mermados sus derechos al serles extirpado el clítoris y/u otras partes de sus órganos sexuales con graves consecuencias físicas y psicológicas.

Para ayudar a enmendar estos problemas, la Fundación Dr. Iván Mañero trabaja reconstruyendo los genitales dañados de las mujeres que se han visto sometidas a este tipo de rituales. Desde mayo de 2013, la citada organización ha operado a ocho mujeres que han decidido “dar un paso en contra de todo aquello que les habían enseñado de pequeñas”. Ruth Mañero, directora de la citada Fundación, asegura que uno de los principales frenos a los que se enfrentan es el tabú social de las afectadas.

“Una de ellas nos explicaba que su familia se había reunido y que le dijeron que todo el honor de la familia dependía de ella”, afirma la directora. La mujer, ante tal presión, no se vio con fuerzas para continuar adelante con las visitas previas a la operación y dejó de lado la idea de reconstruirse. “50 mujeres se han puesto en contacto con nosotros, 28 han visitado el equipo médico y el cirujano y ocho han pasado por quirófano”, calcula Mañero sobre el total de pacientes que han solicitado ayuda. El abanico de edades con las que trabajan es amplio: desde chicas muy jóvenes hasta mujeres de 55 años, sobre todo procedentes de Senegal, Malí, Gambia y Sudán.

Las víctimas de las ablaciones pueden contactar con la Fundación a través de dos vías: bien a través de su comadrona o bien a través de los servicios sociales. La posibilidad de conexión mediante las comadronas surgió ante el objetivo de que las mujeres “tuvieran información profesional de primera mano, pero al tiempo reservando su privacidad”. “La idea es que cuando la mujer afectada comenta a su comadrona que la mutilación le provoca dolor, molestias o simplemente le afecta psicológicamente, ella le facilita nuestro contacto”, explica Ruth Mañero.

Restos de clítoris, “enterrados” en cicatrices

Una vez que el proyecto queda explicado y acceden a someterse a la intervención, el siguiente paso es ponerse en manos del cirujano. Ahí es cuando entra en escena el doctor Iván Mañero, cirujano plástico y presidente de la fundación homónima. “La reconstrucción consiste principalmente en la resección o eliminación de todo el tejido cicatricial que cubre el clítoris y los labios menores”, expone el médico, que añade: “Se liberan los restos de clítoris y sus nervios, que suelen estar enterrados tras el magma cicatricial. Debemos tener en cuenta que, cuando se realiza la ablación, se corta la parte visible del clítoris, es decir, una tercera parte de su tamaño total”.

Lógicamente, el aspecto externo de la vulva no llega a equipararse al de uno sin mutilar. Sin embargo, la Fundación Iván Mañero trabaja también la estética durante las reconstrucciones para conseguir “una apariencia lo más natural posible”. “Las mujeres que han acudido a la consulta suelen dar mucha importancia también al aspecto externo de su órgano sexual”, afirma el cirujano. Tras pasar por quirófano, las pacientes no sólo ven cómo ha mejorado la forma de su aparato sexual, sino que también sus relaciones íntimas evolucionan y “en un 80% se recupera la sensibilidad que les fue arrebatada con la mutilación”.

¿Cómo se pagan estas operaciones?

Si los médicos consideran que el tipo de mutilación que sufre la paciente se puede operar, después del consentimiento expreso para entrar en quirófano se procede a realizar la intervención. Esta cirugía tiene un coste calculado entre los $1.176 479 a $2.745 119 CLP (pesos chilenos al 5 feb 2016 ) unos 1.500 y los 3.500 euros, en función de cada caso–, suma que financia entre la Fundación Dr. Iván Mañero, IM CLINIC y la Obra Social La Caixa. “En el caso de las mujeres que nos vienen derivadas de los servicios sociales o que no disponen de fondos, la Fundación e IM CLINIC corren con todos los gastos”, explica el doctor.

IM CLINIC ofrece su personal e instalaciones, mientras que Iván Mañero ofrece de manera altruista su labor como cirujano. “No todas las mujeres que han sufrido la mutilación genital pueden reconstruirse completamente, pero pueden ver grandes mejoras en su vida si lo hacen”, sentencia el presidente de la Fundación homónima.[1]

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • Grupos de Derechos Humanos dicen que la Ablación es igual a la Circuncisión Judia, pero como esta última, la practican los Judíos, esta legalizada y aceptada gracias al dinero, y han logrado que el mundo occidental, no la vea como una aberración, "a pesar de que si lo es". Pensamos fríamente, tiene los mismos parámetros y objetivos que la Ablación africana: Por religión, estética y Cultura histórica. Solo que el dinero a comprado la aceptación mundial. Cosa que no ocurre con los países pobres africanos.
  • Un triunfo singular para las organizaciones que luchan contra la circuncisión femenina se dio en Costa de Marfil, donde lograron el apoyo de Maire-Guy Bah Kone, una mujer de 65 años que durante 40 fue una experimentada ejecutora de la ablación. Ella acepta ahora poner fin inmediatamente a este ritual, pero advierte que será necesario aplacar la ira de las fuerzas ocultas, para lo cual propone que las autoridades financien otros rituales de fuerte arraigo popular que requieren el sacrificio de animales.
  • El 6 de febrero se celebra el Día Mundial de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital femenina.

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. Cuando el honor familiar 'depende' de un clítoris: así se repara una ablación

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el ícono