Llegamos a 17.300.772 Millones de Visitas, gracias a ustedes!!

Bernardo O'Higgins

De WikicharliE
Bernardo O'Higgins
Bienvenido a Personajes Destacados de nuestra Historia de WikicharliE

Padre de la Patria- Héroe y libertador Chileno


Bernardo O Higgins.jpg
Bandera Chilena mini.png
Bernardo O'Higgins Riquelme (Chillán Viejo, 20 de agosto 1778 - †Lima, 24 de octubre 1842). Su padre era un irlandés al servicio de la corona de España, que fue Intendente de Concepción, don Ambrosio O'Higgins y su madre doña Isabel Riquelme.

WikicharliE Patrimonio de Chile

Contenido

Bernardo pasó sus primeros años de vida, otros afirman que el lugar habría sido en algún otro terreno familiar, ya sea en la casona de las hermanas Olates en la misma ciudad o en la cercana hacienda de El Palpal en los terrenos de la actual comuna de Pemuco. En su partida de bautismo, aparece únicamente que nació en los territorios del obispado de Concepción, en los que estaban dentro las localidades anteriores.

Talca

Bernardo permaneció en Chillán hasta noviembre de 1782, año en que su padre lo envió a Talca quedando bajo el cuidado del matrimonio formado por el rico comerciante portugués Juan Albano Pereira y Bartolina de la Cruz y Bahamonde. El 23 de enero de 1783 fue bautizado en la iglesia parroquial de Talca, constando en el acta el reconocimiento de su paternidad por parte de Ambrosio Higgins (el O' sería agregado años después); el nombre de la madre, sin embargo, aparece reservado a petición de ésta.Aunque en la partida aparece como «Bernardo Higins», sería conocido hasta la edad de 24 años como «Bernardo Riquelme».

Aclaración de la Historia

  • Cabe aclarar para la historia Chilena que Bernardo nunca vivió en la "Casa de la Independencia", hoy Monumento Histórico Nacional. Recordemos que quedo bajo la tutela y cuidado de Don Juan Albano Pereira y Bartolina de la Cruz y Bahamonde y que ellos nunca fueron dueños de la casa colorada, sino, que de otra que quedaba en donde hoy se encuentra la Municipalidad de Talca.
  • También se debe dejar en claro que el Acta de Firma de la Independencia de Chile se suscribió en un acto público en la Plaza de Armas de Talca y no en las dependencias donde funcionaba el Museo de Talca (Museo O'Higginiano).

Qué dice el Acta de Bautismo

Acta de bautismo de O'Higgins en Talca, 1783

Acta de bautismo de Bernardo O'Higgins

"Don Pedro Pablo de la Carrera, Cura y Vicario de la villa y doctrina de San Agustín de Talca, certifico y doy fe la necesaria en derecho, que el día veinte del mes de enero de mil setecientos ochenta y tres años, en la iglesia parroquial de esta villa de Talca, puse óleo y crisma, y bauticé sub conditione, a un niño llamado Bernardo Higgins, que nació en el Obispado de la Concepción, el día veinte del mes de agosto de mil setecientos setenta y ocho años, hijo natural del Mariscal de Campo General de este Reino de Chile y Coronel de los reales ejércitos de S.Mª, don Ambrosio Higgins, soltero, y de una señora principal de aquel Obispado, también soltera, que por su crédito no ha expresado aquí su nombre. El cual niño Bernardo Higgins está a cargo de don Juan de Albano Pereira, vecino de esta villa de Talca, quien me expresa habérselo remitido su padre, el referido don Ambrosio Higgins, para que cuide de su crianza, educación y doctrina correspondiente, como consta de su carta, que para este fin le tiene escrita, y existe en su poder, bajo de su firma, encargándole asimismo que ordene estos asuntos de modo que en cualquier tiempo pueda constar ser su hijo. Y lo bauticé sub conditione por no haberse podido averiguar si estaría bautizado cuando lo trajeron; o si sabría bautizar el que lo bautizaría, ni quienes serían sus padrinos de agua, para poder tomar razón de ellos si estaría bien bautizado. Padrinos de óleo y crisma, y de este bautismo condicionado fueron el mismo don Juan Albano Pereira, que lo tiene a su cargo, y su esposa doña Bartolina de la Cruz, y para que conste di ésta en estos términos, de pedimento verbal de el referido don Juan de Albano Pereira, en esta villa de Talca, a veinte y tres de enero de mil setecientos ochenta y tres, y lo anoté en este libro para que sirva de partida, de que doy fé.

Don Pedro Pablo de la Carrera". Esta acta tiene por sumario las palabras siguientes: "Bernardo Higgins, español". [1]

  • El documento original se encuentra en el libro parroquial de la ciudad de Talca, Chile.

Cadíz y Gran Bretaña

Sus primeros estudios los hizo en el internado para nobles que funcionaba en el Colegio de Naturales de Chillán, luego Siguiendo las instrucciones de su padre, se dirigió a Cádiz y de allí a Inglaterra, donde estudió en una academia inglesa y donde, además de materias científicas como geografía, botánica o matemáticas, aprendió francés, música, pintura y esgrima. Durante su estancia de tres años en Gran Bretaña creció en él el interés por la política. En este sentido, la relación con el prócer venezolano Francisco de Miranda le introdujo en la senda revolucionaria.

