Llegamos a 15.978.300 Millones de Visitas, gracias a ustedes!!

Eliminar el cobre del organismo puede retrasar el cáncer

De WikicharliE
Eliminar el cobre del organismo puede retrasar el cáncer
Bienvenido a Departamento de Salud de WikicharliE

Presentación

Cobre.jpg

Un equipo de investigadores de las universidades de Carolina del Norte[1] y Duke (EEUU)[2] y la Universidad de Oxford (Reino Unido)[3] ha descubierto que reducir la cantidad de cobre en el cuerpo puede ayudar a la ralentización en el crecimiento de algunos tipos de tumores, como el melanoma.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Para el estudio, los científicos utilizaron ratones de laboratorio modificados genéticamente con una mutación que incluía el gen BRAF, un gen que elabora la proteína B-RAF, que participa en el envío de señales en las células y en el crecimiento de éstas. El gen puede activarse y mutar en muchos tipos de cáncer, como el de pulmón. Los mismos ratones fueron modificados genéticamente también para que carecieran de una proteína que transporta el cobre en las células.

Los investigadores querían comprobar si mermar los niveles de cobre podía mejorar la supervivencia. Los resultados no pudieron ser más alentadores: reducir el nivel de cobre en los ratones modificados genéticamente provocó una disminución del crecimiento de las células cancerosas. De hecho, los ratones sobrevivieron un 15% más de tiempo que los ratones con un nivel normal de cobre en su cuerpo. De la misma forma, los ratones a los que les fue administrado un fármaco para controlar los niveles de cobre también consiguieron disminuir el crecimiento de las células cancerosas.

Las conclusiones del trabajo, publicadas en la Revista Nature[4], demuestran que los medicamentos diseñados para reducir la cantidad de cobre en el organismo (como para tratar la enfermedad de Wilson) podrían ser capaces de reducir el crecimiento de tumores que tienen una mutación en el gen BRAF. Sin embargo, este tratamiento también tendría consecuencias negativas, ya que la deficiencia de cobre provoca entre otras cosas anemia y también una mayor vulnerabilidad a las infecciones.

Como actúa el cobre en nuestro organismo

Los elementos contaminantes asociados al tumor canceroso es el cobre, en su forma de metal inorgánico. Éste actúa reduciendo mucho el nivel de hierro sérico, conduciendo a la destrucción del sistema inmunitario, la hematopoyesis o fabricación de hematíes en la médula ósea, y el metabolismo energético corporal. El cobre metálico tiene mucha afinidad con el azufre y los compuestos sulfurados, como el glutatión, la cisteína, la taurina o la metionina (aminoácidos azufrados). Así el metal roba el azufre que debería estar combinado con el hierro en nuestros órganos y causa los problemas antes mencionados.

El cobre suele llegar al organismo por beber agua procedente de tuberías de cobre, de algunos empastes dentales metálicos, o proveniente de ciertos plásticos. Alejando de la vida del enfermo estas fuentes de contaminación, evitando beber agua contaminada y sustituyendo los empastes metálicos por alternativas seguras, se conseguirá en pocos días eliminar el cobre del organismo. Además, al disminuir el nivel de cobre, se inhibe también la proliferación de hongos.[5]

Demasiados antioxidantes favorecen el desarrollo del cáncer

Los antioxidantes, presentes sobre todo en frutas y verduras, gozan de gran popularidad entre la población, ya que eliminan del organismo los reactivos y dañinos radicales libres que surgen del metabolismo celular. Un nuevo estudio advierte sin embargo del riesgo de tomarlos en exceso, ya que la dosis adicional aportada por suplementos farmacológicos y medicamentos como la acetilcisteína puede resultar funesta para la salud. Según los autores, las vitaminas A, C y E ingeridas de forma no natural aceleran el desarrollo tumoral en pacientes con bultos pulmonares no diagnosticados, que normalmente se corresponden con los fumadores.

Estudios previos habían vinculado el uso de suplementos con altas dosis de caroteno beta con un mayor riesgo de cáncer de pulmón en pacientes de alto riesgo, y de suplementos con altas dosis de vitamina E con una mayor posibilidad de sufrir infarto hemorrágico en el cerebro y cáncer de próstata. La presente investigación, llevada a cabo por la Universidad de Gotemburgo (Suecia)[6], ha concluido que los suplementos con antioxidantes aceleran la progresión de pequeños tumores pulmonares en lugar de combatirla, como tradicionalmente se ha pensado.

Los autores administraron dosis de vitamina E y N- acetilcisteína a ratones de laboratorio al tiempo que mantuvieron un grupo de control, y observaron que los animales con cáncer de pulmón en su etapa inicial experimentaron un considerable crecimiento de los tumores, que se tornaron más invasivos. El cáncer mató a los ratones dos veces más rápido que los ratones que no recibieron antioxidantes. No obstante, los ratones de la muestra ya tenían lesiones cancerígenas, de modo que los resultados no se pueden extrapolar a la aparición de tumores en animales sanos.

De momento, sus conclusiones se basan en la experimentación con ratones y células humanas, si bien ya sacian a algunos controvertidos investigadores que siempre han defendido el efecto pernicioso de este compuesto. Cabe destacar entre ellos a James Watson, descubridor de la estructura de doble hélice del ADN, quien en su momento afirmaba que “los antioxidantes pueden impedir que matemos a las células cancerosas y curemos el cáncer”.

Los autores del estudio aconsejan a personas con cáncer de pulmón que eviten la toma de estos suplementos y también a los enfermos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), a los que se suele recomendar la acetilcisteína.

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/