Oleo que muestra a O'Higgins en Londres, 1783

En el Reino Unido, Bernardo asistió a un colegio católico con régimen de internado ubicado en Richmond, a las afueras de Londres. Allí, tuvo un romance con Charlotte, la hija del dueño del recinto, Timothy Eeles. Llegó a dominar el inglés, aprendió literatura francesa, dibujo, historia y geografía, música y manejo de las armas. Entre sus profesores, el de matemáticas fue Francisco de Miranda, precursor de la independencia americana y quien lo imbuyó de las ideas libertarias que se debatían en esos tiempos, los derechos del hombre y de la soberanía popular, dándole consejos que le servirían para tomar parte activa en la lucha por la emancipación de su país. Años más tarde, Miranda sería quien incorporaría a O'Higgins en lo que sería la Logia Lautaro y lo presentaría ante el ministro Portland y a Mr. Rufus King, plenipotenciario de los Estados Unidos, cuando fue a solicitarles apoyo para la independencia de las colonias españolas. Enterado su padre, ya virrey del Perú, dejó de protegerle, aunque a su muerte resolvió legarle la mayor parte de su fortuna. Regresó a Chile en 1802 y hasta 1810 se dedicó a la hacienda que le dejó su padre, la cual engrandeció notablemente. Ocupó cargos públicos, como el de procurador del cabildo de Chillán, pero al propio tiempo se mantuvo en la tarea de fomentar el ideal de la Independencia.

Participación en la independencia de Chile

A comienzos del año 1810 O'Higgins tuvo noticias que los criollos de Chuquisaca y de Quito habían depuesto a las autoridades españolas y creado Juntas de Gobierno, luego desde España supo de la invasión de Andalucía por los franceses, pero lo que más impactó en Las Canteras fue la noticia de que en Santiago, por orden del Gobernador, habían sido apresados don José Antonio de Rojas, don Juan Antonio Ovalle y don Bernardo de Vera y Pintado, importantes vecinos, que fueron trasladados hasta Valparaíso para ser enviados a Lima. Esta acción creó una violenta reacción en contra de García Carrasco además que coincidió con el derrocamiento, el 25 de mayo, del virrey Cisneros por los patriotas de Buenos Aires los que habían instalado una Junta de Gobierno.

Los criollos de Santiago al enterarse de la captura y traslado de Rojas, Ovalle y Vera se indignaron con el Gobernador, ya desprestigiado por un escándalo relacionado con contrabando, por lo que la Real Audiencia finalmente consiguió que con fecha 16 de julio, García Carrasco renunciara al cargo y le entregara el mando del reino a don Mateo de Toro y Zambrano, anciano de 83 años. O'Higgins por su parte estimó que había llegado el momento de la lucha por lo que decidió prepararse para ella. Se reunió con el comandante de Dragones de la Frontera y le propuso ejecutar su plan de organizar la defensa militar de la región de Concepción formando dos regimientos de caballería y con sus inquilinos de Las Canteras el regimiento N° 2 de La Laja.

Patria Vieja (Chile)

Cuando O'Higgins supo lo acaecido en Santiago el 18 de septiembre de 1810, hechos que habían significado la instauración de una Junta de Gobierno en la que Juan Martínez de Rozas figuraba como uno de los vocales, partió de inmediato a Concepción a entrevistarse con él, obteniendo por parte de éste la seguridad que propondría y lucharía por el establecimiento de la libertad de comercio y el llamado a elegir un Congreso de representantes para involucrar a toda el pueblo en la acción revolucionaria que veía venir; para lo anterior era necesario preparar el país militarmente para afrontar una guerra contra las fuerzas realistas que seguramente enviaría el Virrey del Perú, como lo había hecho con Chuquisaca y Quito, ofreciéndole desde ya las que él había formado en la Isla de La Laja.

Rozas, una vez en Santiago e integrado a la Junta de Gobierno obtuvo la aprobación de un plan de defensa del Reino de Chile, plan ideado con la asesoría del coronel de ingenieros don Juan Mackenna, también antiguo y estrecho colaborador de don Ambrosio O'Higgins. La Junta con fecha 28 de febrero de 1811 nombró a Bernardo O'Higgins teniente coronel del 2° Regimiento de Caballería de Milicias Disciplinadas de La Laja, que se denominaría Lanceros de la Frontera. Este nombramiento le causó gran dolor y desilusión pues como coronel del regimiento, Rozas nombró a su cuñado.

Pasada la desilusión inicial causada por su postergación en el mando del regimiento formado por él, solo pensó en prepararse para poder ejercer adecuadamente su función militar y para ello, le pidió apoyo y consejo al coronel don Juan Mackenna, militar de reconocido renombre, a quien no conocía personalmente, pero que sabía profesaba sus mismas ideas de libertad y en quién confiaba plenamente. Mackenna, al cabo de dos meses le envió de respuesta un escrito que semejaba un manual de instrucción militar, escrito y consejos que indudablemente le sirvieron mucho en su desempeño futuro.

Su Carrera Militar

Durante el mes de abril de 1812 ambos ejércitos se mantuvieron inmovilizados en las riberas del río Maule. O'Higgins había propuesto atacar de inmediato a las fuerzas de Santiago pero Martínez de Rozas se opuso prefiriendo parlamentar con Carrera, con quien tuvo una reunión y luego ambos decidieron retirar las tropas a sus ciudades y continuar las conversaciones por oficio. Esta inacción de Martínez de Rozas fue muy criticada por los oficiales del ejército del sur y al regresar a Concepción este había perdido todo su prestigio. A fines de Mayo, O'Higgins regresó definitivamente a su hacienda de Las Canteras con la intención de preocuparse exclusivamente de sus tierras y los negocios del campo.

A fines de marzo de 1813 O'Higgins se encontraba en su hacienda cuando le llegaron las impactantes noticias de que un contingente realista había desembarcado en la bahía de San Vicente, la fuerza enviada por el Virrey del Perú venía al mando del brigadier don Antonio Pareja. Inmediatamente reunió a los inquilinos de la hacienda que formaban en su regimiento y con ellos partió hacia Los Ángeles esperando que durante la marcha se le unieran más integrantes.24 En el camino supo que esa villa estaba en poder de las fuerzas realistas por lo que se dirigió directamente a Concepción. Sus hombres ya sumaban unos cien, todos armados de lanzas, cuando supo que Concepción también estaba en poder de los realistas decidió dispersar su contingente dándoles indicaciones de que regresaran a sus hogares en espera de instrucciones y él, con su ayudante y un hijo de éste, se dirigieron a

Talca para unirse al ejército patriota O'Higgins llegó a Talca el 5 de abril y en la noche de ese mismo día arribó José Miguel Carrera, ya investido como Comandante en Jefe del Ejército patriota. Tuvieron una reunión en la que O'Higgins se puso a sus órdenes y le propuso un plan para atacar de inmediato, por sorpresa, a las fuerzas realistas que él había visto acampaban en Linares. Inicialmente Carrera titubeó pero su asesor militar, el cónsul de los Estados Unidos, don Joel Robert Poinsett le aconsejó apoyarlo por lo que puso bajo sus órdenes un destacamento compuesto por 7 oficiales, 9 húsares, 13 dragones y 6 milicianos. Esa misma noche cruzó el río Maule y al día siguiente irrumpió en la plaza de Linares apresando un piquete de 22 dragones realistas que acampaban allí. Esta fue la primera acción militar de O'Higgins y la primera de la guerra por la independencia, luego continuó hostigando al enemigo al sur del río Maule y reclutando hombres para el ejército patriota tanto en Linares como en Parral.

Carrera organizó el ejército patriota en 3 divisiones, entregándole el mando de la primera división a su hermano Luis y en ella colocó a O'Higgins, recientemente ascendido por la Junta de Gobierno al grado de coronel, como jefe de la vanguardia con la misión de continuar al sur del río Maule. Por enfermedad no participó en la batalla de Yerbas Buenas, pero una vez recuperado continuó atacando al ejército realista en San Carlos, a mediados de mayo, y Chillán. Continuó hacia el sur adueñándose de los pueblos de su provincia Isla de La Laja incluida su hacienda y ocupando la ciudad de Los Ángeles el 27 de mayo de 1813. Reclutó milicianos para el ejército llegando a contar con 1.400 hombres con los que se dirigió a Chillán para unirse a las fuerzas de Carrera.

General en Jefe del ejército

El 21 de octubre de 1813 los miembros de la Junta de Gobierno llegaron a la ciudad de Talca, el motivo de este desplazamiento era el descontento que existía por la forma en que José Miguel Carrera llevaba la conducción de la guerra. Estaban decididos a removerlo a él y a sus hermanos del ejército. El 27 de noviembre se dictó el decreto de separación de los hermanos Carrera de sus cargos militares y que le entregaba el mando del ejército a don Bernardo O'Higgins, traspaso de mando que sólo se concretó el 12 de febrero de 1814 en la ciudad de Concepción porque O'Higgins no quería asumir el puesto, fue incluso a Talca y se entrevistó con los miembros de la Junta, finalmente su incondicional amigo y consejero el coronel don Juan Mackenna lo convenció de que en bien de la Patria aceptara el cargo.

En enero O'Higgins supo del desembarco del brigadier realistas Gabino Gainza en las costas de Arauco con importantes refuerzos, a los que se habían sumado hombres traídos desde Chiloé. En la misma fecha se enteró que su madre y su hermanastra, prisioneras de las fuerzas realistas desde hacía un tiempo, habían recuperado su libertad gracias a un canje de prisioneros. Los realistas el 3 de marzo conquistaron la ciudad de Talca, hecho que produjo la renuncia de la Junta de Gobierno con el propósito de terminar con el poder ejecutivo colegiado y concentrar todo el mando en una sola persona, que bajo el título de Director Supremo, dirigiera los destinos del país, el nombramiento recayó en el coronel don Francisco de la Lastra.

Combate de Quechereguas (1814)

Ambos ejércitos avanzaron hacia el norte en una carrera paralela por alcanzar el río Maule. Durante este desplazamiento O'Higgins se enteró que los refuerzos de más de 1.000 hombres al mando del capitán Manuel Blanco Encalada habían sido derrotados el día 29 de marzo en Cancha Rayada. Pasó el río Maule antes que el ejército realista y se atrincheró en el fundo Quechereguas en la ribera sur del río Claro y ahí resistió, el 8 de abril, la embestida de Gainza que ante su fracaso decidió regresar a la ciudad de Talca. O'Higgins se mantuvo en Quechereguas en espera de un nuevo refuerzo de tropas desde Santiago.

Tratado de Lircay

De la Lastra llamó al coronel Mackenna a Santiago para conocer la situación real del ejército patriota y luego de escucharlo y considerando, entre otras causas, la grave crisis financiera en que se encontraba el país aceptó la mediación que el comodoro inglés James Hillyar, en representación del Virrey del Perú, le ofrecía de firmar un tratado de cese de las hostilidades. Abascal designó a O'Higgins y a Mackenna como plenipotenciarios por la parte chilena, previamente ambos oficiales fueron ascendidos al grado de brigadier, y Gainza actuó como representante del virrey Abascal pero con la condición de que lo que se acordase debería ser ratificado por éste.

El tratado se firmó el 3 de mayo de 1814 a orillas del río Lircay. Fue una tregua pues ambas partes sabían que no cumplirían lo convenido. Gainza retrocedió hasta Chillán y O'Higgins se mantuvo en Talca. Al poco tiempo llegó la información que el virrey Abascal rechazaba el tratado y que además había enviado una nueva expedición al mando del coronel don Mariano Osorio contra los insurgentes de Chile.

Batalla de Rancagua

Alrededor del 8 de septiembre Carrera y O'Higgins acordaron que José Miguel permanecería en Santiago y que O'Higgins y Juan José Carrera con sus divisiones tratarían de contener a Osorio al sur del río Cachapoal y si no lo podían hacer se retirarían primero a la ciudad de Rancagua y luego a la Angostura de Paine. La fuerza patriota logró mantener a Osorio al sur del Cachapoal hasta fines de septiembre.

El 1 de octubre las fuerzas realistas emprendieron el cruce del río Cachapoal, la división de Juan José Carrera, al no poder contener el avance enemigo, retrocedió y se refugió en Rancagua. O'Higgins con su división concurrió también a Rancagua a reforzar a la división de Juan José resistiendo en ese lugar hasta el 2 de octubre, día en que Bernardo O'Higgins decidió forzar el retiro de su gente mediante una carga de caballería. De los novecientos patriotas que iniciaron el combate sólo alcanzaron escapar alrededor de doscientos. Esta derrota marcó el fin de la Patria Vieja.

Ejército de los Andes

Ejercito Libertador cruce de Cordillera de los andes

O'Higgins llegó a Mendoza durante la segunda quincena de febrero de 1816. El general San Martín había impuesto fuertes impuestos especialmente a los realistas para que contribuyeran al esfuerzo bélico y había transformado la ciudad en un gran cuartel en que la actividad y el entrenamiento no se detenía. El espíritu bélico era tan acentuado que hasta los escolares efectuaban ejercicios militares.

San Martín organizó un servicio de espionaje para saber lo que sucedía en Chile y difundir noticias falsas sobre lo que ocurría en Mendoza. El más útil de todos los espías fue Manuel Rodríguez, antiguo secretario de Carrera, pero que se entregó por completo a la causa de las fuerzas patriotas, su nombre llegó a ser amado por el pueblo y temido por el nuevo gobernador de Chile Casimiro Marcó del Pont que puso precio a su cabeza.

La primera tarea que San Martín le asignó a O'Higgins fue alistar la localidad de El Plumerillo, a una legua de Mendoza, para trasladar ahí el campamento de sus tropas, pues deseaba mantener a sus hombres alejados de las distracciones de la ciudad que podrían afectar la disciplina y el espíritu militar. El campamento estuvo listo y recibió al ejército a fines de septiembre. Es así como el general San Martín logró partir con un ejército bien aprovisionado y mejor organizado, en el que había orden, gran disciplina, acabada instrucción y una alta moral. Según el estado de fuerza al 31 de diciembre de 1816 estaba compuesto por 4045 hombres.

El 21 de enero de 1817, O'Higgins, al mando de la segunda división integrada por 1000 hombres, emprendió la marcha desde Mendoza hacia la cordillera rumbo a la Patria. Adelante marchaba la primera división al mando del brigadier Estanislao Soler y en la retaguardia el cuartel general, la maestranza y el hospital. El Ejército de los Andes combatió bajo la bandera con los colores celeste y blanco de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Batalla de Chacabuco

Batalla de Chacabuco

Todos sabían que pronto partirían pero muy pocos sabían el día y la ruta que seguirían. O'Higgins, Soler y San Martín siguieron la ruta del paso de los Patos. Llegaron al río Los Patos y luego viraron hacia el sur para ganar la cumbre de 3650 metros. El 2 de febrero iniciaron el descenso hacia el valle de Putaendo y el 8 de febrero O'Higgins alcanzó la villa de San Felipe. Las divisiones se concentraron el día siguiente al sur de Curimón.

En la madrugada del 12 de febrero de 1817 la segunda división de O'Higgins se puso en movimiento siguiendo por el camino real para caer de frente sobre el enemigo. Bajó por la quebrada de Ñipa, atravesó el riachuelo de las Margaritas y enfrentó al ejército realista que se encontraba atrincherado en el lugar. Después del mediodía la batalla había terminado y O'Higgins entró a las casas de Chacabuco donde poco después llegó el general San Martín.

Tres días después, el Cabildo de Santiago le ofreció la dirección del país al general San Martín pero este se negó a aceptar el cargo. Al día siguiente los vecinos de Santiago proclamaron a Bernardo O'Higgins Director Supremo de la joven nación. Este hecho dio comienzo a la llamada Patria Nueva.

Durante la Patria Nueva, asume como Director Supremo

El 15 de febrero de 1817 el general San Martín, mediante un bando, convocó a los habitantes de la ciudad de Santiago a un Cabildo abierto con el propósito de que eligieran tres representantes, uno por cada una de las tres provincias en que estaba dividido el país: Coquimbo, Santiago y Concepción, y que estos posteriormente eligieran un Director Supremo que gobernara el país. La asamblea estimó innecesario este paso y eligió por aclamación como Director Supremo al general José de San Martín, quien agradeció el gesto pero no aceptó la designación pues manifestó que dedicaría todo su esfuerzo a terminar la guerra contra España liberando al Perú. Se llamó a una nueva asamblea para el día 16, la que también por aclamación designó como Director Supremo al brigadier don Bernardo O'Higgins.

La primera proclama de O'Higgins como Director Supremo fue para agradecer a los que habían ayudado a recobrar la libertad de la Patria. La proclama en parte decía:

Nuestros amigos, los hijos de las provincias del Río de la Plata, de esa nación que ha proclamado su independencia como el fruto precioso de su constancia y patriotismo, acaban de procurarnos la libertad usurpada por los tiranos...

Uno de sus primeros actos fue ordenar la repatriación de los patriotas que el gobierno realista había desterrado a la isla Juan Fernández. Su primer gabinete estuvo formado por Miguel Zañartu como ministro del Interior y Relaciones Exteriores, José Ignacio Zenteno ministro de Guerra y posteriormente creó el Ministerio de Hacienda a cargo de Hipólito de Villegas.

San Martín estableció en Santiago una sucursal de la Logia Lautarina, todos los asuntos de importancia deberían ser tratados y aprobados por la Logia, por supuesto O'Higgins fue miembro de esta Logia. La creciente intervención de argentinos en los asuntos públicos comenzó a cambiar el sentimiento del pueblo hacia sus amigos argentinos, la opinión pública empezó a sentir una sorda antipatía hacia ellos, excepto hacia el general San Martín quién, gracias a su tacto y tino, siempre fue admirado y querido por el pueblo chileno.

Una de las prioridades del Director Supremo fue organizar un ejército nacional, el Ejército de Chile, y para la formación de sus propios oficiales creó la Academia Militar la que posteriormente se transformaría en la Escuela Militar Bernardo O'Higgins. Al poco tiempo el ejército contó con 4700 efectivos. Las fuerzas realistas se atrincheraron en la ciudad de Talcahuano bajo las órdenes del coronel José Ordóñez.

En abril se dirigió al sur al mando de una división de refuerzo y asumió el mando de las operaciones que se desarrollaban para tomar Talcahuano, operaciones que no tuvieron éxito. El 17 de diciembre un correo de San Martín le confirmó que estaba en camino desde Perú una gran fuerza realista otra vez al mando del general Mariano Osorio y le aconsejaba que dejara el sitio de Talcahuano y se replegara con su ejército hacia Santiago llevando con él cuanto recurso pudiese recoger: caballos, ganados y cosechas. San Martín estimaba que ambos ejércitos reunidos formarían una fuerza de unos 9000 hombres. Durante su permanencia en la zona de Concepción mantuvo un romance con Rosario Puga y Vidaurre.

Juramento de la independencia de Chile

La declaración de la Independencia de Chile se realiza el 12 de Febrero de 1818 y no el 18 de septiembre como todos piensan. Es un grave error en la historia chilena (“Imprime la mentira mil veces hasta que se convierta en Verdad”)[1]

O'Higgins decidió emprender la marcha hacia el norte pero junto con ello concretó su idea de informar a todas las naciones la independencia de Chile y para ello hizo redactar un Acta que firmó en una solemne ceremonia en la ciudad de Talca el 12 de febrero de 1818, aunque el documento lo dató en Concepción y con fecha 1 de Enero.

El general San Martín llegó a Talca el 18 de Febrero acompañado sólo por sus ayudantes, su ejército estaba acantonado en Las Tablas, hacienda cercana a Valparaíso. Poco después se enteraron que las tropas realistas habían desembarcado en Talcahuano y que avanzaban rápidamente hacia el norte, por lo que decidieron concentrar ambos ejércitos en Chimbarongo, lo que se materializó en los primeros días de Marzo.

Independencia de Chile Se fijó el 12 de febrero, aniversario de la batalla de Chacabuco, para la ceremonia de la proclamación. “Al toque de diana –dice una relación de la época- se formaron en la plaza mayor las tropas de línea y las guardias cívicas de infantería y caballería. Entre tanto, el concurso se aumentaba de tal modo, que ya excedía la capacidad de este vasto espacio. Poco después apareció sobre el horizonte el precursor de la libertad de Chile. En ese momento se enarboló la bandera nacional, se hizo una salva triple de artillería y el pueblo con la tropa saludaron llenos de ternura al sol más brillante y benéfico que han visto los Andes, desde que su elevada cima sirve de asiento a la nieve que eternamente los cubre. Luego se acercaron por su orden los alumnos de todas las escuelas públicas, y puestos alrededor de la bandera, cantaron a la patria himnos de alegría que excitaban un doble interés por su objeto y por la suerte venturosa que debe esperar la generación naciente, destinada a recoger los primeros frutos de nuestras fatigas.” “A las nueve de la mañana concurrieron al palacio directoral todos los tribunales, corporaciones, funcionarios públicos y comunidades. Luego entró el excelentísimo señor capitán general don José de San Martín, acompañado del señor diputado del gobierno argentino don Tomás Guido y la plana mayor; a las nueve y media salió el excelentísimo señor director precedido de esta respetable comitiva, y se dirigió al tablado de la plaza principal. Las decoraciones de este lugar correspondían a la dignidad de su objeto, y en el centro de su frente se distinguía el retrato de San Martín.”

Sorpresa de Cancha Rayada (Talca)

En la tarde del 19 de marzo el ejército patriota acampó unos dos kilómetros al norte de Talca dispuesto a pasar la noche. San Martín viendo que su posición era poco favorable decidió cambiar la ubicación de las tropas antes del amanecer, pero el general Ordoñez los atacó en la oscuridad produciendo gran confusión y pánico en las fuerzas patriotas. Durante la refriega O'Higgins fue herido por una bala que le fracturó el brazo derecho. Este combate produjo más bajas entre los realistas que entre las fuerzas patriotas, pero la exageración hizo que en Santiago cundiera el pánico y hasta se comentó que San Martín y O'Higgins habían muerto en la acción.

La herida en el brazo le produjo fiebre y debió guardar cama en San Fernando, pero al saber los hechos que ocurrían en Santiago, entre ellos que Manuel Rodriguez había sido designado para compartir el mando de la nación y que había formado un cuerpo de voluntarios armados, los Húsares de la Muerte, se dirigió a la capital llegando con las primeras horas del día 24 de marzo e inmediatamente reasumió el mando de la nación y restableció el orden en la ciudad. Al día siguiente arribó el general San Martín lo que trajo más tranquilidad a los habitantes de Santiago y luego de una junta de guerra decidieron enfrentar a las tropas de Mariano Osorio en el llano de Maipo.

Batalla de Maipú

Abrazo de Maipú

El 5 de abril las tropas patriotas bajo el mando del general San Martín arrollaron a las realistas y cuando O'Higgins llegó hasta el campo de batalla ya la victoria era completa. San Martín y O'Higgins se fundieron en un fuerte abrazo, esta batalla aseguró la independencia de Chile y es considerada la primera gran batalla americana.

El triunfo de Maipú coincidió con dos hechos que afectaron directamente a O'Higgins, estos fueron la noticia del fusilamiento de los hermanos Juan José y Luis Carrera acaecido el 8 de abril en la ciudad de Mendoza y el asesinato de Manuel Rodríguez ocurrido en Til-Til el 26 de mayo.

Una vez ganada la batalla, O'Higgins hizo suyo un voto hecho por el pueblo a la Virgen del Carmen de que si se ganara la batalla se construiría un templo en su honor, dando origen a la Capilla de la Victoria, predecesora del actual Templo Votivo de Maipú, mediante decreto del 7 de mayo de 1818.

La abdicación

Abdicación de Bernardo O higgins

El asesinato de Manuel Rodríguez, el 26 de mayo de 1819, significó otro rudo golpe al prestigio del gobierno del Director Supremo, pero éste sigue imperturbable dedicado a sus labores de gobernante. El 4 de septiembre fue fusilado en Mendoza José Miguel Carrera, hecho que es celebrado como triunfo propio por O'Higgins y su gobierno, pero que contribuye a hacer más profundas las grietas que dividen la sociedad chilena.

En 1822 contrata un empréstito en Inglaterra para satisfacer las necesidades del erario nacional e impulsar nuevas obras de progreso. En el curso de este año, el aislamiento de su gobierno se va haciendo progesivamente mayor. la dictación de la Constitución Política promulgada el 30 de octubre de ese año es vista por la opinión pública como el levantamiento de provincias y, pese a que O'Higgins cuenta con fuerzas militares que le son fieles y con los recursos del empréstito inglés que ya han llegado al país, deseando evitar una guerra civil, renuncia al mando en una Junta de Gobierno el 28 de enero de 1823.


La llegada de refuerzos para los españoles selló la reconciliación entre Bernardo O'Higgins y José Miguel Carrera, quienes decidieron unir sus fuerzas para concentrarse en la defensa de la estratégica Rancagua. La caída de la ciudad originó una crisis política profunda que se saldó con la huida de muchas familias patriotas hacia Argentina, entre ellas la de O'Higgins. El desastre de Rancagua puso fin al período de indecisiones conocido como la Patria Vieja.

Durante su estancia en Argentina hizo amistad con José de San Martín y entre ambos organizaron el Ejército de los Andes, que cruzó la Cordillera en enero de 1817 como fuerza emancipadora, y obtuvo la decisiva victoria de Chacabuco, que abrió las puertas de la capital. El 16 de febrero, una ciudadanía entusiasta ofrecía el mando supremo del Estado al victorioso general. Sin embargo, los intereses prioritarios no pasaban entonces por la política sino por la guerra y fue preciso continuar la lucha en el sur, aunque la suerte ya estaba echada y los realistas dejaron de ser una amenaza seria para la Independencia de Chile, que fue proclamada formalmente el 12 de febrero de 1818 en la ciudad de Talca. Según su notable visión geopolítica, la toma de Perú precisaba de medios navales, por lo que formó una escuadra, entregando su mando a Manuel Blanco Encalada primero y a Thomas Cochrane después. La flota de combate logró mantener la supremacía sobre la flota virreinal, dominando toda la costa del Pacífico. De esta manera el general San Martín pudo liberar a Perú del dominio colonial español.

Tras la batalla de Maipú pudo el general dedicarse plenamente a las tareas de gobierno. Acordó de inmediato un reglamento constitucional que determinaba sus atribuciones y deberes y creó un Senado con funciones legislativas y consultivas. La nación a la que ayudó decisivamente a nacer fue libre y unitaria en gran parte gracias a su esfuerzo. La libertad podía saborearse plenamente; libre era el comercio que abarrotaba el puerto de Valparaíso, libres las personas para circular sin pasaporte. La inteligencia y la cultura comenzaron a prosperar, pues en los pueblos se construían escuelas, se creaban bibliotecas y se impulsaban las artes.

Con todo, el militar afortunado, el político honesto y consciente, hubo de afrontar pruebas muy duras, como fueron los rencores desatados tras el ajusticiamiento en Mendoza de los hermanos Carrera y la insurrección de Concepción. El 28 de enero, un cansado O'Higgins resignaba el mando supremo de la patria y aceptaba el nuevo gobierno. Poco después abandonaba Chile rumbo a El Callao.

El exilio

1823

El 17 de julio de 1823, rodeado de honores, se embarca en Valparaíso con rumbo al Callao, alejándose de Chile, al cual ya no volverá más. En Perú se le reconoce, el 20 de agosto de 1824, el grado de General en el Ejército de la Gran Colombia, incorporándose al Gran Consejo de Generales del Ejército Unido Libertador, desde el que interviene, a las órdenes de Simón Bolívar, en la campaña de Ayacucho.

1826

En cambio, en Chile, el 24 de mayo de 1826 es dado de baja del Ejército, acusado de conspirar, y por haber expirado los dos años del permiso concedido para ausentarse del país. Se establece en 1828 y hasta diciembre del año siguiente en su hacienda de Montalván que, con la de Cuiya, ambas en el valle de Cañete, le han sido donadas por el Estado del perú en recompensa por los servicios prestados a la independencia de ese país, y cuya propiedad le es confirmada por el Congreso peruano el 24 de noviembre de 1832.

1839

El 8 de agosto de 1839, el gobierno de Chile le restituye, el grado de Capitán general del Ejército, con la antigüedad que por nombramiento le correspondía. El 6 de octubre de 1842, el Congreso chileno le reconoce el derecho a gozar de sus sueldos, pese a residir en el extranjero.

Carta de Bernardo O'Higgins al pueblo de Chile

Compatriotas: ya que no puedo abrazaros en mi despedida, permitid que os hable por última vez. Con el corazón angustiado y la voz trémula os doy este último adios… El sentimiento con que me separo de vosotros es comparable a mi gratitud. Yo he pedido, yo he solicitado esta partida, que ahora me es tan sensible, pero así lo exigen las circunstancias que habéis presenciado, y que yo he olvidado para siempre. Sea cual fuere el lugar adonde llegue, allí estoy con vosotros y con mi cara Patria; siempre soy súbdito de ella y vuestro conciudadano. Aquí os son ya inútiles mis servicios, y os queda al frente el gobierno que pueda haceros venturosos. El congreso va a instalarse, y el secundará sus esfuerzos; vuestra docilidad los hará provechosos. Debéis recibir en breve sabias instrucciones acomodadas en el tiempo y a vuesta posición social; pero serán inútiles, si no las adoptáis con aquella deferencia generosa, que prestaron a Solón todos los partidos que devoraban a Atenas: ¡quiera el cielo haceros felices, amantes del orden y obsecuentes al que os dirige…! Virtuoso Ejército: compañeros de armas: llevo conmigo la dulce memoria de vuestros triunfos, y me serán siempre gratos los que la Patria aún espera de vosotros para consolidar su independencia

Valparaíso Julio 17 de 1823

Bernardo O'Higgins

† Muerte de O'Higgins 1842

Cripta de O'Higgins en Chile

A las 12 y media del día 24 de octubre de 1842 fallece en Lima, siendo sepultados sus restos con los honores militares correspondientes a su rango. Un mes después, el 26 de noviembre, en la iglesia limeña de San Agustín se celebran una solemne honras fúnebres, a las que asisten el vicepresidente del Consejo de gobierno y el cuerpo diplomático, cubierto por las banderas de Chile, Perú y Argentina.

Sus restos, repatriados en 1869, descansan en el Altar de la Patria, frente al edificio de La Moneda.

Sus últimas palabras antes de morir "Magallanes, Magallanes"

Y la historia chilena después de su muerte le a dado la razón, con respecto a las tierras patagonicas chilenas. Cuanta razón tenia nuestro prócer.

Su hijo Pedro Demetrio O'Higgins Puga

Pedro Demetrio O'Higgins

Pedro Demetrio O'Higgins Puga Nació en Concepción en 1817 - Murió en Lima Perú en 1868, empresario y político chileno, hijo natural del Libertador General don Bernardo O'Higgins y de la dama criolla Rosario Puga. Poco se sabe sobre su vida, excepto el hecho de que Pedro Demetrio repatrió a Chile los restos de su padre, desde el Cementerio de Lima, hasta un mausoleo de mármol que donó al Gobierno de Chile, que se ubicaba en el Cementerio General de Santiago, y que hoy se encuentra en la cripta subterránea de la plaza de la Ciudadanía , en la Alameda que lleva el nombre del Libertador mencionado.

Tango Argentinos dedicados a los soldados Chilenos

Tango "Cancha Rayada" de Alejandro Carlos Rolla
  • "Cancha Rayada", tango de Alejandro Carlos Rolla. El tango evoca la derrota sufrida por los chilenos ante los realistas,en la ciudad de Talca (chile).

"Dedicado a los Sres. Luis A. Terragno y Ricardo B. Bergallo". El autor, fallecido el 6 de abril de 1925, fue violinista en la década del '10. Escribió un método de estudio primario de bandoneón, fue maestro de numerosos violinistas y compuso mucha obra, destacamos: "Bicarbonato", "Bocanegra", "De mi cosecha", "El barquinazo", "En punta" y "Plata vieja". A veces usaba el seudónimo Paul Frederik. El tango evoca la derrota ante los realistas,en la ciudad de Talca.

  • "Maipo", tango de Eduardo Arolas, registrado por muchos intérpretes, data de 1918, al cumplirse el centenario de la batalla. Un crítico musical dijo: «Notas que erizan la piel. Melodía estremecedora. Dolor con orgullo». El combate fue muy sangriento, duró 6 horas y, a partir de esta victoria, se afianzó definitivamente, la libertad de Chile.*
  • El Dos de Línea, tango de Pedro Sofía (1890-1976). "A mis camaradas los conscriptos del 90 del Regimiento 2 de infantería de línea". Lo grabó el Cuarteto del Centenario. Este compositor, dedicado a la música de cámara, también hizo tangos: "Bordoneando", "Echale arroz a ese guiso", "El archivista", "El cabo Fels". Tuvo un conservatorio, fundó la biblioteca Esnaola y, durante 30 años, fue director de la Asociación Argentina de Música de Cámara.

Pizarra

Logo Pizarra WikicharliE.JPG
  • Bernardo O’Higgins había estudiado piano en Londres. Sabemos que entre 1790 y 1802, permaneció en Lima y la capital inglesa por órdenes de su padre, pero su afición por la música también le ayudó a sobrellevar su, posteriormente, funesto destierro en Perú (1823 – 1842). Solía recordar sus interpretaciones en los momentos en que la ajetreada vida de Director Supremo no le permitía tocar. El 26 de agosto de 1822, María Graham le visitó y fue la ocasión para preguntarle por “sus viejos maestros de música”. Se cree que su proyección continental influyó en un anónimo compositor norteamericano que, en 1823, publicó “Five South American.[2]
  • Según relata el inglés John Thomas, O’Higgins galopó hacia el batallón nº 8 y les comunicó que el enemigo ejecutaba un movimiento que le ponía en indefensión, lo cual propiciaba la ocasión para destruirlo y que conduciría la carga personalmente. Desmontó y, colocándose delante del batallón, ordenó a la banda que ejecute la marcha “Los Inmortales”.[3]

Fuentes y Enlaces de Interés

  1. Historia de Chile de Francisco Encina. Volumen 14, página 77
  2. Origen e Historia de las Bandas del Ejército de Chile/16ene 2011
  3. Origen e Historia de las Bandas del Ejército de Chile/16ene 2011

Visita otros de nuestros artículos

TODAS LAS PAGINAS.png
Haz click en el emoticón

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Vistas
Acciones
Navegación
Herramientas
Contacta a Orquesta Tabaco y Ron para Eventos y Matrimonios http://tabacoyron.cl/